Coruña

Coruña

Ría de Coruña

Ría de Coruña

Seguidores de este blog

29 de septiembre de 2007

DÍA MARÍTIMO MUNDIAL ( I )

Por la seguridad de la navegación.
Por la no-contaminación de los mares.











Mi hermano Andrés





Remolcador de salvamento "Alonso de Chaves"

Página dedicada a la memoria de mi queridísimo hermano Andrés, marino mercante, jefe de maquinas del “Alonso de Chaves” un barco de salvamento y rescate, en el cual falleció, en noviembre de 1993, un día que el barco se encontraba de maniobras en las costas de Cedeira, a la altura de San Andrés de Teixido. Participó en el rescate y salvamento, entre muchos otros, de los barcos Casón y Mar Egeo, hundidos en las costas coruñesas, en ambos con grave peligro para la tripulación, debido a las explosiones que se produjeron.

A la memoria y recuerdo de los hombres que amaron la mar y murieron en ella.
A los hombres que trabajan en el mar arriesgando su vida.
A los hombres que luchan por la seguridad en el mar y la conservación del medio ambiente marino.

* * *
La OMI o la IMO, según nombremos en inglés o en español a la Organización Marítima Internacional, es un organismo especializado de las Naciones Unidas, surgido de una Convención celebrada en Ginebra en 1948, que actualmente cuenta con 167 Estados miembros y 3 asociados, tiene su sede actual en Londres, y en ella trabajan numerosos técnicos y especialistas, procedentes de los diferentes Estados miembros, dedicados fundamentalmente a estudiar y a impulsar la seguridad marítima a través de diversos medios.
Entre los principales objetivos de la OMI destacan la seguridad marítima en general: la eficacia y seguridad a bordo y en el mar para el transporte de mercancías peligrosas, la prevención de accidentes, la adecuación y disposición de normativas legales con este propósito y la investigación y cooperación técnica entre los Estados. Su empeño es asegurar que las vidas en el mar no estén expuestas a riesgo y de que el ecosistema marino no sea contaminado.

Para divulgar y fomentar esta preocupación en todos los Países llevan años celebrando durante la última semana de septiembre el “Día Marítimo Mundial”, dejando al criterio de los gobiernos de cada País la elección de la fecha precisa. En España no he conseguido verificar si han elegido el día 27 o 29, porque he encontrado referencias contradictorias, pero da igual para lo que pretendo decir con motivo de esta celebración.

Como lema para este Año 2007, y como respuesta a los desafíos medioambientales actuales, la OMI, propone que la comunidad internacional proteja el medio ambiente marino antes de que sea demasiado tarde.

Esta conmemoración me ha llevado a reflexionar sobre si los Países incluidos en la OMI, entre los que se encuentra España, ponen suficiente empeño en adoptar las medidas legislativas necesarias para evitar los desastres a los que parece estamos avocados, muchas veces por imprudencia o dejadez de las autoridades y administraciones; si se generan las infraestructuras convenientes y los niveles organizativos y de coordinación precisos, si se dispone de los medios y equipamientos técnicos más avanzados en el sector, si se contratan, en número suficiente, profesionales titulados y capacitados…En definitiva, si los Estados se proponen hacer operativos los objetivos propuestos por la OMI.

Si repaso, lo conocido para mi, Galicia, e incluso me ciño a mi provincia de La Coruña, que comprende una de las costas europeas más peligrosas y transitadas por barcos de gran tonelaje y de transporte de cargas peligrosas, da la sensación de que no parece preocupar demasiado a las autoridades de los diferentes gobiernos, estatal, autonómico y de la U.E., el establecimiento de una normativa rigurosa y firme que frene los abusos de armadores y navieros desaprensivos que, en el afán de reducir costes, perjudican la seguridad, y de que las zonas costeras de mayor riesgo dispongan de los medios técnicos suficientes y eficaces para hacer frente a las contingencias adversas, a juzgar por los naufragios, algunos ocurridos en el mismo lugar, con años de diferencia, sin que entre las distintas fechas se hubieran hecho las previsiones necesarias para evitarlos, o, cuando menos, paliar los daños y consecuencias que de ello se derivaron.

Nada mejor para repasar el “negro” historial de hundimientos de barcos en nuestras costas coruñesas y de los desastres ecológicos que provocaron, además de las pérdidas, en algunos de los casos, de vidas humanas y el riesgo innecesario y el temor al que ha sido sometida la población que, en más de una ocasión, ha tenido que evacuar sus viviendas.

Lo que sigue es parte de ese historial, refiriéndome a los últimos treinta años, a caballo entre finales del siglo XX y principios del XXI.

URQUÍOLA. 12 de mayo de 1976

Incendio del petrolero Urquíola en la bahía coruñesa















El petrolero Urquíola, procedente de Arabia Saudita con 107.678 toneladas de crudo, con destino a la coruñesa refinería de Repsol embarrancó a la entrada de la ría de Coruña, el 12 de mayo de 1976, debido a la mala señalización de una aguja rocosa existente en el fondo marino. En este caso el barco tenía solamente tres años, era nuevo. Las causas fueron errores humanos…El barco tuvo un primer tropiezo con la aguja rocosa y se hizo una grieta por la que empezó a fluir el crudo, la solución que encontraron más inmediata fue el mandar que se alejase rápidamente de la ría, pero entonces volvió a tropezar y ya en este caso la brecha fue fatal, provocándose acto seguido un incendio.

El capitán, que se mantuvo a bordo, junto con el práctico, falleció después de que ambos, finalmente, se arrojaran al agua, a un mar completamente negro y en llamas. El práctico logró salvarse.

Como consecuencia del embarrancamiento se derramaron más de 20.000 toneladas de crudo que estuvo ardiendo más de dos días seguidos, afectando a las rías de La Coruña, Betanzos, Ares y Ferrol. Se utilizaron detergentes para disolver el petróleo lo que añadió más efectos secundarios al desastre ecológico. La “negrura” en las costas de las rías duró años.

CASON. 5 de diciembre de 1987












El buque Casón, de bandera panameña, que transportaba un cargamento de sustancias tóxicas no identificadas, se hundió el 5 de diciembre de 1987, cerca de la bonita y salvaje playa de O Rostro, en Finisterre, después de iniciarse días antes un incendió que provocó la muerte por intoxicación y ahogamiento de 23 tripulantes. En este caso el peligro estaba en la carga de productos altamente tóxicos y en las explosiones que se producían a intervalos en las bodegas y en los bidones almacenados en la cubierta.

El temor y el pánico fue tal (pensando en la posibilidad de radioactividad y gases tóxicos) que hubo evacuación colectiva de las villas de Finisterre, Corcubión y Cee a otros pueblos y a centros de La Coruña. Mientras mi hermano trabajaba en un remolcador de salvamento junto al Casón a mi me toco atender, como funcionaria y trabajadora social, a un grupo de familias evacuadas que se alojaron en una residencia pública hasta el retorno a sus domicilios, una vez pasado el peligro.

Parte de la población tuvo problemas respiratorios y afecciones cutáneas, así como crisis nerviosas y de angustia. La incertidumbre y el desconcierto asaltaron desde los primeros momentos…

El entonces director general de la Marina Mercante solicitó al gobierno que se realizase una investigación a fondo sobre lo sucedido. Pasaron los años y nunca se supo nada de dicha investigación.

MAR EGEO. 3 de diciembre de 1992

Torre de Hércules, entre humo







El barco arde al pie de la Torre de Hércules

Terminándose de quemar



Las olas lo empujan contra las rocas














Playa de Riazor y Torre de Hécules al fondo

El petrolero griego Mar Egeo, procedente del Mar del Norte, con destino a la refinería de Repsol en Coruña, el 3 de diciembre de 1992, se acerca a la costa navegando entre vientos de más de 100 Km. /h y con una visibilidad de menos de 100 m. Los prácticos le fijan el rumbo pero el barco se desvía y embarranca sobre las rocas costeras, frente a la Torre de Hércules. Al instante se produce una grandísima humareda negra que sobrecoge la Ciudad y que los vientos dispersan, a partir de una gran columna, a más de 50 kilómetros de distancia. A las 8 de la mañana el barco se partió en dos. Las fuertes olas y el viento reinante empujaron los restos del barco, semihundidos sobre las rocas, al pie de la Torre, ofreciendo una imagen dantesca e inolvidable de la desgracia.

Se evacuó la población residente en las viviendas próximas a la Torre, en evitación de peligros de explosiones fuertes y por los efectos de un humo irrespirable.

La marea negra, en esta ocasión, se combatió con métodos mecánicos, desechando la utilización de dispersantes y otros medios químicos para evitar los efectos secundarios en los recursos pesqueros, que tan negativos resultados habían dado en la experiencia de limpieza del vertido del Urquiola.

La carga y el combustible que contenía aún el Mar Egeo fue recuperada.

Y curiosamente, mi hermano y yo volvíamos a estar en situación profesional de emergencia. Así como cuando él estuvo en los trabajos de salvamento del Casón yo atendía a los evacuados, en la fecha que ocurrió el desastre del Mar Egeo, me encontraba en otra residencia pública, en misión de servicio, atendiendo a un grupo de desplazados bosnios que habían llegado la noche anterior, desde Macedonia, huyendo de la guerra de los Balcanes.

PRESTIGE. 19 de noviembre de 2002

El Prestige partiéndose en dos.








La popa y la proa hundiéndose. Cada una por su lado son engullidas por el océano.
















Después vino el desastre ecológico













Los voluntario dan una lección de solidaridad y ecologismo ante el mundo








Todo es demasiado negro















El 13 de diciembre de 2002, el petrolero monocasco Prestige, bajo bandera de las Bahamas, procedente de Letonia, cargado con 77.000 Tm de fuel, y con destino a Gibraltar, cuando pasaba a unas 50 millas de Finisterre, y debido a una vía de agua por la posible perdida de una plancha, empezó a escorarse y a soltar combustible, por lo que lanzó un SOS. a los centros de control marítimo de Galicia.

¿Qué voy a contar que no sepáis? Esta catástrofe es relativamente tan reciente que ¿quién no tiene todavía gravada en la retina la imagen del barco, que sin que se le hubiese asignado un puerto de refugio, navegaba errante de un lado a otro dejando tras de sí una estela de negra contaminación? ¿Quién no recuerda las imágenes del barco partido en dos, viéndolo sumergir como una ballena agonizante, exhibiendo su nombre en el costado, hasta ser engullido por el profundo océano? ¿Quién no recuerda aquella negrura del chapapote sobre el mar, las rocas y la arena de las playas? ¿Quién no se impactó por la cantidad de aves alquitranadas que nos mostraban las fotos de los medios? ¿Quién no se emocionó al ver a los marineros, desde sus pequeñas embarcaciones, volcados sobre el mar, para recoger el crudo, incluso con sus manos, en un intento desesperado de preservar los bancos marisqueros?, ¿Quién no sintió orgullo al descubrir una legión de jóvenes voluntarios, de distintas procedencias, que vestidos con monos blancos, lo limpiaban todo sin desfallecer, dando una lección de solidaridad humana y espíritu ecológico? ¿Quién no sintió coraje e indignación al saber que después de tantos desastres no teníamos todas las lecciones aprendidas, no teníamos suficientes medios para hacer frente a la catástrofe, tantas veces repetida? ¿Quién no lloró de tristeza y en silencio, o gritó de rabia, en las calles compostelanas, en la multitudinaria manifestación que se organizó el siguiente 1 de diciembre y a la que asistieron más de 200.000 personas, para mostrar la indignación del pueblo gallego ante tanto desidia e incompetencia de sus gobernantes?

Una consigna se hizo clamor general por todas partes, sobre una enlutada bandera gallega: NUNCA MÁIS. Nunca más la ineptitud de nuestros dirigentes. Nunca más los intereses económicos y el regateo prevaleciendo sobre la seguridad marítima y el sustento de las gentes que viven del mar. Nunca más la contaminación del mar. Nunca más el que nos sorprendan las desgracias sin los recursos necesarios para hacerles frente con rapidez y eficacia. NUNCA MÄIS. ENDEXAMÁIS. ¡¡¡JAMÁS!!!



Nota.Todas las fotos de este post, excepto la de mi hermano, obviamente, han sido tomadas de Internet, a través de Google.
ANEXO: Día 2 de octubre, 2007.

El Gobierno admite daños en la salud de los que limpiaron fuel del "Prestige"
Esta noticia venia hoy en el diario La Voz de Galicia, en primera plana, y ¡para que el Gobierno reconozca algo!...
Aunque han pasado cinco años del accidente del Prestige los daños siguen ahí, en este caso los afectados son los marineros y los desinteresados voluntarios que tanta ayuda prestaron.


Nota:
Este post Continuará con el tema de los barcos gaseros que REGANOSA se ha empeñado en que naveguen dentro de la ría de Ferrol, para conducirlos hasta su planta regasificadora, ubicada a menor distancia de las viviendas y poblaciones que habitan la ría, que la que recomienda la normativa internacional.
¿A ésto no tiene nada que decir la OMI? ¿Y nuestros gobernantes? ...


40 comentarios:

SAFIRO EN SEPTIEMBRE dijo...

Sentido homenaje en el recuerdo a tu hermano, y a los hombres del mar todos.

Terribles imágenes muestras, verlos así todos juntos, aterra, Cuantas veces los pueblos nos preguntamos ¿cuánto más hay que esperar?...
¡terrible contaminación! y nos perjudica a ¡todos!.
Es muy preocupante y doloroso, pero lo que más duele es la ineficiencia o indiferencia de los que pueden solucionar, prever, capacitarse para que no se repitan los errores pasados.
Los desesperados gritos de ¡NUNCA MAS! parece que no se escucharan.
Pero hasta que entren en razón será, y el clamor cada vez mayor:

NUNCA MÄIS. ENDEXAMÁIS. ¡¡¡JAMÁS!!!

Un fuerte abrazo!

Doncel dijo...

Chela:
Nos ha ofrecido y seguro con mucho dolor, un documental muy interesaste.
Desde mi colina veo el mar y estoy ahora mismo emocionado con esta tragedia del recuerdo.
Un beso y hasta siempre.
¡¡QUE VIVAN SIEMPRE LOS MARINEROS!!

jose carlos dijo...

La vida del mar es muy dura y siento lo de tu hermano a bordo de un gran remolcador como el Alonso de Chaves, también conozco a un miembro de la tripulación de ese barco. Bonito homenaje. Un saludo.

muxica dijo...

¡NUNCA MÁIS!!!! Un abrazo

esteban lob dijo...

Chela, solidarizo con este emotivo homenaje a la mamoria de tu hermano.
Me ha conmovido.

Cariños.

esteban lob dijo...

FE DE ERRATAS.
Por cierto no quise decir mamoria... sino memoria.

Toupeiro dijo...

Los políticos, en general, solo ponen suficiente empeño en: llenarse los bolsillos, sentirse todopoderosos y ser reelegidos. Por suerte hay algunos, POCOS, que sí se interesan por las vidas humanas y la conservación del planeta.
En cierto modo no pueden hacer gran cosa contra los que de verdad tienen el poder, los GRANDES empresarios.
Chela, un reportaje muy bueno y muy trabajado. Siento lo de tu hermano.

Ferípula dijo...

Chelita!
Qué cantidad de información, tan bien planteada.
Lamento lo de tu hermano.
Imagino el dolor de tu corazón,
así que este homenaje será un poquito de bálsamo para vos, no?

Te dejo este abrazo, y espero de todo corazón que todos recapacitemos ante el cuidado del Medio Ambiente.

Beshitos!

reikiaduo dijo...

Nuestra clase política se dedica a "sus cosas", como siempre hizo la clase política en cualquier época conocida

Gerardo Omaña dijo...

Un recuerdo que aprieta el pecho en las angustias de heroes, de hombres que sirven a la patria y a la humanidad.

Mis respetos y mi gran satisfacción de que visites mi página.

Recibe un beso en tu alma.

Airblue dijo...

Increíblemente bueno el reportaje, Chela; ya nos tienes acostumbrados a ello, pero sobre todo me ha gustado su finalidad. el merecido homenaje a tu hermano. De otra manera, pero sé muy bien lo que es sufrir una pérdida así en un trágico accidente.
Muchos desastres se ven venir y no se hace nada y nunca debemos de olvidar lo duro que es la vida en el mar. Admiro a esas gentes y a sus familias.

Un abrazo guapa.
AIR.

Susymon dijo...

Qué maravilla es leer tus posts, en mi caso, los releo varias veces ya que no tienen desperdicio y toda esa recopilación tan bien ensamblada merece más que atención de lectura, mi sincero homenaje a tu hermano, un hombre de mar como le dicen a aquellos que entregan sus vidas al azul elemento; gracias por tu cariño,puedes estar segura que es recíproco, un abrazo.

Gaviota dijo...

¡JAMÁS!

Mi abrazo sincero por el sentido homenaje y recuerdo a tu hermano. Besos.

Genín dijo...

Un respetuoso recuerdo para tu hermano y todos los que dieron sus vidas por salvar a otros...
¿Puede haber algo mas heroico?
Y na vez mas, querida chela, me dejas apabullado, esto ya no es un post, es todo un reportaje, bastante mejor que muchos de los que se pueden leer por ahí escritos por supuestos profesionales.
Volveré, porque quiero leerlo con mas calma.
Salud, Genín

Apolonio-de-Rodas dijo...

Por muchos años que pasen su recuerdo estara contigo para siempre. Un millón de besos.

Leodegundia dijo...

Un bello homenaje a tu hermano y a todos los hombres del mar.
En cuanto a la celebración del "Día marítimo mundial" soy de lo mas escéptica, es como seguir celebrando el "Día de la mujer trabajadora", todos los años se celebra pero entre celebración y celebración no se hace nada y me temo que en esto de no contaminar los mares no se hará gran cosa porque hay demasiados interes por medio y demasiado dinero en juego.
Muy bueno y completo tu artículo.
Un abrazo

xtco dijo...

me da pena, rabia, impotencia,.... ver todos esos desastres.... enfin...
gracias, por tus comentarios y espero que la tarta salga bien...
en cuanto a los memés... creo que los amigos nos vamos conociendo poco a poco... con el tiempo... y adem´s casi todos son una pérdida de tiempo increible.
el anagrama me le pasó Feri en uno de sus post..
bxcx amiga

MaryLou dijo...

Como siempre, tus elaborados posts, me hacen reflexionar en lo importante que es luchar juntos contra la destrucción de nuestro medio, por el respeto y la justicia.

un fuerte abrazo

Goathemala dijo...

Una entrada redonda y salitrada, con sentimiento e información precisa. De pequeño recuerdo lo del Urquiola y las imágenes que has puesto han conectado con las que vi en mi niñez. Me impactaron mucho.
Los Estados suelen reaccionar cuando el daño está hecho y muchas de las medidas preventivas que dicen adoptarse se usan más para captar votos o dar imagen de seguridad. Lamentablemente creo que un desastre como el Prestige puede acontecer en cualquier momento y en cualquier lugar. Hay que reducir la presión que se ejerce sobre el mar, dejando de usarlo como vertedero, siendo estricto en el cumplimiento de todas las ordenanza y leyes marítimas y permitiendo su recuperación.
Hace poco, por motivos laborales, descubrí que unos varios países exsoviéticos llenos de desiertos tienen una gran producción en algodón -cultivo que precisa de mucha agua-. La habían sacado del moribundo Mar de Aral. Un ejemplo de lo que hacemos con el planeta.

Saludos y mis felicitaciones.

Rosa dijo...

Desgraciadamente estas tragedias, la mayoria, evitables seguiran sucediendo por los grandes intereses que estan relacionados.
Si en la ria de Ferrol sucede algo ¿quien se vera mas afectado? como siempre el pueblo la gente que ha vivido por generaciones en un lugar y a quien no se toma en cuenta cuando esta en juego tanto dinero y tanto poder.
Que tristeza lo de tu hermano y lo que a lo largo de la historia han pasado las familias de tantos heroes. Un abrazo

Orestes dijo...

Acabo de entrar en tu blog y me eucuentro con un post que me identifica totalmente. En primer lugar un tardío pesame. Lógicamen te, al no conocerte, no sabia que tenias un hermano que había muerto a bordo del Alonso de Chaves. No aclaras si fue en accidente o de enfermedad, pero la verdad es que eso es secundario, pues lo terrible es la muerte. Conozco el remolcador, que es uno de los mejores que tenemos en la armada civil española y se de la gran labor que hace.
Sin duda alguna, la Costa da Morte es uno de los lugares mas peligrosos que existen, junto al Canal de la Mancha, por el intenso tráfico y por las cargas que llevan los buques que pasan por ahi, sobre todo petroleros, gaseros y graneleros con minerales.
Tambien fueron muchos los accidentes de los ultimos años: Cason, Mar Egeo, Prestige, Urquiola. de todos tuve noticias directas en función de mi edad, por lo que los del Mar Egeo y del Presige son los que mas presentes están. Creo que en todo el mundo no se ha dado una serie tan seguida.
No tenia noticia de ese dia mundial de la marina, pero por las fechas que citas creo que lo pasaré en alta már en una travesía de retorno desde Singapur a Barcelona, que ya son millas y raciones de pasta o de arroz, nuestros dos alimentos mas socorridos.
Yo me siento seguro navegando, a pesar de haber pasado ya bastantes temporales, quizás porque el buque tenga solo 4 años o quizas por mi inconsciencia que me hizo abrazar esta profesión partiendo de una aldea leonesa y de un bachillerato en esa capital, sin haber visto la mar hasta los 15 años durante una escapada de verano a Gijón.
Por cierto, quien sabe mucho de la Costa de la Muerte es mi capitan, nacido en Camariñas, mayor que yo y navegante desde su niñez en el bote de remos en el que pescaba con su padre. Me contó muchas historias, incluida la del buque escuela inglés Serpent, en el que murieron mas de ciento cicuenta guardiamarinas que luego fueron enterrados allí mismo, en lo que llaman El Cementerio de los Ingleses. Supongo que de todo esto sabras mucho.
Las fotografias con que ilustras, son muy elocientes.
Un beso

Pilar dijo...

Precioso el homenaje a tu queridisimo hermano,por cierto muy guapo.Muuuy acertadas tus fotografias y comentarios denunciando la gran variedad de incidentes que nuestros mares han sufrido y lamentablemente sigen peligrando por la ineficacia e indeferencia de muchos. ¡Ojalaa! NUNCA MAIS SE VUELVAN A REPETIR ESTOS ACONTECIMIENTOS

almena dijo...

Nunca mais!!
Me uno a tu reivindicación y a tu homenaje.
Por tu hermano y por todos los hombres del mar.

Un abrazo grande

Chela dijo...

A Airblue.
A Genin
A Rosa,
A Orestes.

Como bien dice Orestes, no aclaré si mi hermano murió o no de accidente.

Mi hermano murió de un infarto cardiaco, estando a bordo cuando el barco estaba haciendo un simulacro de salvamento y rescate, en el que también colaboraba un helicóptero. Otros compañeros suyos que también navegaron en remolcadores de salvamento murieron de infarto.

Las situaciones de riesgo que viven les afectan mucho. Según contaba, donde peor lo paso fue durante el trasvase de la carga del Casón, por tratarse de bidones cargados con substancias altamente peligrosas (nunca se supo que transportaban exactamente porque nunca se dio cuenta de la investigación solicitada por el Director General de la Marina Mercante sobre todo lo sucedido con el Casón) que provocaron varias explosiones antes y durante la operación de rescate. No olvidar que toda la población costera de la zona fue evacuada.

Cuando la intervención de salvamento del Mar Egeo, las llamas y el humo cercaron totalmente al remolcador que además recibió un gran impacto por parte del petrolero, debido a la falta de visibilidad, el oleaje y el fortísimo viento, a consecuencia del cual un compañero de mi hermano recibió, de rechazo, un tremendo golpe en la cabeza que le dejo secuelas irreparables de por vida...

Las prácticas de salvamento reproducen situaciones reales y no sé, quizás también reproducen el recuerdo de las fuertes tensiones sufridas, que se somatizan de nuevo. Y el corazón, que fue capaz de soportar los momentos críticos de los accidentes reales, falló cuando se trataba solo de una reproducción, de un simulacro…Acaso, cansado, no fue ya capaz de discernir…

El recuerdo y homenaje a mi hermano viene vinculado al recuerdo que quise traer a la actualidad de tanto desastre ocurrido en nuestras costas, porque él tuvo parte en las labores de rescate y salvamento que se llevaron a cabo…He querido sobre todo, exponer que este tipo de accidentes dejan secuelas y daños en el medio ambiente y en las personas, y que las autoridades no pueden bajar la guardia sino que tienen que perfilar normativas adecuadas que se hagan cumplir, e invertir en prevención y en medios suficientes.

Podéis ver que he añadido un Anexo con la noticia de prensa que acaba de aparecer sobre las secuelas que la limpieza del fuel del Prestige ha dejado en la salud de los marineros y en los voluntarios que intervinieron en ella.

Mi hermano no fue un héroe, fue, eso sí, un hombre entregado a su profesión, que amaba la mar y que demostró su valentía en muchas ocasiones de riesgo haciendo tareas que iban más allá de sus competencias, porque como mi padre, era también un gran nadador y en más de una ocasión se arrojo al mar para llevar el mismo atado a la cintura el cabo de amarre cuando las olas impedían alcanzarlo por la distancia prudencial que el remolcador debía mantener con el barco a rescatar. Un ejemplo de esto que os digo lo vi. yo misma en directo por la televisión, durante un telediario, con motivo del rescate de un yate que estaba a la deriva un día de temporal, ignorando yo en ese momento que el protagonista de la hazaña era mi hermano, mi querido hermano Andrés, “el Capi”.


A Leodegundia.

Es cierto que los Días Internacionales sirven para poco porque los gobiernos los dejan en pura celebración, pero pueden servir para concienciar, para traer a la actualidad temas dejados, para recordar lo que no queremos que se repita, para recordar y agradecer los esfuerzos anónimos de mucha gente que lucha por cambiar las cosas…A mi me parece que debemos insistir, presionar, Internet es un arma poderosa, y cuando menos, podemos hacer presente nuestra opinión, que no crean las autoridades que el pueblo ignora la verdad de las cosas, que no sabe de su incompetencia, de su dejadez.. Ahora vuelven las elecciones, que hagan examen de las promesas no cumplidas antes de hacer otras nuevas.

unjubilado dijo...

Había leido el magnífico articulo que has publicado, hoy he vuelto a leerlo con mayor atención si cabe. Para mí, todos los que abrazan la profesión de marineros son unos héroes y en el caso de tu hermano Andrés jefe de maquinas del “Alonso de Chaves” con mayor motivo.
¡¡NUNCA MÁIS!! Sería mi petición para todos los desantres que ocurren en las costas coruñesas y un sentido homenaje a tu hermano “el Capi”.
Un abrazo.

María Rosa Golia dijo...

Chela querida, hermosa mujer!!!

Mira, primero me ha parecido bellísimo el homenaje a tu hermano, SENTIDO y MERECIDO.

Luego, en verdad, es un golpe a la memoria, a mostrar la verdad y la realidad... te felicito por este post CHELA !!!!
Sigue así, informándonos para no olvidar, para aprender más, para conmemorar a los hombres caídos en plena función de sus labores en el mar, para dar a conocer actos solidarios.... te felicito nuevamente :)

Te enlazo tu blog entre los de mis amigos, así te sigo bien cerquita ;)

Un beso enormeeeeeee!!!!

Nanny Lidia dijo...

que triste es que a veces no sabemos mucho del problema de otros , aunque si nos enteramos de las noticias no tenemos idea de cuanto hay envuelto en cada tragedia. Muy buen post y como siempre muy bien explicado , mira que hasta yo te entendi.

Me parecio un homenaje muy bien merecido a tu hermano y todos los hombre de mar.

Besos.

JON dijo...

Hola Isabel, bueno me permito tutearte porque mis dueños me han hablado de tí. Quedaron alucinados con tu vitalidad y buen humor. Me convencieron para que empezase un blog propio y aquí estoy...Por cierto, ya te tengo en mis enlaces.
Un guau !!!

IMAGINA dijo...

Bravo por este post!
Me ha llegado al alma.
No vivo en Galicia pero ciertamente veo que ha estado azotada por este tipo de accidentes, desgracias o como quieras llamarle.
Lo maravilloso es que siempre habrá gente como tu hermano dispuesta a yudar a los demás.
Es una lástima que haya fallecido.
Lo siento mucho.
Le has rendido un emotivo y cálido homenaje♥

RosaMaría dijo...

Me declaro absolutamente partidaria de que se tomen medidas (que por cierto nunca llegan) al respecto del transporte por mar de estas sustancias y otras en nuestros mares y al decir nuestros extiendo ello a los mares del mundo, pero especialmente a Galicia donde tuvimos la mayor afectación. La nota es valiente, clara, precisa y conlleva un homenaje a los hombres de mar que dejaron su vida en ese medio.
Por último me uno al hermoso recuerdo de tu hermano, claro ejemplo de lo antedicho.
Un abrazo: Rosa

Nerim dijo...

Querida Chela, que homenaje tan sentido en honor al recuerdo de tu hermano Andrés, y de todos los hombres que han perdido su vida en la mar.
Cuando lo leí me quedé un poco pensativa pues son muchas las coincidencias que nos unen.
Mi tio Narciso, también jefe de máquinas de un barco pesquero, tuvo un accidente en el barco,hizo falta llamar a un helicoptero para que viniera a recogerlo y llevarlo al hospital para una intervención inmediata, había muy mala mar y olas de gran altura, justo en el momento en que subían la camilla al helicoptero, una ola gigantesca se llevó a mi tio y fué imposible rescatarlo, el cadaver lo encontraron al día siguiente.
Y para colmo de males y desgracias, al mes y medio de este suceso, su hijo, mi primo Narciso, también murió a bordo de un barco pesquero en otro accidente que no quedó suficientemente claro.
Triste y dura la vida de los marineros.
Un fuerte abrazo
Nerim

Maclovia dijo...

Como siempre un placer leerte, por la enseñanza, por recordar, por compartir, cosas que aveces olvidamos que suceden, ¡NUNCA MAS!
Besos.

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!!

CHELA, que bueno, hacer memoria y dar un homenaje a tu hermano, lo siento mucho, me adhiero a tu homenaje.

Y que las empresas privadas y los gobiernos tomen conciencia de no contaminar los mares, allí están nuestros alimentos.

Un besote y abrazo de oso.

Ferípula dijo...

Chela!!!!!!!

te dejo este abrazo....y

El souvenir del cumple...qué glamour!!

Ulyses dijo...

Increíble Chela, desconozco mucho sobre este tema, ya que salvo el Prestige, no recuerdo catástrofes pasadas. Es muy interesante informarse de todas estas irregularidades que cometen con el medio ambiente.

Aparte, es impresionante ver la humanidad de la gente que arriesga sus vidas en el mar, como tu hermano, que en paz descanse. Has hecho el mejor tributo hacia él, seguro que está muy orgulloso de ti donde quiera que esté.

Un abrazo querida Chela, esperamos ansiosos la continuación de este documental.

Celiux dijo...

Chela....que maravilloso homenaje el que le has hecho a tu hermano y a todos, los que como el, vivieron y amaron el mar.
Ojalà la gente se concientize como tu lo tratas de hacer.
Un gran abrazo!

Anónimo dijo...

Buenas

Gracias por este post el cual me ha emocionado, también gracias a los comentarios. Y no sólo es un homenaje al Capi si no también a toda esa gente anónima que se juega su vida por evitar una catástrofe, o que simplemente es su medio de vida, aquellos que un golpe de mar trunca todas sus ilusiones, pero que gracias a gente como tú que repara en ello y les hace un homenaje, nos hace que reflexionemos y valoremos aún más su trabajo.
GRACIAS, la pinchauvas

NancyQ dijo...

Hola bella Chela, cuanta informacion, cuanto dolor, lamento mucho lo de tu hermano....
Las fotografias son tristes, mas las de la ecologia.

Con todo eso el homenaje a tu hermano es muy bello.
Como todo lo que haces señora bonita!
Un fuerte abrazo.

Gerardo Omaña dijo...

Consustanciado en el más exquisito agradecimiento por tu aporte a un interés de todos.

Un beso en tu alma.

Isidro dijo...

Hola Chela. No me ha sido difícil encontrar esta entrada en tu blog.

Cuando fue lo del Urquiola, yo estaba en 2º de EGB. No entendía de barcos ni de petroleros, pero por su causa arrastré una enfermedad gástrica que a día de hoy aun produce en mi ciertas molestias (31 años después) nada grave, pero ahí sigue.

El Mar Egeo coincidio con mis primeros trabajos en la Radio, por lo que lo he podido seguir bien de cerca... más adelante pondré algunas de mis fotos sobre aquel terribel suceso. REcuerdo al Alcalde llorando por su preciosa Coruña, su Torre de Hércules recien acabada de limpiar...

Y el Prestige ya es lo innombrable... Seguimos en lo de siempre, y en Galicia seguimos sin un sistema de alerta preventiva... es que manda narices.

Se llevaron el Alonso de Chaves (estuve en Protección Civil por aquella época) se llevaron el Helimer... ¿Qué pasa? que en Galicia no hay puertos de mar?

En fin...

Un besito cargado de sabor a nuestra tierra.