Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

30 de noviembre de 2015

¿Cómo guardar el amor?



Puente sobre el río Miño a su paso por Ourense
                         

guarda el amor
el mantenerse fiel,
no los candados.

(haiku. Chela)


8 de noviembre de 2015

La red que nos sostiene. Urdimbre afectiva





De vivos y  muertos,  presentes y ausentes,  lejanos y próximos... ¡De seres queridos!




Llevo un par de meses con el propósito de escribir esta página después de que el pasado verano  falleciesen tres miembros de mi familia, representantes de tres generaciones: una hermana de mi madre, la queridísima tía Rosa de quien, además de otras muchas cosas entrañables, aprendimos ricas recetas, un primo, Juan Manuel, profesional de la enseñanza, persona paciente y discreta, y la hija de un primo, Merceditas, todo juventud, simpatía y belleza. Añadido a las pérdidas familiares, supe también del fallecimiento de una íntima amiga, Carmen, con la que compartí agradables tiempos de juventud en Ferrol y Madrid. Esto me llevo  a  valorar, una vez más,  lo que representa el apoyo y afecto prodigado por los que todavía permanecen en nuestro entorno, intentando paliar y compensar, en la medida de lo posible,  el vacío dejado por los que ya se han ido para siempre.

La RED que nos sostiene está formada por los amores, afectos, ternura, abrazos, atenciones, gestos y palabras amables..., que nos prodigan familiares, amigos, compañeros, vecinos, conocidos..., sirviéndonos de soporte en la vida y de ayuda para mantenernos a salvo ante los vaivenes emocionales, provocados por la tristeza y el dolor, que amenazan nuestra estabilidad, en mayor o menor grado, cuando sufrimos la pérdida de seres queridos.

Con motivo de la festividad de Difuntos, celebrada días pasados, estuve un par de tardes sumida en recuerdos, repasando fotos familiares, huella y testimonio de días felices, compartidos con abuelos, padres, tíos, primos..., reviviendo acontecimientos y relaciones que conformaron mi personalidad infantil y juvenil, que la llenaron de amor, de afecto, de ternura, de alegría, de valores morales y de solidaridad, fruto del hábito de compartir y de primar el grupo sobre lo individual. Mi vida quedó marcada, favorablemente, con estas primeras experiencias. Por suerte vivíamos varios familiares, tíos y primos, en edificios y pisos contiguos, compartiendo todos, casi a diario,  el amplio espacio y acogida de la casa de mis abuelos maternos. Ellos tuvieron doce hijos, seis chicos y seis chicas, entre ellas mi madre. Todos se llevaban bien y el círculo se ampliaba incluso con vecinos y amistades, participantes entusiastas de nuestras fiestas y reuniones familiares.

Entre las fotos, encontré también la de mis compañeros de colegio. Mi primera  experiencia con las letras y los números fue un acontecimiento extraordinario, alegre, entre muchos niños y niñas (iba a un colegio mixto), de los que aún conservo excelentes amistades y de los que  más de la  mitad ya no se encuentran entre nosotros. Igualmente mantengo amistad, aunque nos veamos poco, con compañeras de estudios secundarios y también de las que lo fueron en la universidad compostelana.  

Mis experiencias laboral y profesional, desarrolladas en varias empresas y entidades, así como diversas ciudades, me brindaron oportunidad de conocer y tratar a personas estupendas, algunas de otros países y continentes, de las que  aprendí mucho,  ampliando mi visión del mundo y de las cosas. Siento que de muchas de ellas he perdido el contacto, cuando el único medio asequible de comunicación era la correspondencia sobre papel y con estilográfica. Ahora, gracias a Internet, RED DIGITAL, sus hilos invisibles nos permiten salvar distancias, incluso continentales, en las relaciones de amistad o familiares, a la vez que nos ayuda a conservar afectos e intercambio. Internet me permitió recuperar amistades de hace más de 35 años, como por ejemplo varias compañeras becarias Fulbright, procedentes de diferentes continentes  y que conocí  en Estados Unidos.



URDIMBRE y TRAMA AFECTIVAS.



Toda la red de relaciones que establecimos, y seguimos estableciendo, a lo largo de la vida, han conformado nuestra personalidad y nuestro mundo interior. Todos los que han pasado por ella, familia, profesores, amigos, compañeros, vecinos, conocidos, desconocidos con los que nos cruzamos, al viajar y transitar por distintos lugares, nuestros coetáneos y contemporáneos, unos con más intensidad que otros, todos han dejado una impronta, una huella, una idea, un sentimiento, una emoción, un color, una motivación, un ideal... Con todo ese material de relaciones hemos fabricado, sobre nuestra elemental y primitiva URDIMBRE la TRAMA de nuestros sueños y nuestras metas. Son muchas las personas que  han contribuido a nuestros éxitos y sostenimiento.


El tejido que caracteriza nuestra vida, se apoya en esa UMDIMBRE (hilos longitudinales sobre los que se tensa y estructura el telar) básica, proveniente de la herencia familiar  y del aporte de los grupos esenciales de socialización. Sobre ella se han entrecruzado los hilos de la TRAMA, dando lugar al tejido definitivo y personal, al que contribuyen todas los demás grupos y relaciones mantenidas a lo largo de nuestra experiencia vital, aportando textura, color, calidad y los matices que nos distinguen.


Cuando en la urdimbre se producen pérdidas, vacíos, huecos, rasguños, deterioros,  han de reforzarse, reparar  y unir los hilos que quedan, para seguir tensando la base del telar y que nuestro particular y personal tejido no se pierda por falta de restauración: es necesario  amor, afecto, apoyo, refuerzo.


Esto que vale para la vida particular e individual, vale también para la vida familiar y de grupos de relación. Donde haya pérdidas, haya refuerzo. Donde haya soledad, haya amor y ternura.




*   *   *


24 de octubre de 2015

"La violeta". Color, aroma y sabor centenarios.




















Hay comercios, tiendas, almacenes, que forman parte entrañable de la vida de las ciudades. Espacios en los que participamos  con nuestras visitas y  compras, y que asociamos a la cotidianidad o a días extraordinarios, según los productos que ofrecen, y los motivos que nos llevan a frecuentarlos. 

Cuando viví en Madrid, allá por la década de los sesenta, recorría casi a diario, entre el trabajo y mi domicilio, el centro madrileño: Gran Vía, Alcalá, Carrera de San Jerónimo, Sevilla, Puerta del Sol... Me gustaba  el entorno del Metro de Sevilla, que  coincidía con la línea que más usaba, y la Plaza de Canalejas era para mi lugar habitual para tomar un café y, como no, embobarme a menudo en el número 6 de la Plaza, ante el  escaparate de "La Violeta", una pequeña tienda,  tradicional y con mucho encanto, especializada en "caramelos-violeta" y violetas escarchadas, mermelada de violeta, y sin faltar bombones, frutas confitadas... 


















"La Violeta", fundada en 1915, ha cumplido  100 años, como lo recuerda el Ayuntamiento de Madrid, agradeciendo sus servicios, en una placa conmemorativa fijada en el pavimento de la calle, a la entrada del establecimiento.

Con motivo de una visita a Madrid, en el mes de mayo, con un grupo de universitarios senior para conocer el Parlamento, no pude evitar el acercarme con unas compañeras a "La Violeta". Todas compramos caramelos-violeta para traer y obsequiar con tan dulces y atractivos presentes.




Digo lo de atractivos, porque tanto como los propios caramelos me gusta la estética de los envases de presentación: cajitas de lata, de cartón, frascos de cristal, recipientes de porcelana... siempre rematados con preciosos lazos  color malva y ramillete de violetas.

















Los escaparates resultan irresistibles.

















La  verdad es que no se sabe que envase elegir. Si es época de calor y no se va a viajar inmediatamente, lo recomendable  son los envases de porcelana, lata o cristal, para que los caramelos no se derritan, pues son muy naturales. 















Bueno,  mi afición por lo dulce es ya muy conocida, y en mi familia estoy tachada de "larpeira". Lo reconozco, las "larpeiradas" ("manjares exquisitos  para agrado y recreo del paladar", según mi viejo diccionario de gallego, editado en 1968)  son "mis vicios confesables". Es raro que cuando  visito una ciudad o pueblo por primera vez, no busque, además de los museos, monumentos  y rincones con encanto, los viejos cafés con especialidades y las tradicionales pastelerías y confiterías, amén de los confites conventuales. No sé si tiene algo que ver esta debilidad mía con las carencias y sobriedad de mi infancia de post-guerra.

En mi casa siempre hay alguna caja de lata o envase que guarda con mimo secretas chucherías. Esto se ha ido acentuando con el paso de los años. De joven tenía otras distracciones, ja, ja...


Por si vais a Madrid, y sois también "larpeiros" aquí os queda la información en este dulce post.

28 de septiembre de 2015

MUSEO CARLOS DE AMBERES. MADRID.




 Sede de la Fundación y Museo Carlos de Amberes




MaestrosFlamencos y Holandeses.(Exposición)



Cornelis de Vos. "Retrato de familia". 1631.
Museo de Bellas Artes de Amberes


*-Tras las huellas de Rubens.


Fue una casualidad que personalmente tuviera referencia de esta Fundación y Museo, y que pudiera visitarles. Ello se debió a estar interesada por temas  europeos  relacionados con la historia y la cultura mantenida entre españoles y flamencos. Es obvio, que aunque hayamos tenido enfrentamientos, también nos hemos enriquecido mutuamente, a través del arte, entre otras cosas. 

Durante el curso académico 2013-2014 de la Universidad Senior de Coruña, participé en un taller europeo en el que realizamos un trabajo sobre Pedro Pablo Rubens y su aportación artística a la confección de tapices, partiendo, como motivación,  de una visita hecha al Museo de la Catedral de Santiago de Compostela, en el que se exponen una interesante muestra de tapices flamencos, diseñados por el citado pintor. Buscando datos sobre Rubens y los tapices flamencos en Internet, descubrí la existencia, en Madrid, de la Fundación Carlos de Amberes la cual, desde 1987 y después de actualizar sus Estatutos, viene  desarrollando una interesante y diversificada  labor cultural, mediante la organización de seminarios, conferencias, exposiciones, edición de libros, etc., con el principal propósito de contribuir a la Construcción Europea, mediante la difusión e intercambio de conocimientos y experiencias en el mundo artístico y cultural.

Nosotros, universitarios senior de Coruña, hemos buscado también, mediante la  coparticipación en talleres e intercambios con otros estudiantes europeos,  "Los hilos que nos unen" a flamencos y españoles, reuniéndonos para ello en la ciudad belga de Gante.(ver enlace) el pasado 2014.


La Fundación existe en Madrid desde de 1594, por la generosidad de un rico mercader flamenco, conocido como "Carlos de Amberes" (por ser natural de dicha Ciudad), y que habiendo hecho fortuna en las Indias, quiso ceder buena parte de sus bienes para que se fundase en Madrid un hospital que atendiese  a los naturales de los Países Bajos, residentes en España, que lo precisaran. Con esta finalidad surgió la "Real Diputación de San Andrés de los Flamencos", regidora del citado hospital, y génesis de lo que hoy conocemos, simplificando, como Fundación Carlos de Amberes. 

El cuadro titulado "Martirio de San Andrés",1638-1639, obra de Pedro Pablo Rubens, que todavía conserva el marco original que sostiene el gran lienzo  (306 x 216 cm.), es la única obra propiedad de la Fundación, que figura en el Museo. 

Conocedora de la existencia de la Fundación y de que, en su sede, se había inaugurado, el 5 de noviembre de 2014, el "Museo Carlos de Amberes",  aproveché un rápido viaje a Madrid, el pasado mes de mayo, para visitar el Museo y disfrutar de las obras de famosos artistas flamencos y holandeses, de los Ss. XVI y XVII, entre los que se encuentran Pedro Pablo Rubens,  Jan Brueghel el Viejo, Anton van Dyck, Cornelis de Vos, Jacob Jordaens, David Teniers II, Lucas van Uden, Pieter Aertsen, Jan Philips van Thielen, Bernard van Orley... 

Disfruté también, como tema de mi interés, contemplando dos hermosos y ricos tapices (hilos de lana, seda, oro, plata...) de principios del siglo XVI.




"Los funerales del rey Turno muerto por Eneas". Bruselas 1510
El cartón se atribuye a Jan van Roome y el tejido a  Pieter van Aelst
Palacio Real de Madrid (Patrimonio Nacional)

"El triunfo del tiempo". Bruselas 1501.

Colección particular



A excepción del cuadro "Martirio de San Andrés", los que se exhiben en el Museo han sido temporalmente cedidas por el Real Museo de Bellas Artes de Amberes (KONINKLIJK), Museo Nacional del Prado, Patrimonio Nacional, Fundación Casa de Alba y Colecciones Particulares.

De las obras expuestas, me interesaron especialmente dos pinturas realizadas por Rubens, de los príncipes soberanos de Flandes, los Archiduques Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia, a las que contribuyeron también los pinceles de Brueghel el Viejo en los paisajes de fondo. De estos cuadros habíamos hecho mención en nuestro trabajo europeo sobre Rubens, en el apartado referido al entorno cultural y político que le había tocado vivir. Tiempo después, hacia 1625,  fue Isabel Clara Eugenia, quien más se interesó por los trabajos de Rubens, encargándole la magnifica colección de una veintena de tapices titulada "El Triunfo de la Eucaristía", con destino al Monasterio de Las Descalzas Reales de Madrid, que también visité. 







Pedro Pablo Rubens y
Jan Brueghel el Viejo
"El Archiduque Alberto de Austria"
1615
Museo Nacional del Prado. Madrid






Pedro Pablo Rubens y
Jan Brueghel el Viejo
1615
"La Infanta Isabel Clara Eugenia" 

Museo Nacional del Prado. Madrid






De Pedro Pablo Rubens, pude contemplar otras obras  de su autoría, de su taller, y de destacados discípulos, tales como el entrañable cuadro de Cornelis de Vos, que figura al inicio de esta página. Figuran en la exposición, una obra de Anton van Dyck, con un retrato ecuestre, cuyo caballo deja en evidencia la influencia de su maestro. De Jacob Jordaens se expone un cuadro con escena  mitológica sobre los dioses Apolo y  Pan.

Pedro Pablo Rubens, según Tiziano. 1628
"El emperador Carlos V y la emperatriz Isabel de Portugal"
Fundación Casa de Alba


En el Museo "Carlos de Amberes", y al margen del aliciente de las obras de Rubens, tuve ocasión de contemplar directamente, un retrato de Margarita de Austria, inteligente mujer, hermana de Felipe el Hermosotía del emperador Carlos V, realizado por Bernard van Orley, que ya había  localizado en Internet para ilustrar una página sobre "La Paz de las Damas", o "Paz de Cambrai", elogiando el papel de habilidad diplomática desempeñado por Margarita, que actuando como gobernadora de los Países Bajos, y en representación de su tío Carlos V, consiguió, junto con Luisa de Saboya, hacer las paces entre aquel y el Rey de Francia, Francisco I. Este cuadro pertenece al Museo de Bellas Artes de Amberes. 




* Como un regalo.

La fecha de mi visita al Museo Carlos de Amberes, coincidió también con una fantástica exposición: "El Auge del Paisaje" sobre Grabados Holandeses y Flamencos del XVII, muy de mi agrado y que constituyó un regalo añadido para mi, ya que me gustan mucho  los grabados, sobre todo después de una visita hecha, en la ciudad de Betanzos, al Centro Internacional de Estampa Contemporánea (C.I.E.C)(enlace). 


* Actualidad del Museo Carlos de Amberes.

Revisando un dato sobre este texto en Internet, me encontré con un artículo de la página cultural de El País (enlace), que cita el cierre indefinido del  Museo Carlos de Amberes, después de celebrar las últimas visitas el 2 de agosto pasado, atendiendo a razones económicas para su sostenimiento, además de  circunstancias técnicas.

En noviembre celebraría su primer aniversario, después de ser inaugurado en 2014 por el Rey Felipe VI.

Espero que pueda retomarse la actividad del Museo Carlos de Amberes, que, aunque pequeño, resulta agradable y selecto, por especialización y calidad en las obras ofrecidas al público. Cuando menos esperamos que nos sigan brindando interesantes exposiciones monográficas sobre arte europeo, aunque sean espaciadas.

Me alegra haber tenido la suerte de poder visitar el Museo.

*  *  *

Nota:
Las fotos, exceptuando la de la fachada del Museo y las del cartel publicitario expuesto en la misma, han sido tomadas de Internet y de las páginas digitales del Museo. Los datos de las obras han sido tomados del catalogo de la exposición.

La sede del Museo, que lo es también de la Fundación, dispone de una interesante librería y ediciones propias. Compré una publicación sobre El Arte en la Corte de los Reyes Católicos y un catálogo sobre la colección de tapices flamencos del S. XV pertenecientes a la Colegiata de Pastrana.


29 de agosto de 2015

Ingrid Bergman. Gran actriz entre las grandes



¡Inolvidable Ingrid Bergman!

Maravillosa intéprete de las mejores películas del cine clásico.
Varias veces nominada a los premios Oscar.

En 1944, obtuvo su primer Oscar como mejor actriz dramática  por su papel en la película "Luz que agoniza". 


El cine, en las personas de mi generación, ha tenido mucha importancia no solamente como ocupación del ocio sino incluso en la inspiración y fomento de la fantasía, formación de valores, creación de modelos, aprendizaje...

Era la maravillosa época del cine en blanco y negro, de los grandes de la fotografía, de los directores geniales y de los actores de talla, casi todos formados en las más afamadas escuelas de interpretación y teatro, tanto europeas como americanas. Los actores y actrices, soportaban con éxito   los primeros planos. ¡Llenaban la pantalla de calidad interpretativa!

Ingrid Bergman.
Figura   entre las más grandes actrices de la historia del cine.


Hoy se cumplen 100 años de su nacimiento, que tuvo lugar en Estocolmo, el 29 de agosto de 1915. Y también 33 años de su fallecimiento, en Londres, 1982, igualmente  un 29 de agosto.

Siempre quiso dedicarse a la interpretación, y después de los estudios de bachillerato, se matriculó en el centro "Royal Dramatic" de Estocolmo. Debutó por primera vez en el cine a la edad de 17 años en la película "Lanskamp", alternando con sus actuaciones en el teatro. Enseguida destacó por su talento en el escenario y ante las cámaras.

Pronto la descubrió Hollywood y directores como Alfred Hitchcock  contaron con el talento de esta actriz para sus películas. 

Citaré solamente cuatro de los primeros filmes que vi de Ingrid Bergman, cuyo recuerdo permanece nítido en mi memoria, y que no desaprovecho  ver de nuevo cuando tengo ocasión, renovando todo el interés y emoción que me produjeron la primera vez. No voy a contar nada de los mismos porque estas obras maestras son de sobra conocidas por todos.

*.-Casablanca. 1942.
















Primera película que vi de Ingrid Bergman, ganadora de un Oscar como mejor película de ese año. Primera película  también del cine de mi elección y creo que igualmente de muchas personas aficionadas a la gran pantalla. 

*.- "Luz que agoniza". 1944







Por su interpretación en este filme, adaptación de una obra de teatro de Patrick Hamilton, y dirigido por George Cukor, Ingrid Bergman logró su primer Oscar como mejor actriz dramática.

Luego, con otros filmes, llevaría más premios Oscar, Globos de Oro... Ingrid Bergman ha sido una de las actrices más galardonada de la historia del cine. 

*.- Recuerda.1945


Esta película, dirigida por Alfred Hitchcock, nos introduce en el mundo del psicoanálisis de Freud e incluye, como   secuencias oníricas, diseños de Dalí.

La música (inquietante y de sonoridad electrónica) compuesta por Miklós Rózsa obtuvo un Oscar como mejor banda sonora.





*.-Encadenados. 1945


Otra película dirigida por Hitchcock, donde además de Gary Grant, figura también  Claude Rains (actor que igualmente participó en "Casablanca"), y que fue nominado al Oscar como mejor actor de reparto. 

Película muy interesante, que nos cuenta una historia de espías, en un marco de elegancia y romanticismo.





Ingrid Bergman y sus películas, siempre en el recuerdo del mejor cine y la mejor interpretación.



24 de agosto de 2015

Sardinas rellenas.


Ricas, ricas,  y... ¡económicas!


En mi último post, junio pasado, por  la fiesta de San Juan, hacia referencia a la típica celebración, además de encender y saltar las hogueras,  de comer sardinas asadas, que es cuando  el refrán dice que  por esas fechas "pringan" el pan ("Por San Xoán, a sardiña pinga o pan"),  es decir,  que están en su mejor momento.

Finalizamos agosto y la verdad es que las sardinas, siguen en el mercado, frescas, y luciendo su brillante color plateado con ribetes azules.

No pensaba retomar todavía el ordenador, pero como se ha presentado un fin de semana con lluvia y viento que invita a la vida de hogar, más que de playa, programé hacer unas sardinas rellenas, dobladas en forma de abanico, como las que comía en los veranos de mi infancia, y que era receta común en muchos hogares, por estas latitudes.









Ayer  vi las sardinas en la pescadería y compré cuatro para hacerlas  hoy. Además han sido muy baratas (ahora que ya pasó San Juan y su precio al alza), las cuatro han costado 1,50 euros. No llega a los 38 céntimos cada una. Personalmente nunca tomo más de dos sardinas, sobre todo si son grandecitas como  estas. Las sardinas son un alimento muy rico en Omega 3 y que acompañadas de "cachelos" (patatas cocidas con piel) y unos pimientos de Padrón, componen un buen y nutritivo plato, de coste económico.

La receta:

Se retira la cabeza y tripas a las sardinas (esto lo pedí en la pescadería). En casa les pasé un papel de cocina por el exterior, con suavidad, (son muy delicadas de piel) para quitar las escamas, abrí bien al medio y retire con cuidado la espina central y las finas de la parte del vientre. Eché sal, ajo y perejil para adobarlas y guardé en la nevera mientras preparaba el relleno.

Mi madre solamente les ponía sal, yo suelo adobar casi todo el pescado aunque luego lo retire porque me gusta el sabor que le da, sobre todo a los bacaladitos rebozados y fritos, etc. Como en el relleno también pongo ajo y perejil, puede luego retirar el exceso de adobo pero  queda ya la sazón.

El relleno. 

Yo le llamo  "mejunje" (esta palabra la Real Academia de la Lengua la aplica solamente para cosmética o medicamentos, aunque se refiere igualmente a la "mezcla de diversos ingredientes"), y es el mismo que yo hago para las vieiras y para muchos pescados, con la variante de algún ingrediente más o menos.

Mis recetas no siguen nunca cantidades ni medidas, porque todo lo hago "a ojo" y siguiendo mis propios gustos en cuanto a cantidades, tiempos y maneras, o sea que yo os cuento y vosotros aplicáis vuestra propia técnica y saber. Por otra parte nunca fui a clase de cocina ni me enseñaron a cocinar, simplemente cocino lo que veía hacer a mi madre y últimamente también hago sus comidas, a base del recuerdo, aproximado, de los ingredientes y sabores que quedaron en mi memoria. Hago lo mismo con las comidas que me gustan cuando voy a restaurantes u hoteles en los viajes, trato de adivinar aquellos platos que me han gustado, a base de ensayos, con errores y aciertos, siempre que sean cosas sencillas. Bueno ¡al grano!

La base de mi "mejunje" es: cebolla (siempre uso cebolleta), bastante y bien picada,  puerro (muy poco), bien picado también, y un diente de ajo pequeño, picado menudito. Dorar lentamente. Mientras, pelar (después de echar en agua hirviendo)  tomate  (en este caso un par, pequeños y maduros). Nunca uso tomate de bote, no me gusta el sabor. Añadir  el tomate a la cebolla, y una  hoja pequeña de laurel (al "mejunje" de las vieiras no le pongo laurel) que se me ocurrió poner hoy porque me parecía apropiado para las sardinas y me gustó el resultado. 

Echo siempre también al "mejunje" para los pescados un chorro de vino blanco, el mismo con el que voy a comer el pescado. Rectificar de sal y dejar reducir. Al final añadir unas migas de jamón  picado  y, de remate, espolvorear con un poquito de perejil fresco muy picado.

Como hoy no tenía jamón en casa,  estas sardinas van cocinadas sin jamón, ¡Un olvido de ayer al hacer la compra! Pero estaban igual de buenas. En su lugar les eché un poquito de anchoa, lavada (para evitar el exceso de sal) y picada. Esto ha sido un "invento" de hoy, a falta del jamón, pero  no tengo intención de repetir otro día este ingrediente con las sardinas  a pesar de que resultó bien el  sabor del conjunto.  

Preparación.

Una vez reposado el "mejunje" en un colador para que escurra el exceso de aceite que pueda tener, lo que dificultaría formar  los "abanicos" con  la sardinas, pondremos, con ayuda de una cucharilla, un poco de relleno en el interior de la mitad superior de la sardina abierta, doblando sobre ella la otra mitad inferior, pudiendo cerrarla con un palillo, si se desea (yo no se lo puse porque cuando lo intenté una vez  tendía a desmoronarse al tratar de atravesar con el la sardina). Enharinar (creo que esa vez me pasé un poco con la harina) y freír en abundante aceite caliente al momento de echarlas. Cuidar que no se quemen, a mi se me doraron un poco de más por el exceso de harina.


Presentación:

Al gusto de cada uno. Yo iba a poner en los lados unas rodajas de patata cocida, y encima de cada rodaja un punto del resto del "mejunje" o perejil picado, pero las patatas eran nuevas y se cocieron antes de tiempo, al quedar rotas ya no las puse para la foto. Al quedar mucho espacio libre en la fuente y resultar insulsa la presentación añadí un poco del relleno sobrante, pero ha quedado con muy poca gracia. Vosotros sabréis mejorarlo. Yo lo haré en la próxima ocasión.

¡A comer!


Hoy me tomé dos sardinas, con las patatas cocidas rotas, y me dejé otras dos para mañana con una "chapuza" de patatas, (están unidos los trozos y cubiertos con parte del "mejunje" para disimular. ja,ja...)



Para mañana...

Bueno ni yo soy una cocinera al uso ni este es un blog de cocina, pero os cuento  esta receta familiar y de mi infancia, porque es muy sabrosa y económica. ¡Os gustará si la hacéis! ¡Que aproveche!



23 de junio de 2015

Picasso en las Hogueras de San Juan





Hoy, 23 de junio, me acerqué  a la playa coruñesa de Riazor, para ver la falla que se quemará esta medianoche para celebrar el San Juan, a la par que tanto en Riazor como en el Orzán, arderán  un sin fin de hogueras, rodeadas de animada juventud.


Era temprano, el sol "brillaba por su ausencia", no obstante algunos jóvenes iban ya "marcando su espacio" y  "montando guardia", donde por la tarde-noche, han de establecer sus hogueras,  degustar  sardinas asadas, saltar las llamas, contemplar los fuegos, cantar... ¡Pasarlo bien celebrando la Noche Meiga de San Juan!




Mi sorpresa fue que este año, la falla no hace mención ni parodia de políticos, ¡ni falta que hace! Estamos ya un poco aburridos de sus "andanzas". Esta vez le ha tocado el protagonismo a Picasso, el que de niño llegó a Coruña con su familia, donde  inició sus estudios de Bellas Artes, donde pintó y expuso sus primeros cuadros... El niño Picasso que correteaba y jugaba a saltar las olas en Riazor y en el Orzán.  Remito a esta página sobre la estancia y formación de Pablo Picasso en Coruña.


Ahora voy a salir a celebrar el San Juan, una fiesta en la que me gusta participar. Con ella empiezo el verano. Y con ella me despido hoy en este blog, de los amigos blogueros hasta pasado un tiempo que aprovecharé para poner orden en mis cosas y disfrutar un poco del aire libre porque aquí el verano pasa muy rápido.

Os dejo con Picasso, con el San Juan, con las sardinas, ¡Con la Fiesta!

Un abrazo muy fuerte a todos y ¡Feliz Verano!

_______________

Un repaso a la Fiesta de San Juan, en otras ediciones.











 

 




Enlaces: