Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

7 de febrero de 2008

SEAT 600 ¡Aquellos "novedosos" utilitarios! (Primera parte)


¡QUE TIEMPOS! ¡QUE RECUERDOS!...







En Coruña,.
El coche en estas fotos tenía ya más de 10 años.
Y yo había cumplido los 40 y...





Coche, carné de conducir y nociones de mecánica.




Estoy días estoy repasando papeles, fotos, agendas, etc. y no he podido evitar dar con viejos y queridos recuerdos de unos tiempos que empiezan a quedar lejanos aunque no por eso se desvanecen en mi memoria.


Hoy os traigo antiguas fotos mías con mi inseparable SEAT 600 D, de color azul, que tuve durante algo más de 20 años y que al fin deje, no sin pena, porque me resultaba pequeño para ciertos viajes cuando precisaba ir acompañada y con equipaje.


Empezaré las aventuras de mi coche por el principio. El propietario inicial del SEAT fue mi hermano Andrés, marino mercante, quien lo había comprado para disfrutarlo durante unas vacaciones, pero cuando tuvo que volver a embarcar teniendo en cuenta que iba a hacer rutas por América y que quizá tardase casi un año en regresar, optó por vendérmelo a mi, prácticamente nuevo, aunque yo entonces no tenía el carné de conducir. Como por aquella época justo acababa de irme a vivir y trabajar a Vitoria Gastéiz, el coche lo llevamos para allá, en un viaje al que me acompañaron mi hermana y mi cuñado, conduciendo éste, el cual ya me fue dando clases prácticas por tierras castellanas de Palencia, una vez que dejamos la nacional VI, después de Benavente. Entonces las carreteras estaban despejadas y pude hacer unos kilómetros de incipientes prácticas de volante y marchas sin riesgo alguno ni para mí ni para el prójimo.


Una vez en Vitoria el coche quedó en un garaje mientras yo me preparaba para examinarme de conducir en una conocida academia alavesa, llamada auto- escuela Zaldivar, que creo aún existe. Las prácticas las hacia por el centro de la Ciudad, donde residía, pasando por Postas, Dato, Canciller Ayala, Manuel Iradier, Florida, y luego paralelamente por el parque de este nombre, hasta San Prudencio, una zona sin casas por aquellos años…Entonces era fácil ir por el centro de la ciudad, hoy calculo que la mayoría de esas calles serán peatonales. Tuve un estupendo profesor de conducir que me enseñó muy bien, y un consejo que siempre seguí ha sido el de mirar con frecuencia por el espejo retrovisor, calcular la distancia de los coches que vienen detrás y facilitarles la maniobra de adelantamiento para no entorpecer a los demás conductores.

El teórico lo aprobé fácilmente y el práctico lo suspendí por un alarde de “chulería” ante el guapo soltero que me examinaba, al que quería impresionar, cuando me indicaron hacer una maniobra de aparcamiento marcha atrás. Lo hacia tan bien en las prácticas que confiada en mi destreza, lo quise hacer muy rápidamente y ¡zás!, tiré los palos que fijaban los limites del estacionamiento. Luego avergonzada y perdida la confianza en mi misma, suspendí dos veces más las prácticas. Así que tuve que volver a examinarme del teórico y del práctico, pero como se me aproximaban las vacaciones y necesitaba venir a Galicia con mi coche, puse los cinco sentidos, y un tanto de humildad y calma, ante el soltero "guaperas", y aprobé. Era el año 1970.


Para rematar el aprendizaje, hice también un sencillo cursillo de mecánica y mantenimiento del coche, muy elemental, en la misma auto-escuela: cambiar ruedas, limpiar y cambiar bujías, tapa del delco, ajustar el ralentí del motor con el chiclé, mirar los niveles, cambiar las luces, cargar la batería, etc. etc. ¡si ahora lo pienso me da risa!, jajá…Hoy en día, aunque sepa teóricamente como cambiar una rueda no podría hacerlo porque ya no tengo fuerza ni para abrir un bote de mermelada. ¡Menos mal que si se teclear el móvil para pedir ayuda!, jajá…


Autoescuela Zalvidar, en Vitoria, Alava. 1970
En clase de mecánica, con otros alumnos descubriendo las "tripas" al coche.


Averías y despistes.

En el primer año tuve dos o tres pinchazos de ruedas yendo de Vitoria a Pamplona pero no tuve que aplicar los conocimientos porque en aquella época el ir una chica sola en coche por la carretera era una novedad. No bien salía del coche y hacía ademán de coger las herramientas ya frenaban a mi lado varios coches, cuyos conductores se disputaban la gloria de ser mi “héroe salvador”.

Como digo, eran otros tiempos porque pasados unos años y ya viviendo en Galicia, una noche de sábado, lluviosa y fría, que regresaba desde Santiago a Coruña, el coche se me paró, a más de la mitad de camino, en una zona boscosa y de curvas que daba miedo, (entonces no había autopista, ni móviles para avisar a alguien), sin una sola casa en las proximidades de la carretera, ¡estaba perdida! Pasaron varios coches, incluso taxis, y no paro ninguno. No sabia que hacer. A la desesperada, levante el capó trasero del 600 (donde estaba el motor) y me acordé del chiclé aunque entonces no recordaba cual de los “tornillos” era el correcto. Ajuste un poco los que creí que podían ser, sequé un poco la tapa del delco y “alrededores” y ¡acerté! Con el coche ya en marcha, no solté el pie del acelerador hasta Coruña. Eso sí, mientras estuve fuera del coche cogí una buena mojadura y por ello pague quedando los dos días siguientes en cama con anginas.


Hoy es otra cosa, si el coche se para o no arranca se llama con el móvil al seguro y te envían una grúa y un mecánico. Ahora ya no solo no tengo nociones de nada sino que me he vuelto despistada y os voy a contar la última sin que se entere nadie porque me echan del seguro. Hace poco, un domingo por la tarde estaba a unos kilómetros de Coruña, sola y haciendo unas fotos marineras en zona costera y cuando volví al coche no conseguí arrancarlo, calculé que era de la batería pues hacia ya varios días que me estaba fallando al intentar poner el coche en marcha. Como no había por allí ningún coche del que tomar la carga, llamé al seguro, vino la grúa y ¡nada! La batería no cargaba, así que subieron el coche en la grúa y como era una zona sin autobús, hacia frió y estaba anocheciendo, por no esperar ni pedir un taxi, también yo me vine a Coruña en la cabina de la grúa hasta cerca de mi casa, quedando en que al día siguiente llevarían el coche a mi taller habitual. Cuando recogí el coche, con una nueva batería instalada, el encargado del taller me hizo saber que al de la grúa no le había sido efectiva la operación de carga de batería, porque yo tenía desconectado el encendido…. ¿…? ¡Que vergüenza!... Tengo un interruptor escondido para impedir el encendido del coche y que a veces, muy raramente, utilizo cuando aparco en un sitio que no me ofrece mucha seguridad. ¡Ese día me había olvidado que yo misma había quitado el contacto! ¡¡¡Que apuro!!!, ¡¡¡Que no se entere nadie!!!



En el aeropuerto de Alvedro en Coruña, esperando a un amigo



La Coruña. Paseo de La Marina. Una mañana de domingo

Podéis observar que al lado hay aparcado un Mini y enfrente hay otros dos 600. Eran los coches utilitarios de la época.

Continuará...

(Segunda parte: Primeros kilómetros y primeros viajes)

 __________________________________

Enlace a la segunda parte

http://www.jubiladajubilosa.com/2008/02/seat-600-que-tiempos-que-recuerdos.html


Por favor, si tomáis alguna foto de este post, os agradezco que pongáis un enlace o cita como referencia, ¡gracias!


33 comentarios:

Chela dijo...

Bueno, retomo el blog,después de unos días un poco especiales y sin muchas ganas de escribir.

Siguiendo vuestros consejos de post anteriores, he fragmentado la página para que no os canse la lectura, así que habrá segunda parte de mis andanzas con el 600.

Un abrazo para todos.

Genín dijo...

jajajaja Querida chela, lo del despiste del interruptor para el arranque me ha hecho reír...jajaja
Pero lo que me ha dejado deslumbrado ha sido tu belleza !!
Claro, de ahí el refrán ese de "El que tuvo retuvo" jajaja
Yo no viví la época del 600 porque en ese tiempo estaba en Venezuela o por ahí fuera...jajaja Que ya sabes que fui un culo, con perdón, de mal asiento...jejeje
Pero en unas vacaciones en Mallorca, un amigo me dejó el suyo que estaba , hace unos 10 años, en perfecto estado, y nos vino genial a mi familia y a mi para recorrer la isla de arriba a abajo...Eso si, sorprendia, con lo pequeño que era la cantidad de gasolina que gastaba ¡ Que barbaro!
A ver si la parte 2 es tan buena como la 1, es por decir algo,porque ya se que si.
Besito y salud, Genín

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Pero este autito...es un Fiat 600!!!
Sabés que todavía circulan por Buenos Aires! Y se cotizan!!!
Son casi de colección.
Y coincido con Genín...qué hermosa sos!!!!
Bueno, recorreremos las rutas en tu "fitito" (así se llaman acá)
Besitos, espero estés mejor, con el corazoncito fortalecido.

Besos Reina!

Meme dijo...

Querida Chela.

Qué alegría verte de nuevo por la blogosfera!

Que tiempos, que recuerdos. Ni que lo digas.

Estos 600, que buenos utilitarios, que nos llevaban y traían a lo largo de la geografía de nuestro país y fuera de nuestras fronteras.



Un abrazo...en espera de la continuación...

Airblue dijo...

Había una canción que decía..... "adelante hombre del 600.... la carretera nacional, es tuya..." ese "bólido" le recuerdo con mucho cariño, yo era muy joven pero parece que estoy viendo a mi primera maestra, gordita ella,recorriendo España en uno de color verde como el tuyo.
De vez en cuando también por aquí se ve alguno, muy cuidado,y estarás conmigo en que no ha habido otro coche más fuerte que él, marcó una época.

La conductora, guapísima.

Un abrazo Chela y sigue escribiendo.

Enzo Antonio dijo...

Un post muy nostálgico, pero no por ello menos bello,
excelente,
felicitaciones
un abrazo.

Toupeiro dijo...

Que contenta se te ve con tu bonito seiscientos.
Buena idea lo de fragmentar la pagina no por que nos canse sino por falta de tiémpo. A veces das una visita rapida en unos pocos minutos libres y ves un post largo e interesante pero no te puedes parar, como ahora por ejemplo....¡Me voy pitando que se me hace tarde!!!
Bicos

unjubilado dijo...

Bonita historia, me recuerda mis comienzos. Si tienes tiempo puedes visitar este post.
Yo empecé aprendiendo mecánica con el 600, aunque ya de manera teórica conocía el funcionamiento, pero con el desconectador de batería me pasó algo parecido.
Estaba limpiando el filtro del aire y las bujías y tocando todo lo que se me ocurría y veo un tornillo en el interior muy apretado, pero que no hacía nada, así que lo solté y a la hora de marcharme el coche ni mú, hasta que mirando en el maletero veo dos cables gruesos que van a parar al desconectador.
Lo volví a poner y arrancó a la primera.
Me alegro por tu vuelta, creo que te sentirás más aliviada.
Un abrazo.

Umma1 dijo...

Hola Chela.

Me trajiste muchos recuerdos.
Acá, (Buenos Aires) los Seat, tenían como marca Fiat 600, y familiarmente se les llamaba "fititos". Fueron una plaga, había miles, jajaja

Un coche andariego, al que recordamos con cariño. Recuerdo dos cosas, que la gente le ponía un palito para sujetar la portezuela posterior, porque el motor calentaba y, de esa forma lo refrigeraban.
La otra, que una vez, mi padre, que era altísimo, quiso conducir el de un amigo, jaja y quedaba comprimido, con las rodillas contra el cuello.

Aún queda alguno por la calle, y como los argentinos somos nostalgicos, hay clubes de Fiat 600.

Ahora que decís lo de pinchar, em doy cuenta del tiempo que hace, que no veo una pinchadura.

A nosotras también nos pasaba que no cambiábamos ruedas, porque siempre había algún caballero dispuesto a hacerlo.

Pero, con mucha pena, una vez me di cuenta que no lo hacían por caballeros.
Estaba con unos 8 meses de embarazo, pinche, me bajé del auto... y vi, asombrada, como los coches pasaban a mi lado sin detenerse. Entonces me di cuenta, que antes se deenían, porque en lugar de panza tenía cintura ;9, jajajja.

Llegué a tu blog desde el de Safiro. Apenas saque el libro de la caja en la que está guardado, hago una copia de esa reseña sobre la morriña, para vos y para Safiro.

Un abrazo. Tenés un blog lleno de vida (f)

Mariaisabel dijo...

Mi querida Chela, cuantos recuerdos!
Nuestros 600, jajjaa.
Tengo un cariño especial a este coche. Cuando me casé nuestro viaje de novios fue en un 600 color azul celeste, lo llevabamos a tope y recorrimos toda España.
Hicimos cantidad de viajes Bilbao-Barcelona-Barcelona-Bilbao, con nuestros bebés durmiendo en la parte de atrás. Viajabamos de noche y así ellos dormían.
Entrañables recuerdos.
Por cierto Chela, te dejé un premio en mi blog.
Besos

Nerim dijo...

Querida Chela, que alegría verte de nuevo por la blogosfera.
Me ha encantado tu post. Yo recuerdo que mi tio nos llevaba al colegio en su seat 600 y lo importante que nos sentiamos mis primas y yo.
Me he reído con lo del despiste del interruptor del arranque, pero creo que despistes como esos los hemos tenido todos en algún momento.
Y yo tambien coincido con Genin, eres guapísima, tu rostro refleja una gran dulzura.
Un fuerte abrazo

Irene dijo...

Hola Chela¡¡ Soy sobrina de Herminia Parguiña y ella me dió tu dirección. Te felicito por este blog maravilloso, tan bien estructurado, variado y atractivo. Cuando me jubile -todavía me quedan unos añitos- intentaré hacer algo parecido para hacer tantos amigos como tú. Esto de internet es increíble, ¿verdad?.Te deseo muchos éxitos en tu "bloguerío" y que lo disfrutes muchos años¡¡¡¡Un beso y gracias por poner a mi tía tan guapetona y su hermosa receta de Navidad.

SAFIRO dijo...

Me trae recuerdos de mi "Fitito" como le llamamos a los Fiat 6oo.

Chela en mi blog Zafiros y Piedras, (agregado al Puerto de Bs.As), hay algo para vos...te espera Nanny también allí.

Después vuelvo para hablar de autos.
BESOS!!

jose carlos dijo...

Muy buen reportaje, me gusto mucho el 600 pero mucho más la chica guapa que estaba al lado. Gracias por tus comentarios y felicidades por el premio. Te lo mereces. Un beso.

T S dijo...

Hola,
me encanto tu blog, tu alma, tu ser... tus escritos, y tus premios!!!
felicidades, se que lo mereces...
te invito a que conozcas mis confidencias...
saludos desde Brasil
ciao
ts

almena dijo...

jajajajaa me ha encantado leer tus primeras experiencias "motorizadas".
Hoy, el 600, es como un tesoro de colección que alguna vez reúne a sus propietarios que desfilan orgullosos de ellos.
Hace poco estuve viendo una "convención" de propietarios de 600 ¡preciosos! (los 600)

:)

Un besazo

SAFIRO dijo...

Vuelvo, y agradezco tus palabras en mi casa.
No imaginas como ha cambiado esa parte del puerto, es la zona más cara y exclusiva de Bs. As. y en nada se parece a la que viste.

Hablemos de "Fititos", tenía uno rojo, precioso!... lo disfruté mucho y hace un par de años, mi hijo mayor se hizo de una de esas joyitas.

Son hermosas las fotos, los recuerdos y la jóven que manejababa ese auto.

Espero la segunda parte.
Te deseo un hermoso fin de semana!

BESOS!

JON dijo...

Cada día quedo más sorprendido contigo..., es que le das a todo chica, ahora ya sé si no me arranca el coche a quién tengo que llamar.
En esos tiempos había un montón de seiscientos, más de seiscientos...
Era el utilitario de moda y uno de los más baratitos, pero andaba como un fórmula uno.
Calla, que si algún seiscientos hablara.........
Por cierto, dudo que al examinador guaperas le gustaran las chicas.
¿ como se puede suspender a una chica tan guapa tres veces ?...
Un besote.

fabi dijo...

que bonito post, el coche era estupendo, mucho mas de las marcas actuales y al final.... tu eras guapissima! Mujer encantadora desde la juventud hasta ahora....
besos y abrazos italianos
fabi

Pilar dijo...

Chela, me alegro de leerte de nuevo!! Me has hecho recordar a mi primer coche. Un mini 850 matrícula C-0148-A, color naranja. Matriculado en 1971 y en el año 1981 lo compré por 30.000 pts.!! El sueldo del mes! No tengo fotografías, pero si guardo muchos recuerdos de los viajes con los amigos( hasta llegamos a ir 6 personas y un pastor aleman)de Coruña a Moeche.
Tenía un maletero impresionantemente grande para el tamaño del coche.
Hay que mayor me hago......

Pilar dijo...

Sobra la "H" de la frase final, lo siento.

Marian dijo...

Que bonito post, me ha recordado a mi "mini" que cada vez que llovía se mojaba la tapa del delco y me dejaba tirada en medio de cualquier lugar, tenía que esperar a que pasara un rato y luego con mucha suerte arrancaba.
Ahora me pena no haberlo conservado, pues para ciudad son estupendos y además se cotizan muy bien.
Un abrazo.

T S dijo...

Hola querida Chela,
gracias por visitarme.
que bien que te ha gustado mis confidencias, sabes que apartir de ahora es tbn tu casa, no solo para que te deleites con Salif keita, como espero que lo hagas con todo...:)
si, conozco cesaria evora...es que la musica me encanta, y no tengo limites para ella...desde que me toque el alma,bendigo al Dios!
un saludo.
volvere...
ts

Abuela Ciber dijo...

Es un placer volverte a leer, respetando tus sentires en estos momentos.
Preciosos tus recuerdos y te digo que como vivo en el tercer mundo yo tengo uno, y lo disfruto una barbaridad.
Cariños

Anónimo dijo...

Chela muy bonito tu blog.
Mi tio vivio en La Coruña varios años, y le gustaba mucho, el se hubiera quedado alli para siempre pero a su mujer no le gustaba, a nosotras nos contaba maravillas de La Coruña, de sus gentes, todo.
Un saludo da Ana de Tarragona.

Lydia dijo...

Podias haber posado para una portada de venta de estos 600...

ERan otros tiempos, habian menos coches y debía ser una delicia conducir. Ahora es diferente. Ahora tienes que tomarte un calmante antes de tomar la ruta.

Felicitaciones por volver a escribir.

Un besito,

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

Buenoooo y tu svacaciones ne Ferrol???, no sabia yo eso. Me tienes que contar. Srá unplacer.
Leyendo lo de piedrafita, aun me entra cierto acongojamiento recordando curvas con camiones mas largos que un domingo sin pan. Era toda una aventuira, pero esoty de acuerdo contigo en que como aquellos 600 pocos hubo. en is tiempos no era fdaci tener coche y en nuestra pandilla habia un par de amigos que lo tenian, nos metimos en una ocasión para ir a ver unas niñas a Betanzos,nos metimos 8 que ya esta bien, no se como llegamos y volvimos.
Un beso chela y me alegro de que estés aquí, y no eres mayor, simpoemente acumulamos más experiencias que otros. algo mas veteranos.
Un beso desde Ferrol vello.

Goathemala dijo...

Lo que me reí con lo del despiste del encendido. Instintivamente fue lo primero que pensé cuando la grúa no podía cargarlo.

Un par de veces entré en un 600 estaba encajado porque soy bastante alto pero tenía un encanto especial, lo reconozco.

--

Saludos.
~~~~~~~

Gerardo Omaña dijo...

Felíz día de la amistad,
abrazos para tu alma...
y un regalo amistoso.

imaginaria

Juanjo dijo...

Hola Chela,
hacía tiempo que no pasaba por aquí y me alegra mucho ver todas esas nuevas anotaciones. Me quedé pensando un buen rato con la foto en la que sales muy guapa al lado de tu 600 azul; tenías cuarenta años, los mismos que yo ahora. Espero poder aprovechar el tiempo igual de bien.
Un abrazo.

washington house dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dario Gomez dijo...

Qué fotos tan bellas. Son la prueba fehaciente de que en los utilitarios, como dice Mafalda, lo importante es lo que va por dentro. Lo mismo puede predicarse de la hermosa muchacha dueña del Seat 600

Juan Ramón dijo...

Fue el primer coche "de casa", luego vino un Simca 1000 de segunda mano, luego...