Coruña

Coruña

Ría de Coruña

Ría de Coruña

Seguidores de este blog

19 de mayo de 2012

EL MUSEO SOÑADO. Real Fábrica de Tabacos de Coruña.

  __________________________________________________



* Día Internacional de los Museos. 
 La Real Fábrica de Tabacos de Coruña


Siempre me gusto celebrar este  Día  haciendo alguna visita especial a los museos existentes en la ciudad donde vivo, y, sobre todo, aprovechar  para conocer las últimas novedades museísticas. Aunque ahora tenemos un nuevo museo, el MUNCYT-Coruña, Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, inaugurado el pasado día 4  por los Príncipes de Asturias, hasta junio próximo no se abre al público en general,  y puesto que mi cita para visitarlo está prevista  para el próximo día 5 no puedo disfrutarlo en esta fecha ni comentarlo. Pero tengo  algo muy especial para esta ocasión. Podéis acompañarme a visitar un maravilloso Museo.



Como tenía ganas de pasear  fui andando hasta la Plaza de la Palloza. Allí, próxima a la Fábrica de Tabacos,  me senté en un banco que hay en la zona ajardinada, junto al estanque en el que se encuentra situada  una estatua de cigarrera, hecha por la escultora guipuzcoana, María Jesús Urgoiti, como recordatorio y homenaje  a las muchas mujeres coruñesas  que transitaban cada día por esta zona  para desempeñar su trabajo en la empresa tabaquera. A mi lado, sonaba el  rumor del agua brincando en el estanque, y, muy próximo, el mar del puerto me enviaba ráfagas húmedas, con olor a yodo y salitre. 


















Observando a la cigarrera, y siguiendo la dirección de su rostro, me decidí a visitar el lugar de su contemplación y su trabajo. Por fin iba a visitar mi Museo soñado, la Real Fábrica de Tabacos, que suma más de doscientos años de la historia fabril de Coruña, del proletariado femenino y de sus luchas por las conquistas de unas condiciones laborales dignas. La Fábrica de Tabacos ha sido también retratada en la historia en  nuestra literatura, a través de  la prosa narrativa de la novelista coruñesa, Emilia Pardo Bazán, que, en su obra "La Tribuna" describió, con minucioso realismo, bien documentado, las costumbres y trabajo de las cigarreras, como también el ambiente social coruñés y costumbres locales de finales del siglo XIX,  incluida la revolución de septiembre de 1968 (La Federal), época en que se desarrolla la novela.






















Miré el reloj de la Fábrica. Eran las 7.20 de la tarde. Todavía había luz suficiente, como corresponde a las largas tardes de mayo. Al ser el Día de los Museos y estar previsto no cerrar hasta las 10 de la noche, me dispuse a hacer la visita, mi primera visita al tan ansiado Museo por miles de coruñeses, sobre todo por aquellos que han vivido la experiencia de la Fábrica directamente o a través de sus familiares. No es mi caso, pero la Fábrica de Tabacos ejerce una misteriosa atracción y emotividad en mi ánimo que es difícil describir. No concibo la ciudad de Coruña sin su majestuosa presencia. Hay tres edificios que para mi representan la Ciudad, el Ayuntamiento, la Fábrica de Tabacos y el Banco Pastor. La administración, las finanzas y la historia fabril.



* El edificio del Museo "Fábrica de Tabacos"

Llegué a la puerta  de lo que hasta ahora ha sido la fachada principal de la Fábrica de Tabacos, declarada elemento protegido, junto con el reloj, su maquinaria, el jardín frontal y los patios interiores, pero no era por allí el acceso. Ahora  14.000 metros cuadrados del edificio (incluida la fachada), cedidos por el Ayuntamiento,  están ocupados por dependencias judiciales. En los 3.000 metros cuadrado, que se reservó el gobierno local para su uso, es donde se ha instalado el Museo, que tiene su entrada, y no podría ser de otra manera, en la Calle de las Cigarreras, por la puerta instalada, en la ampliación de 1860, en la parte suroeste del edificio, y sobre cuyo dintel se ha conservado desde entonces la inscripción "FÁBRICA DE TABACOS"; un acceso digno y apropiado para el Museo, de no ser posible hacerlo por la fachada principal.







Visita al Museo "Fábrica de Tabacos".

El Museo me sorprendió gratamente. Las dependencias se habían adaptado a la modernidad cuidando la luz y  espacios diáfanos, pero conservando los primitivos arcos de mampostería en el sótano y  planta baja, así como el acceso a los antiguos patios, ahora ajardinados y acristalados, que contribuyen a poner una nota de color e inunda de claridad  las salas de exposición.

El Ayuntamiento, que hizo gestiones con la Fundación Altadis, dependiente de la empresa del mismo nombre y  última propietaria de la Fábrica, consiguió que aquella le facilitase (ignoro las condiciones) algunas piezas de maquinaría empleadas en la elaboración de cigarros y cigarrillos, tipo de embalajes, secaderos, hojas de tabaco, picadura y paneles con diseños de liado y otras manipulaciones como las del desvenado y picado, e incluso muestras del tabaco elaborado y  consiguiente empaquetado para su distribución y venta, de distintas épocas, especialmente de las diferentes  variedades que se fabricaron en Coruña, como los famosos "Farias". La Fundación se volcó para colaborar con el contenido del Museo. 

La población no se quedó atrás. Enteradas muchas personas, a través de los medios de comunicación y páginas Web del Ayuntamiento, de que iba a crearse el Museo, ofrecieron objetos antiguos relacionados con el  tabaco y su uso, tales como etiquetas, vitolas, cajas pureras y de cigarrillos, elegantes cajas de madera dispensadoras de puros, cortapuros de guillotina y de tijera "pico de loro", ceniceros, boquillas de distinto grosor, adaptadas a la variedad de los más famosos puros existentes, pitilleras y pureras elaboradas en piel, algunas con bellos labrados, y de diferente capacidad... Una cosa  llamó sobremanera mi curiosidad -por el método empleado para conseguirlo- fue el que en las salas destinadas a las hojas de tabaco y elaboración de cigarros,  se procuró incluso una ambientación olfativa, lo que contribuye a integra  al visitante en una atmósfera tabaquera.

Lo más emotivo ha sido la contribución hecha al Museo por  antiguas empleadas,  y empleados,  de la Fábrica, que aún viven, quienes aportaron gran  cantidad de valioso material fotográfico, carteles y  documentos que han servido para confeccionar los estupendos paneles gráficos que forman parte de la exposición  y a través de los cuales podemos apreciar como era en realidad la vida y el trabajo de la histórica fábrica coruñesa. Me gustó mucho ver toda esta información  gráfica y documental, entre la que se encuentra incluso las últimas convocatorias de huelga y de asambleas de los trabajadores, en sus intentos desesperados por evitar el cierre, sucedido en 2002, después de  doscientos años de existencia y de abarcar la más larga historia fabril de Coruña,   desde la época pre-industrial,  industrialización y llegada a la modernidad hasta años de declive y cierre, entrado ya el siglo XXI.

No tiene Coruña otro exponente fabril  como el de la Fábrica de Tabacos, que haya superado el paso de la manufacturación a la transformación industrial y la modernidad,  ya que de las cuatro manufacturas existentes en la Ciudad a principios del XIX, como fueron  la sombrerería, lona y jarcias, mantelería y tabacos, solo este sector lo ha conseguido. Por eso me alegro de la creación de este Museo, que es fiel testimonio de la historia coruñesa. No es un Museo inventado, como otros, es un Museo en el que la memoria se mezcla con la vida real y cotidiana de la Ciudad y de sus habitantes.

Yo misma he tenido ocasión de mantener relación con muchas de las personas que formaron parte de la Fábrica. Incluso tuve ocasión de asistir, en 1993,  a una de las tradicionales  fiestas de carnaval que celebraban los empleados en el salón que la empresa disponía para eventos del personal. Allí fui invitada, como  profesional encargada de un grupo de familias bosnias que se encontraban "desplazadas" en Coruña, acogidas por la administración provincial, con motivo la Guerra de los Balcanes, y con las que el personal de la Fábrica quiso compartir una jornada de ocio y celebración. Disfrutaron todos, principalmente los niños. 

La Fábrica de Tabacos de Coruña en la Literatura.

Con buen criterio, los diseñadores del Museo de la Fábrica de Tabacos no desaprovecharon la  oportunidad de incluir en la exposición y ambientación, referencias y pasajes de "La Tribuna", novela de la famosa escritora coruñesa,  Emilia Pardo Bazán, que describe con realismo detallado (documentado mediante observación directa) el ambiente laboral de la Fábrica, fundamentalmente a través de las vivencias de su principal personaje, Amparo, una humilde cigarrera, hija también de cigarrera, la cual, a  través de la lectura de periódicos y revistas, que efectúa a sus compañeras, durante las jornadas de trabajo para hacer este más llevadero, termina asimilando e incorporando el espíritu de libertad,  igualdad y  justicia social, que creía iba a traerle la Revolución de 1868 y  la instauración de la  República llamada La Federal, convirtiéndose en una enardecida líder obrera que arrastra a sus compañeras al absentismo laboral y a la reclamación de las pagas y condiciones de trabajo, a las que tenían  derecho legítimo, y que no eran debidamente satisfechas por la dirección de la empresa. Al mismo tiempo la novela, recoge el ambiente social de los diferentes barrios y estamentos de Coruña ("Marineda" en la novela) aumentando el realismo y costumbrismo que hacen de esta obra una interesante y sutil fuente de datos y estampas ciudadanas del XIX.

El Museo dispone de una sala  dedicada a "La Tribuna"  con  ejemplares de la obra, antiguas fotografías  de las partes de la Ciudad en que se desarrolla la obra y de la vida en  la Fábrica. Se facilitan también  audífonos, en las diferentes sala y acorde con su contenido, para poder escuchar fragmentos de la novela, que describen, con exquisitez y realismo literario, la  veracidad  de la vida de las cigarreras, los procesos del tratamiento del tabaco, elaboración de cigarros y pitillos y el ambiente de espacios y talleres en los que se desenvolvía el trabajo. No se recogen, por supuesto, otros aspectos de la novela,  ajenos a la vida de la Fábrica.

He aquí una muestra de algunos de los fragmentos  de la novela, que pueden escucharse, a la vez que figuran escritos y expuestos en paneles.

 *.-Primer día de trabajo de Amparo. (Muchas cigarreras  lo eran por tradición familiar)
"Amparo madrugó para asistir a la Fábrica. Caminaba a buen paso, ligera y contenta como el que va a tomar posesión del solar paterno. Al subir la cuesta de San Hilario, sus ojos se fijaban en el mar, sereno y franjeado de tintas de ópalo, mientras pensaba en que iba a ganar bastante desde el primer día, en que casi no tendría aprendizaje, porque al fin los puros la conocían, su madre le había enseñado a envolverlos, poseía los heredados chismes del oficio, y no le arredraba la tarea. Discurriendo así, cruzó la calzada y se halló en el patio de la Fábrica, la vieja Granera".

 *.-El edificio.

"Embargó a la muchacha un sentimiento de respeto".
"La magnitud del edificio compensaba su vetustez y lo poco airoso de su traza; y para Amparo, acostumbrada a  venerar la Fábrica desde sus tiernos años, poseían aquellas murallas una aureola de majestad y habitaba en su recinto un poder misterioso..."

*.-Amparo recibe su primer adiestramiento en el oficio de liar los cigarros"

"No valía apresurarse. Primero era preciso extender con cuidado, encima de la tabla de liar, la envoltura exterior, la epidermis del cigarro, y cortarla con el cuchillo trazando una curva de quince milímetros de inclinación sobre el centro de la hoja seca, ancha y fina, de lo más selecto: así como la dermis del cigarro, el capillo, ya la admitía de inferior calidad, lo propio que la tripa o cañizo. Pero lo más esencial y difícil era rematar el puro, hacerle la punta con un hábil giro de la yema del pulgar y una espátula mojada en líquida goma, cercenándole después el rabo de un tijeretazo veloz. La punta aguda, el cuerpo algo oblongo, la capa liada en elegante espiral, la tripa no tan apretada que no deje aspirar el humo ni tan floja que el cigarro se arrugue al secarse, tales son las condiciones de una buena tagarnina".

 *.- Las cigarreras se sentían parte integrante  de  la Fábrica.

"...no tardó en encariñarse con la Fábrica, en sentir ese orgullo y apego inexplicables que infunde la colectividad y la asociación, la fraternidad del trabajo."

*.-También el vestir caracterizaba a las cigarreras.

"Desde el día de su entrada vestía el traje clásico de las cigarreras; el mantón, el pañuelo de seda para las solemnidades, la falda de percal planchada y con cola."

*.-Lo que pensaba Amparo del taller de cigarrillos, en oposición al de elaboración de cigarros puros, ubicado en la planta baja.
"Desde las ventanas del taller de cigarrillos se registraba hermosa vista de mar y país montañoso, y entraba sin tasa por ellas luz y aire. A pesar de su abuhardillado techo, las estancias eran tan desahogadas y capaces, y la infinidad de pontones y vigas de oscura madera que soportaban el armazón del tejado le daban cierto misterioso  recogimiento de iglesia, formando como columnatas y rincones sombríos en que descansar la fatiga de la vista. Si bien en los desvanes se siente mucho el calor, la cantidad relativamente escasa de operarias reunidas allí evitaba que la atmósfera se viciase, como en las salas de abajo. Asimismo la labor es más delicada y limpia, los colores más gratos, y hasta parece que la claridad del sol entra más alegre a bañar los muros. La limpia blancura de los librillos, el amarillo bajo de las fajas, el gris de estraza de las cajetillas, componían una escala de tonos simpáticos a la pupila. Y los personajes armonizaban con la decoración."


*.-Los otros talleres, en el piso inferior del edificio.
 
 "Si los pitillos eran el Paraíso y los cigarros comunes el Purgatorio, la analogía continuaba en los talleres bajos, que merecían el nombre del Infierno. Es verdad que abajo estaban las largas salas de oreo, y sus simétricos pulcros estantes; /.../ pero también el lóbrego taller del desvenado y el espantoso taller de la picadura.
En el taller del desvenado daba frío ver, agazapadas sobre las negras baldosas y bajo sombría bóveda sostenida por arcos de mampostería y algo semejante a una cripta sepulcral, muchas mujeres, viejas la mayor parte, hundidas hasta la cintura en montones de hojas de tabaco, que revolvían con sus manos trémulas, separando la vena de la hoja. Otras empujaban enormes panes  de prensado, del tamaño y forma de una rueda de molino, arrimándolos a la pared para que esperasen el turno de ser  escogidos y desvenados. La atmósfera era a la vez espesa y glacial."

 *.-Lo que vio Amparo y una compañera en el taller de picadura.


"... hasta veinte hombres vestidos con zaragüelles de lienzo muy remangados y camisa de estopa muy abierta, y saltando sin cesar. El tabaco los rodeaba: habíalos metidos en él hasta media pierna; a todos les volaba por los hombros, cuello y manos, y en la atmósfera flotaban remolinos de él. Los trabajadores estribaban en la punta de los pies y lo que se movía  para brincar era el resto del cuerpo, merced al repetido y automático esfuerzo de los músculos; el punto de apoyo permanecía fijo. Cada dos hombres tenían ante sí una mesa o tablero, y mientras el  uno, saltando y bajando con rapidez, subía y bajaba la cuchilla picando la hoja, el otro, con los brazos enterrados en el tabaco, lo revolvía para que el ya picado fuese deslizándose y quedase sobre la mesa el entero, operación que requería gran agilidad y tino, porque era fácil que al caer la cuchilla segase los dedos o la mano que encontrara a su alcance. Como se trabajaba a destajo, los picadores no se daban punto de reposo..."

 *.-La adquisición de ideas y motivaciones  a través de la lectura.

 "... a las cigarreras se les abrió el horizonte republicano de varias maneras: por medio de la propaganda oral, a la sazón tan activa, y también, muy principalmente por los periódicos que pululaban. Hubo en cada taller una o dos lectoras; les abonaban sus compañeras el tiempo perdido, y adelante. Amparo fue una de las más apreciadas por el sentido que daba a la lectura /.../ Su lengua era suelta, incansable su laringe, robusto su acento. Declamaba más bien que leía, con fuego y expresión, subrayando los pasajes que merecían subrayarse, realzando las palabras/.../ arrancando involuntarios estremecimientos de entusiasmo en el auditorio..."

"... A fuerza de  leer todos los días unos mismos periódicos, de seguir el flujo y reflujo de la controversia política, iba penetrando en la lectora la convicción hasta los tuétanos".

"... El taller entero se embelesaba oyéndola, y compartía sus afectos y sus odios"
 
*.- La popularidad de Amparo iba en aumento.

"Y la muchacha iba ascendiendo a personaje político. En la ciudad comenzaban a conocerla, y hasta oyó una vez, al pasar por la calle Mayor, que murmuraban en un corrillo de hombres:"Esa es la cigarrera guapa que amotina a las otras".
  
Fin de mi visita al Museo.
  
Llevaba  bastante rato ensimismada,  contemplando todo lo expuesto en las salas del Museo y enfrascada con los párrafos literarios de la novela de "La Tribuna" escrita por Doña Emilia, como solemos llamar a la Pardo Bazán, cuando advertí que estaban anunciando que iban a cerrar. ¡Como me paso el tiempo! Me había olvidado de la realidad para sumergirme en el ambiente histórico y literario de la Fábrica de Tabacos.

Desde el exterior del edificio, miré de nuevo el reloj, rematado con  tres campanas y una veleta. Una gaviota descansaba en su exterior. Seguía marcando las 7.20. ¿...?

 ¡Vuelta a la realidad!
 
 El reloj estaba parado. La fábrica cerró el año 2002, desde entonces ya nadie se encargó de revisar su maquinaria y hacerlo funcionar. 

Ahora solo queda el silencio, un edificio que se está arruinando y un Museo que, por el momento, sólo existe en mi imaginación, un MUSEO SOÑADO por mí y por  muchos coruñeses.


*   *   *
Un epílogo triste.

Ciertamente estuve en La Palloza, frente a la Fábrica de Tabacos, junto a la estatua de la cigarrera, sentada en un banco para soñar el Museo,  mientras releía, por enésima vez, pasajes de "La Tribuna" para  finalmente, con tristeza, echarme  a andar y hacer unas fotos que muestran la actual realidad de un edificio emblemático que espera poder ser recuperado, sin que se destruya la huella de su histórico e importante pasado.



Fotos que me hacen despertar del sueño.

*.-Puerta citada como entrada al Museo Soñado. (la ncluida anteriormente esta retocada)


Fachada suroeste

 









Fachada suroeste y parte trasera.
















Varias veces se han producido robos de cableado, tuberías, y forzado ventanas para entrar a robar. Espero que no se lleven piezas de la maquinaría del reloj, que supongo estará a buen recaudo.



 Entrada de la fachada principal. La maleza del jardín llega hasta la puerta y las hierbas crecen en  las ventanas



 








El jardín avanza libremente.
 La hiedra trepa por la fachada y los canalones del tejado se llenan de hierbajos




 Una petición.

Si alguien con influencia lee esta página (que pido me ayudéis a divulgar), agradecería que tratara de hacer las gestiones oportunas ante las autoridades pertinentes, para que el Museo "Fábrica de Tabacos",  Museo Soñado, por mi y por muchos coruñeses, deje de ser un sueño para convertirse en realidad. ¡¡¡GRACIAS!!!


 18 de mayo de 2012. Conmemoración del  Día Internacional de los Museos


Enlace a esta página  para información sobre el tema:


http://patrindustrialquitectonico.blogspot.com.es/2011/07/noticias-sobre-la-fabrica-de-tabacos-de.html


40 comentarios:

Chela dijo...

A todos mis amigos y los que visitáis este blog:

Agradecería vuestra contribución a difundir esta página o el mensaje de su contenido. Conseguir que el Ayuntamiento de Coruña rescate para la memoria la historia de la Fábrica de Tabacos de esta Ciudad, haciendo un Museo en una parte del edificio, como corresponde a algo tan querido para los coruñeses.¡Gracias!

Francisco Espada dijo...

En Sevilla también la Real Fábrica de Tabacos tuvo una importancia vital para la vida y sus gentes. De ella quedó la ópera "Carmen", importantes testimonios pictóricos y el edificio que hoy el rectorado de la Universidad Hispalense.
Me ha encantado tu magnífico reportaje. Un abrazo.

CHARO dijo...

Vaya entrada Chela y lo trabajada que está, me ha gustado mucho esa fábrica de tabaco, aquí en La Rioja solamente conservan su chimenea que por cierto es muy bonita.Os deseo a todos que ese sueño que tenéis se convierta en realidad, pondré el enlace en mi próxima entrada.Besotes

Genín dijo...

A mi me ha encantado tu entrada, Chela, pero si quieres que se difunda por Internet, tendrías que preparar una mas corta, porque hay mucha gente que las entradas largas pasa olímpicamente de leerlas, se nota mucho en los comentarios que no lo han leido.
Es una pena que esté todo abandonado con la cantidad de diversas utilidades que se podrian dar a esos edificios, pero si no lo hicieron antes cuando parecía que eramos ricos, ahora, con la obsesión de los recortes, mucho me temo que se va a quedar así mas tiempo.
Me ha encantado tu entrada, amiga!
Besos y salud

Meme dijo...

Amiga Chela.

Un maravilloso trabajo como todo lo que escribes y publicas.
He intentado poner mi granito de arena llevando el enlace a mi isla.

Un fuerte abrazo

Nuno dijo...

Desde luego Chela, lo describres también que yo, cerrando los ojos, creí estar visitando el Museo. No soy de A Coruña,llegué a la ciudad en 1987, pero aun recuerdo el olor a tabaco que algunas veces dejaba la fábrica cuando pasabas por la Plaza de la Palloza.
¡Ojala tus sueños y los míos se hagan realidad!

Nuno dijo...

Después de leer tu magnífica descripción del Museo, cierro los ojos y aún noto el olor, algo picante, del tabaco, que salía de la Fábrica cuando pasabas por la Avda. del Ejercito o por la Plaza de la Palloza.
El enlace con esa descripción se integrará en el trabajo que estamos haciendo, pues uno de sus puntos es "La repercusión social de la Fábrica de Tabacos en la ciudad de A Coruña"
Incluiremos también el enlace que pones sobre el Patrimonio Arquitectónico
Gracias Chela

PEPE LASALA dijo...

Preciosa entrada Chela, las fotos son muy bonitas. Lo del Museo es una pena, pasa en todos los lugares. En Sevilla se está luchando porque se reabra el Convento de San Jerónimo para obras de teatro, ópera, etc. Lleva seis años cerrado, y es una pena, puesto que es precioso, y se trata de un monumento que es Patrimonio Artístico tipo "A". Espero que tengáis mucha suerte con vuestro Museo. Por cierto amiga, en el blog de la Tertulia estamos de celebración. Pásate un ratito, estás invitada, será un placer para nosotros. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Mª Teresa Alejandra dijo...

Chela, excelente entrada.

¡Ay! "La Fábrica de Tabacos..."

Por ciero en mi entrada "jugar por jugar" déjaste un hermoso y reflexivo comentario. Comentario hermoso, gracias.

un fuerte abrazo de una mitad coruñesa...

maite

Aldabra dijo...

El caso es que a medida que iba leyendo me decía: ¿Y cómo es que nunca oí hablar de este museo?

¡Que pena que tu ensueño no fuera real!

biquiños,

Chela dijo...

Francisco:
De todas las Fábricas de Tabacos de nuestro País, la de Sevilla fue la más importante y la primera. El edifio es precioso y se conserva maravillosamente. Un saludo.

Charo:
Agradezco tu colaboración. Un abrazo.

Genin:
En realidad, donde más me interesa la difusión es aquí en Coruña, y Galicia y esto puede hacerse con un enlace a la URL de la página. Sé que es demasiado largo el artículo pero he querido que conste todo lo que en él escribo, (La mayoría son retazos de la novela de Emilia Pardo Bazán que describe maravillosamente el ambiente de la Fábrica en el XIX), por lo que los que han leido "La Tribuna" pueden saltar esos párrafos. He querido recrear lo que podría ser una visita real al supuesto Museo.
Un fuerte abrazo.

Meme:
Acabo de ver en tu blog el enlace a mi página, muchas gracias querida amiga. Besos.

Nuno:
Se que estáis haciendo un interesante trabajo sobre la Fábrica de Tabacos de Coruña, y quizás con él podréis reforzar la intención de que su historia sea recogida en un Museo, en el mismo edificio. Muchas gracias por tu colaboración.Un abrazo.

Pepe Lasala:
Efectivamente sería una pena que no se hiciese el Museo, en Coruña no hay nada sobre la historia fabril de la Ciudad, y es mérito que la Fábrica creada en 1802 haya llegado hasta el siglo XXI, pasando por todos los períodos, desde el preindustrial a la modernidad. Gracias por tus buenos deseos.
Ya he pasado a felcitaros por vuestro merecido premio.Un abrazo.

María Teresa Alejandra:
¡Ay! "La Fábrica de Tabacos", como tu exclamas. Sería una lástima que una exclamación así fuera por su pérdida como testimonio de la historia fabril de la Ciudad.
Un abrazo.

Aldabra:
Con esa intención escribí la página, para crear la sensación que tu percibiste de que podría existir aunque no conocieses el Museo. Tal como lo describí podría ser factible su existencia.

El Ayuntamiento está a tiempo de hacerlo realidad. No sería un museo costoso y estoy segura de que podría ser uno de los museos más visitados de la Ciudad, sino el más querido. ¡Son tantas las generaciones de familias coruñesas vinculadas a esa Fábrica!...

Espero que mi sueño aún pueda hacerse realidad. Bicos.

Abuela Ciber dijo...

Te deseo una buena semana,

Cariños!!!!

Comparto la frase de la semana:

Tal vez yo nunca consiga ver un arco-íris.
Pero aprenderé a diseñar uno, auque solo sea dentro de mi corazón.

Aristóteles Onassis

unjubilado dijo...

Dicen que más vale tarde que nunca.
Acabo de copiarte fragmentos de tu precioso artículo, publicándolos en mi blog. Ya sabes que yo no tengo ninguna influencia para ayudarte en lo que nos pides, pero si por una de esas casualidades alguien lo leyera, me parecería fabuloso que te pudieran ayudar.
El fragmento de la copia de tu artículo lo he hecho aquí.
Suerte y un gran abrazo.

Chela dijo...

Abuela Ciber:
Lo que yo estoy haciendo ahora es "diseñando un arcoiris dentro de mi corazón", con el deseo de que luego aparezca en el firmamento. Ese arcoriris es el Museo. Un abrazo.

Unjubilado:
Emilio, eres un incondicional y fiel amigo,al que siempre estoy agradecida por tantos favores. El prestigio de tu blog sé que me dará suerte.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

A túa mensaxe ven como auga de maio. Estase a traballar nos planos para a nova institución que albergará a Fábrica polo tanto é o momento de comezar a pedir un espazo para quen inmortalizou esa empresa escribindo a primeira novela baseada nun colectivo fabril, proletario e feminino na literatura española.

Agradézoche moitísimo esta iniciativa, que espero que creza, que apoiarei e á que me incorporo.

Unha aperta. X.S

Ruca, la casa de los complementos dijo...

Hola, has escrito un artículo impresionante, lo voy a pasar a mis contactos de facebook y correo y espero que llegue lo más lejos posible.
Enhorabuena por el artículo y saludos

larin_mp dijo...

!Estupendo tu sueño! Y a veces se hacen realidad. Yo lo comparto contigo y por eso intentaré que se difunda entre mis correos, Facebook y amistades. Gracias por tu esfuerzo. Un beso

Olegario dijo...

Es una pena que un edificio de esta naturaleza, que tú tan bien relatas y documentas, pase al jardín de los olvidos. Debe ser restaurado por el Ayuntamiento de La Coruña, en todo su esplendor.
Tuvo fama en España entera. No se puede abandonar al recuerdo y a la demolición. Un fuerte abrazo.

José dijo...

Hay que tener un alma muy grande y noble pare defender y reindivicar un bien común de interés general, ojala lograras el apoyo necesario, y la voluntad de los responsables.
Un abrazo.

VENTANA DE FOTO dijo...

Importante labor estás haciendo con la difusión de esta entrada, yo conozco la fachada de la antigua fábrica de tabaco pero de Cádiz y actualmente este Edificio lo ocupa el palacio de Congresos.

Espero que tengas suerte con tu campaña y llegue tu mensaje a quien tiene poder para ello.

Un abrazo.

http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

Anónimo dijo...

En nombre de Fernando y en el mío propio, nos parece una idea estupenda que apoyaremos en la medida de lo posible, ya que en nuestra asociación tenemos muchos socios que trabajaron en la Fábrica de Tabacos. De todas formas, seguiremos en contacto.
Un saludo afectuoso.
Mª Luisa A.

Luján Fraix dijo...

Hola Chela
Soy de Argentina.

Me encantan los museos, hay mucha historia en ellos y demasiado por aprender.

Un beso grande y gracias por comentar en mi casa.

Excelente entrada.
La cultura es parte de los Pueblos.

Anónimo dijo...

Me parece, querida Chela, una idea preciosa, lo que quieres conseguir. Estoy encantada de difundir la página de tu blog, a la gente que conozco.
¡Ojalá haya suerte!..Y no es ningún favor.
Un beso
Mary Carmen F.U.

Diana Sanchez Mustieles dijo...

Buenos días Chela,
me ha gustado mucho la entrada que has hecho y la iniciativa planteada, creo que un espacio como es la Real Fábrica de Tabacos se deberia reutilizar con algún uso como el que planteas. Enhorabuena. He dedicado una entrada de mi blog a tu entrada, espero que te guste.
un saludo desde el Blog Patrimonio Industrial Arquitectónico

Diana Sanchez Mustieles

http://patrindustrialquitectonico.blogspot.com.es/2012/05/el-museo-sonado-real-fabrica-de-tabacos.html

Universo dijo...

Es un sueño muy bonito, pretender hacerle realidad.

Un Saludo

DARÍO GÓMEZ (EL PEATÓN) dijo...

Chela, exquisito paseo llevado de tu mano. No soy influyente. Ni siquiera vivo en tu continente (me salió en verso), pero gracias a tu amorosa guía virtual, me siento ciudadano de La Coruña, tu hermosísima ciudad. Ojalá las autoridades competentes no se hagan las de los "oídos sordos" a propuestas tan sensatas.

Anónimo dijo...

Es justo que la ciudad de A Coruña rinda homenaje a tantas generaciones de trabajadores/as que hicieron de la Fabrica de Tabacos y de su trabajo un modelo de vida.
Si estaba previsto en su dia crear dentro de una parte del edificio de la Fabrica de Tabacos un Museo alegórico a su productividad y actividad laboral ya es hora de que el Excelentisimo Ayuntamiento de A Coruña tome cartas en el asunto y adquiera el compromiso de montar dicho museo y sobre todo que no caiga en el olvido.
Luis Y Rita.

Chela dijo...

Anónimo (X.S)
Grazas polo teu apoio.
Eu tamén espero que medre a iniciativa a favor dun museo para que non se esqunza a historia fabril da Cidade, vencellada coa obra tan axeitada de Dona Emilia.
Verémonos. Unha aperta.

Ruca y Larin:
Gracias por vuestra colaboración.
Un abrazo.

Olegario:
El edificio esta previsto que sea rehabilitado y adaptado para albergas dependencias judiciales, pero el Ayuntamiento, tal como propuso en principio, debe reservar un espacio de 3000 metros cuadrados para proyectos municipales. Es en ese espacio donde muchas personas quisieramos ver el Museo que recoja la historia de la fábrica.Tal como yo lo concibo no sería costosa su instalación.
Un abrazo.

José:
Más que un alma noble y grande, creo que lo que tengo es ingenuidad y no cuento con los "intereses" de los que rijen la vida de la ciudad. Pero tengo la esperanza de que se obre un milagro o que quizás ellos tengan ya esa idea del Museo en su cabeza.¡sería maravilloso!¡Ojalá!. Un abrazo.

Ventana de foto:
Gracias por tus buenos deseos.

Anónimo (Mª Luisa A.)
Se que cuento con Fernando y contigo, con vuestro entusiasmo y coruñesismo. Gracias por vuestro apoyo.

Luján Fraix y
Dario Gómez (El Peatón):
Me encanta tener eco en otros continentes a través de vosotros. La cultura, aunque tenga raices locales, es universal.

Anónimo (Mary Carmen F.U.)
Gracias por colaborar. Recibí también el correo con la estupenda sugerencía de tu hija para esta campaña. Un abrazo a las dos.

Diana Sánchez Mustieles:
Muchas gracias por tus palabras y tu colaboración. He visto la página.Gracias de nuevo.

Universo:
Para mí es un sueño aunque no soy coruñesa ni he tenido nunca vínculo con la Fábrica de Tabacos, simplemente creo que la idea del Museo es una oportunidad que Coruña no debe perder.

Anónimo (Luis y Rita)
Espero que el gobierno municipal de Coruña no deje pasar el gran acierto de aunar, en un Museo, historia y literatura de tanto valor para el pueblo coruñés.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hello! I realize this is kind of off-topic however I needed to ask. Does operating a well-established website like yours require a massive amount work? I am completely new to blogging but I do write in my diary every day. I'd like to start a blog so I will be able to share my experience and feelings online. Please let me know if you have any kind of suggestions or tips for new aspiring blog owners. Appreciate it!

Chela dijo...

Anónimo:
Como no dejas tu nombre no sé como tratarte pero es igual, supongo.
No acostumbro a dar consejos, sobre todo en esta materia de blogs y de Internet, pero te puedo decir cual es mi línea y que coincide con algo que tu dices: escribo sobe lo que lo que siento y lo que llama mi atención o me motiva, y no para aumentar el número de visitas o comentarios. Tampoco escribo con periodicidad regular pues no quiero convertirme en esclava del blog. Para mí esto es esencialmente un hobby, donde curiosamente, y sin esperarlo ni propoérmelo de anteman, he hecho muy buenas amistades.
Te deseo suerte y satisfacciones con tu blog.Un saludo.

Anónimo dijo...

I don´t like to comment, but your post made my day and so i shall!

Chela dijo...

Anónimo:
Thanks for your help.

Anónimo dijo...

Como siempre me ha encantado tanto la temática como el recurso que has utilizado para hacernos partícipes de este fantástico sueño.
Más que nunca en estos momentos es necesario que las ideas, las iniciativas surjan de abajo a arriba.
Un beso enorme
Marisa

De fondos y formas. dijo...

Estupenda entrada , como siempre. Fabulosa para mí que estoy preparando actividades sobre la memoria de la ciudad, para mis alumnos del Wirtz. Tan cerca y tan desconocedores. Un besiño

Toupeiro dijo...

Yo creo que te han contratado en el Concello

Chela dijo...

A Toupeiro:
De trabajar ya nada pues me encuentro bien en mi vida de jubilada.
No conozco a nadie del gobierno municipal.
Lo que si me gustaría es que el Ayuntamiento se interesara por esta idea y la llevara a la práctica, cuando puedan, pero que al menos que tomen ahora el compromiso y reserven el espacio para hacer el museo y no cedan la totalidad del edifico para otros fines.
La Fábrica de Tabacos bien merece conservar, dentro de su histórico edificio, en un museo, la memoria de lo que ha sido su pasado, tan significativo para la Ciudad.
Un saludo.

Anónimo dijo...


HOLA! SOMOS TRES ALUMNAS DE 2º DE BACHILLERATO DEL COLEGIO CALASANCIAS DE CORUÑA. NOS HAN MANDANDO HACER UN TRABAJO SOBRE LA FABRICA DE TABACOS Y SU HISTORIA, Y HEMOS VISTO EN SU BLOG "JUBILADA JUBILOSA" QUE TIENE MUCHA INFORMACIÓN SOBRE ELLO QUE NOS PODRIA SER MUY UTIL... ESTARIAMOS MUY AGRADECIDAS SI PUDIERA CONTACTAR CON NOSOTRAS Y AYUDARNOS EN ESTA TAREA. MUCHAS GRACIAS LE DEJAMOS UN CORREEO PARA PONERNOS EN CONTACTO LO ANTES POSIBLE YA QUE EL TRABAJO ES PARA EL 7 DE NOVIEMBRE. HASTA PRONTO!



Chela dijo...

Anónimo:

No puedo deciros más que lo que habéis leído en esta página. Pero si buscáis en Internet tenéis mucha información sobre artículos que se han ido publicando en los diarios locales.

Un libro interesante es el que cito de Emilia Pardo Bazán, "La Tribuna" que refleja como era el ambiente de trabajo en la fábrica a finales del siglo XIX. También he dejado unos enlaces en los que podéis tomar datos. Además, en las bibliotecas públicas y hemerotecas también disponéis de información.
Mi página, si os fijáis, es una fantasía de cómo yo imagino que pudiera ser un Museo sobre la Fábrica de Tabacos, instalado en una de sus dependencias, y para ello doy unos cuentos datos reales y las citas del libro “La Tribuna”, como parte de dicho museo.

Ojalá ese museo fuera una realidad y se salvara la Fábrica de Tabacos para la memoria y para la historia industrial de A Coruña. ¡El Ayuntamiento lo tuvo muy fácil y ha dejado perder una oportunidad! Me gustaría equivocarme.

Es interesante preocuparse por la historia de la Ciudad, sus edificios, sus gentes…
¡Que os salga bien el trabajo!

Un saludo.

RosaMaría dijo...

Querida Chela! Me metí tan de lleno en la lectura que me lo creí hasta el final y hasta me dieron ganas de viajar hasta allí para ver el museo. Cuánta lucha y cuánto sacrificio para esos empleados y empleadas que marcaron toda una época de la Fábrica. Pues me encantaría ponerlo en mi blog, a ver si algú gallego de aquí o de allí lo lee y empieza la campaña. Aunque la inversión los tirará para atrás. Hermoso, sentido y ajustado relato. Beso grandote

Chela dijo...

Rosa María:
No eres la única que se lo ha creído. Por eso lo titule el Museo soñado, pero me gustaría que fuese una realidad.
Aunque el Ayuntamiento ceda el edificio y espacios a los Juzgados debería reservar al menos un pequeño rincón, museable, por la calle de las Cigarreras y conservar la puerta que pone Fábrica de Tabacos. Por un lado se "inventan" museos a los que hay que buscar contenido y por otro lado desaprovechan lo que fue historia fabril de la Ciudad durante tanto tiempo y que marcó la vida de tantas generaciones de coruñeses.
Puedes ponerlo en tu blog si lo deseas.
Un abrazo.