Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

24 de agosto de 2015

Sardinas rellenas.


Ricas, ricas,  y... ¡económicas!


En mi último post, junio pasado, por  la fiesta de San Juan, hacia referencia a la típica celebración, además de encender y saltar las hogueras,  de comer sardinas asadas, que es cuando  el refrán dice que  por esas fechas "pringan" el pan ("Por San Xoán, a sardiña pinga o pan"),  es decir,  que están en su mejor momento.

Finalizamos agosto y la verdad es que las sardinas, siguen en el mercado, frescas, y luciendo su brillante color plateado con ribetes azules.

No pensaba retomar todavía el ordenador, pero como se ha presentado un fin de semana con lluvia y viento que invita a la vida de hogar, más que de playa, programé hacer unas sardinas rellenas, dobladas en forma de abanico, como las que comía en los veranos de mi infancia, y que era receta común en muchos hogares, por estas latitudes.









Ayer  vi las sardinas en la pescadería y compré cuatro para hacerlas  hoy. Además han sido muy baratas (ahora que ya pasó San Juan y su precio al alza), las cuatro han costado 1,50 euros. No llega a los 38 céntimos cada una. Personalmente nunca tomo más de dos sardinas, sobre todo si son grandecitas como  estas. Las sardinas son un alimento muy rico en Omega 3 y que acompañadas de "cachelos" (patatas cocidas con piel) y unos pimientos de Padrón, componen un buen y nutritivo plato, de coste económico.

La receta:

Se retira la cabeza y tripas a las sardinas (esto lo pedí en la pescadería). En casa les pasé un papel de cocina por el exterior, con suavidad, (son muy delicadas de piel) para quitar las escamas, abrí bien al medio y retire con cuidado la espina central y las finas de la parte del vientre. Eché sal, ajo y perejil para adobarlas y guardé en la nevera mientras preparaba el relleno.

Mi madre solamente les ponía sal, yo suelo adobar casi todo el pescado aunque luego lo retire porque me gusta el sabor que le da, sobre todo a los bacaladitos rebozados y fritos, etc. Como en el relleno también pongo ajo y perejil, puede luego retirar el exceso de adobo pero  queda ya la sazón.

El relleno. 

Yo le llamo  "mejunje" (esta palabra la Real Academia de la Lengua la aplica solamente para cosmética o medicamentos, aunque se refiere igualmente a la "mezcla de diversos ingredientes"), y es el mismo que yo hago para las vieiras y para muchos pescados, con la variante de algún ingrediente más o menos.

Mis recetas no siguen nunca cantidades ni medidas, porque todo lo hago "a ojo" y siguiendo mis propios gustos en cuanto a cantidades, tiempos y maneras, o sea que yo os cuento y vosotros aplicáis vuestra propia técnica y saber. Por otra parte nunca fui a clase de cocina ni me enseñaron a cocinar, simplemente cocino lo que veía hacer a mi madre y últimamente también hago sus comidas, a base del recuerdo, aproximado, de los ingredientes y sabores que quedaron en mi memoria. Hago lo mismo con las comidas que me gustan cuando voy a restaurantes u hoteles en los viajes, trato de adivinar aquellos platos que me han gustado, a base de ensayos, con errores y aciertos, siempre que sean cosas sencillas. Bueno ¡al grano!

La base de mi "mejunje" es: cebolla (siempre uso cebolleta), bastante y bien picada,  puerro (muy poco), bien picado también, y un diente de ajo pequeño, picado menudito. Dorar lentamente. Mientras, pelar (después de echar en agua hirviendo)  tomate  (en este caso un par, pequeños y maduros). Nunca uso tomate de bote, no me gusta el sabor. Añadir  el tomate a la cebolla, y una  hoja pequeña de laurel (al "mejunje" de las vieiras no le pongo laurel) que se me ocurrió poner hoy porque me parecía apropiado para las sardinas y me gustó el resultado. 

Echo siempre también al "mejunje" para los pescados un chorro de vino blanco, el mismo con el que voy a comer el pescado. Rectificar de sal y dejar reducir. Al final añadir unas migas de jamón  picado  y, de remate, espolvorear con un poquito de perejil fresco muy picado.

Como hoy no tenía jamón en casa,  estas sardinas van cocinadas sin jamón, ¡Un olvido de ayer al hacer la compra! Pero estaban igual de buenas. En su lugar les eché un poquito de anchoa, lavada (para evitar el exceso de sal) y picada. Esto ha sido un "invento" de hoy, a falta del jamón, pero  no tengo intención de repetir otro día este ingrediente con las sardinas  a pesar de que resultó bien el  sabor del conjunto.  

Preparación.

Una vez reposado el "mejunje" en un colador para que escurra el exceso de aceite que pueda tener, lo que dificultaría formar  los "abanicos" con  la sardinas, pondremos, con ayuda de una cucharilla, un poco de relleno en el interior de la mitad superior de la sardina abierta, doblando sobre ella la otra mitad inferior, pudiendo cerrarla con un palillo, si se desea (yo no se lo puse porque cuando lo intenté una vez  tendía a desmoronarse al tratar de atravesar con el la sardina). Enharinar (creo que esa vez me pasé un poco con la harina) y freír en abundante aceite caliente al momento de echarlas. Cuidar que no se quemen, a mi se me doraron un poco de más por el exceso de harina.


Presentación:

Al gusto de cada uno. Yo iba a poner en los lados unas rodajas de patata cocida, y encima de cada rodaja un punto del resto del "mejunje" o perejil picado, pero las patatas eran nuevas y se cocieron antes de tiempo, al quedar rotas ya no las puse para la foto. Al quedar mucho espacio libre en la fuente y resultar insulsa la presentación añadí un poco del relleno sobrante, pero ha quedado con muy poca gracia. Vosotros sabréis mejorarlo. Yo lo haré en la próxima ocasión.

¡A comer!


Hoy me tomé dos sardinas, con las patatas cocidas rotas, y me dejé otras dos para mañana con una "chapuza" de patatas, (están unidos los trozos y cubiertos con parte del "mejunje" para disimular. ja,ja...)



Para mañana...

Bueno ni yo soy una cocinera al uso ni este es un blog de cocina, pero os cuento  esta receta familiar y de mi infancia, porque es muy sabrosa y económica. ¡Os gustará si la hacéis! ¡Que aproveche!



21 comentarios:

Chela dijo...

No consigo acertar el tamaño de la letra. Si lo dejo según la plantilla, queda muy pequeña pero, pensando en los que tienen dificultad para leer, si cambio el tamaño al siguiente resulta muy grande. No consigo una fuente intermedia, como en el post de "perros singulares", que no sé como lo acerté. Este blog cada día va peor.¡Paciencia!
Un abrazo a todos.

Genín dijo...

Yo soy un amante de las sardinas, como mas las como es a la plancha o a la brasa, nunca he comido sardinas rellenas, tienen que estar de muerte con tu receta, la pinta que tienen en la foto es para caerse la baba... :)
Besos y salud

manolo dijo...

Pero Chela, veo que eres muy exigente contigo misma.
La Presentación de esas Sardinas no pueden estar mejor.
Si saben como se ven, tienen que estar ricas, ricas.
Al sitio donde voy a comer, uno de mis platos preferidos y que suelo pedir es,
Boquerones en adobo.
Que como sabes, están en remojo en una salsa, con bastante vinagre, que para servirlos, se sacan, se enharina y se fríen.

Se acepta ese abrazo, muy contento de recibirlo.

manolo
.

manolo dijo...

¡ Ah ! Chela, lo he podido leer muy bien.
Gracias.

manolo
.

trimbolera dijo...

Pero qué buenísimas, Chela. Las haré y te daré noticias de como me has salido. También podría ser con truchas. Ya te contaré. Besicos.

Marcos dijo...

Pues tienen que estar buenisimas, me apunto a probarlas mañana mismo. Bss

Chela dijo...

Genín:
Aquí también es como suelen comerse las sardinas, asadas a la brasa o a la plancha, sobre todo al aire libre y en las fiestas de verano, acompañadas de los cachelos y con vino de la tierra. Esta receta que he puesto era una comida muy casera en mi infancia en la zona costera de Galicia.
Un abrazo.

Manolo: Conste que pienso en ti con el tema de la letra, pero la verdad es que a mi también me cuesta leer en tamaño pequeño, pero en el borrador me aparece grande y me confío...
Los boquerones están buenísimos también, sobre todo como los preparáis por esa zona.
Un abrazo.

Trimbolera:
Claro que también estarán buenas las truchas de esta manera, aunque a mi las truchas como más me gustan es adobadas con pimentón y rellenas con un jamón que tenga betas de grasa. ¡Ummmmm!
Las sardinas además de ponerlas con esta forma d abanico, hay quien las pone entre dos sardinas y las hace al horno. Yo nunca las hice así.
Cariños.

Marcos:
Comer las comidas que nos gustan es uno de los placeres asequibles que tenemos, máximo estas recetas que no son caras y por contra son un lujo para el paladar, digno de un restaurante con estrellas Michelín, ¡verás como si se difunden algún chef de prestigio!
Un abrazo.

unjubilado dijo...

A estas horas me está entrando un hambre... Como no se cocinar, que quedo con las ganas de probarlas, claro que si cojo dos igual no se da cuenta nadie.
Un saludo.

CHARO dijo...

Me encantan las sardinas pero a mi marido no así que por no cocinar dos platos diferentes no las compro pero al ver esta recveta tuya no puedo resistir esta tentación así que el próximo día que salga al super las voy a comprar y me las haré para mi aunque como tengo rechazo al ajo ( me sienta muy mal) las haré sin este ingrediente, espero que me salgan bien. Besicos

Chela dijo...

Unjubilado:
Puedes coger las dos sardinas, que no me entero, es más, resulta agradable compartirlas.
Gracias por tu visita.Un abrazo.

Charo:
Con el puerro, cebolleta, la hojita pequeña de laurel, el tomate, perejil, y... ¡el vinito!, te saldrán igual de ricas.Yo los ajos con los que adobo luego los quito y al cocinar uso solamente un diente de ajo pequeño, al que saco la raíz interior, y luego lo paso por el prensador para que no se note y no "cante" después. No abuso de ningún ingrediente, me gustan los sabores suaves.
Un abrazo.

Elena dijo...

Muy buena pinta y muy bien explicada,como siempre,gracias por compartir la receta Chela, con tu permiso la compartiré en mi face...besiños

Dario Gomez dijo...

Qué bueno tenerte de vuelta, Chela, además con tan exquisito regalo: la receta de las sardinas rellenas. Te cuento que por este lado del Atlántico le decimos "menjurje" a tu exquisito "mejunje", con idéntica acepción.

Casualmente compré el sábado pasado en el mercado un delicioso "lebranche", nuestro pescado caribeño, y le pedí también al vendedor que me lo diera sin cabeza y destripado. Ahí lo tengo en el congelador (con la cabeza aparte para hacer un buen caldo) esperando para el próximo sábado. Con tu venia, Chela, usaré tu menjurje para adobarlo. Un fuerte abrazo.

RUTH dijo...

Buenas!!!, ya te puedes dedicar también a poner recetas en tu blog, pues has indicado los pasos muy bien además de acompañarlos de fotografías. Muy buena pinta!!, espero que las disfrutaras, un besito

Ligia dijo...

Yo leo un tutorial en toda regla, que seguramente debe tener un buenísimo resultado cuando lo ponga en práctica. Tomo nota de ella. Gracias y abrazos

Anónimo dijo...

¡HOLA! No me suena haberlas comido en casa de la abuela. De todas formas me resulta extraño sardinas con jamón (serrano?, pero si algún día lo intento te lo cuento.
Un beso. Elo.

Chela dijo...

Elena:
Gracias por el comentario y me alegra que la pongas en tu muro, sobre todo para el grupo familiar, pues creo que a los mayores les traerá recuerdos.
Besos también para ti.

Darío Gómez:
Gracias por visitarme en mi regreso.
Lo de "mejunje" desde que las personas tienen más información gastronómica, han dejado de usar esta palabra (ya no la oigo en mi entorno, en los diccionarios culinarios a los rellenos se les suele denominar "farsa" ("Farsa es un galicismo muy utilizado en la cocina y que equivale a un “relleno“ en castellano. Se trata de una mezcla de elementos más o menos picados y sazonados, que es utilizado para rellenar huevos, pescados, caza, carnes de carnicería, aves de corral, hortalizas y pastas..." Del blog Directo al Paladar.
¡Ya me gustaría probar ese "lebranche"!
Un abrazo.

Ruth:
Lo de publicar recetas no me va mucho sigo con la misma cocina mixta (eléctrica y de gas)de hace 42 años que me funciona de maravilla y no pienso renovar salvo que se estropee.Tampoco tengo una luz adecuada para hacer las fotos. Por lo tanto nada de blog de cocina, solo dar alguna receta de vez en cuando y porque tienen algo más de recuerdo que de otra cosa.
Bicos.

Ligia:
Gracias por el elogio pero el "tutorial" está regular. No puse la foto del "mejunje" porque no me salieron bien. Si te animas a hacerlas espero que las mejores.
Un cariñoso abrazo.

Anónimo: Elo.
Es posible que en vuestra infancia la abuela ya dejara de hacerlas, en realidad las comíamos muchos cuando éramos nosotros pequeños y vivíamos en el puerto, entonces comíamos mucho pescado de todo tipo y maneras, entre otros también el bonito y el bacalao que comprábamos en la PYSBE, que era fabuloso.
Respecto a lo del jamón puede prescindirse de él, en cualquier caso, yo pongo muy poquito, serrano y no muy curado, cortado menudito con tijeras, pero están igual de buenas sin él, para mi la base es la cebolla bien pochada, el tomate, la chisca de laurel, el ajo y perejil, sin olvidar el chorrito pequeño de vino.
De hacer esto con un pescado no azul, como por ejemplo con truchas, como sugería Trimbolera, le irá bien, añadir un poco de anchoa picada porque le dará más sabor, la sardina ya lo tiene en sí misma.
Un abrazote.

Dario Gomez dijo...

A mí, francamente, Chela, me gusta más tu mejunje (o mi menjurje) que la "farsa" que corre el riesgo de resultar siendo una ídem para el paladar.

Unknown dijo...

Ummmm ¡¡¡ que ricas y sabrosas!!!! y que buen aspecto. Tomaré nota de esta receta muy de nuestra tierra. Muy bien detallada tu receta y muy bien ilustrada. Me sorprende lo polifacética que eres Chela y lo bien que se te da todoooo, incluida la cocina a pesar de tu modestia.
Muchas gracias por todas tus aportaciones.

Airblue dijo...

Una fórmula más de comer sardinas que apunto. Nos gustan muchísimo pero ¿sabes? me cuesta hacerlas por el olor que dejan en la cocina, cierro la puerta, doy a la extractora, abro la ventana... todo, pero el olor tarda en irse. Lo ideal es hacerlas en barbacoa o comerlas fuera, por ejemplo en Mera. Je,je.
Un abrazo querida amiga, este verano solo nos hemos escapado unos días a Cantabria por motivos familiares.

Chela dijo...

Unknown:
Gracias por tus elogios, paisana/O. A la cocina solo me llevan las ganas de comer lo que me gusta y en verano constituye además para mi una distracción. Sobre todo estando en Mera, dónde después del baño en el mar, ¡me entra un apetito!...
Saludos.

Airblue:
Ja,ja,ja... Yo también me tomo todas las precauciones y medidas contra el olor que dejan las sardinas al freírlas...Pero bueno al fin y al cabo es un olor que no avergüenza. En realidad tenía pensado hacerlas en Mera, pero estamos teniendo mal tiempo y me vine para Coruña hasta que vuelva el sol. ¿...?
Mi cuñada para evitar el olor de las saardinas rellenas,las hace envueltas en papel especial y en el horno. Otra variante es hacerlas, en vez de en forma de abanico, poniendo el mejunje entre dos sardinas abiertas que también quedan muy bien.
Para mi, de cualquier manera, las sardinas son un "lujo" del verano.
Un cariñoso abrazo.

Blanca dijo...

Chela, gracias por tú receta, me has hecho volver a la infancia, cierro los ojos y siento que estoy al lado de mi madre en la cocina mientras ella las prepraraba.
!Ha¡ y ella también decía mejunje.
Un besiño.