Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

31 de marzo de 2012

Instinto e inocencia

_________________________________________________________________



Sueños de niña,
al muñeco de trapo
otorgan vida.

(haiku. Chela)



Besa la niña,
con maternal instinto,
a su "bebé".

(haiku. Chela)

_________________________________________________________________

Más de sesenta años, separan estas dos fotos. La primera pertenece a la época de la posguerra civil española (S. XX), la segunda es del nuevo milenio (S. XXI). Ambas niñas tienen en común el instinto maternal y la inocencia.

Ver estas fotos me llena de ternura, pero hoy, contemplándolas, no he podido evitar también la tristeza al pensar en muchas niñas a las que se les ha robado la  inocencia y la infancia.

_________________________________________________________________

34 comentarios:

Nerim dijo...

Preciosos haikus Chela, llenos de ternura. Además de maternal, eras una niña muy mona.

Un beso y un fuerte y calido abrazo

P.D. tengo noticias nuevas, te llamaré esta tarde para contartelas.

Otro beso

Común dijo...

Buen día!!!
que hermosura estas tiernas fotos, es lo más grande que nos puede pasar a las MUJERES, aunque hay hombres que nos quieran hacer sentir mal, ellos jamás sabrán que se siente ser madre, es lo mejor que me ha pasado en la vida, hay mujeres que anhelan ser medicas, ingenieras, pilotos de avión y otras madres y todas cumplen con sus sueños....yo cumplí con el mio.
Buen fin de semana con un abrazo de oso.

Meme dijo...

Cuánta ternura, Chela.

Abrazos

Genín dijo...

Si, y a nosotros nos regalaban pistolas y espadas, creo que ni lo uno ni lo otro es adecuado...
Besos y salud

Maca dijo...

Hola encontré tu blog desde "congo y yo",es muy interesante;hice tus bombones caseros y me salieron riquísimos,te invito a dar una vuelta por mi casa :).
BIQUIÑOS

Rafaela dijo...

Chela instinto maternal, que desde niñas ya se nota.
Preciosas las dos fotos, con la diferencia de los años que se nota en las muñecas.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Sesenta años
caritas inocentes,
niñas preciosas.

Un abrazo

manolo dijo...

Chela, te retratas tu, al publicar esas miradas de inocencia, jugando con sus muñecas(maravillosa edad), Te retratas tu,, decubriendonos tu forma de ser, de perona cariñosa, tierna y entregandote a la amistad, sin dobleses.
Saludos, manolo

Airblue dijo...

Chela:
Sí, instinto maternal que es innato en nosotras y que unas llegan a conocerlo convirtiendo ese muñeco en una vida.

Estamos pasando por algo que tiene que ver con tu entrada, tu tierna entrada.

Besos querida amiga.

José dijo...

Hoy en día es triste ver concursos y desfiles de niñas vestidas y maquilladas como mujeres, presentadas a competir por madres frustradas, no conscientes del tremendo daño que ocasionan obligándolas a algo impropio de su edad, que seria el juego, que si es con muñecas y con eso propicia su instinto maternal, eso seria lo natural.
Un abrazo

Francisco Espada dijo...

En la primera de las fotos creo reconocerte; en la segunda adivino a tu nieta. ¿En cuánto me confundo?

Amelia dijo...

Chela. la primera es una foto entrañable, ese muñeco de trapo y ese suntuoso coche hacen que los ojos de esa niña brillen llenos de ilusión.

La segunda, mucho más actual, nos muestran los mismos sentimientos en la niña, por lo que...Los sentimientos siguen siendo los mismos para las dos, a pesar del tiempo transcurrido.

El tiempo pasa pero las emociones se repiten, por lo que creo que nada es nuevo en esta vida.

Abrazos y preciosa la entrada.

unjubilado dijo...

Perdona, el anónimo que ha escrito un haiku que empieza :
Sesenta años.
Es unjubilado.
Un abrazo

Anónimo dijo...

BUENAS CHELA!!

Muy Bonitas las fotos!!! me encanta el cochecito que tenías para tu muñeca, las dos fotos muy chulas, se parece mucho Úrsula a ti ..
Ya lo imprimo para que lo vean en casa, besiños de la pinchauvas

Chela dijo...

Nerim:
¿Como adivinaste que era yo la del cochecito? Espero tus noticias.

Común:
Tener un hijo me parece lo más grande que puede ocurrirle a un ser humano, sobre todo para la mujer. Yo, no he tenido hijos ni pareja estable, pero he volcado mi amor y mi ternura hacia las personas que han dependido de mi formando parte de mi entorno.

Meme:
La infancia debe inspirar lo mejor de nosotros mismos, ternura y protección. Es una tristeza que no sea siempre así

Genin:
Toda los medios educativos, incluido el juego, deberían de estar orientados a formarnos como PERSONAS, antes que como hombre o mujer.

Maca:
Aldabra es una buena amiga y espero que tu también lo seas. Paso a visitarte.

Rafaela:
Efectivamente las imágenes reflejan perfectamente sus épocas. El blanco y negro y el color, los muñecos y la forma de vestir de las niñas (la segunda lleva vaqueros aunque ahí no se aprecia porque está recortada). Son los valores los que permanecen

Anónimo. Unjubilado:
jajá...
Es curioso pero pensé en tí al leer el haiku dejado como comentario. Son frecuentes tus detalles. Recuerdo que una vez, en los comienzos de mi blog, me dejaste un enlace en el comentario con música de mi tierra y me había hecho mucha ilusión.¡Gracias!

CHARO dijo...

Preciosas fotos Chela, me han recordado mi infancia y mis juegos con muñecas, que bien me lo pasaba haciéndoles vestidos.Besotes

Aldabra dijo...

hay cosas que no cambian por más tiempo que pase.

a mí me da pena que esa inocencia infantil no se conserve a lo largo de los años.

biquiños,

Chelo dijo...

Los años pasan pero hay cosas que permecen inalterables como es la ternura que esas niñas manifiestan con sus muñecas. Un abrazo

Chela dijo...

Manolo:
No sé como soy ahora.De niña era como puedes ver en la foto de blanco y negro: inocente y llena de ilusiones infantiles.¡Queda tan lejos eso!
Si es cierto que valoro la amistad y dedico a ella mis mejores sentimientos.

Airblue:
En mi caso, el instinto maternal no llegó a realizarse.
Conectaré contigo.

José:
No hay nada más ridículo que ver a una niña "convertida" en mujer por exigencias de los adultos, igual que es ridículo que una mujer adulta desee manifestarse o se comporte como una niña. Hay que vivir cada étapa de la vida como corresponde.

Amelia y Anónimo (pinchauvas):
El cochecito era precioso, fue una herencia de unas amigas de mis tias. El muñeco era de tela con la cara y las manos de porcelana.

Charo:
Los recuerdos de la infancia son imborrables.

Aldabra y Chelo:
es verdad que hay valores que permanecen.¡Menos mal que hay algo que nos une a las diferentes generaciones!
Lo triste es que la inocencia se pierde a base de golpes y desengaños.¡Lástima no poder conservarla siempre!

Mª Teresa Alejandra dijo...

Chela, qué ternura y cuánta razón!

A no ser que me dejen un comentario no puedo comentar, porque me ha fallado Internet Explorer y tengo que ir por Internet Chrome y no estoy muy ducha...

Felices Pascuas.

P.D. Tu blog con esas fotografías me traen recuerdos muy alegres, GRACIAS.

un abrazo

maite

MA dijo...

Hola Chela hermosos haikús y lindas fotos... recuerdos del ayer y de hoy en dos imágenes se ve pasar la vida de niñas inocentes a mujer, mujeres... la mujer es creadora y hacedora de vida junto al hombre.

Besos de MA feliz día.
El blog de MA.

Carmen dijo...

Bellos haikus. Aunque las muñecas sean de cartón, de trapo o de plástico, los sentimientos de los niños siempre son inocentes y sinceros.
Saludos

RosaMaría dijo...

Cuánta verdad hay en tus letras, tanto en los haikú como en el comentario ya que la época moderna hace que los niños se adelanten en experiencias y pierdan inocencia de juegos compartidos e individuales. Un abrazo. Qué hermosa la foto del acantilado y los toxos, me trajo muchos recuerdos de esas hermosas costas. Beso.

Abuela Ciber dijo...

Querida Chela

Festejar la esperanza es hermoso!!!!!

Felices Pascuas a ti y seres queridos!!!!

.

Abu

Toupeiro dijo...

Las dos caras de la vida.

Chela dijo...

Francisco:
No sé por qué tu comentario a esta página no se publicó en su día, así que te contesto ahora.
La de la foto en blanco y negro soy yo de niña, con mi muñeco de trapo. La segunda es mi sobrina-nieta, la única que tengo. Yo, sintiéndolo mucho, ni me casé ni tuve hijos, algo que celebraría haber realizado si los amores que tuve hubieran llegado a un final feliz. Ahora disfruto del amor de los demás.
Un saludo.

Mª Teresa Alejandra dijo...

Ay Chela el comentario que te hice en su día no salió, no lo veo. Bueno... decírte que esta entrada me ha emocionado, es muy tierna.

Me ha puesto muy contenta tu lindo vídeo de "La Torre de Hércules".

un abrazo gigante.

maite

DARÍO GÓMEZ (EL PEATÓN) dijo...

Chela, a juzgar por la primera foto, se nota que eras una niña algo tímida. Y aunque ya no tienes nada de tímida, sigues igual de hermosa. Y ese "mal" como que es de familia, pues tu nieta(?) está igualmente preciosa.

Chela dijo...

A Dario Gómez (El Peatón:
Te digo lo que a Francisco. Soy ladel cochecito y muñeco de trapo, pero te aseguro que no fui nunca niña timida, al contrario era bastante desenvuelta y a veces traviesa. La segunda es mi sobrina- nieta, que se parece mucho a su padre, mi sobrino político. Yo no tengo descendencia directa.
Un afectuoso saludo.

Rita dijo...

Me has recordado mis muñecas de trapo como tu dices, también las muñecas de cartón que nos dejaban en Reyes y que se estropeaban antes de terminar el año porque las bañábamos y claro...luego a esperar los próximos Reyes para tener otra, tiempos aquellos...
Pásate por mi blog que tienes un regalito
Bsss

luna dijo...

Si que es verdad Chela, que lástima me dan de esas niñas que le roban su inocencia, la vida puede ser muy cruel o llena de felicidad,lamentablemente existen las dos.

besitos

luna

Hada Isol ♥ dijo...

En eso pensé al ver las fotos y lo escrito que muchas niñitas han perdido su inocencia y que ese amor de madre instintivo es apresurado,obligatorio en tantas niñas madres,y en tantas niñas que en vez de juegos viven lagrimas,deseo que todas las niñas del mundo puedan vivir su niñez con la alegria ,la ternura y la inocencia de su niñez! un abrazo me encanto pasar por aqui

Arturo dijo...

Dorada e irrepetible edad de la inocencia. Años donde los sueños parecían realidad. Los objetos se transformaban a voluntad del crío en bebés de carne y hueso, automóviles, aviones o lo que fuese. Con tesón y ansiedad rompimos las barreras de esa magia, para ingresar al mundo que hoy nos rodea. A veces me pregunto si habremos hecho un buen negocio.

zeltia dijo...

con eses dous haikus e as dúas fotos transmites unha estraña nostalxia...