Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

23 de abril de 2008

DÍA MUNDIAL DEL LIBRO

WORLD BOOK DAY


Sé que estáis suficientemente enterados que la UNESCO, promulgó en París, en 1955, el día 23 de abril de cada año como Día Internacional del Libro y del derecho de Autor, fecha elegida por coincidir con el fallecimiento de grandes hombres de las letras, de transcendencia universal: Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega.


¿Qué han sido y que son los libros para mi?



Desde muy pequeña sentí un deseo enorme por aprender a leer. Lo conseguí por un método entonces muy clásico: enseñanza del abecedario, consonantes vocales, silabas...y aquellas famosas frases de un sencillo libro llamado catón... "Mi mamá me mima, mi mamá me ama, yo amo a mi mamá..." Y todos los días había ejercicio de lectura en el colegio. Así conocí las fábulas de Esopo, poesías famosas de nuestros clásicos, vidas ejemplares de distintos personajes...Y con la lectura nos enseñaban a entonar y a aprender versos de memoria que luego recitábamos ante nuestros compañeros de clase...Cuando podía elegir un regalo siempre pedía cuentos, ¡los devoraba y leía una y otra vez! Tenia las colecciones propias de mi época y los conservaba, ordenadamente, en mi pequeña librería. Y cuando no tenia nada nuevo para leer recuerdo que me distraía con los diccionarios del ESPASA que tenía mi padre y también las novelas ejemplares de Cervantes, que ahora que lo pienso eran muy poco apropiadas para una niña...
En la adolescencia, con el dinero que me daban para ir al cine los domingos yo lo aplicaba al cine pero yendo los días más baratos (los martes) para que me sobrase y juntar para comprar libros de la Colección Austral, editados por Espasa-Calpe Argentina S.A. y que se distribuían desde Buenos Aires y Méjico. La colección tenia varias series, diferenciadas por colores, según la materia: novelas y cuentos, ensayos y filosofía, clásicos, viajes y reportajes...
Más tarde, mi afición por la pintura, me obligaba a leer en francés pues para ir conociendo a los clásicos impresionistas tenía que recurrir a libros de importación, de la colección Squira, que distribuía la editorial Afrodisio Aguado de Madrid...

Otra temporada me dio por coleccionar libros en gallego, en los comienzos de la editorial Galaxia, en la que publicaba una poeta amiga mía, muy querida, Xohana Torres, y que actualmente es miembro de la Real Academia Gallega. Ella también me dejaba muchos libros para leer y me animaba a escribir. ¡Debería haberle hecho caso!
Al comenzar a trabajar dejé de lado gran parte de mis aficiones y la literatura. Desde entonces empecé a consumir desaforadamente, y casi en exclusiva, libros de interés para mi trabajo sobre Sociología, Psicología, Relaciones Humanas, Pedagogía... Cada vez que me trasladaba de ciudad me iba con mis libros a cuestas... Han viajado en cajones de fruta y en mi "600" en varias ocasiones. Y ahora los tengo por casa, en la habitación de trabajo, en mi dormitorio, en el pasillo... (dejo algunas fotos de muestra).















Por los pasillos de mi casa...











Y aún hay más en el cuarto de trabajo...








El trato a los libros


Cuando de pequeña leía cuentos, y luego libros de literatura, los trataba con sumo cuidado, procuraba no forzar los lomos, los olía (me encantaba el olor de las tintas y de determinadas clases de papeles, me gustaba sentir el roce de las hojas entre los dedos medio y anular, no doblaba las hojas ni escribía en ellos. Pero desde que empecé a comprar libros para consulta, estudio, preparar cursos, etc. cambié de actitud y con frecuencia escribía en los margenes, subrayaba.. Los libros dejaron de ser algo sagrado y casi intocable para convertirse en instrumentos de trabajo. Y los más "machacados" son los más queridos, los más útiles, los que más me han enseñado...
¡Mucho he aprendido en los libros! Y aunque ahora hay nuevos soportes, a través de la informática, y en Internet, cuando me interesa un tema lo quiero tener en un libro, para leerlo, comodamente sentada en mi butaca, y tocarlo al mismo tiempo, para llevarlo de un lado a otro por la casa...


Retomando la literatura. Taller de Lectura


Durante toda mi vida laboral he leído muy poca literatura y me quedé un poco "descolgada" de los autores modernos, así que para obligarme a una puesta al día, me apunté en un taller de lectura un día a la semana, los lunes por la tarde.
Este taller forma parte de la programación de actividades complementarias de la biblioteca de la Diputación Provincial de A Coruña, situada en la Calle Riego de Agua y en pleno corazón de la Ciudad. Tiene unas buenas instalaciones: salas de lectura, hemeroteca, servicio de prestamos, talleres para niños y adultos, etc.
Lo interesante del taller no es solo la lectura del libro recomendado, sino la tertulia en torno al libro, el intercambio de opiniones y vivencias suscitadas por la lectura en las personas que forman el grupo,
las observaciones y enseñanzas de las responsable y directora del taller (licenciada), y toda una serie de referencias sobre el estilo, biografía del autor, sus obras más destacadas, añadiendo soportes visuales con entrevistas, películas, etc. Estos días el autor de referencia ha sido Mario Benedetti.


Adquirir hábitos de lectura.


Al salir del taller, de regreso a casa, pasé por los jardines de los Cantones y fotografié este conjunto artístico de una familia leyendo, que resulta aleccionador. Es bueno inculcar a los niños el hábito de la lectura, y aunque hoy los medios audiovisuales están muy asequibles y son cómodos, hay muchas formas de hacer los libros atractivos a los niños, sobre todo porque hay ediciones estupendas, incluso para bebés...Un buen método es el de relacionar las lecturas con aquellos dibujos, películas y series que les gustan...Es también bueno que los padres lean delante de los hijos, que les lean cuentos y otras materias.



Tampoco está mal leer en solitario, al aire libre...(este hombre, tan ensimismado en su lectura, no se ha enterado que le hice la foto, espero que me disculpe).
El caso es leer, gozar de la lectura, sumergirse en ideas y sentimientos, dejar volar la fantasía, olvidarse de la rutina cotidiana...



Un libro para la sobremesa.

Recomiendo "La Casa de papel" de Carlos María Domínguez.
Editorial Mondadori. 112 páginas.



Posiblemente muchos de vosotros conozcáis este libro, cuya primera edición es del 2004, año que lo leí prestado y recomendado por mi ex-jefe laboral y a la vez amigo, Rogelio, una persona muy amante de los libros al que debo unas cuantas buenas lecturas. Estos días me dispuse a leerlo de nuevo pensando en recomendarlo en este post. Y volvió a entusiasmarme. Es un libro que se lee de un tirón, en una sobremesa, por ejemplo, su lectura entretiene casi lo que dura una taza de café y un trocito de tarta.


El autor, Carlos María Domínguez, de nacionalidad argentina y con residencia en Uruguay, no era muy conocido en España cuando se publicó este libro, pero si lo era en los países citados donde ejerce su labor de escritor, critico literato y periodista. Su libro ha sido traducido a varias lenguas y ahora es un autor destacado aquí también.


Al que le gusten los libros le gustara la lectura de éste, pues además de la trama intrigante de la novela, va tratando de soslayo sobre la afición a los libros, su coleccionismo y las bibliotecas, la promoción literaria, ... pero sobre todo, y así se recoge en una frase de las primeras páginas de la obra , de como "los libros cambian el destino de las personas" , que es lo que le pasó a Carlos Brauer, a Bluma Lennon, personajes de "La casa de papel".



Una novela corta, entretenida y muy grata para los amantes de los libros. Espero que os guste tanto como a mi.

Con un buen libro, ya sabéis, procede un buen café o una copita, buena música... Así no  importa que llueva.



*  *  *

22 comentarios:

alejandrapiam dijo...

chelita, pero qué lindo post, la música que pusiste está ideal para tomarme ese café contigo sobre tan pulcro mantel!
voy a leer el libro que recomiendas
un abrazo enorme
eres muy linda!!!

Nerim dijo...

Tal vez algún día podamos compartir esa merienda rodeada de libros y de amistad. Me encantaría.
Precioso post como todos los tuyos Chela, eres única. Me apunto este libro que recomiendas a ver si me lo compro.
Ayer día de Sant Jordi lo celebré paseando por las Ramblas con mi amiga MaryLou.

Unos días antes me regalaron "La maleta de mi padre" de Orhan Pamuk, libro que recomiendo abiertamente, me gustó mucho y también se lee de un tirón. Ayer me regalaron otro libro "El niño con el pijama de rayas".
de Jhon Boyne que empezaré a leer esta tarde.

Un beso y un fuerte abrazo

francisco dijo...

Es un placer el que compartas con nosotros parte de tu vida. Sería un placer el ser libro por el modo en que los tratas.

Un saludo

Genín dijo...

No, yo no logro aprobar esa asignatura pendiente, la lectura, hace tiempo la fui dejando de lado, y estando consciente de que debía retomarla lo he intentado, casi conseguido, pero ahora Internet, los blog, me lo impiden totalmente, y aunque es otra forma de lectura, no es lo mismo, pero es así, hay que reconocerlo. Tu, como Pizar, libros por doquier...
Un beso y salud

Jerusalem dijo...

¡Cuantos libros! Y creia yo que era sola la que mi mayor tesoro son ellos.

Un besote

JON dijo...

Chela, mi dueña se acaba de desmayar ante esa visión de tus libros...y ella creía que tenía muchos !! En casa hay libros por todas partes, han tenido que hacer estantes aprovechando cada rincón del piso. Bueno y de cocina....te puedes imaginar...libro que sale, libro que se compra.
Hay libros incluso en un estante de la cocina( dónde no se engrasan).
Ella adora los libros, como tu dices, los trata con sumo cariño. No permite que un libro esté en el suelo. Le parece un sacrilegio!! No veas cómo se enfadaba cuando los niños eran pequeños y tiraban las mochilas de cualquier forma.... Yo creo que en el fondo, los quiere más a que a mi....

Abuela Ciber dijo...

Luego de un pequeño viaje que he realizado, retomando mis visitas, he llegado asta aqui.
Como siempre querida amiga tus escritos son de gran calidez y enseñanza.
Me alegra que compartamos sentires similares respecto a los libros , puedo ver que ambas lo atesoramos en diferentes lugares de la casa.
Tuve la suerte de nacer en familia de libreros, creci en una inmensa libreria asi que veras que deleite fua para mi desde la infancia.
Por suerte mis nietas siguen el amor a la lectura.
Buenisimo lo del taller de lectura, es algo que aun tengo que realizar.
Cariños

unjubilado dijo...

Libros, los libros me van a inundar, claro que me gustan mas las posturas "Es un placer".
Un cariñoso abrazo.

SAFIRO dijo...

El hábito de la lectura es algo que en mi caso es hereditario, mi abuelo y mi padre han sido lectores, mi hermana Lidia va siempre con un libro, desde niñas tuvimos ese acercamiento a los libros, algo que produce un placer único y no se compara con otros métodos. Me pasó de leer un libro y luego ver una película basada en ese texto...y no, mi imaginación lo había realizado mejor.
Mis libros estuvieron ordenados en sus estantes prolijamente, hasta que empezaron a leerlos mis hijos...y entonces me gustó ese desorden, la herencia es inagotable en este caso.
Ahora soy yo la que busco entre sus estantes un libro para leer.
Es verdad Chela, al libro se lo acaricia y se lo cuida, yo tengo algunos de cuando era pequeña y los miro con cariño son parte de mi infancia o adolescencia.
Hay libros que los releí en distintas etapas de mi vida y por mis experiencias de vida en otra edad, hasta me parecieron nuevos.

Hermosa entrada!

Que tengas unos hermosos días

BESOS!

almena dijo...

Qué gozada de post, querida Chela. Además de que esa escultura es preciosa, no imaginas cómo me he identificado con todo lo que cuentas sobre tus aficiones lectoras desde que eras niña. También yo "me bebía" los libros, los pedía cuando me preguntaban qué quería de regalo, los mimaba... y también, como tú, mi afición me llevó a leer cuanto caía en mis manos aunque aún no pudiera comprenderlo...

Precioso el post y me anoto tu sugerencia de lectura.

Un beso!

Cani dijo...

De nuevo un maravilloso paseo de tu mano, esta vez por los libros, pero como otras veces, tambien por mi entrañable Coruña.
Es todo un placer.

MentesSueltas dijo...

Hola, siempre me provoca un placer especial recibir tus visitas y comentarios. Eres muy amable y eso lo valoro mucho.
Simplemente pasaba a decirte esto... y dejarte un fuerte abrazo.

MentesSueltas

Increible las fotos y tu relato.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Aplausos!!!!!

Un post delicioso...y encima termino tamando cafecito!

Hermosas fotos, Chelita! Qué bendición la buena lectura...cuánto nos seguirá formando.
Con los nenes celebramos...leyendo en el parque!!!

Una fiesta. ♥ Besitos!

Goathemala dijo...

Mi abuela paterna escondía entre sus enseres de costura libros. No estaba bien visto en los ambientes rurales que las mujeres leyeran. Ella pudo ser la que nos infiltrara el desmedido amor que tenemos mi hermana y un servidor por los libros.

Dos notas. Me identifico con la foto del señor que está en el banco leyendo y es toda una tentación la foto del libro que sugieres junto a un té.

A mediodía acostumbro a escaparme a un Centro Comercial que tienen una inmensa librería para comer y luego visitarla. Y siempre por este orden pues no es la primera vez que entro en ella y me olvido de almorzar.

Saludos.

Nanny Lidia dijo...

Oh chela , cuantos libros y yo que creia que tenia muchos, aunque ahora tengo mas o menos mil o mas en CD, te aseguro que nada se compara con sostener un libro de verdad en las manos, yo perdi unos años de leer( hasta que arendi el idioma , ya que aca no se conseguian en castellano) pero incluso en esas epocas tambien leia el diccionario de Ingles- Castellano. Es una de mis rarezas leer dos paginas antes de dormirme, asi sea un libro viejo.
Chela te felicito por la hermosa collecion de libros las fotos invitan a mirarlas y mirarlas.

Besos

Chela dijo...

¿Muchos libros?, tengo muchos más,jajajaja...

Solo hice unas fotos para ilustrar el post con los que estaban relativamente ordenados, tengo otros "apilados" pendientes en espera de hacerles un sitio adecuado.
Practicamente ya no compro libros porque tendría que cambiar de casa, procuro que me los presten o utilizo los de la biblioteca provincial,que está muy bien surtida, aprovechando para la recogida y entrega, los dias que voy al taller de lectura.

Un saludo a tod@s.

Toupeiro dijo...

Me lo estoy pasando bien curioseando en tu biblioteca. Me gusta ver los estantes a tope con un desorden ordenado donde ya no hay cabida para más. No me gustan esas librerías totalmente simétricas e impolutas que se ve a leguas que son de adorno.
El problema es a la hora de quitarle el polvo

muxica dijo...

También estoy con el libro " El niño del pijama de rallas" Cuando pueda retomar su lectura lo comenzaré otra vez. Estos días no puedo leer, no me concentro en nada.
El libro es el único amigo que no nos abandona.
Un manzana, un libro y ya me vale.
Mil biquiños

muxica dijo...

hayyyyyyyyyyyyyy!!!! perdón!!!!
Mi ortografía..........
Rayas, rayas, rayas.... a repetir cien veces

Marian dijo...

En tu casa resultará muy difícil aburrirse, yo me lo pasaría en grande, me gustan los libros.

"...los trataba con sumo cuidado, procuraba no forzar los lomos, los olía (me encantaba el olor de las tintas y de determinadas clases de papeles, me gustaba sentir el roce de las hojas entre los dedos medio y anular, no doblaba las hojas ni escribía en ellos..."

Estas palabras tuyas bien podrían ser mías, es lo que he pensado al leerlas, yo hacía lo mismo, incluso ahora también lo hago. Nunca escribo en sus márgenes aunque entiendo que los que trabajais con ellos lo hagais.
Un abrazo.

Toupeiro dijo...

Me gustan tus excursiones de Domingo y tus fotos de primavera...y muchas otras cosas.

Eres una mal pensada. Lo del polvo de los libros no iba por tí, si no que justo acaba yo de hacer limpieza y estaba un poco hasta el moño de limpiar tanto libro.

CHARO dijo...

Impresionante tu amor por los libros y que memoria para recordar lo que leías de pequeña,a mi también me gustan mucho y siempre tengo uno leyendo, lo acabo y empiezo otro ya que con la lectura me lo paso muy bien,voy a seguir tu consejo de leer "Casa de papel",yo hoy he terminado "Memorias de una Gheisa".charo