Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

26 de abril de 2016

Miguel de Cervantes ¿De qué te conozco?




Este año 2016,  conmemorativo del cuatrocientos aniversario de tu fallecimiento (pasado 23 de este mes de abril), estás  continuamente en los medios de comunicación, por un motivo u otro: tu vida, tus obras y, sobre todo, por la universalidad y fama que has alcanzado con tu gran novela "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha". Hasta en el Parlamento te han recordado el otro día, unos actores que, mediante una sencilla y original representación, te asignaron la presidencia de la sesión para que, con tu sabiduría y verbo, recabases la atención de sus señorías al objeto de  mejorar sus  actitudes de compromiso con la sociedad. ¡Estuviste muy oportuno!

Con tanto hablar los medios de ti, me propuse recordar el inicio de nuestra relación, ¿de qué te conozco yo? y... ¿desde cuando?



¡Desde mi niñez, gracias a mi pasión por la lectura!


Pero no fue precisamente en el colegio, en el que las lecturas versaban más bien sobre otros temas, entre los que recuerdo las fábulas de Esopo, Samaniego,  y pequeñas historias moralistas.

Las "Novelas Ejemplares"


Fue en mi casa, en la adolescencia, cuando ya los cuentos y otros libros infantiles famosos de la época los tenía más que releídos. Mi ansia de otro tipo de lecturas me llevaba por las tardes o las noches, cuando salían mis padres, a entretenerme con los tomos del ESPASA abreviado, y, a veces,   un par de libros que estaban en la misma estantería y que tenían, los dos, una bonita encuadernación en tela, color azul y con grabaciones doradas, e ilustraciones que me gustaban mucho. Uno trataba sobre Botánica y el otro contenía las "Novelas Ejemplares", que tu escribiste, Miguel de Cervantes Saavedra, editado en Barcelona, en los años veinte del siglo pasado, por la Editorial de Ramón SopeñaEn casa no teníamos ningún ejemplar de "El Quijote", así que tus "Novelas Ejemplares" son las que me sirvieron de presentación para conocerte.

Tenía consciencia de que aquel libro no era adecuado para mi edad, pero lo leía. Al principio no entendía muchas cosas, porque aunque todas las novelas encerraban algún propósito ejemplarizante, me resultaban sorprendentes y novedosos  aquellos personajes pícaros, truhanes, raptores, jóvenes atrevidos y osados que violaban sin vergüenza o galanteaban esposas burlando a sus maridos... Aquel ambiente de posadas y mesones, las citas de ciudades como Toledo, Salamanca, Sevilla, etc. en las que transcurrían las andanzas de nobles y plebeyos, de estudiantes,  hidalgos, gitanos, moriscos... Y no digamos del protagonismo de perros que hablaban, etc.  Todo contribuía a espolear, de manera desbordada, mi fantasía.

Pronto me entretuvieron los picaros y jovenzuelos "Rinconete y Cortadillo", escapados de su casa y que llegaron hasta Sevilla, donde subsistían a base de hurtos y engañosos juegos de cartas, siendo luego explotados por un grupo de malhechores y corruptos que les causaron grandes desdichas, para finalmente, como no, si la novela había de ser ejemplar, terminar decidiendo regenerase y volver al buen camino. 

El exotismo de la novela "El amante liberal", nutría mi imaginación, con aquel ambiente de relaciones entre moros, cristianos y judíos, en que la bella Leonisa es raptada y vendida por un judío a dos moros, para ser luego regalada por estos a  un poderoso turco...

"La española inglesa", que siendo casi una niña es raptada en Cádiz mientras la ciudad es invadida por tropas inglesas, me motivaba. Su educación en Londres y su servicio a la Reina Isabel I de Inglaterra, como dama de compañía. No podía imaginármela con la pérdida de su precioso cabello a causa de un bebedizo que le hicieron tomar con engaño...

La lectura de "La fuerza de la sangre", en que el joven Rodolfo, viola sin piedad a la bella Leocadia, de familia humilde, sin interesarse luego por ella ni importarle su honor, marchándose a vivir a Italia... El sufrimiento posterior de Leocadia por su embarazo y humillación, etc. Todo en esta novela me sobrepasaba,  aún sabía muy poco de la vida y de la  maldad humana. Por supuesto que tú, Cervantes, diste también a esta novela un final feliz, conforme a la moral y costumbres de la época, pero hoy ya no encajaría el tratamiento dado en una situación semejante. ¡Todo evoluciona, Don Miguel!

Entretenida me resultaba el relato de "Las dos doncellas", Teodosia y Leocadia, que se visten de hombres para poder localizar y desenmascarar la burla y enredos amorosos, en la que intervienen dos hombres, Marco Antonio y Rafael, y que con los que, después de varias peripecias, las doncellas concluirán en matrimonio.

Me desconcertaba "El Licenciado Vidriera", formado en  la Universidad de Salamanca,  con la mente trastocada de tanto estudiar, que se creía poseedor de un cuerpo de cristal. Cervantes, considero muy moderna, para aquel entonces, esta ficción tuya, creando el personaje de Tomás Rodaja, el licenciado, y aprovechar sus desvaríos mentales para colocarnos interesantes discursos y curiosos anecdotarios.


Bueno, que otra cosa más te voy a contar  que no sea la de que leí y releí todas las novelas ejemplares contenidas en el libro: "La ilustre fregona", Constanza,  que me parecía  como un cuento de la Cenicienta. "La señora Cornelia", que no recuerdo en este momento sobre que versaba (tengo que echarle un vistazo), "El Celoso Extremeño", al que el poco serio  y seductor joven Loaysa, burla seduciendo a su esposa, me hizo entender entonces a que se refería la expresión "poner los cuernos", de la que oía hablar a los adultos.

Con lo que no pude entonces, porque mi mente no daba para tanto, fue con "El casamiento engañoso" y "El coloquio de los perros", Cipión y Berganza... Pasado el tiempo, y leído de nuevo, con más años, me gustó el asombroso diálogo  de los perros. ¡Otra originalidad tuya, Don Miguel!

Ah, y sobre "La gitanilla", la niña noble que raptan unos gitanos y que la educan como tal, y tal pero que al final se resuelve y vuelve a sus orígenes familiares. Se me ocurre ahora, que he retomado y pensado sobre esta experiencia de lecturas, vivida tantos años atrás, algo que entonces no vinculé con esta novela, y me pregunto: ¿Por qué yo cuando quería hacer rabiar a mi hermana pequeña, a la que llevaba ocho años de edad, (físicamente muy distinta a mi madre y a mí) y que quedaba a veces a mi cuidado, le decía: "Tu no eres mi hermana, nuestros padres te adoptaron, eras de una familia de gitanos que  estuvieron aquí con sus carromatos... no ves que eres distinta,.. " Cuando estaba a punto de   llorar y de creérselo yo deshacía lo dicho... Todo lo que leemos, y nos emociona, suele quedar en el subconsciente y, en ocasiones,  impulsa de alguna manera, aunque sea a la inversa y con variantes,  nuestras acciones. Lo cierto es que desarrollé mucha imaginación en esa época de lecturas, y contagié a mi hermana, a través de los juegos para entretenerla, un similar mundo de fantasía, que marcó su personalidad.

Y a mi, ¿me has influenciado, Cervantes? Supongo que si. ¡He leído tantas veces aquellas novelas tuyas en una edad tan crucial!

¿Y sobre "El Quijote"?

Tardé unos cuantos años más en descubrir tu gran obra pues, como te decía, además que no figurabas, como autor, en mis lecturas escolares, después de la enseñanza primaria, no  estudié bachillerato sino comercio, privándome de esa base cultural sobre literatura, que proporcionaban los institutos de entonces mediante enseñanzas que duraban nueve años y que, acertadamente, incluían hasta griego y latín, incluidos sus correspondientes autores clásicos. 

El primer libro del "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha"  cayó en mis manos, después de morir mi abuelo materno (tendría yo unos 15 años), un día que mi abuela se disponía a sacar de casa un montón de libros que habían sido utilizados por  mis tíos en su época de estudiantes y que ya no interesaban. Me quedé con unos cuantos, entre ellos un ejemplar de tu obra cumbre y universal, una edición de 1905, editada en Madrid por Saturnino Calleja,  ilustrada con 316 dibujos de M. Ángel y grabados por Carretero, Sampietro y Santamaría. Estaba un poco deteriorado pero no me importó, hoy lo conservo como una joya, pues además incluye la Primera y Segunda Parte de la obra.






Grabados escaneados del libro.
 Han quedado un poco mal como puede apreciarse.









En aquel entonces, y  a pesar de que me gustaba, no lo leí de un tirón sino a retazos, al menos la Segunda Parte. Mi admiración por tu genial obra, mi estimado Cervantes, surgió cuando teniendo 18 años, estuve un mes en Zaragoza,  concretamente en La Puebla de Alfindén, en casa de mi amiga María Teresa. Pedro, su padre, un simpático maño, agradable, gran conversador, cada día, después de regentar su negocio, instalado en la comodidad de su hogar, además de tocar un rato la guitarra, se leía un capítulo de las aventuras  del Ingenioso Hidalgo, ¡creo que se lo sabía casi de memoria! Hablaba con pasión de sus personajes,  su psicología,  sus dichos, sus sentencias,  su natural filosofía... Terminó contagiándome de su devoción por tu obra y cuando regresé a mi casa, retomé la lectura de tus libros con mucho tesón y nuevo enfoque. 


Luego pasé años, muchos años dedicada a otros temas y a otras lecturas. Creo que hasta te olvidé, de no ser que otras muchas cosas me hacían recordarte: mi visita a Alcalá de Henares y estancia en Madrid, hace años, mis relativamente recientes viajes a Valladolid... En esta última ciudad me obsequiaron, en 2011, con la edición especial de un conjunto de cuatro tomos, muy bien encuadernados, que recopilan, hasta fecha reciente,  todas las portadas y ediciones que se han hecho de "El Quijote" en España desde la primera publicación. Una joya, que como tal, a mi vez  he donado a la biblioteca de la Universidad Senior de A Coruña por ser una obra interesante de consulta, y existir un grupo de alumnos que este año participan en un taller europeo sobre ti,  Cervantes


Actualmente,  he "desempolvado" mis viejos libros aquí citados, los que tu escribiste,  y vuelvo a leerte, Cervantes, con renovado entusiasmo

Este es  mi homenaje en el  aniversario  de tu muerteMiguel de Cervantes Saavedra, (por cierto ¡que apellidos más gallegos tienes! ¿...?), a la vez que rememoro el impacto que  hiciste en mi mente cuando te conocí por primera vez, en aquella lejana adolescencia que transcurría con inquietud, curiosidad y ávidez de lectura, en el marco frecuente de tardes y noches, a menudo lluviosas, en mi Ferrol natal




29 comentarios:

Dario Gomez dijo...

Cómo no enamorarse uno de esa hermosa niña de la foto en blanco y negro que se enamoró a su vez de las buenas letras, a través del alucinado caballero de la Mancha. Sólo un amor como el tuyo explica el hecho de poder entablar un diálogo tan cálido con el autor. Por mi parte, querida Chela, también me apasioné muy temprano por el Quijote, pero sobre todo aprendí a admirar el espíritu gigante de Sancho Panza, un hombre que encarna el supremo valor de la lealtad. No era Sancho ciertamente el sujeto prosáico, vulgar y realista que nos quieren mostrar algunos críticos, por oposición al romántico y alucinado caballero de la triste figura, sino por el contrario, era el buen escudero más loco aún que su amo al seguirlo a pies juntillas en sus disparatadas aventuras, dejando mujer y familia por el placer de las aventuras y quizás, cómo no, por la esperanza de la ilusoria recompensa de una ínsula. En Barataria, sin embargo, demostró el buen Sancho ser un hombre con mucho sentido común que ya quisiéramos en nuestros gobernantes de turno. En fin, perdona estas bobadas mías, pero me trajiste a la memoria la felicidad del Quijote. Un fuerte abrazo.

Marcos dijo...

Puede que leyera solamente media docena de aquellas novelas ejemplares, no tantas como tú, pero me has despertado el gusanillo del recuerdo, y hay que satisfacerlo. El Quijote para mayores, porque siempre actual, es el libro gordo de Petete, yo siempre lo releo por partes, buscando el recuerdo de trozos completos. Cuanta sabiduría encierra.

trimbolera dijo...

Tengo pendiente leer el Quijote, he sido capaz de leer la Biblia y sin embargo nuestro mejor libro no me he decidido, quizá porque ya me sé el argumento ... Lo haré, ya es hora y con un lápiz para subrayar sus mucho ingenio. Besetes.

Anónimo dijo...

muy buena entrada esta de Cervantes. un saludo desde albacete

CHARO dijo...

No has podido hacer mejor homenaje a tu "amigo" Cervantes. A mí de adolescente me dió por Gustavo Adolfo Becquer y disfruté mucho con sus rimas y leyendas.Leí El Quijote ya de más mayor, recuerdo también a la Ilustre Fregona y ahora mismo no recuerdo haber leído nada más....habrá que corregir esta falta. Besicos

Genín dijo...

Yo creo que se deberia de leer El Quijote en cada una de las etapas de la vida, me he propuesto volver a leerlo de nuevo en esta juventud que comienza ahora...jajaja
Besos y salud

Anónimo dijo...

Hola Isabel,
que maravilloso el post sobre Cervantes, tu manera de explicar las cosas es única, por lo menos para mí. Desafortunadamente no tengo la estupenda relación con Cervantes que tienes tu, pero durante los minutos que duró la lectura me quedé totalmente absorta, transportada… gracias!
Marisa

Chela dijo...

Darío Gómez:
Gracias por tu amable comentario.
Opino algo parecido a ti en relación al personaje de Sancho, que es mi preferido, por esa constancia, fidelidad, protección y socorro, que presta a Alonso Quijano, aunque sea, como tu dices, pensando también en la recompensa. Nadie hace nunca nada que no sea por un objetivo, sea material o espiritual (incluyo aquí también los intelectuales y lo relacionado con el mundo de los valores humanos y sociales). Creo que el Quijote y Sancho representan los dos polos o extremos del comportamiento humano. En el medio creo que estamos la mayoría de los mortales, unas veces nos asemejamos más a El Quijote y otras a Sancho, e incluso cambiamos también, a lo largo de nuestra vida, en el parecido a uno u otro personaje. De cualquier manera, los dos son unos auténticos arquetipos.
Gracias de nuevo otra vez por tu comentario y visita. Un fuerte abrazo.

Marcos:
La verdad es que siempre es interesante la lectura del Quijote, pero ocurre que la obra completa, con sus dos partes es algo densa (a mi ahora me cuesta leer libros que tengan más de 300 páginas, pero este verano pretendo leerlo entero de nuevo en esas largas tardes de luz solar que tenemos en Galicia). En nuestra época, hubiera sido estupendo disponer, al menos yo no las conocí, de ediciones breves y adaptadas a la infancia y juventud, al menos de esta obra maestra y tan universal.
Un afectuoso saludo.

Trimbolera:
Efectivamente ocurre lo que tu dices con muchas obras y autores famosos, cuando los conocemos a través de lecturas fragmentadas, artículos de revistas, dichos populares, citas, películas, etc., este conocimiento proveniente de experiencias y miradas ajenas nos lleva a posponer el propio conocimiento directo y personal de la obra y de los personajes, privándonos de una experiencia vital. Lo vamos dejando, dejando... ¡Anímate!
Un cariñoso abrazo.

Charo:
¡Pues ya as leído a Cervantes, si has leído El Quijote! ¡Estupendo!
Lo de que yo leyese Las Novelas Ejemplares, siendo entre niña y adolescente, ha sido algo impropio de la edad y mucho más en mi época. Fue mi necesidad de leer y contar con lo que tenía disponible en casa, lo que me hizo conocer a Cervantes.
Un abrazo muy fuerte.

Airblue dijo...

Ay! me ha encantado tu entrada, qué manera tan bonita de definir la obra del gran Cervantes. Ya desde niña despuntabas y tu curiosidad te llevó a ser la gran mujer culta que has sido y eres.

Lo malo del Quijote es que nos obligaban a leerlo en el colegio y nunca lo terminabas. Fue mucho después cuando Cervantes y yo nos conocimos, sin apreturas y obligaciones.
Un gran abrazo Chela y paso tu post a José que le va a gustar mucho.

Chela dijo...

Genín:
Esta segunda juventud, jajaja, nos deja un poco más de tiempo para leer, y a veces con la experiencia y vivencias acumuladas, descubrimos nuevos enfoques en cosas y materias ya conocidas.
Un fuerte abrazo, apreciado amigo.

Anónimo (Marisa)
Gracias por tus elogios. Yo siempre pienso que escribo mal porque cada vez me cuesta más hacerlo y tengo que corregir el texto un montón de veces porque me equivoco mucho. Ahora lo hago casi por necesidad como ejercicio mental terapéutico. Me obliga a recordar, a retener datos y repasar ortografía (ahora tengo dudas antes inexistentes). En fin ¡batallitas!
Bueno, ahora seguramente podrás conocer a Cervantes en ediciones asequibles, quizás tu hijo, en un futuro próximo, te llevará a ello.

Abuela Ciber dijo...

Ha sido una gozada llerte y transitar por la obra de Cervantes
Algunos leidos en mi adolescencia
Y es el mejor homenaje el tenerlos presente y volverlos a leer
Cariños

Abuela Ciber dijo...

Una gozada leerte y transitar la obra tan proficua
algunos han sido leidos en mi juventud
Pero creo que al pasar etapas vividas siempre es bueno releer a los clasicos
Siempre nos deslumbran en algo
Buenisimo homenajes le haces poniendo al dia las lecturas estupendas
Cariños

Anónimo dijo...

Muy bueno el Post , espero que disfrutes de la lectura del Quijote este verano contemplando el mar desde tu butaca, sitio privilegiado!! besiños

La pinchauvas

esteban lob dijo...

Siendo don Miguel tan destacado en tu vida, apreciada Chela,mereces este trato de tú a tú, no obstante siglos de separación.

manolo dijo...

Tuve cerca de tres años donde todos los días leíamos El Quijote en voz alta.
De cuya lectura si me gusta acordarme.
Era nuestro Libro de lectura en la Primaria de los Escolapios. Así que seguro le dari
íamos tres o cuatro vuelta a sus hojas.

un saludo para tan bella Dama.


manolo

Chela dijo...

Airblue:
Querida amiga, celebro que te guste el post, pero he de decirte que lo de curiosa es cierto, lo de culta ya no lo es tanto. Siempre me interesé por demasiadas cosas y en lo único que he profundizado algo ha sido en lo referente a mi profesión, en la época que la ejercí, lo demás todo de pasada.
Gracias por vuestro cariño y amabilidad. Un abrazo muy fuerte.


Chelo dijo...

Chela, a este señor lo conocia de vista pero despues de leerte se ha convertido en un gran amigo y conocido. Interesante entrada. Un abrazo

PEPE LASALA dijo...

Sin duda El Quijote es el que nos ha dejado huella, al menos a mi, porque en mi niñez y adolescencia lo leíamos en el colegio. Buen homenaje le has hecho Chela, y muchos homenajes y bien merecidos va a tener Don Miguel este año. Un abrazo.

Myriam dijo...

¡¡Maravilloso homenaje a Cervantes!!.
Yo he leído todas sus novelas ejemplares
Y el Don Quijote lo leí en un grupo
virtual: el primero y único en su especie.

Vengo del blog de Genín, gracias a él
te he descubierto.

Un Saludo

Anónimo dijo...

¿Deberia darme verguenza no haber leido El quijote a pesar de tener 2 ediciones distintas en casa, una de las cuales empece y abandone a los 16 años...?.es una lectura, que casi 30 años despues de aquel encuentro....sigue sin atraerme en absoluto....
Después de leerte, me pica la curiosidad de descubrirlo, como hiciste tú. Primero Las novelas ejemplares, (por lo que describes, me recuerdan a Las mil y una noches) para continuar con ÉL....
Te haré caso, como siempre, y este verano leeré ambas....en septiembre te cuento!
Un beso muy grande

Myriam dijo...

ANOnimo:

Hola! si quieres lanzarte a la lectura del Quijote,
te sugiero que lo hagas con la guía experta de Pedro Ojeda Escudero,
profesor de literatura de la Univ. de Burgos, que ha dirigido la primera lectura virtual (en la que yo participé al completo) en este enlace:

https://sites.google.com/site/lecturadelquijote/

El explica cada capítulo una vez por semana.
Y otro día da cuenta de los que han hecho trabajos, etc.
(que son absolutamente voluntarios) Responde siempre a los comentarios
de esas entradas hoy, pues es lectura abierta permanente
Aquí te lo dejo a ti y a cualquiera que le interese.

Saludos

Josep dijo...

Hola, Chela.
Muchas veces te he visto en el blog de Franziska, pero hasta hoy no me he decidido a visitarte. He hecho mal de tardar tanto porque tienes un estupendo blog. Quizas lo que más me ha empujado llegar aquí es porque hablas de Cervantes. Casi seguro que no soy un estudioso de él como tu, pero a pesar de ello me he atrevido a escribir un poco no precisamente de su obra sino del IV Centenario. Es un poco largo escribir aquí lo que digo en mi bloc, pero basicamente, y con tristeza lo que se hace con Cervantes en el Centenario. A muchas personas les puede parecer muy bien los actos que se hacen, pero no se ve el olvido y la ingratitud con qué España trata sus mejores figuras, y particularmente las que ya han muerto.
Dice una encuesta del CIS de 2015 que tan sólo dos de cada diez españoles han leído "el Quijote", añadiendo que Cataluña es donde más se lee. Sí que hay Universidades que destacan más, como por ejemplo Ramon Llull; pero en el ámbito de toda España hace más de cien años que no se hace casi nada para conmemorar el cuarto centenario de la muerte de Cervantes, mientras que en el Reino Unido Shakespeare está presente a las escuelas siempre.
Según parece, ahora nos da para desenterrar sus huesos, que son de un cuerpo muerto, en vez de atender su obra, que realmente es la que sí está viva.
No quisiera molestarte más, y me alegro profundamente que leas todo lo referente a Cervantes.
España deberia aprender de ti, y hacer como el el Reino Unido. La cultura en las escuelas.
Saludos.

Josep dijo...

Perdona que vuelva a comentarte, pero es que he vuelto a leer tu post y cuando citas el libro que tienes del Quijote, me ha llamado la atención porque en el post que yo he hecho entro otros muchos también cito a Calleja, con un enlace a "La casa del Libro" Y parece ser que aun se vende, seguramente con algun tipo de actualización reciente.

Dice:Facsimil de la edición de Saturnino Calleja de 1902. Esta bella edición de la obra cumbre de nuestra literarura, editada por Calleja en 1902 y enriquecido con bellas ilustraciones a plumilla de Manuel Angel, se base en el texto y ortografia de la magnífica edición del Exmo. Señor D.Francisco Rodriguez Marín, miembro de la Real Academia y Director de la Biblioteca Nacional (en 1902), que es una de las más autorizadas, y la que con mayor fidelidad reproduce el texto primitivo de la obra del Principe de los Ingenios Castellanos. Una portentosa pieza de biblioteca y coleccionismo, que conserva intactos el exquisito gusto y la entrañable belleza de las antiguas colecciones de Calleja.
Tienes una joya!

Saludos.

Chela dijo...

Abuela Ciber:
Siempre me alegran tus visitas, pues eres una antigua y cariñosa amiga bloguera.
Tienes razón que siempre es bueno releer a los clásicos. Cuando lees un libro pasado muchos años, siempre descubres aspectos nuevos y otros que te llamaron la atención en su día, a veces resultan menos interesantes. La lectura nos deja huellas distintas según la emoción e intereses del momento.
Un cariñoso abrazo.

Anónimo (La "pinchauvas"):
Me alegra que te gustara el post. A ver si este verano me haces una visita. Me alegrará más que la lectura.
Un abrazote.

Esteban Lob:
En realidad lo significativo de Cervantes en mi vida fue el encontrarlo precozmente, fuera del ámbito escolar y por no tener otras lecturas a mano, pero lo cierto fue que releí tanto las novelas ejemplares de aquel libro de mi padre, que desarrolló mi imaginación. Y El Quijote, que leí de jovencita, en esa edición de Calleja, logró interesarme, contagiada de su entusiasmo por la obra.
Un abrazo.

Manolo:
Ja,ja,ja, Lo de los saludos a la bella Dama, no sé si son para mí o quieres que se los de de tu parte a Dulcinea del Toboso.
Un abrazo.

Chela dijo...


Chelo:
Gracias por tu visita, de verdad que la agradezco.
Celebro que Cervantes gane puntos después de este post. A mi el recordarle ahora, ha avivado mi intención de leerlo de nuevo con calma.
Un cariñoso abrazo.

PEPE LASALA:
Yo también espero que los homenajes a Cervantes continúen entre nosotros, los hispanos, porque es un orgullo de nuestras letras y de nuestra cultura común.
Un afectuoso saludo.

Myriam:
Bienvenida a estas páginas y me alegra compartir contigo un amigo tan simpático como Genín. Gracias por tus elogios y también por la referencia de la guía de Pedro Ojea Escudero.
¡Encantada de conocerte aquí y paso a visitarte también! Abrazos.

Anónimo (Irene?):
La obra de El Quijote no cabe duda que es una obra densa y además con el condicionante del castellano antiguo, aunque para mi, actualmente constituye en aliciente. Quien más me influyó en la lectura del Quijote, ya con 18 años, fue Pedro, el padre de mi amiga zaragozana, que leía un capitulo cada día y me comentaba sus lecturas con humor y la filosofía propia de un hombre que reflexionaba mucho sobre la condición humana.
Espero que te guste. Un abrazo.

Chela dijo...

Josep:
Me alegra mucho que a través de Francisca hayas llegado hasta mi blog y que te guste, a mi me parece que queda un poco antiguo pero soy incapaz de aprender algo nuevo y renovarlo. De todas maneras yo también esto quedando antigua, ja,ja,ja...

No soy, como tu dices, una estudiosa de Cervantes, simplemente he relatado mi experiencia de como conocí su obra en el final de mi infancia, a las puertas de la adolescencia, llevada por la curiosidad y el afán de leer todo lo que se me ponía por delante. También me más que por una lectura personal, directa y voluntaria.

El hecho de escribir el post, y de rememorar los libros que cito, me ha motivado para hacerlo de nuevo, y creo que con más ilusión que nunca, a mis "taitantos" años...

He hecho clic en tu "nick", pero no me lleva a tu blog. Seguiré insistiendo. Un cordial saludo y gracias por tu visita y comentarios.

Josep dijo...

Hola, Chela,
Pues has elegido un buen momento para rememorar aquel dia, yo creia que lo habias hecho como apoyo al Centenario, y si no eres una estudiosa de Cervantes lo pareces.
Tienes razón, este "nick" no lleva a ninguna parte, nunca me habia dado cuenta..
Te dejo aquí la dirección:
http://vivenciesjosep.blogspot.com.es/
Es un placer haberte conocido.
Un cordial saludo.

Chela dijo...

Josep:
Te diré que el post lo escribí porque quería participar en el Centenario, en la fecha clave, ya ves que lo cito y que considero la página como un homenaje, pero a la hora de plantearme qué escribir y cómo se me ocurrió hacerlo sobre el recuerdo de cómo fue mi encuentro y conocimiento con Cervantes, tratando de ser un poco original en el homenaje. Casi todos mis posts, versen sobre lo que sea, suelo relacionarlos, cuando es posible, con mi vida personal.

No supe encontrar tu blog ni las páginas publicadas en los comentarios anteriores, sobre el poco interés mostrado en España para celebrar el Centenario de Cervantes en relación con los homenajes dedicados a Shakespeare en Inglaterra.
Hay diferencias notables entre españoles e ingleses en bastantes cosas, en cuanto a las demostraciones de adhesión y admiración por lo que es propio de cultura y costumbres. En mi primer viaje a Londres (años 60) me llamó la atención el ver su bandera en las cosas más inverosímiles (por ejemplo los manteles del desayuno en la casa en la que estuve invitada; al final me regalaron uno que nunca me atreví a usar, ¡ridícula! ¿No?). Llamaba mi atención el que en las casas tuvieran expuestas fotos de su reina, como si se tratara de un familiar, el silencio y respeto con que escuchan su himno, la atención que prodigan a sus mayores, el respeto hacia sus autoridades, autores, artistas de toda índole... En definitiva son conservadores y amantes de su pasado y de su cultura. Aquí nos avergonzamos de casi todo y olvidamos con facilidad. Creo que los años de Dictadura (para mi más de la mitad de mi vida) nos llevan a actitudes de indiferencia y despreocupación, cuando no de vergüenza, por lo que nos une, nos identifica, por nuestros personajes más emblemáticos, personajes históricos, artistas, etc. etc.
Un ejemplo peculiar también de la actitud de los ingleses a la hora de conservar lo que fue "suyo" (un decir), es para mí como han sabido salvar y conservar las relaciones con lo que fueron sus antiguas colonias, creando la "Commonwealth" (riqueza común) lo que les permite beneficio para todos los componentes de la unión.

Para mí es también un placer haberte conocido, nos seguiremos en los blogs. Un saludo cordial.

L.M.G. dijo...

Hola
Gracias por su información. Muy interesante.
Admirable su fascinación por Cervantes.
Un cordial saludo.
L.M.G