Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

31 de octubre de 2013

Vinos y folclore en Budapest



_________________________________________________________________________________





  
Bellezas húngaras


Viajar es siempre hermoso, conocer Budapest lo es más todavía.



Estuve en Hungria  a primeros de septiembre, en un apretado viaje que solo  te deja recuerdos tipo flash, vistas panorámicas, y la sensación de haber conocido "in situ",  la colección de  postales que ofertan las guias de turismo, sin apenas referencias humanas ... No es el tipo de viajes que me gusta hacer, ni al que estaba acostumbrada cuando viajaba, con un mínimo de imprescindible programación y en coche particular, con tiempo suficiente y unas piernas ágiles para callejear, explorar por mi cuenta y descubrir aspectos  no sugeridos en guias ni folletos. Ahora viajo con las restricciones de adaptarme a un  grupo, a unos horarios apretados, y con una pérdida de facultades que no me permite la aventura ni la exploración improvisada. Pero bueno, menos es nada. Después de varios años sin salir de la "piel de toro", he conseguido "asomarme" al hermoso Danubio. Lo de asomarme es casi literal, pues la ciudad de Budapest, cruzada amplia y generosamente por el río, posee, a ambos lados de sus orillas y asentados en suaves colinas, innumerables monumentos y miradores desde los que contemplar su gran hermosura.




 
Bastión de los Pescadores en la Colina de Buda.


Por suerte, la mañana que subimos a  la colina del Castillo en  Buda,  en el lado oeste de la ciudad, el sol quiso acompañarnos, quizás para compensar  la lluvia que el día anterior estropeó nuestro  recorrido turístico.

Dimos un paseo por las calles principales,  admiramos la céntrica Plaza de la Santísima Trinidad, el edificio del antiguo ayuntamiento de Buda,  la Iglesia de Matías, llamada así por su vinculación con Matías I (Corvino), Rey de Hungria, pero que en realidad es la Iglesia de Nuestra Señora, consagrada  a la Virgen María, patrona de Hungria, hermoso edificio neogótico que luce unos vistosos tejados de coloristas cerámicas. 











En las plazas y jardines del  entorno de la iglesia, el ambiente era festivo y agradable: músicos, artistas exponiendo a la venta pinturas y dibujos, halconeros dispuestos a mostrar sus habilidades en la cetrería, cómicos, y... turistas,  muchos turistas.


 




 










 














 
                                                                                               



Iglesia de Matias, Bastión de los Pescadores y San Esteban



Y presidiéndolo todo,  el monumento con la estatua ecuestre del primer rey del País,  Esteban I, San Esteban, patrón de Hungría. 





Al fondo de la plaza, los turistas se turnaban para conseguir un buen puesto en  los balcones del Bastión de los Pescadores y poder fotografiar las inmejorables  vistas de Pest y del Parlamento,  en la otra orilla del Danubio.


 

 

 

  

XXII Festival Internacional del Vino.

Fue casual encontrarnos en Buda, el último día de la Fiesta del Vino (del 11 al 15 de septiembre), lo que me dio oportunidad de conocer algo sobre los vinos de Hungría y disfrutar de su folclore.

El Festival,  celebrado en las terrazas del Palacio de Buda, donde se instalan carpas y puestos para degustar y comprar vinos de las diferentes regiones del país, no lo vi en su apogeo, sino cuando algunos de las cofradías de custodios del vino, con representación en el festival, se acercaron al Bastión de los Pescadores, en el que nos encontrábamos, un poco antes de abandonar el lugar para ir a comer

Hungría. Tienen 22 zonas con denominación de origen, en las que se cultivan  variedad de cepas, algunas autóctonas, existentes ya en tiempo de los celtas, y mantenidas  por los romanos. Durante el régimen comunista se elevó el consumo y producción de los vinos en detrimento de la calidad y conservación de las mejores cepas. Actualmente los vinos húngaros ocupan un lugar destacado en Europa. En cada zona de cultivo existen cofradias encargadas de custodiar y velar por la calidad y pureza de sus vinos, así como proteger la producción y mantenimiento de sus mejores cepas, haciendo que se adecuen a la denominación de origen en la que basan su fama. 

Entre las regiones o comarcas vitivinícolas, destacan las de Tokaj, en el noroeste del País, de la que es muy conocido su vino dulce para postres llamado "aszú", citado en el himno nacional y considerado popularmente como "rey de los vinos".  Las zonas de Kunság, Csongrád y Hajos-Baja, en el sur, son también famosas. La región de Eger, en el nordeste y zona de los Cárpatos, tiene buenos tintos (muy conocido su "Bikavér" "sangre de toro"), lo que permite que a la región se le conozca como la Borgoña de Hungria, así como a la región de Villány, situada en tierras más cálidas al sur, y que producen vinos de más calidad y  cuerpo,  equivaldría, siguiendo las comparaciones,  al Burdeos húngaro. Székszárd, región algo más hacia el norte que Villány, produce también buenos tintos. Los vinos de Székszárd, que interesan mucho a los húngaros por sus viejas cepas autóctonas y su arraigo, fueron ensalzados por Schubert en su obra "El Quinteto de la Trucha", y también por Liszt en su composición "Misa en Székszárd".

En Budapest hay muchos sitios donde degustar, comprar y conocer los vinos de Hungría. Precisamente en el distrito del Palacio Real de Buda, se encuentra la Real Casa del Vino y Museo del Vino.

Para degustar los vinos hungaros, son lugares muy famosos el "Cellar Faust", bodega situada en el histórico laberinto de cuevas existentes bajo tierra en la zona del Palacio, como también lo es, el conocido "Bock Bistro", propiedad de Jozsef Bock, famoso enólogo de Villány.  


Conste que  este tema del vino me ha quedado pendiente para la próxima visita a Budapest, pero gracias a esta Fiesta  pude informarme un poco de lo mucho que me queda por conocer de Hungría. ¡Y con lo que a mi me gustan los buenos vinos! ¡Otra vez será!





























  
Cofrades del vino

































  Baile folclórico, para remate de una hermosa mañana en Buda.

 

 



 Ellas, observan y aguardann ser invitadas al baile.



 
Ellos, muestran sus habilidades para conquistarlas. 

 
Por fin ellos se deciden a invitar a las chicas al baile.



¡Y se animan!






 UNA CONSIDERACIÓN
  

¿Y en Coruña qué?



Pues en Coruña, hemos celebrado  este pasado verano la III Edición  de la "Oktoberfest Olé!" ¿Qué les parece?

En pleno mes de agosto, el de más turismo en Coruña, lo celebramos comiendo salchichas  y bebiendo cerveza de Alemania. No tengo nada en contra de estos buenos productos germanos, pero...

¿Por qué no una Fiesta  de los excelentes  vinos de Galicia, con pulpo, mariscos, etc. etc. ? Acompañada de nuesro folclore.

Sobre todo cuando en los últimos años,  las "oktoberfest" de exaltación de la cerveza alemana,  están  proliferando bastante en  las fiestas de verano de Galicia, sobre todo por las Rias Baixas.

¿Por que los demás son tan listos y nosotros no aprovechamos lo nuestro para promocionarlo y darlo a conocer,  cuando hay más visitantes en la Ciudad? Budapest no es una región vinícola pero los húngaros saben aprovechar el tirón turístico de la ciudad para presentar los productos,  gastronomía y  folclore de otras regiones del País.

¡¡¡Por favor!!!  Rentabilicemos Galicia, sin menospreciar lo demás.
______________________

Vídeo hecho con fotos. Danza hungara.









37 comentarios:

Francisco Espada dijo...

A pesar de la celeridad del viaje, Chela amiga, nos entregas un magnífico reportaje con un sin número de muy buenas fotografías.
Yo siempre te imagino en una de esas balconadas de A Coruña que dan al mar. No me quites el hechizo, sólo confírmame que es verdad o calla: ambas cosas me mantendrán en la idea del lugar en el que te imagino, con un ojo aquí y el otro oteando el horizonte Atlántico.
Te mando un beso envuelto en cariño.

Marcos dijo...

Pues habrá sido un viaje breve, pero te ha quedado un reportaje de lujo.
Y las fotografías preciosas. No conozco Buda-Pest pero está en mis planes de futuro. Bss.

CHARO dijo...

Vaya vije más estupendo que has hecho, ya me gustaría a mí poderlo hacer.Me ha gustado mucho todo el reportaje, al menos he conocido un poquito Hungría y algo es algo.Te doy toda la razón en lo de promocionar lo nuestro, teniendo además tantas cosas buenas que ofrecer, to si voy a Galicia me gusta comer pulpo y marisco no salchichas alemanas.Besicos

Ligia dijo...

Me encantó el reportaje y con tus imágenes he recordado cuando estuve allí hace varios años. Tienes razón en lo que dices de los propios recursos que tenemos en nuestra comunidad, pasa igual en muchos sitios de España. Abrazos

Genín dijo...

No tenemos mas remedio que adaptarnos a nuestra edad, el reportaje es muy generoso en fotos y texto, lo de las fotos nunca me canso de verlas.
Siempre he querido conocer Budapest, nunca he ido, no se porqué, a lo mejor, quien sabe...
Pero sinceramente, en productos y lo demás, prefiero Galicia, además el gallego se me da mucho mejor que el húngaro :))
Besos y salud

Chela dijo...

Francisco Espada:
Lo de las galerías...
Bueno, en Ferrol viví en dos casas de hermosas galerías, la segunda era como vivir en un barco, siempre mirando al mar. En Coruña, por el contrario, no tengo galería ni vistas por las que merezca la pena asomarm, pero en los meses de verano puedo disfrutar de un cuarto de estar con amplias ventanas sobre el mar, y eso sí, me paso el día entero, disfrutando de la bahía coruñesa y diríamos que "controlando" la entrada y salida de los barcos.
Lo que si aciertas es a imaginarme con "un ojo aquí y otro oteando el horizonte", cuando paseo por Riazor.
Un abrazo.

Chela dijo...

Marcos:
Budapesto merece la pena.
Yo hice un viaje de 10 días, casi "panorámico", repartido entre Praga, Budapest y Viena, y la verdad son tres ciudades monumentales y hermosísimas, que requieren mínimo, cinco o seis días cada una.
Me ha faltado tiempo libre para disfrutar de los cafés, de las piscinas y baños termales, de espectáculos, conciertos, de hablar con la gente...
¡Deseo volver!
Un abrazo.

Chela dijo...

Charo:
A mi me gusta conocer y probar todo lo que de bueno hay en cada sitio, pero me duele también que aquí no pongamos en valor lo nuestro.

Si vienes por Galicia, conecta conmigo, me encantará hacer de anfitriona. Un abrazo.

Emilio Manuel dijo...

Bonito reportaje, todo aquel que ha ido, mi hija entre ellas, me ha hablado maravillas, ¿no estuviste en Transilvania viendo al conde Dracul?.

Un saludo

MaryLou dijo...

Qué bonito reportaje!!! es como si me hubiera paseado yo. No he estado nunca en Budapest.
Besicos

Chela dijo...

Ligia:
Me alegra que conozcas Budapest, es una ciudad maravillosa, y no puede verse en tres días como la vi yo.

Un abrazo.

Chela dijo...

Genin:
Por supuesto que hay que adaptarse a la edad, o para ser más exactos a la capacidad fisica y psiquica que se tenga, porque esto no es solo una cuestión de años sino de salud.
Mis mermas por el momento están en dos cosas que siempre he utilizado mucho, las piernas y la vista.
Lo de las fotos, debe ser por costumbre, pues ahora las hago casi sin ver y "encuadro" de chiripa.

Un cariñoso abrazo.


esteban lob dijo...


¡Y cómo serían las fotos, apreciada Chela,si no las encuadraras "de chiripa"!
Están muy bien logradas, lo mismo que el reportaje.

Anónimo dijo...

Buenas Tardes Cheliña

Precioso reportaje de Budapest, dan ganas de escapar allí cuando se pueda. Muy detallado y con preciosas fotos

un besiño la pinchauvas

Franziska dijo...

Como dices hay que ir adaptándose a los cambios que supone seguir viviendo pero hay que seguir manteniendo la ilusión.

Ha sido un viaje estupendo a pesar de todo y lleno de bellas e interesantes perspectivas, atrayente.

Y como siempre, esto ya no podemos olvidarlo, realizas un trabajo completo y detallo de información. Hay que felicitarte por ello.

Un abrazo. Franziska

Chela dijo...

Emilio Manuel:

MaryLou
Me alegra que os guste el post.
Siempre queda algo por ver, por no decir casi todo.
Mis últimos viajes a centro Europa, a excepción de este último, son anteriores a la caida del Muro de Berlin, ahora me interesan, Rumania, Bulgaria, Eslovenia...
Tampoco conozco los paises de los Balcanes. En fin...Conozco muy poco pero algo es algo.

Un afectuoso saludo a los dos.

Chela dijo...

Esteban Lob:

Ahora el ordenador te permite arreglar bastantes defectos de las fotos: enderezar, recortar, contrastar...
Creo que salen bien porque es bonito lo que esta delante del objetivo. Como verás en Budapest son bonitas las panorámcas, pero ¿que me dices de las chicas del grupo de bailes? ¡Unas bellezas!

Un amistoso abrazo.

Franciska:

Antes yo era una persona ilusionada por naturaleza, ahora mantener la ilusión me supone, muchos días, poner fuerza de voluntad.
Gracias por tus elogios, pero yo si que admiro muchos de los blogs que visito, entre ellos el tuyo.

Un abrazo. con afecto.

Meme dijo...

Gracias Chela por este magnífico recorrido con fotos y explicaciones de tu escapada por este hermosa ciudad.
Siempre es un placer viajar de tu mano a través de la ventana de tu blog.

Abrazos

María Pilar dijo...

Bellísima ciudad la que nos traes hoy y que para los que te seguimos hoy será menos desconocida por todo lo que nos cuentas y las preciosas imágenes que hablan por sí solas.
Besos

trimbolera dijo...

Que preciosas imágenes llenas de vida. He viajado cogida de tu brazo y viendo por tus ojos. Gracias Chela.

DARÍO GÓMEZ (EL PEATÓN) dijo...

Mucha razón le hallo a "trimbolera". Leerte es como viajar de tu mano. Siempre he querido conocer Budapest, y tu me regalaste la más hermosa guía de viaje. Gracias.

Ambar dijo...

Yo estuve el pasado año en Budapest y precisamente en septiembre, pero no coincidí con la fiesta del vino. Es una ciudad preciosa, estuvimos 5 días y se nos hizo corto, a pesar de que no dejamos de visitar todo lo que pudimos y andamos como locos.
Me ha encantado volver a visitarla contigo.

Saludos

Chela dijo...

Meme:
Me alegra que te guste "viajar" conmigo.Lo mismo que yo "viajo" por la selección de tus versos hasta encontrarme con los mejores poetas.
Un abrazo.

María Pilar:
Ciertamente Budapest es una ciudad bellísima que merece más que una rápida visita, como fue la mía, no obstante aunque ví muy poco ha calado muy hondo en mi.¡Deseo volver pronto!
Un abrazo.

Chela dijo...

Trimbolera:
Me agrada que te guste este post, sobre todo a tí, que acostumbras a deleitarnos con páginas llenas de bellas fotos y excelente música.
Un cariñoso abrazo.

Darío Gómez (EL PEATÖN):
Cuando publico páginas sobre mi tierra u otros sitios de este continente, pienso en tí, y en los que estáis en otras orillas, creo que es una forma de intercambiar información entre los dos continentes. Aprendo mucho en vuestros blogs de esos países americanos que siempre admiré y que lamento no haber visitado cuando tenía facultades para hcerlo. Solamente hice un único viaje a Buenos Aires, Montevideo y Río, hace más de veinte años.
Un afectuoso saludo.

Felipe Tajafuerte dijo...

Como ya ha comentado antes Genin, tenemos que acomodarnos a lo que podemos hacer. También a mi me sigue gustando viajar por libre, pero ciertos viajes prefiero hacerlos en grupo, lo que se pierde por un lado se gana por otro. Qué envidia me has dado con lo de los vinos. En el viaje que acabo de realizar no los he catado. Un saludo desde mi mejana

Anónimo dijo...

Hola Isabel,
Un viaje precioso a pesar de la celeridad. Con Praga, Budapest es uno de los lugares que más me apetece conocer
Besos. Isa.

Chela dijo...

Ambar:
Gracias por visitar mi blog y dejar un comentario.
Budapest merece una la visita de al menos cuatro o cinco días pues tiene muchísimo que ver y un ambiente muy gradable.

Ahora paso yo a visitar tu blog. Un saludo.

Chela dijo...

Felipe Tajafuerte:
Para mi lo ideal ahora es viajar en grupo organizado (no tengo otra opción) pero luego me gusta que no sean viajes muy apurados para disponer de alguna mañana o tarde libre para poder ver algo por mi cuenta.
En determinados países, los idiomas también condicionan a depender del guía.
De los vinos tuve que enterarme por mi cuenta y de casualidad.
En la próxima visita a Budapest no faltarán los vinos.

Un saludo.

Anónimo:
Isa, estoy dispuesta para acompañarte a Budapest cuando tengamos oportunidad.
Es una ciudad, que ya antes de ir sabía que querría volver pues me había informado de lo hermosa que es y de las muchas ofertas culturales que ofrece, en contra del escaso tiempo del que yo iba a disponer.
Un abrazo.

Rosa María dijo...

Querida amiga Chela: La verdad que siempre me sorprendes por la vitalidad y las ganas de beber todo lo grato que te aporte la vida. A ello se le denomina: grandeza personal,vitalidad y juventud; si amiga juventud por sentir el roce de lo vivido anteriormente y cotejarlo con el presente. Sigue así que es la forma más grata del júbilo.
Un abraciño entrañable,
Rosa María Milleiro

http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es

Airblue dijo...

No conozco esa maravilla, pero está en mi agenda. Aunque con los reportajes que nos haces y las fotos tan bonitas, a lo mejor es suficiente... De verdad Chela que además de disfrutar los viajes, traes un montón de información.
Un abrazo de los dos.

unjubilado dijo...

Precioso reportaje y fabulosas fotos, ya se de otro sitio al que no tengo que ir, no por que no me guste ni mucho menos, es debido a que gracias a tu reportaje ya lo conozco.
Por cierto, me imagino que no probarías el vino de las 22 zonas, ya que si lo hubieras hecho no haría falta que repitieras, lo hubieras visto doble.
Un abrazo

Chela dijo...

Rosa María:
"Lo de "beber" todo lo grato que te aporte la vida", no me lo dirás por lo de los vinos de Hungría? ja,ja,ja...
Es vedad que me gusta siempre relacionar el pasado con el presente y encontrar lo que ambos tienen de positivo.
Biquiños.

Chela dijo...

Airblue:
Creo que más bien suelo dar poca información, porque mucha la doy ya por sabida, aunque si me suelo centrar en algún aspecto menos conocido, al menos para mí o que llama mi atención.
En el caso de Budapest, que tiene maravillas, solo doy cuenta de una mañana en Buda y del tema de los vinos de lo que me enteré ese mismo día, casualmente, al ver por allí aquellos cofrades encargados de tutelar los vinos de su región o pueblo.

Un abrazo también para vosotros.

Chela dijo...

Unjubilado:

¡Si te cuento de Budapest, querrías ir! Ver sus puentes, su Basílica, sus palacios y castillo, sus miradores, sus bulevares, sus encantadores cafés, la ópera, el mercado central, sus restaurantes con alegre música de violines y, lo mejor, pasear en barco por el Danubio, a la noche, viendo los puentes y monumentos de la ciudad iluminados, entre los que destaca majestuoso el Parlamento.¡Es una belleza! Pero es la primera vez que me voy de un sitio con la sensación de no haber visto más que unas "instantáneas" pues apenas tuve tiempo de saborear el ambiente, dos días no llegan a nada.

De lo vinos me enteré tarde y casi no los probé, de lo contrario, como tu dices, terminaría viendo todo doble, ja,ja,ja...

Un abrazo.

Thony Caro dijo...

HOLA CHELA: QUE MARAVILLOSO VIAJE Y PODER COMPARTIRLO, ES DOBLEMENTE EXQUISITO.-
LA BELLEZA DE BUDAPEST ES ALGO EXCITANTE.-
TIENES RAZÓN , EN NUESTRA CASA NO LE DAMOS EL VALOR QUE TENENOS Y COPIAMOS MUCHAS VECES LAS COSTUMBRE IMPORTADAS.-
UN BESO GRANDE.-

Maluca dijo...

Bueno Chela, ya lo leí y vi las fotos y el vídeo. Menudas fotazas, menos mal que no leí esto antes, si no, no pongo las mías que son una birria. Estoy de acuerdo contigo en que un viaje organizado no tiene nada que ver con uno "a tu aire", pero uno se adapta... aunque creo que repetiré poco en plan "organizado". Tuviste suerte de encontrarte con la fiesta del vino efectivamente. Yo he venido tan fascinada que pienso que tengo que volver.

En cuanto a los productos de tu tierra, creo que están muy bien representados. Allí en Galicia y por el resto de la península. Sin ir más lejos, aquí en tierras toledanas, tenemos la fiesta del marisco que es, quien lo duda, marisco gallego. He ido un par de veces y desde luego no hay productos andaluces, jejeje. También hay unos cuantos restaurantes que se unen y tienen en su carta productos gallegos, y no baratos, por cierto.

Pones gran mimo en confeccionar tus reportajes y eso se nota. Yo, reconozco que empiezo con ganas pero me canso rápido. Creo que se nota en este caso de una crónica tan extensa. Al final, sin apenas notas, estaba ya deseando llegar al final. Besos.

Chela dijo...

Maluca, lo de las fotos ha sido una casualidad,tuve suerte, tengo muchísimas muy malas, grises, con lluvia, etc. de gran parte del viaje, pero justo ese día lució el sol y además dispuse de tiempo para enfocar y hacerlas ya disfrutamos de un rato libre sin tener que seguir a la guía.

En cuanto a los relatos, a mi me gustan los tuyos. Yo no los hice así y me arrepiento porque ahora ya no me acuerdo de nada (incluso me ha venido bien repasar contigo los recorridos para memorizar muchos monumentos y lugares). Leer tus páginas es como hacer de nuevo el viaje y resultan muy amenas e ilustrativas. Para quien no ha visitado esas ciudades y paisajes puede hacerse una perfecta idea.

Yo disfrutaba más cuando viajaba en turismo particular o con un grupo pequeño pero esos tiempos ya se han acabado para mi.

Esas ciudades de tu viaje me han resultado tan hermosas que me pasa lo que a ti, ¡me encantaria volver! Por el momento tengo la opción de recorrerlas nuevamente contigo.

Un abrazo muy cariñoso.