Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

6 de mayo de 2007

Del amor y la ternura




 ¡Felicidades a todas las madres!







Mi madre, su nieta Úrsula y su biznieta Manuela .


Úrsula es hija de mi hermano, fallecido.

(foto de agosto de 2005)



Hoy en España y en Portugal es el Día de la Madre, celebración que tiene un carácter universal pero que no se celebra de forma unánime el mismo día en todo el mundo, pues depende del origen cultural de la costumbre. En gran parte de los países de la Europa comunitaria, como Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandía, Holanda e Italia, así como los países americanos de Brasil, Cuba, Colombía, Chile, Perú, Puerto Rico, Venezuela, lo celebran el segundo domingo de este mes; Argentina el tercer domingo de octubre, el Reino Unido el cuarto domingo de cuaresma, Polonia el 25 de mayo...

En las culturas antiguas, como la griega y la romana, ya tenían unos días para honrar a las madres de sus dioses, como por ejemplo en la antigua Grecía que tenían un día dedicado a Rhea, madre de Zeus y Poseidón... Los cristianos eligieron también sus fechas para honrar a la madre de Dios, como por ejemplo los católicos que celebraban el 8 de diciembre, costumbre esta última que aun se mantiene en algunos países. Actualmente en España el Día de la Madre, primer domingo de mayo, es una fiesta , de carácter laico.

Aunque las madres merecen un homenaje los 365 del año, hoy, por ser un día especialmente conmemorativo, quiero dedicarles esta página a mi madre y a vuestras madres, a nuestras abuelas, madres de nuestras madres, a nuestras bisabuelas, madres de nuestras abuelas, y así sucesivamente hasta abarcar a todas las mujeres que a través de la maternidad han posibilitado nuestra existencia.

No voy a hablar de mi madre para ensalzar sus cualidades, pues cada virtud, cada bondad, cada excelencia que yo pueda decir de ella, estoy segura que es idéntica a la que vosotros podéis decir de vuestra madre ¿no es así? Todos hemos disfrutado de sus cuidados, de sus desvelos y sacrificios, de sus mimos, de sus caricias, de sus besos, de su ternura, de su amor desinteresado...
Posiblemente hoy estaréis con vuestra madre, rodeados del resto de la familia, celebrándolo, dialogando, riendo, disfrutando juntos...

En mi caso, yo también estaré con mi madre pero ella no sabe que día es hoy, no sabe quien soy, no tiene capacidad de dialogar ni de construir frases, ya no sabe dar besos, ya no sabe reír, si acaso sonríe...Pero yo se que día es hoy, yo se que ella es mi madre, yo se hablarle y decirle cosas cariñosas, yo se besarla y acariciarla, coger sus manos y acercarlas a mis cara haciéndome la idea de que me acaricia, aproximar mi mejilla a sus labios y decirle que me bese pero rara vez lo consigo, y si lo hace, (¡a veces lo logro!) se me humedecen los ojos de emoción mientras le digo, ¡que bien mama, que ricos son tus besos! A veces me mira, con sus ojos grandes y limpios de color marrón verdoso, fijamente y con dulzura, y lo hace de tal manera que parece querer decirme algo, parece reconocerme y yo me siento feliz, emocionada...Pero esos momentos son muy breves y rápidamente vuelve a su mutismo.

Creo que habréis ido entendiendo de que estoy hablando. Mi madre padece la enfermedad de Alzheimer desde hace trece años pero como hasta el año pasado aun podía andar, disfrutábamos juntas de paseos en el entorno de casa, y nos sentábamos en los jardines y en las terrazas de las cafeterías, pero a partir de septiembre de 2006, que tuvo dos caídas, ha bajado en picado, deteriorándose física y psíquicamente de forma muy rápida.. Pasó a silla de ruedas y, desde una grave neumonía que cogió en marzo pasado, pasa casi todo e día en cama...Hay que hacerle todo. Ella no se queja de nada, ni siquiera sabe llamar a alguien o pedir ayuda cuando lo necesita, vive en su silencio, ensimismada y, de vez en cuando, esboza palabras, y también sonríe cuando se le prodiga algún mimo.

Por las tardes me gusta estar con ella, solas las dos, mirándola, cogiéndole las manos, contándole cosas de su infancia y de la mía, sin saber si entiende de que le hablo, pero yo lo hago porque no se que otra cosa hacer, a veces me mira ella también y parece asentir a lo que le digo. Yo no hago mas que expresarle cuanto la quiero y cuanto me gusta estar a su lado.

Hay algo que quiero añadir y deciros, algo de lo que me arrepiento y que ya no puedo rectificar. Es no haberle prodigado antes tanto amor y ternura, cuando mi madre estaba bien, cuando me conocía, cuando era consciente de su persona y de su vida... A veces no hacemos las cosas, no nos manifestamos, no demostramos nuestros sentimientos porque lo creemos innecesario , porque nos parece que se da por sabido, ¡que error! Aunque se de por sabido a todos nos agrada oír decir que nos quieren, nos gusta que nos acaricien, que nos besen... Pero en la práctica exteriorizamos poco los sentimientos, nos da un estúpido reparo. Sobre todo en mi generación la relación con los padres se vivía con excesiva parquedad sentimental, retrayéndonos en la demostración de los afectos...

Esto es lo quería transmitiros hoy, este sentimiento de culpa de no haber vivido más intensamente los afectos, y sobre todo de no haberlos manifestado, demostrado. Debemos abrazarnos y besarnos con mas frecuencia, verbalizar nuestros pensamientos, exteriorizar nuestro nuestro amor y nuestros afectos, mirarnos a los ojos con dulzura, apoyarnos...¡esta en nuestras posibilidades!.

El bien que me trajo la enfermedad de mi madre es el de haberme dado capacidad de desarrollar ternura, la de haber tenido la oportunidad de devolverle ( es un decir, porque los cuidados y atenciones prodigados por una madre no son comparables a los que puede prodigar una hija) cuidados y atenciones, mimos y caricias...¡Pero todo es poco!

Os he incluido dos fotos que aun no tienen dos años. La que está sola la hice una mañana de domingo cuando la sacaba de paseo cerca de casa. En medio de su demencia nunca dejaba de sonreír y se mantenía con muy buen aspecto externo. En julio de ese año, 2005, nació su primera y única biznieta, por el momento, y la lleve a visitarla para poder hacerle unas fotos juntas. Aunque la veáis tan guapa y tan bien, no sabia ni con quien estaba, pero ella dedicaba a todos su mejor sonrisa, y un gesto amable, porque esta fue siempre su manera de ser y la conservo a pesar de su enfermedad.

Bueno además de dedicar esta página a mi madre (que no la leerá) , quiero enviar un beso y unas flores a todas vuestras madres, estén donde estén, porque incluso las no presentes permanecen en el corazón de sus hijos ( nadie muere completamente mientras tiene a alguien que le recuerde). A todas las que sois madres, y de una forma también especial a mi sobrina Ursula y a "Maclovia" ( a quien he conocido en la blogosfera) , ambas madres jóvenes que han iniciado el aprendizaje de prodigar amor, de ejercitarse en la ternura, en la entrega, en educar, en transmitir valores, en dar felicidad, respectivamente, a sus hijas Manuela y Covi.
Muchos besos y abrazos.

________________________________________________________________

¿ Y los padres?

En su día tendrán su página, pues los padres tienen también su aquél, su valor, su importancia en la vida de los hijos. ¡doy fe!



23 comentarios:

Nerim dijo...

Gracias Chela por este post tan intimo y personal. Gracias por compartir con nosotros tu realidad y gracias por acercarnos a tu madre, a esa madre que siempre tiene la sonrisa en la boca, a esa madre amable, esa madre que aunque no reconozca a nadie, estoy segura que en el fondo de su corazón intuye y agradece vuestro cariño y tu dedicación.

Y gracias por tu felicitación extensible a todas nuestras madres, a nuestras abuelas y bisabuelas. Yo con tu permiso, cogeré una rosa blanca y la pondré en la mesita del ordenador para poder apreciar su belleza y su ternura, la misma que tu nos has regalado en este día.

Un beso y un fuerte abrazo para ti y para tu madre.

Nerim

unjubilado dijo...

Un abrazo muy cariñoso para todas las madres del mundo.

melytta dijo...

Hola Chela, llego con algunos días de retraso a devolverte tu visita. No conoces mucho de mí, pero con el tiempo sabrás que soy segura aunque ¿lenta?, no... muy ¿ocupada?.
Me ha gustado tu espacio, he entrado en tu perfil y me he sentido identificada con tus gustos, después te he leído despacito... y he podido comprenderte muy bien, porque mi abuela materna, mi madrina, sufrió Alzheimer, conozco esa devastadora enfermedad desde sus inicios hasta el final; mi abuela vivía con nosotros, y lo único que se puede hacer es, como tú bien dices, darles mucho amor y tener mucha paciencia. Te tranquiliza saber que no "sufren" porque su cerebro se vuelve otra vez de niño, y es como un proceso a la inversa desaprenden lo aprendido a lo largo de su vida. Cuidarles en todos los sentidos es cuanto queda...
Se sufre al ver que no te puedes comunicar, que no recuerdan, es tal vez lo más duro de todo el proceso, más que su constante necesidad de cuidados.

Gracias también por este post a todas las madres (entre las que me incluyo) he pensado mucho en esa cadena que nos une a todas las madres de una misma familia como esas muñecas rusas. En mi hija que hoy me ha regalado un dibujo hecho por ella con unas frases preciosas que ella tal vez algún día reciba y comprenda todo lo que ha escrito en su total inmensidad.

Bueno, Chela, bienvenida, cuenta con mi apoyo y lo que te pueda aportar mi experiencia por aquí que no es mucha, pero la tienes y otra vez gracias por tu visita, tu valentía, tus palabras.

Un beso muy fuerte desde Granada.

Ula dijo...

Gracias por felicitar a mi madre que hace unos meses que murió y el día de hoy me emociona más por la celebración, aunque todos los dís está en mi corazón y si por eso es, morirá conmigo, aunque mis hermanos también la recuerdan igualmente.
Una gran labor la que estais haciendo con tu bonita madre. siempre me pregunto hasta donde sufren estos enfermos, si se dan cuenta o por el contrario gozan de paz interior.
Muy bonitas las rosas blancas.
Ah, mi nick viene de Ursula, familiar para tí.

Maclovia dijo...

Hola Chela, muchísimas gracias por compartir esto hoy, y por darme una gran lección, recordarme cuan importante es decir lo que sentimos. Llore, y ahora te admiro mucho más, yo creo que cuidar a nuestros padres es un privilegio que no todos tenemos, regresar en pequeña medida lo que nos han dado es maravilloso.
El amor de una madre es infinito, nunca termina, todo lo puede.
Te mando un abrazo, grande, grande, te agradezco tu dedicatoria, no sabes cuanto. Dale a tu sobrina un abrazo igual de grande.
Un beso :)

Gaviota dijo...

Hola Chela, es la primera vez que visito tu blog y me has conmovido mucho. Te envío un fuerte abrazo y otro a tu mami. Saludos desde México.

Yeux! dijo...

Hola, e smi primer visita aquí y me agradó, es 1 gusto leerte. Yo soy 1 madre joven, mis hijos están en los 4 y 2 años, mi madre es joven también, aún está conmigo lúcida y viva, pero no sé si es por la cuestión de los hijos (los suyos más chicos que yo y los míos) pero nunca quedo bien con ella. En ella está la educación parecida a la tuya de no exprezar, en mí se ve un tanto reflejada. Aún así intento acercarme a ella a pesar de sus críticas. La amo, eso no queda en duda, sólo espero que mi hija tenga más confianza al abrazarme con el pasar de los años.
1 saludo y 1 abrazo fuerte, felicidades.

citizen dijo...

Chela, tu historia, tus palabras, tus silencios, tus tristezas, tu vida, los cobijo con un grande y fuerte abrazo y un beso muy tronado.
Muchísimas Gracias por compartir.
Decidido: visitante asiduo de tu blog :-D

Celiux dijo...

Hola, Chela!
Por Maclovia di con tu blog.
Me ha gustado mucho lo que escribes sobre las madres.
Continuaré leyéndote desde MOnterrey, en México.
Yo no tengo hijos aun. Pero tengo a mi mamá y aun tengo a mi abuela materna, que es tremenda!!!
Celiux

Maclovia dijo...

Hola Chela, denuevo pase a verte para dejate un abrazo grande y una tareita en mi blog.

Citizen dijo...

Chela, que tal... totalmende de acuerdo contigo, yo también suelo contestar los comentarios en las páginas de mis visitantes...
Otro gran abrazo

Susymon dijo...

Querida Chela; qué bonito y emotivo post para las madres, yo que Gracias a Dios tengo la mía,aunque lejos, nos hablamos por teléfono casi a diario, esta aprendiendo internet con una prima mía que le ayuda y con sus 82 maravillosos años es una señora de lo más coqueta, despierta, a la que le encanta viajar ,conocer gente,demás está decir que quisiera que viviera conmigo y ella siempre me dice que a ella le gusta su independencia, respeto eso, sus ganas de no perderse de nada, ya es bisabuela de parte de mi hijo y ella reparte amor entre 5 nietos, en mi país recién festejamos en Octubre tal cual pusiste en el inicio y como también soy mamá de los 5 disfruto del cariño y las atenciones de mis hijos.No tengo más que palabras de felicicitacion para tu labor con tu madre, es lo que corresponde a quien te ha dado la vida y muchas horas de amor, yo lo he hecho con mi padre en su momento y de ser necesario lo volveré a hacer cuando mi madre ya no pueda manejarse solita.Te dejo un enorme abrazo patagónico y un gran beso...FELIZ DIA!!!

Chela dijo...

¡Hola!

Quiero añadir algo a vuestros comentarios que agradezco muchísimo. La verdad es que el tema de las madres es siempre emotivo, pero nada más lejos de mi ánimo que entristeceros, todo lo contrario.

Ula dice que estoy haciendo una ”bonita labor” con mi madre y Susymon me felicita por ello; Melytta me considera “valiente”, Citizien habla de mis tristezas y Maclovia (la tierna y dulce Maclovia) comenta que ha llorado con mi relato y que ahora me admira más…

Lo que hago no es nada extraordinario sino algo corriente y necesario dentro del marco de intercambio y apoyo familiar. No soy valiente por ello ni merecedora de ninguna felicitación. Son muchas las personas que están en situación parecida y mucho más grave, dedicando mas esfuerzo y, posiblemente, con muchos menos medios y recursos que los que yo he tenido y tengo.

Lo que me animó a escribir esta página, la noche anterior al Día de la madre, fue el pensar y reflexionar sobre mi situación y mis sentimientos y si los exprese fue porque creí que, a veces, tenemos también que hablar de nuestras realidades (es terapéutico) y porque creo que ello puede ayudar a otras personas al saber que su caso no es único.

No es triste. Yo soy feliz y tengo alegría porque siempre me quedo con lo bueno. Primero, porque la tengo todavía y cada día de su vida es un regalo para mí, esté como esté. Segundo, porque su enfermedad y su dependencia exclusiva de mi (en el transcurso de su enfermedad me quede sin mis dos únicos hermanos, más jóvenes que yo, y de las cuatro sobrinas que tengo ninguna vive en mi Ciudad) me han servido para humanizarme y desarrollar amor y ternura por otro ser. Al ser soltera y vivir sola desde los 24 años estaba acostumbrada a no tener responsabilidades familiares y a darme una vida regalada y llena de comodidades. Al principio de hacerme cargo de mi madre (que coincidió con la enfermedad y posterior muerte de mi hermana) y traerla a vivir conmigo, se me hizo cuesta arriba por tener que “cortarme las alas”, no dormir por las noches, el estar sujeta cada día las 24 horas, el renunciar a viajes y a excursiones, a pernoctar fuera de la Ciudad…Varias veces estuvo muy grave…

Bueno, no voy a seguir con esto, solo una cosa más, lo importante es sacar lección de los errores y de las experiencias. Lo que he querido transmitiros, y que señalo en el post, es que hay que saber ser felices cada día con lo que tenemos, querernos más, amarnos más, ser solidarios, y sobre todo, verbalizar nuestros sentimientos y afectos sin esperar a otro día, que no se mueran en nuestro interior sin llegar a sus destinatarios. Y hay gestos que equivalen también a las palabras (lenguaje no- verbal pero lenguaje al fin y al cabo): un beso oportuno, una mirada acariciadora, un abrazo cálido, una mano en el hombro, una postura de escucha atenta y comprensiva…). De los errores se aprende y yo con los míos he tratado de transmitir un mensaje: amad y expandid el amor y la ternura. Es lo mejor que podemos dar y recibir.

Parezco una “abuela” (¡edad ya tengo!) dando consejos. La verdad es que siempre he sido una "repipi".

Besos, muchos besos…

Ogigia dijo...

Vhela, muchas gracia spor tus visitas, de verdad...

Anónimo dijo...

Hola Chela, ya leí tus cinco hábitos raros, gracias por compartirlos.
espero que te vaya muy bien en los cursos que debes dar, yo estaré también visitandote aunque no postees nada, solo para saludarte y dejarte un abrazo.
No tardes mucho en regresar.
Un abrazo.

Maclovia dijo...

Chela, esa era yo, no soy anonima, soy Maclovia, perdón no sé que aprete.
Un abrazo.

Celiux dijo...

Hola, Chela!
Ya vi los mensajes que me has dejado en mi blog.
Me encanta que compartimos el estilo del blog y también que somos nuevas en esto.
me falta mucho por aprender pero espero que de la mano de muchas personitas que andamos por la blogósfera pueda ir avanzando.
Me ha servido mucho el expresar mis ideas por este medio.
Además, pensé que no conocería gente y sin embargo, poco a poco, se van formando comunidades.
Es lindo.
Seguiré leyéndote. Me gusta tu estilo.

Genín dijo...

En general, no suelo dejarme influenciar por fechas gestadas por genios del Marketing, para lograr beneficios a cuenta de estimular nuestra sesibilidad.

Pero, cuando se habla de las madres, siempre suelo decir, que un dia de omenaje al año es como muy tacaño...

A las madres, habria que omenajearlas diariamente, con nuestro amor, nuestros cuidados, nestra comprensión...Así que mis mejores deseos para todas las madres, todos los dias...Salud, Genín

Anónimo dijo...

Bueno, aún estoy con el lagrimón en los ojos, y eso que ya debe ser la cuarta o quinta vez que leo esto.
En fin, que me ha gustado tanto, que ahora mismo acabo de hacer un copy+paste para enviárselo a mi madre, no voy a perder ni un minuto más sin decirle lo mucho que la quiero.
Gracias por recordarnos cosas tan sencillas y simples, que de su abrumadora simpleza nos olvidamos la mayoría de las veces.
Un saludo

Chela dijo...

Respuesta a Anónimo o Anónima:

Desde luego no escribí el post para que lloraseis. Nada más lejos de mi intención pero bueno, si os ha servido de catarsis positiva…

Mi propósito era transmitiros el deseo de que no guardéis el amor y el afecto en el interior sino ofrecédselo a sus destinatarios a tiempo, que no lleguéis tarde a la cita del intercambio de sentimientos.

Para mi la atención a mi madre tiene mucho de redención personal, de compensación por el tiempo que no le exprese convenientemente mi amor, mis sentimientos… Las personas que vivimos solas nos desentrenamos mucho en lo que supone el intercambio de sentimientos y de afectividad.

En el post del 1 de este mes del blog de Ula (arte-otrasyerbas.blogspot.com), incluía la reseña de un libro: las Meditaciones de Marco Aurelio y de las citas que nos ofrecía me quede con ésta “Acuérdate en adelante, cada vez que algo te entristezca, de recurrir a esta máxima: que la adversidad no es una desgracia, antes bien, el sufrirla con grandeza de ánimo es una dicha”. A mi me vale.

RosaMaría dijo...

Realmente este post está lleno de amor y ternura y también de tu capacidad de dar, de comunicar todo lo que guarda tu corazón. Gracias por el homenaje compartido. No sé como comunicarme contigo a través de Ciberalia, indícame como hacerlo. Un beso lleno de energía y cariño: Rosa

Eloísa dijo...

Hola Chela, he leido todos los posts de tu blog, y me he decidido a escribirte desde éste como homenaje también a mi madre, en este caso tu hermana. Como tú bien sabes, este verano hará 4 años que se fue, y no hay día que no la eche de menos.
Seguiremos en contacto. Si necesitas fotos para nutrir tu blog, no dudes en pedírmelas. Dejo la dirección de mi blog, pero la temática es completamente distinta, ya sabéis... el salto generacional. Saludos a todos desde Mallorca. Chela, un beso!
http://eloisaozonas.wordpress.com

Anónimo dijo...

Gracias Chela, por hacerme pasar buenos momentos mientras leía tus post,sobre todo de reflexión y de viajar atrás en el tiempo, descubriendo momentos muy agradables,de la mejor etapa que es la niñez, cuando se tiene la inocencia y el tiempo pasaba lento y se expresaban los buenos sentimientos.Gracias por poder volver a repetirlos y sigue así que lo haces muy bien, déjame decirte enhorabuena, mañana tendré ojeras pero habrá merecido la pena , volver a retrasar el tiempo, y no subirse al metro de cada día,deseando apearse a esperar el tranvía de la otra , te regalo una flor pq aunque no has sido madre biológica lo has sido de muchas más formas de las que te puedas imaginar.Un beso muy grande la pinchauvas de Ferrol