Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

9 de febrero de 2018

"Feminismo" mal entendido.




¡No más tonterías, por favor!




Esta mañana, cuando desperté, encendí la radio y oí (no escuché bien, porque aún estaba  medio adormilada) en un programa que finalizaba, repetir por dos veces, a la persona que hablaba, la palabra “portavoza” refiriéndose a una mujer portavoz. ¿”Portavoza”? ¡¡¡ suena horrible!!!

Hay algunas personas INCULTAS, con desconocimiento de la Gramática (no es que yo sea una experta, al contrario, pero me esfuerzo en cometer los menos errores posibles) que se empeñan, por un malentendido feminismo en destrozar el idioma, y no creo que se trate de feministas inteligentes, que hay muchas, sino de algunas que creen serlo y no están capacitadas para argumentar o innovar nada. A veces se trata también de personas con acceso a los medios de comunicación, sin preparación suficiente para utilizar correctamente el idioma. O puede tratarse de ciertos políticos con pretensiones de complacer al sector femenino creyendo que así ganan más votos,  o que, simplemente, quieren demostrar, erróneamente, que están en la onda de la actualidad. ¡nada más lejos! Son personas incultas u  oportunistas (quieren "quedar bien"), desinteresados por la lengua oficial.

Y después que alguien lanza en las ondas o escribe en los medios alguna barbaridad de estas, son los “seguidores”, muy frecuentes en las redes sociales y tertulias de ciertos medios, quienes  copian todo, sin previo razonamiento o reflexión, incapaces de discernir lo que se puede incorporar al idioma o lo que debe desecharse.

La palabra española PORTAVOZ, es una palabra del género neutro, es decir aplicable al femenino y masculino, se trata de aquella persona, a quien, otra u otras, han autorizado para ser por ella representadas mediante la palabra, es decir que El o LA portavoz es la persona que “PORTA“, lleva, representa, transmite, comunica, la “VOZ” (que dicho sea de paso es una palabra del género femenino, por lo cual es una bobada aún mayor añadirle una "a"),  la palabra, el pensamiento, el mensaje, etc.  de alguien  a terceras personas, sea un oyente, grupo o auditorio.

Como la horrible palabra portavoza que "oí" repetidamente esta mañana en la radio, espero que se haya tratado de un lapsus de quien la pronunció y no de una palabra inventada  con pretensiones de ser introducida en nuestro vocabulario. Como era el final de una conversación y yo estaba distraída, al ignorar el contexto en que se produjo es por lo que no emito ni añado un juicio sobre quien la dijo ni sobre el programa.


Es deseable que no se incorporen palabras inventadas e incorrectas, por un falso feminismo, a nuestro hermoso idioma. ¡No más tonterías, por favor!





13 comentarios:

Genín dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, pues esa palabreja se la sacó de la manga la "PORTAVOZA" de Podemos en el Congreso de los diputados, que te parece, una mujer que de ganar las elecciones ocuparía, con seguridad, un alto cargo en el Gobierno de España, cosa que espero que nunca ocurra, claro, porque esta es solo una pequeña muestra de la demagogia con la que van por la vida política de este sufrido País que, tanto tiene que aguantar a las lumbreras de los políticos que tenemos y nos representan.
Besos y salud

Emilio Manuel dijo...

Efectivamente se ha liado un buen lío con la palabra "portavoza", lío que ha generado la derecha más carca entre ellos la emisora de la Iglesia, que va a decir ella, cuando tenga mujeres de pleno derecho entre sus curas podrá hablar. Con respecto al tema, han hablado varios /as lingüistas, que se han definido de la siguiente manera, si se quiere la igualdad hay que empezar por el lenguaje, el lenguaje marca la pauta y lo que no se nombra no existe o se minusvalora, así que ¿que diferencia hay entre portavoz y portavoza, ¿es que no puede plantearse que una voz sea masculina y la otra femenina?, desde luego siempre van a renegar de ello todos aquellos que sigan pensando que la mujer debe de estar con la pata quebrada y en casa.

Saludos

PD/ ¿cuantas mujeres hay en la Academia de la Lengua?, empecemos por ahí.

CHARO dijo...

Te leí en Facebook y de verdad que esa palabra me sonó muy mal y me da mucha pena cómo están destrozando nuestro idioma. Por cierto hoy he recibido por WhastsAap un mensaje que me ha hecho mucha gracia: "Si dices portavozas y dices miembra, entonces tampoco eres Un Cargo público, sino Una Carga Pública".Besicos

Ligia dijo...

Me parece que quieren llevar algunos temas demasiado lejos, no sé si para llamar la atención, pero lo que está mal, está mal... y no merece que se le de más comentario. Abrazos

Airblue dijo...

Sí, ya me enteré y sueña fatal y como siempre ya hay quien aprovecha la ocasión para aplicarlo a la política. Feminismo absurdo, incultura total, gramática inventada y no voy a seguir porque cuando huele a política me llevan los demonios. Sólo sé, que no sé nada.
Bien traído y comentado tu texto.
Besos querida amiga.

Abuela Ciber dijo...

Lamentablemente enbanderandose en ciertos sentires , se esta destrozando la gramatica
Cariños

Amelia dijo...

Una cosa es luchar por conseguir la igualdad de la mujer en el mundo laboral, y otra querer “feminizar” el idioma inventándose palabras inexistentes como “portavoza”. Por ese camino si aplicamos esa “regla” a las palabras del género neutro, también se podría decir “turisto” por turista, “soldada” por soldado, “congresisto” por congresista, etc.
Un abrazo querida Chela.

Matías dijo...

Cada día me sorprenden menos estas agresiones al lenguaje por esta nueva casta política que en mi opinión solo buscan notoriedad.
Un saludo.

Maluca dijo...

Totalmente de acuerdo contigo querida Chela. Soy feminista militante desde hace muchos años, pero en lo del lenguaje, la gramática... por ahí no.

Chela dijo...

En respuesta a los comentarios:

No contesto en esta ocasión a cada uno de vuestros comentarios por no enredarme en el tema.
Solamente quiero añadir y dejar claro que siento respeto por el feminismo auténtico, el que se desarrolló para poner en marcha, con el sacrificio y la lucha de valientes mujeres, la consecución, en diversos ámbitos, del principio de igualdad, ya proclamado en la Revolución Francesa y otras revoluciones que le siguieron. Y admiro a políticas españolas como la sufragista Clara Campoamor, que logró el voto para las mujeres de este País.

Estoy agradecida a todas aquellas militantes feministas, o simplemente mujeres tenaces y entusiastas que, con sus ejemplos y empeño, consiguieron que se nos abrieran las puertas de las universidades, de las academias, de las fábricas, de la investigación científica, etc, etc. Estoy muy agradecida porque hicieron mi vida mucho más fácil al allanar los caminos para la igualdad de oportunidades en terrenos antes exclusivos de los hombres.

Pero no admiro, ni acepto, sino que me avergüenza, la memez y simpleza utilizada por algunas personas, que defino como pseudofeministas, que gastan sus energías en destrozar el idioma, en lugar de emplear todas sus fuerzas en los muchos asuntos serios que todavía discriminan a las mujeres, para lo que deberían trabajar en hacer importantes propuestas legislativas y tratar de que funcionen las leyes existentes, con la finalidad de que no quede todo en palabras, y menos en palabrería.


Un abrazo y saludo afectuoso. Gracias por vuestra visita y comentarios.

La piconera dijo...

Se creen que agredir al lenguaje es ser "moderno" que estupidez.

Un saludo desde Córdoba

Anónimo dijo...

Hola!
Totalmente de acuerdo...y menos mal que son periodistas...!
Hay mucho idiota suelto (mejor aun, tal como les gusta: idiota e idioto, no?)
Un saludo
IO

RosaMaría dijo...

jajaja... qué mal despertar! Estoy de acuerdo con tu protesta y agrego que al diccionario se han agregado palabras que tienen que ver con el mal hablar cotidiano como ya pertenecientes a la lengua. Me horroriza! Besos