Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

23 de octubre de 2016

Amuletos, ¿para qué? "¡Meigas fora!"





Hay quien duda que existan las "meigas", brujas o hechiceras, pero, en Galicia, si alguien pregunta por ellas recibirá esta respuesta: "haberlas si las hay" ("habelas hailas").

Personalmente no creo en ellas, ni en los "meigallos", hechizos o embrujamientos, sin embargo tengo en casa varios amuletos que he ido adquiriendo en distintas ocasiones y viajes, porque siempre me han gustado por su valor etnográfico, antropológico y cultural. 

Los amuletos, esos pequeños objetos, de uso personal o doméstico, a los que se les atribuye poderes excepcionales, de protección contra el mal que nos amenaza o que alguien desea infligirnos, así como también capacidad de proporcionar suerte y beneficios en múltiples ocasiones y circunstancias, están presentes y arraigados mucho más de lo que imaginamos en las diferentes culturas y pueblos desde la más remota antigüedad.


El primer amuleto que adquirí fue una "figa" de azabache (piedra pulida, dura y compacta, de color negro brillante que no es otra cosa que lignito) y plata, con una cadena, para usar de colgante en la época que estudiaba en Santiago de Compostela, donde es muy frecuente verlas expuestas en las múltiples platerías que llenan las rúas de la ciudad. El uso de la figa es muy frecuente en Galicia, tanto  las santiaguesas de azabache, como las de cerámica de Sargadelos, pero sobre todo cuando alguien presiente, que algo o alguien le amenaza de forma inmediata con males artes o misterio, se hace la característica señal, con el puño derecho cerrado, introduciendo el dedo pulgar entre los dedos índice y  medio, a la vez que se exclama "¡MEIGAS FORA!", meigas fuera, con la intención de que el mal se aleje de nosotros.

Años más tarde compré varios colgantes de cerámica de Sargadelos, que luego encargué montar en  plata haciendo un collar, y que lucí varias veces durante mi estancia en el País Vasco, cuando organizaba alguna "queimada" (ritual festivo y amistoso de quemar aguardiente,  antes de beberlo) con mis amigos, buscando ambientar los conjuros que se pronuncian teatralmente, mientras las llamas evaporan parte del alcohol, y se revuelven los ingredientes que le acompañan, fundamentalmente azúcar y frutas. Puedo contar, como anécdota, que un día las llamas fueron tales que se quemó la lámpara, hecha de un moderno material sintético y que pendía del techo sobre la mesa. No sé si fue una "venganza" de las meigas o si por el contrario la cosa no llegó a mayores porque los conjuros y amuletos nos "protegieron" evitando que se quemara la casa. Coincide  que fue la última vez que hice una "queimada" y que me puse  el collar. Ahora esta en la pared de mi habitación.


El collar que encargué hacer está basado en el que comercializa Sargadelos, (foto superior) pero deseaba que la cadena y barras de colgar fueran más fuertes, pero por eso mismo creo también que he dejado de usarlo pues resulta exagerado. Cada amuleto tiene su función: La "figa" (1), viejo remedio contra toda clase de meigas. El "lubicán" o "lobicán"(2), remedio contra los hijos de perra y lobo. El "cornamán" (3),  contra los que quieren matarnos el amor. El "larpán" (4), contra los que quieren hartarnos. El "larchán" (5) contra los que nos angustian con habladurías... El "trampallán" (11), contra los que quieren meternos en un callejón sin salida.   Etc. etc.




Cuando estuve en Brasil, años ha,  encontré de nuevo una "figa", que con otros amuletos, de metal plateado, formando una bonita "penca" ( conjunto), denominada "Balangandán", que tiene su origen en la época en que mujeres  africanas trabajaban como esclavas en el país. Ellas  procuraban obtener joyas y objetos valiosos como recompensa a sus trabajos o servicios para hacerse con una pequeña fortuna o riqueza con la que comprar en el futuro su libertad o la de su familia. Los objetos o amuletos, además de la figa, tenían en su mayoría, forma de frutas, como la granada, calabazas, pipas,  con un valor simbólico de fertilidad, suerte, protección... Solían llevarlas puestas, sujetas en la cintura, consolidándose posteriormente como adorno en los trajes de ciertas danzas y bailes populares  de las afro-brasileñas. El nombre de "balangandán" viene del sonido que emitía la penca de amuletos al andar o danzar con ella.


Además de la penca grande que compré para adorno en la pared, adquirí también una pequeña de plata, que puede usarse como broche y como colgante. Luce mucho sobre fondo negro.


El "mal de ojo". Se dice que las meigas o personas que no quieren bien a otras, motivadas por la envidia o mala voluntad, desean y procuran el mal. Son los ojos los que traslucen los malos sentimientos y deseos que anidan en el interior de las personas. Son los ojos de los que no nos quieren los que nos miran mal ("mal de ojo"). Para ello los griegos y los turcos, han creado un amuleto que consiste en un ojo de cristal, que reclama la atención de esos otros ojos que nos miran mal, distrayendo y ahuyentando sus negativas intenciones. De ahí los amuletos conocidos como "ojo turco" y "ojo griego", contra el "mal de ojo" (nazar)

Aunque los hay de varios colores los más representativos son los que combinan el azul oscuro, azul claro, blanco y negro, colores todos ellos de simbología positiva.

El "ojo turco" fue el último amuleto que  compré, cuando estuve en el Gran Bazar de Estambul, hace más de quince años. El reverso es un bonito espejo. Lo tengo colgado en la pared junto con la brasileña penca de Balangandán

Hace tiempo que no reparaba en que tengo un pequeño  grupo de amuletos  de no ser porque ando revisando mis cosas (cantidad que acumulo de mis viajes), con idea de irme desprendiendo de ellas, despejando espacios y aligerando  el trabajo doméstico de limpieza. ¡He acumulado demasiado! De lo que mas va a costarme desprender será de libros,folletos, fotos, papeles... Hoy es más fácil tenerlo todo en "las nubes digitales", jajá...

Repito que no creo en las meigas, pero como parece que "habelas hailas", no esta de más utilizar mis amuletos y espantarlas con un "¡meigas fora!"


_______________

Enlace sobre el balangandán.
http://kaiajoyasuruguay.blogspot.com.es/2012/09/joyas-con-historia-el-balangandan.html



16 comentarios:

CHARO dijo...

ME HAN GUSTADO MUCHO TUS AMULETOS EN ESPECIAL LOS COLLARES. EN PUERTO RICO,PAIS DONDE VIVÍ 10 AÑOS, USABAN MUCHO LA MANO DE AZABACHE Y SE LA REGALARON A MIS HIJAS CUANDO NACIERON PARA EVITAR EL "MAL DE OJO". ASÍ QUE ME HA SORPRENDIDO QUE EN GALICIA TAMBIÉN SE USE MUCHO.BESICOS

trimbolera dijo...

Preciosos, a mi me atraen aunque no crea en sus propiedades me gusta tentar a la suerte. Son muy bonitos. Besetes.

manolo dijo...

Para quitar el mal de ojos.

Pregunta a una gitana.

manolo

( es broma)

Chela dijo...

Charo:
Hay muchas tradiciones populares que los pueblos llevan consigo de un lugar a otro, cruzando mares y continentes, por eso es fácil encontrar similitudes entre las costumbres de distintos países. Un cariñoso abrazo.

Trimbolera:
Yo tampoco creo en sus propiedades pero me gustan mucho por sus aspectos culturales y de tradición. La "figa" esta muy arraigada en Galicia.
Un besazo.

Manolo:
Jajá...
Siempre recordaré que una vez, en un bar del viejo Madrid, eche yo la "buenaventura" a una gitana que quería echármela a mi, y recurriendo a mi intuición y psicología le acerté en bastantes cosas (casi obvias para cualquier persona un poco avispada) y se quedo estupefacta, asombrada, ("abraiada", que decimos en gallego). Después dejé que me la echará ella por darle unas monedas pero no me acertó en nada, ni en el casorio ni en el número de hijos, jajá…
Un fuerte abrazo.

Ángeles dijo...

No sé si existe o no el mal de ojo, creo que hay mucha envidis en las personas, pero si este "aojar" fuese cierto, creo que más de un alto cargo de cualquier país, habría sido borrado del mapa hace tiempo.

Tua amuletos son preciosos todos, pero lo curioso es sino existe el mal de ojos...¿por qué todas las culturas sin contacto entre ellas se protegían con amuletos, para este embrujo?

Preciosa e interesante entrada Chela. Un abrazo con todos los amuletos del mundo.
Ángeles

Genín dijo...

Yo tampoco soy supersticioso y no creo en esas cosas, lo que si es importante es mantener alejada a la mala gente y muy cerca, lo mas posible, a gente buena como tu... :)
Besos y salud

Chela dijo...


Ángeles:
Creo que en todas las culturas, empezando por las más primitivas, las personas han creído en la existencia de seres superiores o con poder: astros, dioses, espíritus.. que influyen en sus vidas, unos de forma beneficiosa y otro desencadenando el mal, esto les ha llevado al uso de cultos y ritos, símbolos y representaciones, tótems, amuletos, etc. para comunicarse o congraciarse con ellos o bien para protegerse de sus negativas influencias...

Pienso que el bien y el mal anida en nuestro interior y lo importante es practicar el bien y dar lo mejor de nosotros mismos a los demás.

Un abrazo.

Genín:
Estoy de acuerdo en que lo mejor es rodearse de buena gente. Gracias por incluirme entre ella.
Paso a visitarte porque hace tiempo que no lo hago y tengo ganas de saber de tu vida, esperando que todo te vaya bien, como estaba previsto. Un abrazo mientras tanto.

Maluca dijo...

Chela, jamás me hubiera detenido a leer sobre este tipo de cosas si no hubieses sido tú la que escribe sobre ellas. Lo haces ameno e instructivo. Ahora me alegro de "saber más". Abrazo.

Pedro Luso dijo...

Olá Chela.
Você veio ao meu blog por me ter encontrado no blog da sua amiga Trimbolera, espaço em que vou com frequência, o que foi muito bom. Gostei muito de sua visita e venho retribuí-la, com muito prazer. O seu blog é muito interessante, e espero voltar aqui muitas vezes. E também espero que me visite o meu blog mais vezes.
Abraços.
Pedro.

Chelo dijo...

Que interesante. Algunos de ellos los conocía e incluso los tengo como el "Ojo turco".

Muchas gracia por pasar por mi blog y comentar. Un abrazo

esteban lob dijo...

Aquí en Chile, estimada Chela, decimos (creo que viene también de España) "no creo en brujos, caray, pero que los hay...los hay". Personalmente no le tengo fe a ese tipo de amuletos, pero si a sus usuarios los hace felices, en buena hora.

Que tengas un buen fin de semana.

Meme dijo...

Meigas fora, pero nunca antes de leer tu post.
Gracias, siempre es un placer ir a "verte".
Una cariñoso abrazo

Chela dijo...

Maluca:
Puede verse en el blog que los posts que escribo son muy variados. Veo o escucho algo, me pasa el tema por la cabeza y lo relaciono siempre con algo real de mi vida pasada o presente, para que el blog siga teniendo ese toque personal con que lo inicié. Ahora creo que gustan más los blogs monográficos pero los que publicamos desde hace tiempo (antes del auge de las "redes sociales") mantenemos ese estilo, entre lo personal y lo anecdótico, que nos caracteriza.
Un cariñoso abrazo.

Pedro Luso:
Ten la certeza de que te visitaré pues me resulta interesante leer páginas, bien escritas, procedentes de un blogger de Brasil, además de gustarme tu idioma, que leo y entiendo aunque no lo sé escribir.
Recibe un cordial saludo.

Chelo:
La curiosidad siempre me ha llevado a interesarme por cosas muy diversas. Me alegra que te resultara interesante.
Un abrazote.

Chela dijo...

Esteban Lob:
Yo tampoco creo en estos amuletos, pero los admito y me atraen como curiosidad cultural. De todas maneras todos creemos siempre en algo, usamos rituales, guardamos objetos que representan y simbolizan creencias, personas, recuerdos... Son fenómenos prácticamente universales y muchos vinculados con la religión, y con los grupos de referencia y pertenencia: familia, pueblos, costumbres...
Un abrazo desde mi orilla atlántica.

Meme:
También es para mí un placer visitarte en tu hermosa isla y leer los bellos poemas que nos brindas. Paso por ahí. Otro cariñoso abrazo

PEPE LASALA dijo...

Madre mía, conocía algo pero no tanto como tú nos muestras. Me parece muy interesante Chela. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amiga.

RosaMaría dijo...

Qué bellezas nos muestras, tanto detalle en lo que relatas que da como resultado una entrada exquisita que tiene que ver con meigas e ollos pero más con tu buen gusto. Besos