Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

21 de febrero de 2010

"MUSIRRIÑA" (Relato)




Cesaria Evora canta "Mar e morada de sodade".
(Para escuchar con la lectura)



   Relato


Llevaba largo rato sentada, con un libro entre las manos, "El Mar", de John Banville, gozando de la lectura y del estilo del autor, de la narración, en detalle, sobre los personajes de la novela, de la facilidad con que transcribía sus sentimientos y emociones, y de las oportunas descripciones referidas a las circunstancias, materiales y no materiales, que acompañaban sus vidas... A la vez, le relajaba la música de fondo del CD que había puesto en el reproductor, se trataba de "mornas" y "coladeras" cantadas por Cesaria Evora, artista cabo-verdiana, una de sus intérpretes favoritas.

Normalmente escuchaba música cuando leía o cuando escribía, se había acostumbrado a ello, desde pequeña, mientras estudiaba o hacia los deberes. La música era para ella una especie de inspiración, un acompañamiento imprescindible.


Con la música de fondo, unas veces se enfrascaba en lo que estaba haciendo, de tal manera que dejaba de escuchar la música para limitarse a oír una especie de rumor lejano e indescifrable del que podía prescindir. Otras veces, la música pasaba a un primer plano, sacándola de la lectura, de la escritura o de cualquier otra actividad que estuviese realizando, para quedar imantada por una melodía, por la vibración emotiva de una voz... Entonces adoptaba una postura de recogimiento y cerraba los ojos dispuesta solo a escuchar, a sentir, a emocionarse. Pero aquello no le pasaba con cualquier música, sino con determinadas obras, ya fueran clásicas o no, o con determinados intérpretes, como, por ejemplo, los "Nocturnos" de Chopín, el "Peer Gynt" de Grieg, "La Pastoral" de Beethoven, y otras muchas sinfonías, pero también con los "Fados", con letras de amores o desventuras, en la voz de Amalia Rodrigues, con los "Tangos" interpretados por Carlos Gardel, o algunas Áreas de Ópera, sobre todo si eran cantadas por la soprano María Callas o por los tenores Alfredo Kraus, Juan Diego Flórez...


O también, como hacia en este momento, escuchando la voz cálida, sugerente y llena de matices, de Cesaria Evora, cuyas canciones ("Apocalipse", "Mar e morada de sodade", "Partida", "Ess país",etc.), con unas letras letras que entendía a medias, le transportaba a no sabía dónde, evocando paisajes y rostros que ni siquiera conocía pero que se imaginaba: islas atlánticas y africanas, puertos pesqueros, viejas tabernas de pescadores, marineros, gentes sonrientes o apesadumbradas, charlas y risas...a la vez que también irrumpían en su memoria amores y relaciones anteriores...


No sabía cómo definir aquellos sentimientos y emociones que experimentaba con frecuencia. No era precisamente nostalgia o morriña, ¿de qué en concreto podía sentirla si no echaba nada ni a nadie en falta en ese momento? Era más bien lo que ella podría definir, al intentar explicarlo, como "MUSIRRIÑA", sentimiento parecido, aunque no exactamente, a una mezcla de morriña o nostalgia de algo vago, no ocurrido pero quizás deseado, con un sentimiento añadido de placer, de felicidad, de bienestar -lo que no ocurre en la morriña o nostalgia-, que le invadía y desbordaba, anhelando compartir esos sentimientos con los demás. Unos "demás" imprecisos, desdibujados, sin nombre ni rostro, pues nadie ocupaba, en esos momentos, ni su pensamiento ni su corazón de manera especial. Se trataba simplemente de una inexplicable emoción, demasiado fuerte y dulce para quedársela para ella sola.

La "MUSIRRIÑA" la experimentaba como una especie de estado ideal, un oasis en medio de la insulsa, rutinaria y poco emotiva cotidianidad doméstica.



* * *

Nota : Si os gusta Cesaria Evora podéis encontrala en otra página de este blog. Enlace.

28 comentarios:

Chela dijo...

Bueno, ya os tuve bastante tiempo celebrando el Carnaval. Ahora os dejo un relato para describir una palabra que he inventado, "musirriña" referente a un estado de ánimo inducido por una determinado tipo de música y determinadas voces.

También quería deciros que he tenido que habilitar la "moderación" en los comentarios de los posts porque desde hace un mes, poco más o menos, me están dejando con frecuencia en los comentarios de mi blog, publicidad no deseada y con un montón de enlaces, así que durante un tiempo voy a seguir con la moderación para ver si se cansan y me dejan en paz.

Personalmente prefiero que los comentarios aparezcan al momento pero no me queda otro remedio que hacerlo así ahora.

Gracias por vuestras visitas y comentarios. Un abrazo para todas y todos los que pasáis por este blog.

Rosa dijo...

Muy buena tu entrda, parece que vas bien en el Taller de escritura, a ver si tomamos algo un día de estos para charlar. Estamos en contacto

SAFIRO dijo...

Chela, me pasa con la música como a la "ella" de tu relato, a veces solo acompaña mis momentos y en otros se adueña de los espacios y lo ocupa todo. Supongo que deben aunarse varias circunstancias especiales para llegar a ese estado de "musirriña".

La sensibilidad del momento, el ánimo, y esa cosa mágica que flota en el aire y que nos permite percibir a flor de piel cada segundo, cada nota y cada latido. La música induce a ese estado, nos acompaña y es cómplice desde el momento en que la elegimos.

Me gusta la música que te gusta. Me gusta tu relato y la descripción de un momento de plenitud y de una gran carga emotiva.
Me encanta la palabra "Musirriña" y lo que significa.
¡Hermoso!

Un abrazo grande!

Genín dijo...

Ya siento que te estén molestando con la publicidad, es una verdadera lata, has hecho bien.
Pues aunque tu la inventaras yo la "MUSIRRIÑA" la siento a menudo, solo que no me molestaba en ponerle una etiqueta,ni a lo mejor, pensando la hubiera encontrado, seguro que no, por lo que me ha venido genial que me regalaras la palabra, al fin ya puedo dar nombre a lo que sentía...
Muchas gracias.
Besitos y salud

SAFIRO dijo...

Otro tema:
Recibo unos 10 comentarios(Spam) por día, en los 3 blogs.
Tengo moderación de comentarios y los rechazo.

Todos en este tiempo son "Anónimos"-y pensé que también se podría no permitir los anónimos,pero ayudaría en parte.
En otros momentos no eran todos anónimos, y el problema también es que eligen entradas anteriores y uno no se da cuenta que los dejan.

Al tener "moderación" se pueden controlar las entradas anteriores y no permitir la publicación de los spam en ninguna entrada.
El otro día le avisé a una amiga que tenía unos 15 comentarios en una entrada y ella no lo sabía.

No queda otra por el momento.

Un abrazo y beso.

derechofamilia-páginas libres dijo...

Me gusta mucho tu estilo al escribir tus post., tienes unas fotos espectaculares de los carnavales, y muy tiernas las fotos familiares.
Te felicito por tu palabra, significa lo que sientes en ese especial momento.
Te invito a visitar mis blogs., tengo dos.
Soy tu seguidora.

Saludos cariñosos desde Perú

María del Carmen

Goathemala dijo...

No está nada mal el ardid de escribir un relato para forjar un neologismo. Creo que alguna vez he tenido musirriña, extrañar una voz, un soniquete que te transporta y ancla a otro tiempo y espacio donde lo escuchaste antes.

Me gusta Cesaria y tranquila por lo de la moderación, en uno de mis blogs me tienen frito.

Un abrazo y gracias.

maria de la luz mayorga morales dijo...

Me encantó esta palabra inventada por ti,la siento tan nueva y a la vez como si siempre la hubiera conocido,tienes mucha inventiva.

y de controlar los comentarios,es lo mejor,a mi me han dejado unos de dar escalofríos,el peor fue uno donde le tiraban con todo,hasta con la cubeta a alguien que quien sabe quien es,pero dejaban datos como su telefono,dirección, nombres de los padres etc,todo por perjudicar a un pobre cristiano y claro,por medio de los blogs de uno.

recibe un gran abrazo.

Fabi dijo...

Ma que fuerte!
Me ha encantado tu relato, es muy sensible!
Y la musica... bueno, tu sabes como me gusta la musica y conocer siempre algo nuevo!

Un abrazo con cariño

Leodegundia dijo...

Creo que te inventaste una palabra que muy bien define ese estado de ánimo. A mi me encanta la música, preferentemente la clásica, pero hay momentos en la vida, concretamente cuando estoy triste en que no puedo escuchar música porque todavía me entristece más.
Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Grato lo que has comentado.

Compartiendo esa palabra que tan bien le va al sentir que surge desde los acorde de la musica y el ser.

Cariños

SUsana dijo...

Hola Chela:
Un gusta visitarte y encontrarme con la MUSIRRIÑA. Generalmente si leo o escribo, necesito silencio o sólo música instrumental. La voz logra sacarme de ese otro mundo y debo elegir que cosa sigo haciendo.
En cuanto a los comentarios indeseados, tuve que hacer cambios, porque me llenaban de comentarios en inglés en cualquier parte y sobre cualquier tema, luego...
Besos,
SUsana

Adolfo Payés dijo...

Excelente.. post.. Bella cantante

Un abrazo
Saludos fraternos..

Quidquid dijo...

Hola Chela:
Que tengas un feliz domingo con musiriña y sin pelmazos!
Cordiales saludos,
Luis

CANTO EN FLOR dijo...

Una palabra que define a la perfección ese estado de ánimo que se vive al escuchar una bella pieza de música como la que has dejado el día de hoy, con una voz cálida que acaricia el alma.

Sentido y cálido tu relato, gracias por compartir,

Besos!

Aldabra dijo...

Estimada Chela, lo de la "musirriña" está muy bien, una buena ocurrencia para intentar expresar lo que te hace sentir la música.

Cesaria Évora me gusta mucho, tiene una voz muy melodiosa, acogedora y cercana... yo también la entiendo a medias.

La música también es muy importante en mi vida.

El libro lo conozco pero no lo he leído. Hay tanto que leer que es difícil poder con todo. Me faltan horas.

biquiños,

Susymon dijo...

Qué belleza de música, es relajante, transportadora, yo no puedo usarla de "fondo" ya que me gusta y acapara toda mi atención.
Los spam estan terribles yo también estoy considerando la modración de comentarios.
Un abrazo Chela.Lo del carnaval me encantó.Puedes creer que hace una semana estaba por comentarle alli y se me cortó la luz por una tormenta...en fín, ho ylo he re-leido, es precioso tu material.

thony caro dijo...

HOLA CHELA, ME ENCANTO ESA PALABRA "MUSIRRIÑA" Y ADEMAS ES BUENO ESCUCHAR ESA MUSICA QUE DELEITA LOS OIDOS Y TAMBIEN ES RELAJANTE.-
HACE MUCHO TIEMPO, CUANDO ERA UN ADOLESCENTE, SENTI UNA MUSICA PRECIOSA EN ESAS KERMESES DE VERANO, SU NOMBRE ES "RITMO AFRICANO" Y EN OCASIONES HACE DE "MUSIRRIÑA EN LOS MOMENTOS DE LECTURA.-
MAGNIFICA ENTRADA .-
UN ABRAZO

Mariaisabel dijo...

Mi querida Chela, muy bonito tu relato, gracias por él.

En cuanto a los comentarios, pues ya son varios blogs que se quejan de lo mismo. No entiendo la maldad de la gente en hacer daño a personas como nosotros, que lo pasamos bien relacionándonos unos con los otros.
Como llevaba tiempo alejada de mi blog, estos dias he visto que en el mes pasado tuve al menos 10 anónimos spam. Lo curioso del caso es que estaban en un post antiguo. Como es lógico lo borré, pero me molestó bastante.
Lo peor son los insultos que algunos amigos estan recibiendo.
Esperemos que se cansen de ello y nos dejen en paz.
Un gran abrazo

luna dijo...

Hola Chela, precioso relato y bonita palabra inventada MUSIRRIÑA, jamás había escuchado a Cesarea Ëvora.La música suave y baladas a parte de la clásica suelen relajarme mucho y me invita a escribir o a soñar.No obstante también te digo que el silencio me gusta mucho, pués suelo concentrarme y me inspira a escribir o estudiar o bien pintar unas de mis tres cosas preferida.Cuando estoy cocinando o trajinando por casa me gusta escuchar la radio y oir todos los comentarios que se hace sobre las noticias, viajes, histórias y debATES de toda clase de temas.

besitos

luna

Charles de Batz dijo...

Hermosa narración, querida amiga, que ha dado en culminar con un neologismo muy original "Musirriña". Creo yo que todos nosotros nos hemos sentido invadidos por ella sin haber sido capaces de poner nombre a ese estado o sensación.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Musirriña, así me gusta enriqueciendo nuestro vocabulario, muy bonita además,a mi es que ya el sufijo -iña me encanta!!!
Un abrazo de la pinchauvas

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Muy buena narración Felicidaddes.
Un saludo

unjubilado dijo...

Cada vez me gustan mas tus crónicas, aunque no te deje comentarios.
En cuanto a moderar los comentarios, lo veo lógico, pero me temo que no te va a abandonar el spam, va por rachas, pero desgraciadamente cuando se aprenden una dirección no la sueltan.
Desde hace unos 3 años y medio me puse un programita, el Akismet, (no se puede instalar en Blogspot), al principio los tenía que borrar a mano, pero en la actualidad los borra el directamente.
Y llevo 329.811 comentarios indeseados que se hubieran publicado en mi blog.
Un abrazo

esteban lob dijo...

Hola Chela:

Es bueno inventar palabras, cuando las que hay no bastan para representar nuestros estados de ánimo.

Cariños.

Albino dijo...

Me gusta, Chela, ese invento de la palabra "musirriña" porque encaja con muchas ideas que andan por mi mente. Yo casi todo lo hago con música menos nadar en la piscina y eso porque todavía no encontré un reproductor subacuiaticonfibio, pero tiempo llegarla.
Llevo musica cuando paseo por el bosque que tengo frente a mi casa de Bastiagueiro, que posiblemente conoceeras, musica en el coche, musica cuando leo y musica cuando escribo. Ahora mismo estoy escuchando el último disco de Cristina Pato donde toca la gaita y el piano y que me regaló el otro dia, antes de presentarlo a la venta que será el próximo mes de abril en FNC, de A Coruña. (Tengo un post sobre ello)
Tambien lei tu entrevista en lo de "veteranos" donde yo tambien apareci, quizá por mi edad, para clausurarlo.
Con cariño

Isa dijo...

El sentimiento que describes con la palabra "musirriña" te puedo decir que lo he experimentado muchas veces. Me encanta tener ahora un nombre con el cual poder nombrarlo, y más si lo has inventado tú. Besos, Isa

Ana dijo...

Muchas gracias por este blog,yo también soy gallega y me parece de un contenido muy interesante.

Considero que las Personas Mayores tienen mucho que aportar debido a su experiencia y merecen respeto y cariño, como el que ellos ofrecieron en su pasado.
Un abrazo y encantada

Ana M. Fernández

http://bauldeanna.blogspot.com