Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

11 de febrero de 2008

SEAT 600. ¡Que Tiempos! ¡Que recuerdos!... (Segunda parte)

Mis primeros kilómetros


Mi estreno de carretera fue, a los dos días de tener el carné, para ir de Vitoria a Burgos, acompañada por unos amigos que me escoltaban en otro coche (necesitaba entrenarme porque a la semana siguiente me venia a Ferrol para pasar con mis padres las vacaciones de verano. El coche que me escoltaba tuvo que tocar el claxon varias veces y pararme para advertirme de que corría demasiado. Yo no veía peligro ninguno en hacerlo así. No se me ocurría pensar que 120 Km/h para un 600, para una conductora novata y para el tráfico de una carretera nacional era demasiado. Para mi aquella carretera era magnifica, largas rectas, buen asfaltado y el coche cogía velocidad sin que yo lo pretendiera. Pero tampoco se me ocurría reducir, jaja…
 
Con nueve días de carné, me vine a Ferrol, desde Vitoria, haciendo yo solita los casi 700 Kms de entonces, sorteando el entonces horrible puerto de Piedrafita, con una carretera estrecha y malísima, llena de curvas muy cerradas, que por aquella época no tenia ni túneles ni viaductos para salvar los accidentes geográficos. Por el puerto más que coches transitaban camiones de transporte, de los que, eso sí, sus conductores me saludaban tocando el claxon, apartándose y reduciendo la velocidad para que pudiera pasar mas fácilmente, luego me decían adiós con la mano, yo agradecida tocaba también el claxon; no los saludaba con la mano porque por el momento no me atrevía a soltar ninguna del volante. ¡Eran otros tiempos! ¡Era novedad mi "600" azul por los puertos de montaña entre amables camioneros que debían de verme como a una hormiga motorizada!


Una barbaridad que recuerdo, relacionada con mi ignorancia y mi falta de experiencia al volante, era que las ruedas del coche me “cantaban” por algunas curvas de Piedrafita y yo estaba encantada creyéndome una Fittipaldi, por aquello de que a los coches de carreras también les chirriaban las ruedas en las competiciones. Entendía que aquello significaba conseguir buena velocidad al mismo tiempo que mantener el coche retenido, ¡que disparate! ¡Dios mío, y no me paso nada! ¿De donde me habría venido semejante idea?

Una vez que estuve en Ferrol surgió un pequeño problemilla. Había aprendido a conducir sin usar las cuestas para nada pues en Vitoria por donde yo hacia prácticas era todo llano. Y justo la calle de la casa de mis padres en Ferrol, como otras muchas de la ciudad, tenia una empinada cuesta lo que hacia que yo sudase tinta para aparcar y desaparcar sin tocar a los coches que tenia delante y detrás. Un día en una de las cuestas de la ciudad, estaba aparcada cuesta abajo y al soltar el freno para salir monté el bordillo de un jardín y “bese” un árbol con el morro del coche, quedando plantada en medio del césped. No paso nada porque fue suavecito, ya que no había apenas distancia entre el estacionamiento y el árbol. Los transeúntes se partían de la risa y yo colorada, jajá…

Idas y venidas Ferrol-Vitoria



Trayecto Ferrol-Vitoria utilizando parte del "camino de Santiago" en la provincia de León (línea verde).
Marcada en rojo la variante desde Benavente hasta Burgos pasando por Palencia.

También en rojo la alternativa de la costa, por Gijón y Santander.



En cada período de vacaciones cuando venía a Ferrol a la casa de mis padres, hacia el recorrido por provincias del interior, generalmente eligiendo entre Astorga y Burgos, el “camino de Santiago”, que resultaba ser el trayecto más corto en kilómetros, y en invierno, si las carreteras estaban heladas ( eras frecuente por los pueblos cerca de Sahagún), lo hacia por Benavente y Palencia, que era mejor carretera y además elegía el parador de La Bañeza para comer, que entonces era escuela de hostelería y se comía estupendamente. Otras veces comía donde lo hacían los camioneros y luego me iba a tomar café al parador de Benavente, descansando un rato en sus magníficos salones, alternando lo popular con lo selecto. En invierno, que siempre se me hacia noche cuando venia a Ferrol, dormía en el parador de Villafranca del Bierzo a la entrada de Galicia. Entonces resultaba un viaje interminable atravesar el largo puerto de Piedrafita y hacer las carreteras gallegas, siempre en obras , llenas de curvas, estrechas…sin poder pasar de 40 kms a la hora…El viaje en sentido inverso, Ferrol –Vitoria, lo hacia de un tirón, porque el peor tramo, Galicia, lo recorría por la mañana y luego era coser y cantar.


Los regresos después de Navidades, desde Ferrol a Vitoria, si había riesgo de nevadas, lo hacia por la costa para evitar el uso de cadenas (no creo que supiese ponerlas) por la nieve y heladas del puerto de Piedrafita. En Villalba (Lugo) cogía la carretera en dirección a Gijón, donde quedaba a dormir, y luego seguía por Santander y la provincia de Vizcaya hasta llegar a Vitoria.


Recordar estos viajes ahora me parecen de auténtica aventura, sobre todo una vez, un mes de enero, que para evitar Piedrafita se me ocurrió internarme entre los limites de las provincias de Lugo y Orense y recuerdo que estuve haciendo kilómetros y kilómetros por los montes, en la más absoluta soledad, que se me hizo noche en ese inhóspito paisaje y que de pronto “patine” por el hielo ¿…? ¡Ni lo había visto!, por suerte no hubo consecuencias pero no por mi pericia sino porque debía de andar por allí San Cristóbal. A continuación me vi. envuelta en una niebla espesa y tuve que conducir unos cuantos kilómetros con la puerta abierta del coche para ver la raya de la carretera y no salirme de la calzada, todo a 20 por hora. No quería parar solo quería llegar a algún sitio civilizado. ¡Suerte que no me alcanzó ni arrolló ningún otro coche! Al final de un trayecto angustioso vi un hotel que ponía “El Temple” ¡había llegado a Ponferrada! y allí me quede a pasar la noche. De aquella no había ni móvil, ni GPS, ni nada de nada. Ahora hay otras carreteras, túneles para evitar los puertos, viaductos para salvar los valles… ¡es otra cosa! Pero ahora que es todo tan estupendo no salgo de los alrededores de Coruña. ¡No me gusta la carretera! Y si tengo que ir a Vigo, a Santiago, etc. prefiero el tren e ir leyendo en el trayecto, ja, ja... No tengo miedo de mi conducción, tengo miedo de la de los demás ¡Y con la velocidad que llevan!...

Me parece increíble haber viajado tanto en "600", sola, y cuando las carreteras eran pésimas.

Durante los cuatro años que viví en Vitoria hice también bastantes kilómetros pues muchos domingos me gustaba recorrer los pueblos vascos, sola o acompañada: Me interesaba conocer las fiestas populares y ver espectáculos tradicionales como el frontón y pelota vasca. También iba mucho a Bilbao,  San Sebastián, Burgos, Pamplona, Logroño, Santander, Valladolid, a visitar a amigas o por razones de trabajo…


El último trayecto Vitoria –Ferrol lo hice cuando finalicé allí mi trabajo, en 1973, y me vine con medio apartamento dentro del "600", (increíble lo que el coche daba de sí, además de la vaca, por supuesto), después de una noche sin dormir celebrando la despedida con mis amigos en la víspera de las fiestas patronales de la Virgen Blanca, el día de la Bajada del Celedón. Cuando llegué a Ferrol y mi padre vio el cargamento que traía se sorprendió de que no me hubiera reventado una rueda. ¡Lo que hace la ignorancia! La mía, claro.


Otros viajes. Portugal


Entusiasmada con “el éxito” de mi primer viaje Vitoria–Ferrol, a la semana siguiente y con quince días de carné, salí de Ferrol, recogí a mi amiga "Picolina" (ya os la presenté en otro post. ver enlace.), en Vigo, y juntas nos fuimos hasta Oporto y Lisboa. ¡Que viaje más maravilloso! Era 1970.

Y por tierras de Portugal, venga de velocidad compitiendo con los maravillosos “carros” de que hacían gala los portugueses. En un puente un tanto estrecho y enrevesado (creo que era a la salida de la ciudad de Viana) pues no era en línea recta, me cruce con dos ciclistas que venían en dirección opuesta, sin darme tiempo a reducir la velocidad inadecuada que yo llevaba para aquel tipo de trazado. No paso nada pero me dio tiempo de ver como varias personas, que circulaban por las aceras del puente, se echaban las manos a la cabeza presagiando un desastre. ¡El coche me llevaba a mí, yo no dominaba el coche! Y no paso nada quizá porque los ciclistas se las ingeniaron para no sucumbir ante mi falta de pericia. ¡Que barbaridad, la alegría con que conducía entonces!

Estábamos llegando a Oporto, cuando dos chicos, conduciendo un "Mini", de fabricación inglesa (se importaban muchos en Portugal por aquella época) empezaron a seguirnos, a adelantarnos, dejarnos pasar…Para ver si los despistábamos nos paramos en un bar de carretera “escondiendo” mi coche detrás de un camión, pero fue inútil. Al poco entraron en el bar y ¡bla, bla, bla…! Total que esa noche cenamos con ellos en un precioso restaurante de Oporto, recién inaugurado, en el puerto, que se llamaba Doca, número ¿…? (no recuerdo). Hicimos amistad, nos enseñaron sitios preciosos de la ciudad, clubes privados, etc. La amistad duro un tiempo, y ellos vinieron luego a Galicia A veces nos encontrábamos en Valença, la frontera…












Con mi amigo portugués, en la frontera, contemplando el río Miño, al final de una tarde con poca luz.

Después de tres días en Oporto, continuamos hasta Lisboa y Cascáis. Y yo tan feliz conduciendo por todas partes. Me asombra recordarlo porque ahora soy incapaz de ir a las grandes ciudades en coche conduciendo yo. La verdad es que entonces el tráfico era asequible por todas partes y el resto de conductores nos trataba con mucha amabilidad al ver a dos españolas jóvenes en un 600. En todo ese viaje no encontramos a una sola mujer conduciendo.



Panorámica de la bella Lisboa




Delante de Los Jerónimos, con mi amiga Picolina

Torre de Belem





No bien llegué a Ferrol, de regreso de mi aventura portuguesa,  mi cuñada (entonces soltera) me comentó que el barco en el que navegaba mi hermano llegaría a Oporto en un par de días. No lo pensé dos veces ¡Otra vez a Oporto! Claro, entonces yo acababa de dejar allí a un encantador amigo portugués, un amigo que cuando lo conocí el tenía ya dispuesto emigrar a Brasil y del que no volví a saber. Ahora me ha gustado recordarlo, ¡era un hombre muy tierno! Para entonces  tenía ya también yo muchos y nuevos amigos en Vitoria.


Otros viajes en mi "600", acompañada de mi madre.

El primero, en 1972.  En unas vacaciones de verano, mi madre fue  a visitarme a Vitoria ( a mi padre no les gustaba viajar y siempre optaba por quedar en casa) para luego regresamos juntas a Ferrol, haciendo un recorrido turístico todo por la Costa Cantábrica, quedándonos a dormir en Santander, y otro día en el parador de Santillana del Mar, desde donde fuimos a visitar las Cuevas de Altamira. Estuvimos en Oviedo y Gijón. Parándonos por todas las playas de las Rías Altas Gallegas, para darnos un baño y tomar el sol. Ahora me gusta recordar lo felicísima que fue mi madre en ese viaje, disfrutando de todo.



Vitoria. Parque de La Florida


Playa de La Concha en San Sebastian, desde el Monte Igueldo







En Santillana del Mar.
Hermosísimo pueblo que supongo estará muy cambiado en la actualidad.
Entonces era normal ver carros tirados por bueyes o vacas, por sus empedradas calles de preciosas casas blasonadas.
A la derecha el parador de turismo donde nos alojamos.









Playa de Gijón, ciudad en la que  viví cuando tenía  meses y donde aprendí a dar mis primeros pasos










La espectacular Santa María del Naranco, en Oviedo, y declarada patrimonio de la Humanidad, por la UNESCO.

Por fotos que he visto, hoy se encuentra totalmente
restaurada luciendo, más si cabe, su singular belleza.







También nos recreamos recorriendo pueblos y paisajes de Galicia. No dejamos ni un faro, cabo, ni ría, de las Costa Lucense y de la Costa Norte Coruñesa, sin visitar.


Ría de El Barquero, vista camino del cabo de Estaca de Bares.


Vista de la playa de Vicedo, camino de Estaca de Bares.

Esta preciosa costa, como toda la costa lucense, está ahora amenazada por las urbanizaciones. Quiero recordarla así.



El segundo viaje  fue en 1973, también me acompañó mi madre.

Recién instalada yo en Coruña, por cambio de trabajo, y durante  unas cortas vacaciones de septiembre, recorrimos toda la Costa del Mar Ártabro hasta Finisterre, parándonos en todos los pueblecitos: Cayón, Muxia, Ponteceso, Camariñas, Finisterre, comiendo y durmiendo en casas rurales (entonces sin esta denominación, sencillas casas de marineros o de gente del campo) visitando todas las ermitas y faros que veíamos señaladas, visitando hórreos y cruceros… Solas por todas partes, sin vestigios de turistas, todo a precios baratísimos, degustando un marisco excelente… ¡que viaje más inolvidable! ¡Esa Galicia ya no existe!


Bueno con el "600" hice muchos viajes durante 20 años (1970-1990), pero sobre todo al principio, explorando y aventurándome por todo tipo de carreteras y descubriendo lugares desconocidos para mí, sobre todo del medio rural, que hasta entonces me habían sido inaccesibles.


Al final, regalé mi querido "600" azul, al hijo de una prima… ¡Eche de menos durante mucho tiempo aquel estupendo utilitario, fuerte y resistente, que me llevo a tantos sitios y que nunca me dejo tirada!

Estos días ando mirando fotos, recordando… Eso es porque ya me hecho muy mayor.

____________________
Enlace a la Primera Parte de este post sobre mi experiencia con el Seat 600. 

http://www.jubiladajubilosa.com/2008/02/seat-600-aquellos-novedosos-utilitarios.html   



20 comentarios:

Rosa dijo...

¡Que bien lo pasabas!, es bueno tener esos recuerdos y lo de ver fotos no es por la edad, simplemente es bonito recordar los momentos agradables. Un abrazo

Marian dijo...

Chela que bonito lo has contado, me has hecho reir imaginándote en esos "atrevimientos" inconscientes al volante de tu 600.
Eras muy decidida, como tu dices, en aquella época pocas mujeres iban al volante y menos todavía en trayectos tan largos.
Muy bonito y entrañable el recuerdo de los viajes con tu madre.
En general me ha gustado mucho este post.
Un beso.

ALEX dijo...

MMMM... BONITOS PARAJES, Y QUE RECUERDOS. ME DA ENVIDIA DE LA BUENA.

Toupeiro dijo...

También yo fui muy atrevido con pocos días de carné.
¡¡¡Que bonitos recuersos!!!

Genín dijo...

¡ Que barbara! Toda una "Fangia"...jajaja
Bueno, y además aventurera, por aquellos tiempos, no habian tantas temerarias de la carretera del 600

Precioso el post, las fotos, los paisajes y los recuerdos, pero sobre todo, preciosa la principal protagonista.
Un beso y salud, Genín

Leodegundia dijo...

¡Qué coche más estupendo era el Seat 6oo!, nosotros teníamos uno de color verde claro al que bautizamos como Pinón y con el que recorrimos muchos kilómetros por todo el país.
En una ocasión subiendo el Pajares nos adelantó un coche más poetente y se rió de nosotros porque íbamos poquito a poco subiendo las rampas y antes de llegar arriba nos volvimos a cruzar con el mismo coche que estaba parado en el arcén echando humo mientras nosotros seguíamos pasito a pasito sin tener que pararnos ni una sola vez.
¡Qué tiempos aquellos!. Fue muy agradabble compartir contigo esos viajes.
Un abrazo

muxica dijo...

En un 600 he volcado en una curva, dirección Monforte de Lemos, no nos paso nada, tenia una buena carrocería. Era prestado, figúrate luego el regreso a Lugo.
Me gustan los conches pequeños, tan pequeños que mi socio y yo tenemos un mini, aunque yo no conduzco.
Como siempre, te felicito por tu post, no se podría mejorar. Guapa, guapísima me pareces.
Un biquiño.

jose carlos dijo...

Mira que eras viajera. Eso es bueno. Me encanto este post. Un beso.

Monica Alvarez dijo...

Hola Chela :
muy entretenido y fresco es tu blog.
Bonitas experiencias de juventud con tu Fito como decimos en Chile a los Fiat 600 que ahora son de colección. Yo tambien tuve uno pero sali dura para manejar.Hice un curso y no pasó nada. Después lo vendi y nunca más lo intenté.
Yo tambien estoy jubilada y estoy haciendo un proyecto que une poesia y bordado.
La vida continua.
Un abrazo desde Chile

fabi dijo...

que bonito es tomarse un poco de tiempo y mirar por las fotos y despuès, compartirlos con los amigos de hoy....
besitos desde roma

unjubilado dijo...

Precioso relato, yo soy incapaz de recordar vacaciones, itinerarios, fechas y otras cosas, que salvo algo muy especial me puede venir a la memoria.
Eso de que te has hecho muy mayor no se lo cree nadie.
Besitos jubilosos.

Goathemala dijo...

Hay que tener bemoles para atreverse a hacer tantos kilómetros con ese auto y aquellas carreteras. Tengo una tía que se compró un Seat 127 y fue incapaz de usarlo por el miedo que tomó en su primera salida.


Fue sorprendente leerte porque estuve este verano en muchos de los sitios que aparecen en las fotografías.

--

Saludos.
~~~~~~

Goathemala dijo...

Recuerdo que cuando me tuve mi carnet y me veía obligado a cruzar Madrid sin experiencia me despertaba como a las 3:30 de la madrugada para atravesarlo de noche y sin tráfico. Llegaba tan temprano al trabajo que me quedaba durmiendo en el auto unas horas.

Así fue hasta que la experiencia o el desvelo me fueron normalizando.

Saludos.

francisco dijo...

...una barbaridad! quien no ha hecho barbaridades siendo joven.

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito,repitiendo todos los días los mimos trayectos quien no cambia de marca, quien no arriesga vestir un color nuevo, y no habla a quien no conoce.
Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú... quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño; quien no se permite por lo menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos.
Muere lentamente quien pasa los dias quejandose de su mala suerte.
Muere lentamente quien...quien...quien...

Pablo Neruda.

Querida amiga, conozco esos parajes, dado que tambien he sido un devorador de kilometros, tengo familia en Ourense.

Hermoso el recordar.

Saludos Chela

almena dijo...

¡qué guapa, Chela!
y qué lanzada con el coche, ya con el carnet recien estrenado!
:)

Un besazo

SAFIRO dijo...

Me recreo en mis recuerdos viendo los tuyos ¡Que hermoso!

Y que bonita Chela!!

Un fuerte abrazo!!

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!!

Paso a saludarte, no es que me olvide, sino es.............bueno seria largo de contar, lo dejamos para la próxima.

No pude dejar comentario en el post anterior, por lo tanto me tenes en este de tus viajes, con lo que me gusta viajar, que lindo!!!!!!!!!!.

Me quedo con tus frases: "El amor se compromete en una tarea común o horizontes comunes”, claro que es así como lo plantes, CHELA cuanta sabiduría de tu parte.........

Un besote y abrazo de oso.

Desde Holanda con amor..o no dijo...

Chela, pero qué guapísima estás en las fotos! No has cambiado nada y esa sonrisa tan maravillosa te sigue acompañando!
Un abrazo y gracias por compartir tus recuerdos con todos!

dafne dijo...

Qué bella es Galicia !
En 1996 hice parte del viaje de Arquitectura con mi hija Andrea , visitamos España , y Galicia me pareció la parte más verde de España y la más parecida a Uruguay .
Chau,
Silvia.

Anónimo dijo...

Hola Chela.

Me he tomado la libertad de incluir tus fotos aquí:

http://seat600.mforos.com/519035/10479786-fotos-de-antano-seat-600-vol-2/?pag=22#96250523

Soy propietario y entusiasta del Seat 600.