Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

18 de enero de 2013

Tranvías


 ________________________________________________________________


Un tranvía coruñés circulando por el entorno de la Torre de Hércules


Otro tranvia en las proximidades de la Casa de los Peces



Los tranvias históricos, el número 100 y el 101,  fueron adquiridos en Lisboa y traidos a Coruña para efectuar un trayecto turístico a lo largo del Paseo Marítimo, que bordea la Ciudad, con vistas al mar.



Los tranvías de Coruña. ¿Volverán de nuevo?

















Imágenes de tranvías de  Coruña, que dejaron de circular en julio de 2011, con gran añoranza de los coruñeses, después de la alegría que les había supuesto, en 1997, su inauguración. Con frecuencia he dado  paseos en estos tranvías, y, mientras hacía los trayectos me agradaba escuchar los comentarios que hacían los turistas, admirados ante la belleza del paisaje de costa y playas que se contemplan en el recorrido. 










Los tranvías de Coruña, tan ponderados por los visitantes y los coruñeses, dejaron de funcionar en el verano de 2011  después de salirse de los raíles a causa de defectos en las soldaduras. Po otra parte hacía tiempo que se habían detectado  deficiencias en las vías y en el trazado, sin que se efectuasen corrección de los fallos ni mejoras en el trazado, debido a la falta de presupuestos. Dado que los arreglos de los déficits en las vías y trazado eran económicamente costosos, y toda vez que el tranvía no resultaba rentable ni generaba los suficientes ingresos para mantenimiento, debido en parte también a que su funcionamiento se reduce a los meses de verano y poco más, llevó a la corporación local a replantearse su continuidad o cancelación, optando por esta última. Actualmente el deterioro va en aumento con lo cual la reparación, si se quisiera reponer el tranvía,  será cada vez más costosa. Por otro lado, he sabido por la prensa que  el verano pasado han suprimido, por razón de obras en la zona del Parrote, toda la línea catenaria, necesaria para la conexión eléctrica de su recorrido, precisamente en el tramo que parte de la dársena náutica del Puerto, punto muy turístico de la Ciudad.


La vía del tranvía coruñés, que bordea gran parte de la península que forma la Ciudad, con unas vistas envidiables, no solo debería permanecer en la totalidad de su trayecto sino además ampliarse, además de promocionarla también para los residentes, con precios asequibles, y funcionar todo el año para descongestionar el tráfico rodado, agobiante en una urbe tan estrecha como Coruña, en la que a poco que haya algún evento extraordinario, en horas punta, o cuando se produce un accidente o emergencia, se colapsa con facilidad. 

Y en plano turístico, el tranvía debería llegar hasta el monumento del Milenium o proximidades del elevador que permite el acceso al Monte de San Pedro, completando las posibilidades de visitas a los forasteros. Los tranvías son un transporte cómodo y agradable para conectarlos con los principales puntos de interés turístico.


Una promoción y un esloganVida activa para los mayores: "Un poquito a pie y otro poquito en tranvía" El déficit económico del tranvía no se resuelve subiendo el precio porque entonces irán menos personas. Los déficits se cubren promocionando ideas originales que capten más viajeros con menos precio. Por ejemplo, promocionar tarjetas para jubilados que puedan hacer como yo que cuando cogía el tranvía lo hacía para los trayectos de cuesta, que completaba andando en las zonas  llanas o  retornando cuesta abajo. “Un poquito a pie y otro poquito en tranvía”.

El tranvía debería seguir funcionando y hacerse cada más accesible y rentable con el aporte de nuevas ideas. He sabido que en las ciudades alemanas de Bonn y de Berlín, los trenes históricos se alquilan para celebración de bodas. ¡Ideas señores y señoras, hacen falta ideas! Hay que amortizar lo ya hecho, hay que ampliar, hay que mejorar todos los proyectos urbanos iniciados, sin permitir que se vayan al traste.

¿Y para el futuro? El trazado vial puede ser la base para la instalación posterior de un modernísimo tren "Tram" o "Tram-train"metro ligero, o como quieran llamarle, que circunvalase la Ciudad, descongestionándola de tráfico rodado, y que pudiese convertirse en el transporte preferente de turistas y residentes. Un transporte ecológico, limpio, hermoso, circulando por una ciudad, Coruña, igualmente hermosa.


Señores políticos, tengan visión de futuro. ¿No les da envidia esos maravillosos trenes Tram, hace poco inaugurados en Bilbao y Vitoria , los Euskotren Tranbia, y sus homólogos  de  Zaragoza,  Alicante...?

Y mientras tanto, no abandonen los hermosos y antiguos tranvías que en 1997, cuando se inauguraron, fueron la envidia de los habitantes de muchas ciudades españolas. Sobre todo, teniendo un Paseo Marítimo como el que tenemos en Coruña.


Mi añoranza de los tranvías


Los tranvías estaban presentes en los trayectos de mi infancia, para ir al colegio, para ir y venir a casa de mis abuelos, o para ir al centro de la ciudad,  cuando no tenia tiempo de hacerlo andando que era lo habitual. Vivía entonces en Ferrol y mi casa, un tanto distante, estaba ubicada en el puerto, justo donde terminaba la línea del tranvía y el conductor se apeaba para, tirando de una cuerda que colgaba del arco raspante o pértiga, y la cambiaba de dirección para un correcto contacto  de conexión eléctrica con  la catenaria, pasando luego a la cabina opuesta para hacer el trayecto inverso. Me gustaba el sonido de la campana de pedal, que hacia sonar en las paradas y arranques, o para advertir a los descuidados transeúntes de su paso, sugiriendo el alejamiento de los raíles.

Recuerdo sus bancos hierro y madera, cuyos respaldos se abatían sobre el asiento, al final de la línea, para cambiarlos de sentido. Como me subía al tranvía al inicio del recorrido siempre conseguía sentarme junto a una ventanilla, y, cuando iban abiertas en los días de calor, me gustaba sentir la brisa en la cara mientras observaba el exterior. Tampoco olvido la emoción que provocaba en mis años adolescentes, la proeza arriesgada de subirme casí en marcha, después de una carrera para no perderlo.

Conservo también en la memoria,  cuando visitaba a una amiga en Vigo al final de los años cincuenta, el sonido y la grata visión de sus históricos tranvías eléctricos, deslizándose o subiendo por las numerosas cuestas de sus calles y avenidas. Cuando decidieron suprimirlos me dí unos cuantos paseos extra en ellos  para mitigar anticipadamente, la nostalgia que iba a producirme su desaparición. Javier, el padre de mi amiga, no se equivocó cuando pronóstico  la contaminación que iban a producir los coches y autobuses, el ahumado de fachadas y edificios nobles, el tener que depender de un combustible que podría escasear en el futuro o alcanzar precios elevados. Opinaba que el tranvía era el mejor transporte para una ciudad con tantas cuestas, además de considerar que en las calles estrechas el tranvía ocupa  menos espacio que los autobuses. Acertadamente definía el tranvía como un transporte limpio, económico y accesible "¡Se acordarán de los tranvías y algún día querrán que vuelvan!", exclamaba siempre como final de sus consideraciones.

El tiempo le ha dado la razón. A partir de la crisis del petróleo de 1973 (nadie puede garantizar que no vuelva a producirse otra), la saturación de coches y consiguiente contaminación, muchos países europeos (Alemania, Países Bajos, Bélgica, Austria...)  optan por el regreso o mantenimiento de los tranvías y por su modernización,  adoptando  calidad en los materiales y soldadura  para las vías, mejorando la electrificación no aérea al procurar la administración de energía bien por estaciones de reposición o por dotaciones de autocarga.


Una cura de nostalgia

El pasado mes de octubre estuve en Lisboa, y pude resarcirme de mi nostalgia por los tranvías. Lástima que no tuve buen tiempo pero a pesar de todo pude disfrutar del encanto de esa hermosa ciudad, "tan antigua y señorial", como nos recuerda el fado.



 

Tranvías de Lisboa


El famoso tranvía "28", de color amarillo, una de las opciones para ir  hasta la Catedral y la parte alta de la Ciudad.


El color rojo es propio de los tranvías que   hacen los trayectos turísticos.

¡Me encantan los tranvías!


Anexo:
31 de enero, 2013




Mi primo Joaquín me envió esta foto, tomada de Internet con un tranvía de Ferrol, en el final del trayecto, en el puerto (el Muelle). El edificio que se ve en la izquierda es donde  viví  entre los 8 y los 24 años. Recuerdo unos tranvías de modelos más antiguos que el de la foto.



28 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Aquí, en Granada tuvimos un tranvía allá por los años 50-60, el modernismo hizo que se quitara, eran feos, eso decían los políticos franquistas de aquella época; hoy, otros políticos democráticos pero igual de franquistas, tienen levantada esta ciudad para reinstalar un nuevo tranvía más moderno.

¡¡Que cosas!!.

Saludos

trimbolera dijo...

Son cómodos y limpios, además de seguros. Me dió mucha pena cuando en Zaragoza se quitaron, pero ahora han vuelto modernos y relucientes.

Meme dijo...

Buenos, Chela. Maravillosa añoranza al tranvía.

Para tí:

Adonde el viento, impávido, subleva
torres de luz contra la sangre mía,
tú, billete, flor nueva,
cortada en los balcones del tranvía.

Huyes, directa, rectamente liso,
en tu pétalo un nombre y un encuentro
latentes, a ese centro
cerrado y por cortar del compromiso.

Y no arde en ti la rosa, ni en ti priva
el finado clavel, si la violeta
contemporánea, viva,
del libro que viaja en la chaqueta.

Rafael Alberti.


Abrazos

unjubilado dijo...

Hace muchos años desapareció el tranvía de Zaragoza, ahora los han vuelto a instalar, modernos, preciosos, incluso circula por un tramo bastante grande sin catenaria para evitar el trole y la fealdad del tendido por el centro de Zaragoza. Si voy dentro de él es precioso, silencioso, rápido, va abriendo todos los semáforos por los que pasa para no tener que parar.
Pero para los conductores y taxistas es un martirio ya que han eliminado prácticamente todos los giros a izquierdas, y como hay un solo carril para la circulación, cuando ocurre cualquier pequeño percance, la circulación se paraliza. En estos casos las ambulancias tienen que invadir los carriles del tranvía para poder pasar y si el tranvía también se encuentra parado por un posible choque entre coche y tranvía el colapso es total.
Un abrazo

Marcos dijo...

Después que nos quitaran todos los tranvías, tenemos una nueva linea de diseño moderno, que nos lleva hasta la playa y es comodísima.

Lo que añoro del viejo tranvía, eran unas unidades que ponían en verano a la playa, y en Todos los santos al cementerio, que se llamaban jardineras, y eran abiertos como los de San Francisco.

Aldabra dijo...

No sabía que había dejado de funcionar el año pasado en Coruña, que lástima.
Aún recuerdo mi último paseo en el tranvía de Coruña, que chulada, una tarde soleada y alegre.
¡Que pena que lo hayan dejado morir!... una verdadera lástima.

Tendremos que conformarnos con ver las fotos.

¡Que país!, y cada día nos enteramos de más "fraudes y corrupción"... así tenemos los presupuestos mermados.

biquiños

Chela dijo...

Emilio Manuel:
Ya lo decía en Vigo el padre de mi amiga Mary Carmen. ¡Volverán los tranvías! Un abrazo.

Trimbolera.
Además de cómodos y limpios, ¡son preciosos! Lo de seguros no lo sé, pero... ¡anda que los frenazos de los autobuses! Yo ya tuve una caída en ellos. Un abrazo.

Meme:
Cuanto te agradezco ese poema de Alberti citando el tranvia, y que además es muy hermoso, al menos para a mí, al recordar cuantos libros cobijaron flores como símbolo de amor. Un abrazo.

Unjubilado:
Desde luego yo abogo por la conservación del tranvía donde los hay y por la instauración de los modernos Tram donde no existen los anteriores, y, si en mi mano estuviera, mediante educación, campañas y promociones, fomentaría que la gente evitara conducir en la ciudad.
Tenía más fotos de Lisboa, en la Plaza del Comercio donde coinciden paradas de los viejos tranvías con los modernos (hechos para los recorridos de las zonas nuevas de la Ciudad) pero no las puse para no aumentar el tamaño de la página y porque como el día era lluvioso no han salido muy bien de luz.
Conocí los viejos tranvías de Zaragoza pero aún tengo pendiente conocer los nuevos.
¿Por qué no nos haces un post con este tema? Un abrazo.

CHARO dijo...

A mí también me encantan los tranvias y tengo muy gratos recuerdos de esos añoa vividos primero en Valencia y luego en Zaragoza durante mi infancia y juventud ¡¡¡cómo me gustaba montarme en esos tranvías!!!! Viajo con frecuencia a Zaragoza y de nuevo tiene tranvía, pero no se pueden comparar con aquellos de mi juventud, aquellos eran de los de verdad.En Logroño, ya lo dice la canción:En La Rioja no hay tranvía, tampoco tenemos metro.....¡¡¡Qué penita!!! Luchar por que vuelvan los vuestros.Besotes

Genín dijo...

No hace mucho escribí una entrada sobre los trolebuses en San Sebastián y en el mundo, pero me encantan los tranvías, en Toronto los conocí enormes, llevan allí toda la vida y siguen muy rentables.
Todas las sugerencias que haces Tu son válidas, si unos cuantos políticos montaran una cooperativa que los construyera y los explotara, verías tu como el proyecto saldría adelante, o si no, que le pidan prestado al Bárcenas prometiendole el indulto, total se lo van a dar... ya verás como sobraba el dinero...
Besos y salud

Felipe Tajafuerte dijo...

Me sorprendió la última vez que estuve en Coruña que no funcionase el tranvía. Lo lógico hubiera sido que para hacerlo más rentable lo hubieran ampliado a otras zonas de la ciudad. Yo también conocí los antiguos tranvías de Zaragoza y Bilbao que posteriormente se eliminaron. Ahora han vuelto a ser puestos en servicio. Hacer y deshacer, todo es quehacer.Un saludo desde mi mejana

Chela dijo...

Marcos:
Las jardineras eran muy bonitas en los viejos tranvías, y apropiadas para el buen tiempo. Donde creo que siguen poniéndolas es en los que van de Palma a Soller, en Mallorca. ¡Un trayecto encantador!
Un abrazo.

Aldabra.
Cesaron en el verano de 2011, por dos averías casi seguidas y saber que las Bias y el trazado no estaban en buenas condiciones. Lo dejaron de lado por cuestiones económicas. Era muy bonito hacer el trayecto empezando por el puerto y Castillo de San Antón, pues después de pasar la Torre de Hércules y la Casa de Los Peces, surge una preciosa panorámica del Orzán y Riazor que sorprende.
Espero que vuelvan a circular.
Un abrazo.

Francisco Espada dijo...

Volverán, Chela, volverán como las oscuras golondrinas. Es cosa de moda. Cuando nos empezamos a creer ricos y modernos quitamos los tranvías de todas nuestras ciudades; ahora que hemos descubierto que somos pobres y que los derivados del petroleo contaminan una barbaridad, todos a por lo novedoso del tranvía.
Besos

Olegario dijo...

Han desaparecido en tantos sitios, que ya casi no nos acordamos de ellos. En Santander, de donde yo soy, también los había en mi época de estudiante y me acuerdo que los "chavales" los cogiamos en marcha y nos apeábamos tambien, cuando iba llegando el Revisor para escaparnos de pagar el billete. Ojalá vuelvan algún dia, Chela. Un fuerte abrazo.

unjubilado dijo...

He hecho un par de reportajes y otros tantos metiéndome con los tranvías, te enseño como son por fuera, también tengo alguna de dentro, pero no las encuentro.
En Zaragoza se llaman Urbos.
Un abrazo

DARÍO GÓMEZ (EL PEATÓN) dijo...

Querida Chela:

Con esta entrada cautivaste aun más mi corazón. Soy amante de los tranvías y, ¡qué ironía!: en Bogotá desaparecieron estos bellísimos vehículos en 1948 con ocasión de los disturbios del 9 de abril, hechos conocidos como "el Bogotazo", día en que inmolaron al líder polítoco Jorge Eliécer Gaitán. Los incendiaron todos. De modo que no los pude conocer.

En fin, tu regalo me ha alegrado el fin de semana. Un cariñoso abrazo.

Amelia dijo...

Chela, con ésta entrada has tocado a muchos que ya tenemos algunos años.
En Barcelona, en los años 60 teníamos muchos tranvías que en verano llevaban un remolque llamado jardinera, pues era descubierto, recuerdo que el suelo era algo incómodo para las chicas con tacones. Esos tranvías desaparecieron y ahora han puesto unas pequeñas líneas con coches muy modernos que nada tienen que ver con los antiguos.
En Lisboa sí que conservan y cuidan éste transporte con cariño.
Abrazos.

Rosa María dijo...

Que belleza lo de los tranvias, a la par de descongestionar a las ciudades de contaminación.

Un abraciño,
Rosa María Milleiro

Chela dijo...

Charo:
Efectivamente los tranvías o Tram de la actualidad no son tan bonitos como los antiguos (quizás pensemos así los que los hemos vivido en nuestra infancia o juventud) pero dentro de lo que es moderno yo los veo mucho más bonitos e interesantes que los autobuses, por lo menos más limpios, más cómodos y más rápidos, ya que su línea es respetada por el resto del tráfico. Creo que entre la energía eléctrica o la derivada del petróleo debemos elegir la primera.

En LA Rioja no habrá tranvía ni metro, pero... ¡tenéis un ambientazo que para qué!
Un abrazo.

Genin:
En Coruña los trolebuses empezaron a funcionar en 1948 y fueron muy famosos durante bastantes años.
La falta de dinero actual en las administraciones públicas viene derivada, en gran parte, de los derroches anteriores.
Un abrazo.

Felipe Tajafuerte:
Fue una lástima que no funcionara el tranvía cuando has venido a Coruña porque constituía un medio muy apropiado para hacer turismo ya que recorrida todo el perímetro costero de la ciudad, lo que permitía hacerse una buena idea de su situación, además de la visión de importantes monumentos como el Castillo de San Antón y la Torre de Hércules, así como vistas de las playas y la dársena de La Marina.
Espero que si vuelves por aquí encuentres el tranvía funcionando de nuevo.
Un abrazo.

Chela dijo...

Charo:
Efectivamente los tranvías o Tram de la actualidad no son tan bonitos como los antiguos (quizás pensemos así los que los hemos vivido en nuestra infancia o juventud) pero dentro de lo que es moderno yo los veo mucho más bonitos e interesantes que los autobuses, por lo menos más limpios, más cómodos y más rápidos, ya que su línea es respetada por el resto del tráfico. Creo que entre la energía eléctrica o la derivada del petróleo debemos elegir la primera.

En LA Rioja no habrá tranvía ni metro, pero... ¡tenéis un ambientazo que para qué!
Un abrazo.

Genin:
En Coruña los trolebuses empezaron a funcionar en 1948 y fueron muy famosos durante bastantes años.
La falta de dinero actual en las administraciones públicas viene derivada, en gran parte, de los derroches anteriores.
Un abrazo.

Felipe Tajafuerte:
Fue una lástima que no funcionara el tranvía cuando has venido a Coruña porque constituía un medio muy apropiado para hacer turismo ya que recorrida todo el perímetro costero de la ciudad, lo que permitía hacerse una buena idea de su situación, además de la visión de importantes monumentos como el Castillo de San Antón y la Torre de Hércules, así como vistas de las playas y la dársena de La Marina.
Espero que si vuelves por aquí encuentres el tranvía funcionando de nuevo.
Un abrazo.

Chela dijo...

Francisco Espada:
Espero que se cumpla el pronóstico. Hay exceso de coches y circulación contaminante. Un abrazo.

Olegario:
También yo recuerdo a "los chavales", corriendo detrás del tranvía y enganchados en él burlando al conductor. Aprovechaban las curvas, que circulaba más lento, para subirse o apearse. Un abrazo.

Unjubilado:
He visitado el enlace. Son muy bonitos y modernos los nuevos Tram. Luego buscaré tus posts.
Un abrazo.

Darío Gómez (El Peatón):
Tienes en el buscador de Google, varias páginas muy interesantes sobre los antiguos tranvías de Bogotá.
Esta es la última que he mirado, está muy bien y tiene unas maravillosas fotografías:
http://www.tramz.com/co/bg/t/ts.html
Un abrazo.

Amelia:
Eso de las jardineras era propio en el ambiente mediterráneo y daban un ambiente muy alegre. Los modernos Tram también me gustan y me alegra que vayan también tomando las modernas avenidas de las ciudades y disminuyan los autobuses.
Un abrazo.

Rosa María:
Supongo que tú también recordarás como yo los de Ferrol, que iba desde el Muelle, por la calle de la Iglesia, con paradas en el mercado, y luego seguía por la Plaza del Callao hasta la Plaza de España. Y también los tranvías que iban hasta Jubia y Neda.
Estoy leyendo y saboreando tu libro de poemas. Te felicito de nuevo.
Un abrazo.

izara dijo...

Hola Chela:
me gustó tu frase:
"oh dulce verdad maravillosa que oculta en lo vulgar y cotidiano, conviene intuir y adivinar al hombre"
He venido a conocer tu blog y con tu permiso me quedaré por aquí.
Este final de verano, estuve con mi esposa conociendo esa hermosa ciudad y me intrigó las vías vacías de los tranvías.
Ahora me has dado la respuesta.
De todas maneras, nos encantó La Coruña.

Un saludo desde Navarra.

teresa dijo...

Chela, vengo del blog de "Chelo" y me ha encantado pasearme por él y encontrar cosas que me han gustado.
Con tu permiso me quedo contigo para poder seguirte y venir a visitarte.
Un abrazo.

teresa dijo...

Chela, se me ha olvidado decirte que guardo un gran recuerdo de los tranvias, cuando era una niña de corta edad, me iba con mis padres a veranear a Màlaga y por aquellos tiempos habia un tranvia que nos llevaba casi a la playa y esos viajes los tengo en mi memoria y los recuerdo siempre cuando la mente me los trae al recuerdo y ahora ha sido un momento para recordarlo. Gracias.

esteban lob dijo...

Hola Chela:

Me recuerda mi infancia con tranvías en Santiago, desaparecidos a mediados de los años 40.¡Qué desperdicio!.Le echaron la culpa "al progreso", pero el no adaptarlos a los tiempos fue un retroceso.Hasta hoy se ven las antiguas líneas en el suelo.

Un beso.

Anónimo dijo...

Hola Chela:
Buenos dias, acabo de ver en tu blog (no soy un asiduo, pero tampoco te pierdo la pista) un articulo sobre los tranvias, y por eso te envío unas fotos de los tranías de Ferrol, igual ya las tienes, porque yo ya me olvido de lo que envío y a quien se lo envío. Una de las fotos como puedes ver es la última parada en el puerto y sale la fábrica de hielo.
Espero que te gusten, un beso de todos.
Joaquin N.

Vicente Rubio dijo...

Estimada Chela, he entrado por casualidad por otro blog de un amigo Valenciano que escribe tambien, jubilado por mas señas.
En Valencia siempre tuvimos tranvia, desaparacieron unos años y ahora hay unas lineas que unen Valencia capital con las dos ciudades universitarias y con toda la playa de la Malvarrosa. El exito es notorio y junto al metro han unido toda la capital y pueblos de alrededor que son muchisimos.
Un saludo muy cordial y espero que desde hoy seamos amigos a pesar de las distancia que es de las mas grandes de España.

Rayén dijo...

Me parece una excelente idea pedir que vuelvan si son hermosos y no contaminan, además son casi románticos.
Un abrazo con cariño.

Chela dijo...

Izara:
Gracias por tu visita a mi blog y dejar comentario. Espero que haya una segunda oportunidad para visitar Coruña y que puedas darte un paseo en tranvía. Un cordial saludo.

Teresa:
Somos muchas personas las que tenemos recuerdos agradables del tranvía, la verdad es que se iba muy a gusto en ellos. Un afectuoso saludo.

Esteban Lob:
Por lo que dices vosotros los habéis eliminado mucho antes que nosotros. Los últimos que recuerdo fueron los de Vigo, en el inicio de los sesenta, quizás los últimos de Galicia. Un abrazo.

Anónimo. Joaquín N:
Querido primo, te agradezco el detalle de las fotos, como puedes ver he incluido en un anexo la que se ve el tranvía frente a mi casa del Muelle. ¡Que tiempos! Un abrazo.

Vicente Rubio:
Bienvenido a mi casita virtual.
Desde luego yo abogo por los tranvías, los metros ligeros y los trenes. En el caso de Galicia yo preferiría antes que el AVE una buena red ferroviaria y de metros ligeros para moverse dentro de nuestra Comunidad, donde hay distancias largas, medianas y cortas, pero sobre todo muy complicadas para el tráfico rodado por muchas razones que no viene ahora al caso detallar aquí.
Paso a visitarte.
Un cordial saludo.

Rayén:
Si, la nostalgia los ha dotado de romanticismo. Deseo que vuelvan.
Un afectuoso saludo.