Coruña

Coruña

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Seguidores de este blog

21 de marzo de 2010

BOMBONES CASEROS.






Bombones para Manuela,
una niña bombón.





Esta página es para ella y para todos los niños a los que les guste cocinar.



Manuela es mi sobrina-nieta y en julio cumplirá cinco años.

En la Navidad pasada tuvo muchos regalitos y entre ellos recibió un delantal muy bonito porque le gusta mucho cocinar y ayudar a su mamá. No hace mucho preparó unas galletas de nata que le salieron muy ricas.

Ahora, a Manuela, y a vosotros niños, os voy a dar una receta, muy, muy facilita para que hagáis bombones en casa.



Ingredientes:

* Una tableta de chocolate.
(puede ser negro, de fundir, de chocolate con leche, o mitad de uno y mitad de otro).

* Unos pocos de choco-krispies (sobre unos 50 grs. por  tableta).

¡Y nada más!


Modo de hacerlo:

Primero se parte el chocolate en pastillas o trozos y lo ponéis en una fuente honda. Entonces mamá os ayudará y se encargará ella de meterla en el microondas durante un minuto y un poquito más, evitando que se deshaga dentro del  microondas porque se pasaría.


Después de sacar la fuente os la dejará para que revolváis el chocolate con una cuchara de palo hasta que esté uniforme. Entonces le añadís los krispies de choco (lo mejor es que sean muy pequeños) y mezcláis todo poco a poco. Ha de quedar una mezcla espesa.


Luego ponéis una hoja de papel de aluminio sobre una superficie (si es fría, como el mármol, mejor). Cogéis dos cucharillas de las de café y entre las dos tomáis un montoncito de la mezcla y la ponéis sobre el papel con cuidado de que quede todo bien junto. Si se "escapa" algún krispie lo empujáis con la cuchara para que se "reúna" con los demás. Creo que también se podría echar la mezcla en unos moldes de los de hacer cubitos de hielo o en alguno de los modernos de silicona que se venden hoy.

Al terminar, recoged lo que habéis manchado y os vais a jugar o a estudiar un poquito o a ver un vídeo, durante dos o tres horas por lo menos, cuanto más tiempo mejor, para que el chocolate se quede otra vez duro con los krispies atrapaditos en su interior.

Cuando el chocolate esté firme, podéis guardar los bombones en un envase de cristal o en una cajita de lata para ofrecerlos en otro momento a vuestros papás, a los amiguitos o ¡a los abuelos! que también les gusta mucho el dulce, ¿a que si?



También le podéis pedir a mamá que os deje un plato bonito y colocáis en él los bombones. Cuando vengan invitados y tomen té o café le lleváis vosotros los bombones a la mesa. ¡Se van a quedar maravillados!

Manuela, niños, ya veréis como los mayores van a querer hacer también esta receta cuando los prueben. Estos bombones de la foto, que hice hoy, son para llevárselos a una amiga con la que voy a tomar café en su casa.

Muchos besos para ti, Manuela, y para todos los niños y niñas. Bueno, y para los mayores también porque si no van a tener celos.

¡Ya me contaréis que tal!



12 de marzo de 2010

MIGUEL DELIBES



El hombre, el escritor...

El escritor, el hombre...












Ochenta y nueve años de vida.
Y, muchos años dedicados al arte de escribir.



Si, escribir, hacer literatura, es un arte. El arte de extraer ideas del pensamiento, el arte de inventar historias, el arte de transmitirlas, el arte de saber contarlas, el arte de conectar con los sentimientos y el interés de los lectores, el arte de establecer una comunicación fluida con ellos, el arte de hacer prevalecer la palabra escrita...

Miguel Delibes hizo eso, hizo arte con su pluma. Y en su caso, y esto ya es anecdótico, no utilizó nunca para escribir ni máquina ni ordenador, solo la pluma, quizá también bolígrafo o lápiz, en algún caso, pero siempre escribió a mano sus textos.



¿Quien era Miguel Delibes, el escritor?


Teniendo en cuenta que las redes virtuales de los seguidores de un blog son de muy diversas latitudes, culturas y gustos, no esta de más hacer un breve repaso.

Miguel Delibes, nació en la castellana ciudad de Valladolid el 17 de octubre de 1920, la misma ciudad que hoy llora su pérdida y vela sus restos. Está mañana ha dejado de existir a los 89 de edad. Considerado, por los amantes de la lite, y cuya obra fue reconocida con numerosos premios y galardones a lo largo de su vida: Premio Nadal, en 1948 por su primera novela " La sombra del ciprés es alargada", Premio Nacional de Literatura, en 1955, por su obra "Diario de un cazador", Premio Nacional de la Critica, en 1962, Premio Nacional de Narrativa 1999, por su última obra "El Hereje", publicada en 1998. También recibió, por el conjunto de sus trabajos literarios, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, en 1982, Premio de las Letras de Castilla y León, en 1984, Premio de las Letras Españolas, en 1991, el Premio Cervantes, en 1993, nombrado Doctor Honoris Causa, por la Universidad de Salamanca... Además de todos los premios y galardones recibidos, Miguel Delibes fue propuesto,en 1973, para ocupar el sillón "e", en la Real Academia Española de la Lengua.

Escribió cerca de 60 obras, muchas de ellas grandes éxitos de venta y admiradas por el público, entre las que cabe destacar, por citar algunas, "Cinco horas con Mario", "EL Camino", "Diario de un emigrante","Las ratas", "Los santos inocentes", "Mujer de rojo sobre fondo gris", y "El Hereje". Muchas de sus novelas fueron llevadas, con gran éxito, a la pantalla, sobre todo "Los santos inocentes", dirigida en 1984 por Mario Camus y con una brillante y excepcional interpretación de Francisco Rabal y Alfredo Landa. Es muy conocida también por el publico español, la representación teatral de "Cinco horas con Mario", interpretada por la extraordinaria actriz Lola Herrera.



Miguel Delibes, el hombre:

En mi caso, conozco al escritor, no al hombre, pero a través de sus obras, sus artículos, sus declaraciones en entrevistas y lo que de él escribieron otros, tengo algo de su perfil.

Miguel Delibes podía definirse como un hombre recio y serio, pero también con sentido del humor y fina ironía, que le era muy útil para denunciar las injusticias y los excesos de la burguesía, así como el abandono en el que se encontraba su tierra. Era amante y defensor de la naturaleza, le gustaba el campo y la vida al aire libre. Era también muy observador, lo que le permitía luego plasmar en sus novelas, con facilidad, las costumbres rurales y los dichos y vocabulario de sus gentes, ambientes por los que siempre se interesó.

Era un hombre sensible, humilde y al que no le gustaba la ostentación. Disfrutaba del deporte y era gran aficionado a la caza, practicando también el ciclismo, tenis, natación...

El amor y la vida de familia fue importante en su vida. En 1946 contrajo matrimonio con Ángeles Castro y tuvieron siete hijos. En 1974, la temprana muerte de su mujer, supuso para Miguel Delibes un durísimo golpe, del que solo sus hijos (algunos todavía pequeños en ese momento) y el desahogo de la escritura, lograron mitigar, en parte, su dolor. En su novela "Mujer de rojo sobre fondo gris", escrita en 1991, puede adivinarse, en la protagonista, Ana, a su mujer y todo el amor y la admiración que sentía por ella.


La orfandad del lector.

Los escritores, como otros muchos artistas que llenan nuestras horas de ocio, que nos forman e informan, que enriquecen nuestro mundo interior, nos dejan un poco huérfanos cuando se van... ¡Si no fuera por la herencia! Nos consuelan sus obras, imperecederas, universales... Queda una semilla dentro de nosotros, construida con palabras, con hermosas palabras escritas.

Los artistas no mueren, porque sus obras son parte de sí mismos y continúan viviendo en ellas. Viviendo y comunicándose con quienes las admiran.

Miguel Delibes, seguiré leyéndote y te encontraré en tus palabras, en tus relatos, en tus historias. Recibe mi admiración y mi recuerdo.


ANEXO. 13-03-10


Unos emplean palabras para comunicar, otros el dibujo...

"Pinto and Chinto", dos reconocidos humoristas gráficos, nos brindan cada día, en forma de viñetas, su opinión en el periódico "La Voz de Galicia". A continuación os incluyo la viñeta que aparece hoy en el diario, y que coincide con lo que he expresado en los últimos renglones de este post.



¡No hacen falta palabras!