Coruña

Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Plaza de María Pita. Coruña

Seguidores de este blog

1 de octubre de 2009

Pues no, no se acabó el verano en Galicia.


*El lujo de estar jubilada y poder prolongar el veraneo.

Termina septiembre con calor veraniego y tiempo de playa.
El tiempo compensa, en Galicia, el lluvioso mes de julio que hizo este año.


Ya me había dispuesto a "cerrar mi ventana", con vistas al mar, cuando cambié de opinión y decidí mantenerla abierta hasta terminar el mes, en vista del buen tiempo. Hace bastante calor y aun se puede disfrutar del mar y de la playa, sobre todo por las mañanas que es el lujo permitido a las personas jubiladas en estas fechas, mientras los niños y jóvenes realizan tareas escolares y académicas, y la mayoría de los adultos han reanudado su cotidianidad laboral.


Las playas están vacías por la mañana y "una" se siente "la reina de los mares" al disponer de todo el espacio ambiental como si se tratase de un bien particular.





Aprovechando la subida de la marea para nadar en la cala.



Estar así, a solas, te hace sentirse en total integración con la naturaleza.
Centrar los sentidos ...
Oyendo el rumor del agua del mar cando besa la orilla.
Oyendo los trinos de los pájaros que anidan en el verdor de la costa.

Observando la quietud estática de las gaviotas cuando se posan en las rocas.
Disfrutando con la visión de las ágiles zambullidas en el mar de los cormoranes para buscar alimento.
Sintiendo latir la sangre bajo la piel cuando la calienta el sol.
Sintiendo el frescor del agua, transparente y limpia.
Aspirando el olor a algas, propio de finales de septiembre cuando el mar las renueva.
Disfrutar, dejando pasar el tiempo, en contemplación y placidez absoluta...

*Gastronomía playera.



Aprovechando la mañana y la bajada de la marea, cuando quedan las rocas al descubierto, los "secretos" y tesoros del mar se hacen más asequibles, asi que se me antojó coger unas anémonas u ortiguillas de mar para probarlas, ya que mi amiga Pilar, en su blog "La cocina de lechuza", había hablado de ellas y de que le habían gustado.
 (Recomiendo visitar su página culinaria, si estáis interesados en ello, pues su receta es correcta y las anémonas que ella preparó son más vistosas y grandes, posiblemente de una playa menos esquilmada que el rinconcito que yo frecuento).







En realidad las anémonas no las cogí yo sino mi vecino Fernando, también jubilado, que ya las había probado días antes y opinaba favorablemente de su sabor.









Anémonas recién cogidas, en un cubo con agua de mar. En un plato, antes de lavar y preparar, y, finalmente, rebozadas y fritas.

Se me ocurrió algo que Pilar no indicaba en su receta, darles un hervor previo, en él que quizás me pasé un poco, lo que añadido a que eran muy pequeñas, se me formó una especie de papilla de anémonas, que dieron como resultado peor presencia y textura (menos crujientes y enteras) pero que  resultaron igualmente ricas.

No las voy a recomendar demasiado para que no "me" esquilmen las rocas, ja,ja...¡Algo tiene que dejar para mi los buceadores y pescadores, ellos ya  se llevan los pulpos, las nécoras, los percebes y pescadito fresco!

*Cuando las acciones del hombre no coinciden con la seguridad de la vida animal.



Una de estas mañanas cuando bajé a la cala me encontré, muy extrañada, con un cormorán, no acostumbran a "codearse" con los humanos, que no se movía al verme. Me dispuse a hacerle una foto y entonces observe que tenía un anzuelo clavado en el ala y un trozo de tanza enredándole las plumas.

Ampliando la foto puede verse  el anzuelo y la tanza. (señalado con rojo)

Mi vecina Jud
ith, amante de los animales, que llegó en ese momento, se acercó decidida a cogerlo para quitarle el anzuelo pero el cormorán sacó fuerzas  y mal que pudo se echó al agua porque aunque no podía volar si podía nadar. Judith lo siguió un rato pero no logró alcanzarlo. ¡Nos quedamos con la pena de no poder auxiliarle!


Judith dispuesta a tirarse al agua tras el cormorán pero este se escabulló a toda velocidad.

*Horas de contemplación.


Cuando no estoy en la playa acostumbro a estar en casa, leyendo y contemplando todo cuanto pasa ante mi ventana, como el domingo, domingo, controlando la entrada y salida del puerto de Coruña, los petroleros, los barcos de pesca, las motos acuáticas, los veleros... Disfruté de una estupenda regata, saliendo al exterior para seguir los barcos cuando emproan la salida de la ría.









También me gusta salir al exterior para ver los trasatlánticos cuando pasan ante la Torre de Hércules y abandonan la bahía de Coruña, rumbo a  otros países.


Al final de la tarde, tengo afición de ir hasta las rocas que miran al poniente para despedirme del sol antes de que se oculte y  hunda en el mar, en las próximidades de La Torre, aunque nunca he conseguido ver el famoso "rayo verde", ¿de verdad existe?

Si se compara  esta foto con la del post del día 9 de septiembre puede apreciarse  como el sol se pone más a la izquierda.

Pero no soy la única que decide ver la puesta de sol. Ayer me encontré con una pareja disfrutando igualmente del final de la tarde. ¡Que envidia, tener con quien compartir las cosas bellas!

***


Anexo: 1 de octubre

Día Internacional de las Personas Mayores


Aprovecho con este Anexo para responder al comentario que me hace en este post, el amigo Goathemala sobre la capacidad de disfrutar de las cosas y del entorno.

En esto consiste "ser mayor": saber disfrutar de la vida.

Gozar del hecho de haber podido ir cumpliendo años y del lujo de la jubilación, teniendo en cuenta que muchos ni siquiera llegan a esta etapa de la vida y que, a partir de cierta edad, cada año más es un regalo, una nueva oportunidad.

Quiero ser siempre positiva a pesar de las limitaciones. La artritis y la artrosis de mis piernas son una "espina" para mi movilidad y desplazamiento (siempre estoy cansada) pero también es cierto que tengo menos prisa para ir a los sitios y tengo más horas para descansar y reponerme. El pelo, la dentadura, la piel y "la línea" van acusando deterioros y se pierde lozania y belleza física pero, a cambio, se adquiere el atractivo de la belleza que supone la serenidad y la paz interior, ya que quedan atrás las "guerras" de la juventud y la madurez. ¡Además está la posibilidad de los "retoques" necesarios!, ¡no de los superfluos!

Se tiene tiempo para cultivar el espiritu y desarrollar aficiones, para estar con la familia y con los amigos ( a veces olvidados o poco atendidos durante la vida laboral). Tiempo para compartir alegrias y también acompañar en el dolor, que es muy importante, para tener detalles... Se tiene más tiempo. Lo que hace falta es cultivar las ganas de hacer felices a los otros y aliviar sus cargas ( y hay que decirles ¡chapeau! a los que, además de ser mayores, ejercen de abuelos sólicitos). Y, curiosamente, aunque no sea esta la intención, en general, el prodigar alegría y amabilidad a los otros se vuelve hacia uno mismo.

Estoy contenta de ser mayor y quiero verlo positivamente.

Recibid un abrazo y mi cariño  todos los que también sois mayores. Y a los que sois más jóvenes os invito a que compartáis la juventud y las energías con nosotros (necesitamos vuestra fuerza, vuestra vitalidad y vuestra alegría) para que el respecto y el cariño por las personas constituyan un "estilo de vida", unos valores, que se vuelvan hacía vosotros en el futuro, cuando lleguéis a nuestra edad y situación.

Y si con alguien hay que ser solidario es con los mayores que, a pesar de serlo, no alcanzan a estar verdaderamente jubilados y gozosos, que no pueden disfrutar de esta etapa de la vida como la mayoría y tienen que seguir sosteniendo y solventando los problemas de sus descendientes (o ascendientes, que también se da), luchando con enfermedades graves y con la soledad y falta de apoyo, o teniendo que vivir en el desarraigo o en la marginación.

¡Sepamos compartir y hacer la vida más amable a los demás! ¡No seamos mayores egoístas! ¡Jubilémonos del trabajo pero no de la vida y del buen hacer!



16 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que mundo maravilloso, a disfrutarlo

Suerte en todo.

Un abrazo
Saludos fraternos

Goathemala dijo...

Esos momentos en los que la luz no se rinde a pesar del calendario son únicos. Veo que tino para disfrutarlos no te falta. Ni tampoco para hacérnoslos disfrutar.

Un abrazo.

Genín dijo...

¡Cuanto me alegra que sigas disfrutando tanto de esta prolongación de verano!
Ni que decir tiene que tu post es una delicia, ya nos tienes acostumbrados a ello, y cada vez los espero con mas impaciencia.
No sabia que las anémonas eran comestibles, yo te confieso que las miro con recelo...jajajaja
Y te comprendo cuando te da envidia esa pareja compartiendo la puesta de sol, eres tan generosa, que envidias esa posibilidad de mas que compartir, DAR lo que produce en tu interior esa belleza que contemplas.
A veces pienso que es una pena que no se pueda doblar el mapa para acercar los sitios donde vivimos.
Cuidate mucho

Besos y salud

thony caro dijo...

ES VERDAD CHELA, CUANDO EL VERANO PASA Y VIENE ESA PAUSA DE TRANQUILIDAD ES CUAN MAS UNO LO SABOREA, LA CALMA, LOS ATARDEDECERES Y TAMBIEN LOS EXQUJISITOS MARISCOS ACOMPAÑADOS POR ESA TAZAS DEL RIBEIRO.-
UN ABRAZO Y BELLOSOMAS LAS IMAGENES DE MI CORUÑA QUE ES LA DE TODOS.-

CANTO EN FLOR dijo...

Qué texto más lindo y lleno de autenticidad y calidez querida amiga...

Pobre animalito con el anzuelo, y qué lástima que no pudieron quitárselo.

Aquí estoy contigo disfrutando también de lo que compartes a manos llenas.

Un abrazo muy fuerte.

Quidquid dijo...

Hola Chela:
A tu descripción le falta el título: "El Paraíso Terrenal"
¡Qué envidia!
Te felicito por saber dar a la vida su nivel máximo de calidad.
Eres realmente una Jubilosa Jubilada!
No que no meparece muy claro es..."el menú", pero si tú lo dices!
Un cordial saludo,
Luis

Nerim dijo...

He estado un buen rato disfrutando de la vista de esas fotografías tan bonitas. He nadado junto a ti en esa calita, sintiendome, también junto a ti, la reina de esos mares donde aún, por suerte, se respira aires veraniegos, que dure un poco más, que luego el invierno es muy duro y se hace muy largo.

Y me acabo de enterar que hoy es el día internacional de las personas mayores. Yo tambien ya soy mayor, y como decía en mi post con el mismo título,estoy feliz por que he descubierto como ser mayor sin hacerme vieja, y eso se consigue, disfrutando de cada momento, como bien dice nuestro amigo Goathemala.

Un beso muy fuerte Chela y todo mi cariño.

Mariaisabel dijo...

Aquí también estamos disfrutando de unos días muy buenos, parece que aún estamos en verano, con una temperatura muy agradable.
Que fotos tan bonitas y que bonita es tu tierra.
Un abrazo, querida amiga.

Goathemala dijo...

Chapeau a tus últimas palabras. Últimamente estoy metido en una estresante y descorazonadora vorágine laboral. Me gustaría tanto ver el futuro como tú: saborear la vida. No sólo el futuro, también el presente. Es que ese es el camino.

No hay mayor gloria que el sueño de un niño y la ilusión de un anciano.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Me hago partícipe de tus sensaciones y alegrías, tan bien reflejadas en el post y en las bellas imágenes, sobretodo.

Acá, en nuestro hemisferio, vivimos todavía una primavera zigzagueante, al menos en Chile.
Pero...¡ya vendrá también "nuestro" verano!

Cariños.

Silvia dijo...

hola chela!es un lujo tu post...que suerte tienes de disfrutar todo esto...
las fotos son bellisimas....gracias por compartir...
además tu blog es un canto a la vida....
cuidate.tkm.besos.
silvia cloud

SAFIRO dijo...

Una hermosa manera de disfrutar de esos bellos días. Chela, por allí se extienden los días cálidos y por acá el invierno...es rara esta primavera nuestra y sigue baja la temperatura.

Me encantaron las fotos y cómo compartiste tus actividades diarias, muy lindo!...el lugar es espectacular!

Me alegra que te encuentres bien!

Un abrazo grande.

Dora Ku dijo...

Chela:¡Cómo me gustaría ver le paisaje con que te regalas a diario!
Yo vivo en un ambiente un tato campirano, aquí en el Estado de México, que está muy cercano al D. F, la capital de México.
Anosotros también nos volvió a llegar el buen tiempo, se aislaron las lluvias y hemos gozado de calor y días despejados.
Por acá tenemos mucho maíz,las mazorcas son baratísimas y a veces hasta nos las regalan.
Yo he hecho pastel de elote, y les encanta a mis hijos y a la chica que me acompaña y me arregla la casa.
Ojalá que sigamos teniendo lindos días.
Con mi cariño: Doña Ku

Aldabra dijo...

¡¡que maravilla de fotos!!

y más maravilla es que puedas disfrutar de todo eso...

biquiños,

toupeiro dijo...

Creo que se acaba hoy. ¡Que depre!


Buenos sueños.

Anónimo dijo...

Yo voy a menudo a pescar a esa cala/rocas. Por cierto, por la foto su vecina Judith es tan digna de ver como los paisajes :)