Coruña

Coruña

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Seguidores de este blog

19 de diciembre de 2012

¡Felices Fiestas!

_____________________________________________

Del acebo (acivro) plantado en el jardín del museo  del Castro de Viladonga (Lugo)

 

Con todo mi cariño, os deseo una  Fiesta de la Navidad  llena de paz y de amor, en la que prevalezcan los principales valores  humanos  de solidaridad y los mejores sentimientos de afecto para quienes nos rodean.

6 de diciembre de 2012

Con peineta y mantilla.

 __________________________________________________________________________________
                                                                      



No tenía intención de publicar una página en la que solo consten unas fotos  en las que aparezco "con peineta y mantilla", pero teniendo en cuenta  que os gustaron las fotos antiguas, en "blanco y negro",  de mis paseos por los tejados de la catedral de Milán, en 1967, me animé a incluir ahora estas tres, dos de las cuales están hechas en Roma, en el mismo año y viaje  a Italia.

Las fotos se corresponden  con la visita que hicimos  a la Basílica de San Pedro, en Roma,  y la asitencia a una misa oficiada por el  Papa Pablo VI, el  cual antes de ser nombrado cardenal, en 1958, por Juan XXIII, había sido arzobispo de Milán. 

Era costumbre que las mujeres españolas llevaran "peineta y mantilla" en las visitas al Vaticano y ante el Papa, así como también era frecuente en nuestro País, usarlas en las principales procesiones y festividades religiosas, como por ejemplo el día de Jueves Santo para  acudir a las iglesias. La ropa y calzado para portar  "peineta y mantilla", en las fiestas y actos religiosos, era de color negro. Se usaba  también  la "media peineta", de menos altura, para portar mantilla más ligera, y que resultaba más cómoda y ponible,  como la que porta la chica que me acompaña,  que, por cierto, me encantaría que si ella, persona  encantadora y amable, o alguien que la conozca, ve esta página, procure o facilite nuestro contacto, perdido quizás porque, poco después de ese viaje a Italia,  dejé Madrid para irme a trabajar en Navarra, luego en el País Vasco y finalmente en Galicia.  Es una lástima que por el hecho de haber vivido en varias ciudades,  en una época sin  móviles ni Internet,  he ido dejando, sin quererlo, a  muchas amistades por el camino. He podido retomar algunas  pero otras no sé como hacerlo por carecer de referencias actualizadas. ¡Hay muchas personas que ocupan un lugar en mi corazón y en mis recuerdos y que no sé donde se encuentran actualmente!

"Peineta y mantilla" las heredé de mi madre y ahora las conserva mi sobrina la mayor, como recuerdo, pues actualmente ya no se usan,  salvo contadas excepciones,  al menos por mi tierra, aunque si en otras partes de España.


En esta foto, que hicimos al salir de San Pedro, mi peineta, no sé si por el cansancio, o porque debía de tener entonces el  pelo corto para sujetarla bien, luce algo "escorada",  jaja...

No recuerdo de que País eran estos tres jóvenes y guapos africanos, que conocimos en la visita a la Basílica y que quisieron posar con nosotras. ¿Qué será de cada uno de ellos? Todos los caminos llevan a Roma, pero nosotros tomamos, desde allí, caminos divergentes, opuestos  y distantes.

Después de 45 años, Roma es para mi un recuerdo muy agradable, pero lejano, en "blanco y negro", como los de la mayoría de mis viajes,   y aunque siempre quise volver el hecho es que no lo hice todavía. ¿Volveré a Roma algún día?  Sin "peineta y mantilla", claro, son otros tiempos.