Coruña

Coruña

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Seguidores de este blog

17 de enero de 2017

"Voces de madrugada" Jone Miren Asteinza



 Un hermoso y original libro de relatos


Jone Miren Asteinza, que  desde su infancia albergaba una escritora de calidad en su interior, sin ella saberlo,  quizás por propia modestia, figura actualmente entre las mujeres con capacidad de brillar en el mundo de la literatura. ¡Era de esperar! Su segundo libro de relatos "Voces de madrugada", publicado recientemente por la Editorial Nazarí, de Granada, puede considerarse todo un éxito, como lo atestiguan las presentaciones que del mismo se llevaron a cabo, tanto en círculos literarios de Cataluña, donde reside esta autora, vasca de nacimiento, como en Madrid, el pasado 11 de este mes, evento al que sentí mucho no poder acudir para manifestarle personalmente mi admiración y compartir aplausos con los asistentes al acto.

Puedo afirmar que Jone Miren Asteinza es admirable, entre otras cosas, por sus cualidades personales: tesón y constancia,  afán de superación, perfeccionismo, sensibilidad y delicadeza, elegancia en el trato, dominio de la emotividad y, sobre todo, por su destacada capacidad  para convertir en arte, literatura, la realidad que capta con especial agudeza y que sabe transmitir luego, cuando el tema lo requiere, envuelta en la magia de una prodigiosa fantasía, cualidades que ya quisieran para sí muchos escritores. La estructura de sus relatos y la elección de los temas que trata, son a menudo sorprendentes.

Las cualidades, ya señaladas, de constancia y superación, sumadas a su innato ingenio para narrar,  han llevado a Jone Miren Asteinza, entre la publicación de su primer libro  "La escritora y el enterrador y otros relatos" (2012) y el actual "Voces de madrugada" (2016), a conseguir textos de un estilo muy pulido y brillante, ser muy original en los argumentos, trazar personajes de perfil interesante con los que el lector es capaz de empatizar y conmoverse, saber narrar hábilmente utilizando frases cortas, claras y rotundas, entre las que intercala, o concluye, con otras realmente bellas, en las que deja entrever, ora su sensibilidad exquisita, ora los mas altos valores de su pensamiento. Este estilo tan cuidado y hermoso, esta perfección alcanzada en su narrativa es lo más apreciable, lo que más valoro, de sus nuevos y sorprendentes relatos. 

"Voces de madrugada", es un libro recomendable y apto para regalar a quien guste de la literatura. Haber recibido un ejemplar, dedicado por la autora,  fue el mejor regalo que tuve en las pasadas fiestas navideñas. Y creo que, al igual que me pasa a mi, nadie se conformará con leerlo una sola vez. ¡Es tan sensacional, desde el primer relato!

Gracias Jone Miren Asteinza, gracias "Nerim", como te conocemos en el mundo de los blogs desde hace años, por esforzarte en conseguir que las cualidades que ya poseías, se desarrollaran ampliamente y dieran paso a la escritora de valía en que te has convertido, como reconocen diversos foros literarios. Si, gracias, porque ello nos permite beneficiarnos con el placer que proporciona la lectura de tus hermosos y emocionantes relatos. ¡Mi enhorabuena! Gracias también por tu generosa amistad. 

*   *   *

Enlaces:

Referencia del libro "Voces de Madrugada" en el catálogo de la Editorial Nazarí.
http://editorialnazari.com/es/catalogo/1171

Aquí puede encontrarse una interesante entrevista hecha a Joen Miren  Asteinza
http://www.editorialnazari.com/es/noticias.html

Referencia sobre mi amistad con la autora y  comentario sobre su primer libro en mi blog.
http://www.jubiladajubilosa.com/2012/06/internet-y-los-blogs-una-oportunidad.html





9 de enero de 2017

Lo cotidiano.





¡Vuelta a la normalidad, del día a día!



No es de ahora. Siempre me han gustado los días laborables, con los establecimientos abiertos, los servicios funcionando, con  todos "en su sitio", asequibles, disponibles, localizables... Tener así mayor posibilidad de sortear los problemas inesperados, las urgencias, los desastres, la soledad...

Eso no quiere decir que no me haya entusiasmado también romper la monotonía, aceptar ciertos imprevistos en el ámbito de las relaciones sociales, los desafíos profesionales, los viajes, la aventura, los nuevos conocimientos, las situaciones sorpresa... Pero solo como un descanso a la rutina, por elección voluntaria  y por poco tiempo. Nunca viví lo que muchos llaman el trauma post-vacacional,  siempre volví feliz al trabajo y a  la vida cotidiana después de un período de descanso. 

Me gustan las pequeñas cosas de cada día: Mi regular desayuno, salir de compras, trasladarme en  autobús y compartirlo con otros ciudadanos, preparar la comida, hacer la sobremesa en mi butaca, rodeada de la música y los libros que me interesan y motivan, encontrarme con amistades y  antiguos compañeros de trabajo, ver, mientras ceno, el telediario de la noche  y el parte meteorológico, mirar por la ventana antes de acostarme y observar si el entorno guarda tranquilidad, mirar las fotos familiares que me acompañan en el dormitorio y dedicarle un recuerdo a los ausentes, sintonizar en el antiguo aparato de radio mis programas favoritos y... ¡acostarme en mi cama!  Coger el sueño esperando un nuevo día y, a la mañana siguiente, agradecer despertarme.

Todo aderezado  de pequeñas cosas agradables: sentir las risas de los niños de las casas vecinas por el patio de luces, verlos salir para el colegio, observar a los mayores sentados o paseando por los parques, en animada plática con amigos o cuidando de los nietos, ver a las parejas cogidas de la mano, disfrutar del vuelo y el trino de los pájaros, percibir como los árboles y las plantas de los jardines reflejan los cambios de estación, presenciar la llegada o salida de  los barcos en el puerto, soñar con  lugares y  gentes que viven en otras orillas... ¡Soñar siempre pero sin dejar de vivir!




1 de enero de 2017

Comienza 2017.


¡¡¡FELIZ AÑO!!!


Comienza un nuevo año, y después de ayer, último  día del 2016, con luz y temperatura  casi primaveral, hoy, primer día de 2017, ha llegado el frío, bajo un cielo opaco y gris, que anuncia lluvia. 

Después de comer me puse el chaquetón de "mouton" gris (a tono con el día), sombrero de lana y me fui a "posar" junto al almanaque del jardín existente en los cantones coruñeses, siguiendo el ritual iniciado hace unos cuantos años. He de confesar que llegar hasta allí ha sido toda una proeza pues hace unos días que apenas puedo andar. He querido, no obstante, ejercitarme en el tesón de hacer frente a los achaques y mover las piernas, intentando empezar con "buen pie" el Nuevo Año. Espero que mi mal sea pasajero y que después de este "invierno", venga la "primavera", en el mejor de los sentidos. 

Deseo para todos  un Año 2017, con salud, amor y felicidad, y las fuerzas necesarias para afrontar los contratiempos, contando con la solidaridad y apoyo de los que os rodean y quieren.

Abrazos.