Coruña

Coruña

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Seguidores de este blog

5 de marzo de 2015

Picasso inicia su formación artística en la ciudad de Coruña.







Cuando el joven Picasso pintó este autorretrato hacia tan solo un año que había dejado de vivir en Coruña, donde dejó entrever con la realización de sus primeros cuadros, siendo alumno de Bellas Artes, un futuro de gran artista y "porvenir brillante".


Pablo Ruíz Picasso.
Autorretrato. Barcelona 1896. 
Museo Picasso en Barcelona.
Donación del artista en 1970




* El hecho de que Pablo Ruiz Picasso iniciara su formación en dibujo y pintura, así como que mostrara al público óleos suyos en la ciudad de Coruña, cuando era todavía  adolescente, es un hecho poco conocido  por no haber tenido suficiente difusión y porque  la mayoría de los biógrafos la han obviado, en ocasiones incluso puede que intencionadamente. Sus obras, de esta etapa coruñesa, fueron siempre conservadas por la familia e incluso algunas por el propio Picasso, como "niña de los pies descalzos" o "el hombre de la gorra", pinturas que  tuvo siempre  en su compañía,  visiblemente colocadas  en  las diferentes casas en que vivió.

Coruña. Las palomas de Picasso.

   Plaza de Pontevedra. Monumento a Picasso


* Llegada a Coruña de la familia Ruiz-Picasso.

En 1891,  José Ruiz Blasco, padre de Picasso, llegó a Coruña para ocupar la cátedra de Dibujo de Adorno y Figura, en la recién estrenada Escuela Provincial de Bellas Artes de la ciudad herculina. Le acompañaba su esposa, María Picasso López y sus hijos Dolores, Pablo y Concepción. Venían desde Málaga, ciudad natal de Picasso, después de hacer  una travesía en barco, de casi siete días, hasta Vigo, y desde allí, por ferrocarril a Santiago y de esta ciudad hasta  Coruña, en la famosa "carrilana", un coche de viajeros tirado por caballos. ¡Un viaje casi de aventura  para el niño Pablito que entonces contaba nueve años de edad!.




Retrato de José Ruiz.
Barcelona 1896.
Acuarela sobre pastel.
Museo Picasso de Barcelona.

Retrato de María Picasso. 
Barcelona.1896.
Pastel sobre papel.
Museo Picasso de Barcelona.

Obras donadas  por Picasso.


Así era, o poco más, Pablito cuando llegó a Coruña. Un niño próximo a cumplir los 10 años y un artista en ciernes.


*El domicilio coruñés.

La familia se alojó en la calle Payo Gómez, nº 14, 2º piso, en una casa muy próxima a la Plaza de Pontevedra en la que se encontraba el edificio ocupado por el Instituto Eusebio da Guarda y la Escuela de Bellas Artes, lugares de trabajo para José Ruiz Blasco y de estudio y aprendizaje para Pablito. Desde el domicilio, María Picasso podía ver a su hijo cuando jugaba en la plaza de Pontevedra a la salida de las clases. Lo que ya no podía ver es cuando Pablo iba por detrás del edificio para ver las olas de la Playa del Orzán, algo que le gustaba mucho y que sin duda le haría recordar a Málaga, su ciudad natal.



El piso que ocupó la familia Ruiz Picasso no sufrió ninguna transformación. Actualmente es de propiedad municipal y se conserva como casa-museo.


La calle Payo Gómez,  perteneciente al ensanche y modernizcaión de la Ciudad, se enmarca hoy en el denominado Distrito "Picasso", en el que se emplazan los mejores comercios coruñeses y que goza de buen ambiente. Los comerciantes hacen gala en ocasiones de la memoria de Picasso distinguiendo la entrada de sus locales con la figura de una paloma, en alusión al artista.











Comercios del Distrito Picasso.



*Estudios y aprendizaje.


Plaza de Pontevedra. Delante, "La Paloma", monumento a Picasso


En la Plaza de Pontevedra, se sitúa el edificio del Instituto "Eusebio da Guarda", que también albergó en su planta baja la antigua "Escuela Provincial de Bellas Artes" en la que impartió clases  José Ruiz Blasco. En ambos centros de enseñanza estudió y se formó el menor Pablo Ruiz Picasso  durante su estancia en Coruña, desde 1891 a 1895. 

El expediente académico de Pablo Ruiz en el Instituto, donde inició secundaria en octubre de 1891, fue el de un niño corriente con aprobados, algún notable y asignaturas pendientes para las convocatorias de septiembre. Por contra, su expediente en la Escuela Provincial de Bellas Artes, en la que se matriculó en 1892, fue siempre notorio y brillante, influenciado  por el interés e incipiente vocación de artista que anidaba ya en aquel niño, aún ajeno al futuro que le esperaba.


En 1894 ya no se matriculó en el Instituto para volcarse de lleno en el desarrollo de los talentos en los que destacaba, inscribiéndose solamente en la Escuela de Bellas Artes para el curso de Figura.

Los documentos y calificaciones de Picasso se conservan actualmente en el nuevo edificio de la Escuela de Bellas Artes (Calle Orillamar), al igual que permanecen todavía allí algunas piezas de los moldes y figuras que servían de modelo para los alumnos. 

*Palomas.

¿Nació en Coruña la afición de Picasso por dibujar y pintar palomas? 

En la parte superior y abuhardillada del edificio en que vivía la familia Ruiz Picasso existía, bajo la cubierta,  un palomar. José Ruiz Blasco, usaba con frecuencia el motivo de las palomas para sus cuadros y según cuenta una conocida familia coruñesa que adquirió una de sus pinturas, tenía información, que por motivo de cansancio de la vista, el artista y profesor pedía a su hijo Pablo que le ayudara con algunos detalles, como por ejemplo el de pintar las patas de las palomas.



Cuadro pintado en Coruña por José Ruiz Blasco y adquirido por una conocida familia coruñesa, quien relata la anécdota de la colaboración, en pequeños detalles, de Pablo, su hijo y discípulo.

Desde entonces todos hemos comprobado que las palomas fueron una constante en las obras del Picasso, desde las que enviaba, dibujadas en misivas y cartas, a una niña de la que se había encandilado, hasta su famosa "Paloma de la Paz", dibujada en 1949, para el Congreso Mundial de la Paz, celebrado después de la Segunda Guerra Mundial,  convertida en todo un símbolo. Sin olvidar en el "Guernica", su universal y famoso cuadro, representar la paz quebrantada a través de una paloma, alterada y con ala rota, en medio de la barbarie.


El adolescente Picasso "sale a la luz" en Coruña.

Durante la época de su aprendizaje en la Escuela de Bellas Artes, además de las enseñanzas prodigadas por su padre, tuvo oportunidad de recibir  clases, entre otros,  de dos excelentes pintores gallegos; Román Navarro e Isidoro Brocos, este último, que había estado en París, quizás interesó también al joven por las corrientes de arte que tenían lugar más allá de nuestras fronteras. Pablo Ruiz (P.Ruiz, como firmaba entonces Picasso) dio muestras rápidamente de un talento poco común para su edad. Se interesó y practicó diversas técnicas de dibujo y pintura, a la vez que utilizó diferentes soportes. Los Museos de Barcelona, Málaga y París, conservan importantes muestras de obras del período coruñés de Picasso. Incluimos una pequeñísima muestra de esta etapa. Los paisajes, sobre tabla y al óleo, como los de "Playa del Orzán" y  "Torre de Hércules", acostumbraba a pintarlos sobre madera de cajas de puros que le facilitaba el Dr. Pérez Costales, amigo de la familia, quien siempre se interesó por las obras del pequeño Pablo, apoyándole en todo.


La niña de los pies descalzos







Playa del Orzán

 Torre de Hércules









José Ruiz. Perfil




Dr.Pérez Costales
(primer mecenas de Picasso)

























El hombre de la gorra.   
Modesto Castilla, disfrazado de moro

El retrato de Modesto Castilla (perteneciente a los herederos del Dr. Pérez Costales) fue subastado en la galería Christie´s de Londres en el año 2012 por 2,6 millones de euros, casi veinte veces más de lo que esperaban obtener en la puja. Esto prueba también que el genio de Picasso latía ya en su obra adolescente y es más que el mero trabajo académico de un menor.

Viene al caso citar  que el propio Picasso consideraba que en sus obras de esta época ya  mostraba rasgos  adultos, como cuando dijo de sí mismo en una entrevista: "A los 12 años ya sabia pintar como Rafael pero necesité toda la vida para aprender a pintar como un niño".


*Primera muestra pública y reconocimiento de su obra.

Como era frecuente y costumbre en la época coruñesa, muchos pintores exponían sus obras para la venta, en escaparates de destacados comercios de la Calle Real, arteria principal de unión entre el casco antiguo y la zona moderna del ensanche. Por primera vez, el 21 de febrero de 1895,  dos retratos de personajes locales, hechos por el adolescente  Pablo Ruiz, fueron expuestos en el escaparate de una tienda de muebles ubicada en el nº 20 de la Calle Real. A esta exposición sucedieron dos más.

Sobre esa primera exhibición pública de su obra, el diario "La Voz de Galicia", en páginas de ese mismo día, un periodista realiza la siguiente reseña:

"De un niño de 13 años, hijo del profesor de la Escuela de Bellas Artes, Sr. Ruiz Blasco, son los dos estudios de cabezas pintadas al óleo, que se hallan expuestos al público en el almacén de muebles que en la Calle Real tienen los herederos de D. Joaquín Latorre.
No están mal dibujadas, el colorido es acertado y la entonación bastante buena y todo ello resulta superior si se tiene en cuenta la edad del artista: pero lo que es sorprendente es la valentía y soltura con que están ejecutadas, y no dudamos en afirmar que ese modo de empezar a pintar acusa muy buenas disposiciones para el arte pictórico en el infantil artista.
Continúe de esa manera y no dude que alcanzará días de gloria y un porvenir brillante".   



El Ayuntamiento de Coruña ha instalado una placa en el bajo de la  la Calle  Real nº 20, (señalado en la foto con un punto rojo) en recuerdo del evento.


*Exposiciones, destacadas, en Coruña sobre el Joven Picasso.


 .- Picasso Joven. Young Picasso.


La primera vez que vi directamente obras de Picasso, de su época coruñesa, en el Museo de Barcelona, a principios de los setenta, y posteriormente, en la  exposición "Picasso Joven", organizada en 2002 por la Fundación Barrié de la Maza, en su sede de Coruña, he de confesar que me dejaron maravillada los retratos realizados por el artista, teniendo en cuenta que se trata de obras de un adolescente de 13 años de edad. Los 14 años los cumplió Picasso ya en Barcelona, poco después de su llegada a dicha Cudad, en octubre de 1895.

  Príncipe Felipe y  Condesa de Fenosa,  inaugurando la exposición. 2002


.- El Primer Picasso. Coruña 2015



El 20 del pasado mes de febrero se ha inaugurado una nueva exposición en Coruña, que permanecerá  expuesta en el Museo de "Belas Artes" hasta el 24 de mayo, y que ha reunido cerca de 200 obras, entre ellas un número significativo de pinturas y dibujos firmados por Picasso pertenecientes a su etapa coruñesa, procedentes de los Museos de París, Antibes, Barcelona y Málaga, que son los que conservan obras de esa etapa. La exposición ha sido inaugurada, como la anterior, por Felipe de Borbón, esta vez como Rey de España, acompañado de la Reina, el Presidente de la Comunidad Autónoma, la Ministra de Fomento y el Alcalde la Ciudad. Melén Gual, conservadora del Museo Picasso de Barcelona y comisaria de esta exposición les informó sobre los aspectos más interesantes de la muestra.

    Los Reyes en la inauguración. (Agencia  EFE)


Volvamos con  Picasso y Coruña.


*La familia Ruiz Picasso finaliza su estancia en  Coruña.


Pablo y su familia se encontraban a gusto en Coruña, José Ruiz Blasco se había introducido en círculos sociales e intelectuales, gozaban de la amistad del doctor Pérez Costales, quien siempre ayudo y apoyo a todos. Incluso, anecdóticamente, Pablo y su padre pudieron seguir su afición a los toros en las corridas que se celebraban en la plaza existente en la Ciudad y situada  próxima a su domicilio y que inspiraron a nuestro joven artista para hacer algunos dibujos taurinos que se conservan. La afición a los toros fue otra constante en la vida de Picasso que no se vio interrumpida durante su estancia en Coruña.

Pero hay acontecimientos  que marcan e inducen al cambio en el destino de las personas. Un triste hecho luctuoso dio un duro golpe a la familia. Concepción Ruiz Picasso, Conchita, la hermana pequeña de Pablo, murió de difteria en 1895, cuando contaba tan solo 7 años.
La familia no superó este trance y José Ruiz Blasco solicitó plaza en Barcelona, que supuso intercambio con otro profesor que vino a sustituirle en el puesto que dejaba vacante en Coruña. Conchita fue enterrada  en el cementerio coruñés de San Amaro, en la calle Orillamar (donde está también casualmente la nueva Escuela de Bellas Artes "Pablo Picasso"),  cerca de la Torre de Hércules.  Este es el final triste de un recorrido sobre la vida de Picasso y su familia en la Ciudad.

*   *   *



   Cosas Mías. Impresiones personales.

Siempre me gustó este cuadro de Picasso,  "La niña de la paloma" (1901),  que pertenece a una colección privada londinense, y que tengo impresa en la cubierta de un antiguo libro sobre Picasso, escrito por Jean Cassou (Editorial ARGOS. Colección Magia del Color. 1961).


No tengo ninguna referencia de quien es la "modelo" o si se trata de una invención pictórica del artista, como tampoco conozco la intención que podía tener Picasso en esta obra, si se trata de un encargo o de una iniciativa suya. Pero yo, muy dada a las elucubraciones mentales, hago mi propia interpretación. Dos símbolos encuentro en este cuadro, la niña, de poca edad, reflejo de inocencia y ternura  (¿Acaso representaba para Picasso el recuerdo de su pequeña hermana fallecida?), y, la paloma blanca, tan inocente y cándida como la niña. Ambos pueden ser símbolos,  niña y paloma, ¿quizás hacían evocar a Picasso, con ternura,  aquel hogar coruñés donde vivió años felices con su pequeña hermana, que a buen seguro alguna vez jugó con las palomas que anidaban en el alto de la casa? 

Para mi, conociendo la historia coruñesa de Picasso, y lo que fue su hogar infantil en la casa de la Calle Payo Gómez, quiero pensar (al menos me atrevo a creerlo así) que esta pintura procede de la representación que permanecía en su memoria. Me quedo con este cuadro que, aunque no fuese pintado en Coruña, no inspira  otra cosa que no sea la ternura que emana de la inocencia, de la indefensión, compartida con la dócil paloma, en una especie de auto-protección mutua. Incluso los colores del vestido de la niña y los de la paloma, pálidos, azules, parecen reflejar y describir la nostalgia que podía sentir Picasso de una infancia feliz que quedó para siempre anclada en el finisterre galaico: Coruña.

Este es el rescoldo de un Picasso, ideado por mi,  por el que  siento afecto y al que quiero imaginarme cuando transito por los espacios coruñeses que también el recorrió.


 *   *   *

P.D. Para coruñeses.
Coruña, 5 de marzo, 2015.

Quiero recordar en esta página a un gran amigo, ya fallecido, periodista y escritor, Ángel Padín Panizo, investigador incansable sobre la etapa coruñesa de Picasso, al que escuché en 2008 en una conferencia (que no fue la primera sobre el tema) sobre la etapa coruñesa de Picasso, a propósito de uno de sus últimos libros sobre el artista: "O Picasso coruñés", publicado por la "Asociación Amigos de los Museos de Galicia", con un prólogo de su presidente Felipe Senén López, quien hace un interesante y documentado recorrido por el contexto de la Coruña de entonces, incluyendo variables de tipo cultural, artístico, social, económico, etc. que nos ayudan a situarnos en el ambiente que vivió Picasso y su familia.

Si voces como las suyas, de personas que de verdad aman el arte y la Ciudad fueran escuchadas por las diferentes administraciones locales y autonómicas, a su debido tiempo no se perderían oportunidades, como se perdió con Picasso, de tener aquí un digno museo de su memoria.

A veces se crean museos, mejor dicho "se inventan", sobre temas ajenos a nuestra cultura y se dejan "escapar" museos, cimentados sobre la historia verdadera de la ciudad y de sus gentes. Aprovecho esta página para reivindicar la historia de la Real Fábrica de Tabacos de Coruña que es mi "Museo Soñado", a realizar en una parte del edificio, del que llevamos años oyendo que va a restaurarse y que se está desmoronando mientras no se cumplen los objetivos.

_______________________________

Anexo: 24 de marzo.
Incluyo el enlace que me deja Amelia en su comentario y que merece la pena leer sobre la infancia de Picasso en Málaga.

http://fundacionpicasso.malaga.eu/export/sites/default/cultura/fpicasso/portal/menu/seccion_0008/documentos/INFANCIA_DE_PICASSO_EN_MxLAGA.pdf