Coruña

Coruña

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Seguidores de este blog

27 de mayo de 2014

Europa, un espacio para compartir.


________________________________________________________________

Universitarios seniors, coruñeses,  en Gante



De mi estancia en  Gante (Bélgica) a finales del pasado mes de  marzo.



Tenía pendiente contaros el motivo de mi reciente viaje a Bélgica, en concreto a Gante, con un grupo de universitarios seniors de los campus de Coruña y Ferrol, participantes todos de un taller europeo desarrollado a lo largo de este curso 2013-2014. 



El citado taller  deriva de anteriores experiencias  y trabajo en proyectos europeos de la Universidad Senior de  Coruña, subvencionados en parte por la Unión Europea, y según las directrices que hasta el  2013 estaban asignadas al programa "Grundtving" (Educación de Personas Adultas), enmarcado a su vez en el Programa Europeo de Aprendizaje Permanente ("Lifelong learning", Aprendizaje a lo largo de la vida), al igual que lo están los Programas "Comenius" (Educación Escolar), "Erasmus" (Educación Superior) y "Leonardo da Vinci" (Educación y Formación Profesional). Estos programas europeos desarrollan intercambios y visitas de estudios a  diferentes ciudades europeas de los países socios de cada proyecto, a la vez que realizan diversas actividades, entre las que destacan el aprendizaje de idiomas y el uso y manejo de las T.I.C. (Técnicas de Información y Comunicación). Desde comienzos de 2014, los aprendizajes citados se incluyen en el Programa Europeo propuesto por la Comisión de la U.E. "Erasmus para Todos" o "Erasmus for All", basado en la idea de que "invertir en educación y formación es clave para desarrollar todo el potencial de las personas, independientemente de su edad y origen, tratando de que aumenten sus perspectivas laborales y adquieran nuevas habilidades" 

Los objetivos del "Programa "Grundtving", al que se vinculan los universitarios seniors,  son "responder al reto educativo del envejecimiento de la población en Europa" y "ayudar a que las personas adultas adquieran medios de mejorar sus conocimientos y competencias".

El taller celebrado este curso en la Universidad Senior de Coruña-Ferrol, no es propiamente un proyecto  del Programa Grundtving ni tiene financiación europea, (a diferencia de otros  cursos precedentes) pero sigue la misma línea de trabajo. El intercambio se ha efectuado con el centro de Formación de Adultos  "Het Perspectief" de Gante, el mayor centro de aprendizaje de idiomas de Flandes, con el que se mantiene una estupenda relación desde hace varios años.

Los temas de los trabajos realizados en dicho taller europeo  han consistido en destacar puntos de afinidad cultural entre nuestros Países , a través de diversas manifestaciones artísticas. Así hemos discurrido por los espacios de Pedro Pablo Rubens y la realización de sus bocetos y modelos para Tapices, por la arquitectura del Art Nouveau, por el de sobresalientes mujeres del mundo de la Literatura, por el ingenioso mundo del  Comic y  por el estudio sobre el origen y elaboración de los afamados Encajes de Camariñas (Galicia)  y Brujas (Bélgica). 

Estancia y actividades compartidas en Gante:



Llegada al "Het Perspectief" donde nos recogieron las familias anfitrionas.



Aunque la permanencia en Gante fue muy breve -tres días completos en la ciudad flamenca, más dos para los viajes de ida y  vuelta-  tuvimos margen para participar en una cuidada y bien organizada serie de actividades, programadas  por la dirección del Het Perspectief, así como también para disfrutar de una enriquecedora y grata convivencia con los alumnos belgas, todos ellos estudiantes de español y de los que me impresionó su alto nivel de dominio del idioma y conocimiento de nuestra cultura.


Tuvimos una sesión de introducción al Dutch (idioma neerlandés) con un profesor tan ameno y dinámico, además de buen pedagogo, que estoy segura que con una pocas sesiones más hubiéramos conseguido defendernos rápidamente en lo elemental. Lo malo de los idiomas es que si no los practicas de forma continuada olvidas inmediatamente lo aprendido, sobre todo cuando eres mayor.

Entre las actividades celebradas en Gante, fue importante la exposición hecha por nuestro grupo, ante los flamencos participantes del intercambio y resto de los alumnos de español del Het Perspectief, de los trabajos que realizamos en el taller de la Universidad Senior Coruña-Ferrol, citados anteriormente.

Hubo también tiempo para acercamos una tarde en tren a Bruselas. Allí realizamos un paseo guiado, para ver los frescos que sobre el comic se muestran en edificios de la ciudad, que remató en el Belgian Comics Strip Center (Museo Belga del Comic), ubicado en un interesante edificio de Art Nouveau, diseñado por Victor Horta en 1906. Esta visita dio satisfacción al interés suscitado por los grupos que trabajaron estos temas del comic y el modernismo.

La víspera de nuestro regreso a España, hicimos una agradable excursión a Poperinge (la ciudad del lúpulo) y su entorno, en Flandes Occidental, lindando con Francia. Visitamos antiguas  granjas habilitadas actualmente para el turismo de naturaleza, en las que pudimos  disfrutar participando en varias actividades de ocio y degustar  cerveza y  especialidades gastronómicas de esta zona del país, entre ellas una especie de creps, parecidos a nuestras "filloas" gallegas , que estaban buenísimos.

Para remate y despedida, tuvimos una cena organizada en un típico restaurante y la compartimos  con otro grupo de estudiantes seniors italianos, que desarrollaron también con Het Perspectief un programa paralelo al nuestro, e igualmente socios de proyectos europeos  en cursos anteriores. El ambiente fue muy agradable y cordial. 

De la breve estancia en Gante, una buena experiencia para mi  fue el alojamiento en hogares de alumnos y ex-alumnos del "Het Perspectief" que se ofrecieron, voluntaria y gratuitamente, a acogernos en sus casas y a brindarnos atención con mucha amabilidad. Estas experiencias de convivencia es la mejor forma de conocer a los habitantes de un país y sus costumbres, de generar amistad internacional e intercambios, de compartir Europa.



Con nuestras amables anfitrionas


Quizás fuese casualidad pero el caso es que a Silvia y a mi , las dos mayores de nuestro grupo, nos tocó alojarnos en casa de la más joven y excepcional anfitriona, Elke, alumna de español y profesora de neerlandés, con la colaboración y compañía  de su amiga Nele, trabajadora social y también alumna de español. Elke, que tiene mucha experiencia con ONG´s, aprovechará sus vacaciones de este verano para desarrollar una labor docente y humanitaria en Perú. Las dos son personas estupendas y muy agradables. Les he invitado a venir a mi casa y me gustaría que pronto puedan hacerlo, dando continuidad a la buena relación iniciada. De hecho el próximo curso 2014-2015 será el grupo belga de Gante el que nos visite en Coruña.

Elke tiene una bonita casa unifamiliar, situada fuera del centro pero muy bien comunicada por el tranvía nº 1 que atraviesa la Ciudad de norte a sur hasta la estación de ferrocarril Gent-St.Pieters. Silvia y yo nos hicimos expertas en trasladarnos hasta  cualquier punto de la ciudad, generalmente bajábamos o subíamos en el Groenten Marck, cerca del  Castillo de los Condes de Flandes o en Korenmarkt, en pleno centro. Elke se desplazaba siempre en bicicleta, algo muy usual en Gante, y conseguía llevarnos la delantera.


Gravensten (Castillo de los Condes de Flandes)




tranvía nº 1, en Korenmarkt


En Gante muchas personas se desplazan en bicicleta.


Es fácil encontrar calles solo peatonales y para bicicletas


Gante, una ciudad muy hermosa.




                                 Graslei. (Muelle de las Hierbas)



Korenlei  (Muelle de los Granos)



Otra perspectiva del Muelle de Graslei


Hacer turismo en Gante no entraba en los planes de nuestra breve visita a la Ciudad, cuyo objetivo principal era el intercambio académico y cultural entre el centro Het Perspectief y la Universidad Senior Coruña-Ferrol, pero una tarde tuvimos una visita guiada por el centro urbano, con la colaboración de  alumnos de la Escuela de Turismo. En realidad tengo que volver a Gante para disfrutar ampliamente de una visita detallada a cada uno de sus fantásticos monumentos y pararme a saborear el encantador  ambiente que le dan los muchos jóvenes que estudian en su universidad y que animan sus calles y plazas. Con buen tiempo los viejos muelles de Graslei y Korenlei, así como las plazas de Groenten Markt, Korenmarkt y Sint-Baafsplein, se llenan de terrazas y profusión de flores que alegran los concurridos espacios de estudiantes y turistas.

Una rápida visita a Gante concluye irremediablemente con la promesa de volver. ¡Es una ciudad para disfrutar con calma!

Incluyo algunas fotos de muestra en este texto, del que he omitido las referidas a las actividades realizadas en el intercambio por ser todas con grupos de personas a las que hubiera tenido que pedir permiso para aparecer en el post, y solamente lo tengo de Silvia, nuestra anfitriona Elke y su amiga Nele. No tengo fotos de la emblemática torre de la Catedral de San Bavón, donde fue bautizado Carlos V, actualmente  cubierta de andamios por restauración. Tampoco tuve ocasión de ver el original del famosísimo políptico "Adoración del Cordero Místico" de los hermanos Van Eyck. Tengo que volver a Gante.




Torre-Campanario Belfort. Lonja de los Paños. A la derecha, el Teatro Real



Edificios de la Lonja del Paño y lateral del Ayuntamiento




Teatro Real Neerlandés y Sint-Baafsplein (Plaza de San Bavón)




Iglesia de San Nicolás


Un lateral de la iglesia de San Nicolás



Antiguo edificio de Correos


Algunas imágenes del centro de  Gante desde el puente de San Miguel



En el centro, Torre de la iglesia de San Nicolás y Campanario Belfort



Puente de San Miguel


Figura de San Miguel, en el centro del puente.


En este puente,  contemplando la hermosura de la Ciudad,  me quedo, emplazada para una nueva visita, a ser posible a finales de primavera o principios de verano, cuando todo se llena de sol y de flores inundando  plazas y terrazas. De cualquier manera en Gante, ciudad universitaria por excelencia, hay siempre, en cualquier época del año, un ambiente muy animado. ¡Quiero volver!





7 de mayo de 2014

Turismo en Coruña. Un día de cruceros.


_________________________________





Turismo de cruceros en Coruña.


En los últimos años el turismo de cruceros se ha incrementado de forma considerable en el puerto de Coruña. 

Al principio  aparecía, de vez en cuando, algún colosal crucero, de prestigio,  en los meses estivales, y toda la población se desplazaba a los muelles  para admirar las grandes y afamadas "ciudades flotantes" que atracaban en el puerto de pasajeros. Poco a poco nos fuimos acostumbrando a una mayor frecuencia en las visitas, incluso en otoño e inicio de primavera,  y a familiarizarnos con la presencia de extranjeros en las cafeterías y comercios de las principales calles coruñesas. Es curioso comprobar, supongo que por efecto de comentarios de unos viajeros a otros,   como se popularizaron determinadas jamonerías locales, por cierto muy fotografiadas por ellos, y como aprendieron a saborear también los afamados churros con chocolate que pueden tomarse en plena calle Real, a un paso de los atraques habituales.  

Los muelles del puerto, antes de fácil acceso a los viandantes, hace años que se cerraron, como medida de protección para uso muy restringido de personal del puerto, tripulaciones de barcos y pasajeros. Una medida lógica en los tiempos que vivimos, pero la posibilidad de hacer fotos maravillosas desde mis lugares preferidos, como  en anteriores ocasiones, ha quedado descartada. Actualmente lo mejor es situarse en los paseos marítimos, cerca del Castillo de San Antón,   para ver los barcos llegar o salir de la dársena del puerto.

La primera visión que se nos ofrece de los cruceros, cuando uno inicia la visita al muelle de pasajeros, es la de algunos de sus perfiles tras las rejas que impiden el paso de transeúntes ocasionales, o intencionados como yo, sin posibilidad alguna de traspasarlas y de contemplar los buques en sus mejores perspectivas. 







En "el puente" de mayo.


El pasado viernes, día 2 de mayo, atracaron en los muelles del puerto de Coruña, seis cruceros, lo que para un puerto como el nuestro resultó todo un acontecimiento turístico aun cuando no se trataba de barcos muy grandes o espectaculares como en otras ocasiones. 

Esa mañana, a pesar de estar en pleno "puente", tuve que asistir a una sesión en la universidad senior y no quedé libre hasta el mediodía, sintiendo no haber podido disfrutar de la llegada, uno tras otro,  de los barcos y de presenciar sus atraques en el puerto. 


Cuando llegué a los muelles ya se encontraban allí atracados el "Express", de la compañía Pullmantour (2000 pasajeros), el "Oriana" de P&O (1900 pasajeros), el "Deutschland" de Reederei Peter Deilmann (650 p.), el "Voyager" de Voyages of Discovery (550), el "Delphin" de MTC (500) y el "Hamburg" de Plantours, con 400 pasajeros.

Confieso que estos barcos de alrededor de 500 pasajeros me parecen más agradables para viajar. Los muy grandes, en los que hice varias travesias por el Báltico hace bastantes años, me parecieron un horror, con tantos pisos, pasillos, ascensores, camarotes y pasajeros   de un lado para otro, con colas en todas partes para comer, para comprar, para... ¡La vida que se hacia  en ellos me pareció  una horterada! Recuerdo en cambio con agrado la navegación en un pequeño barco-correo por los fiordos noruegos hasta cerca del Cabo Norte, hace también muchos años, que me había encantado por la casi ausencia en él de turistas, no llegábamos a cuarenta pasajeros. 


Hacer un día distinto en la propia ciudad.


Como casi siempre que hay algún "puente" y no salgo de viaje a hacer turismo, me mentalizo  como si fuera una "turista" a experimentar en mi propia ciudad. Suelo invitarme a comer en algún sitio especial, mejor si no estado nunca con anterioridad, visito algún museo, alguna  plaza o jardines de las zonas nuevas que no conozco, fotografío las cosas novedosas o tomo nuevas perspectivas de sitios o cosas ya conocidas aprovechando distintos enfoques, estaciones, o cambios de luz.

El viernes día 2, entre los pasajeros de los cruceros y las personas que se desplazaron, incluyendo niños y ancianos,  desde sus casas para ver los barcos, y coincidir con un día soleado y de buena temperatura, hizo que Coruña viviese una jornada muy animada.

Yo "me invité" a comer en un restaurante con terraza, de los que dan al puerto, y, además del agradable menú, disfruté de estupendas vistas marineras. 






Después de comer  fui paseando por la dársena del Náutico y  La Marina
en la que están los pantalanes de veleros y de algunos pequeños barcos de pesca, que en mi opinión caracterizan, con encanto,  la famosa estampa coruñesa de este muelle que remata con las hermosas galerías, de las que últimamente, todo hay que decirlo, han estropeado su ideal imagen no respetando las alturas de los edificios al permitir, no sabemos con qué criterios urbanísticos,  "arreglar los tejados" para luego aparecer, en lugar de las pequeñas y discretas  ventanas  y simétricas buhardillas, casi "casas de dos pisos" sobre algunos tejados. ¿...? Queda dicho por si lee esto alguien con competencia en el urbanismo municipal.





Dársena del Náutico 
 



Dársena y Paseo de La Marina





Mamá gaviota observa el baño de su pequeña



El "Express" desde otra perspectiva







Mientras me desplazaba por La Marina, para ir a un mejor lugar donde presenciar la partida de los barcos, el "Oriana" había iniciado ya la salida hacia el Castillo de San Antón para girar luego a mar abierto. No pude fotografiarlo adecuadamente.



Desde el balcón de los Jardines de San Carlos vi, al fondo de la dársena, como todavía permanecían anclados el "Delphin" y el "Deutschland".





Los remolcadores estaban ayudando a maniobrar al "Express"


El "Express" inicia la navegación ya sin amarras


Le sigue el "Voyager"





El "Deutschland" sale también hacia la bocana del puerto






















El sol empezaba a declinar y aún faltaba la salida del "Hamburg" al que un joven fotografía aplicando su zoom. El "Delphin" seguía en el puerto pero, en la distancia, ya no alcanzaba a verlo con buena luz para tomar una imagen.

Como a las ocho  tenía entrada para asistir a un concierto de la Orquesta Sinfónica de Galicia, con un excelente programa, decidí cerrar mi día de "turismo" por la ciudad, para reintegrarme, como otros muchos viernes,  a una de mis aficiones favoritas, la música. 

La verdad es que para no haber hecho "puente", ni salido de viaje, he disfrutado de un excelente día, compartido con otras muchas personas que ellas si han sido turistas en Coruña.

Espero que también vosotros hayáis tenido, si no un "puente" si  un buen comienzo del  mes de mayo.