Coruña

Coruña

Ría de Coruña

Ría de Coruña

Seguidores de este blog

30 de septiembre de 2011

Día Marítimo Mundial 2011. Contra la piratería

______________________________________________________


Petrolero entando en la bahía de Coruña



El Comité de la OMI (Organización Marítima Mundial), se reunió ayer en Roma para celebrar el Día Marítimo Mundial, que este año 2011 tiene como lema "Piratería: articular la respuesta" con una serie de objetivos tendentes a eliminar este fenómeno
que se extiende como una plaga por los mares de varios continentes. La celebración, para todos los países, ha sido desde el pasado día 26 hasta hoy día 30.


Entre los objetivos, objeto de trabajo, destacan los siguientes:
* Aumentar la presión política para liberar a los rehenes víctimas de la piratería del mar, entre la que se encuentran muchos marinos.

* Examinar y mejorar la situación de los buques para que se adopten las medidas y medios adecuados que les permitan evitar los ataques piratas y defenderse de ellos.

* Alentar a las armadas de los diferentes países, afectados e interesados, para que incrementen su nivel de apoyo.

* Fomentar la coordinación y cooperación entre países y organismos para que las medidas que se adopten sean más eficaces.

* Capacitar a los Estados de las regiones infestadas de piratas para que los disuadan y prohiban sus acciones, así como que sean enjuiciados los que cometan actos de piratería.
* Prestar asistencia a las personas y a sus familias, víctimas de la acción de los piratas.




*.- "¡Barco viene!" "¡Al abordaje!"

Estas exclamaciones pertenecieron a mi mundo infantil y juvenil en el que, a través de la literatura, del cine y de los comics, fieros y temidos piratas ocupaban en mi mente un espacio de miedo y fantasía. ¿Quien, de mi edad, no recuerda a autores como Dafoe, Stevenson ("La Isla del Tesoro", de sonada fama y popularidad) , a Julio Verne ("Los piratas de Halifax"), a Daphne du Maurie ("La posada de Jamaica", con personajes empeñados en hundir barcos para apoderarse de su carga). A Sabatini ("EL Capitán Bloo" "El Cisne Negro") a Walter Scott, autor del "El Pirata". Y muchos más. Algunas de estas famosas novelas fueron llevadas con éxito al cine. ¿Y que niño no recuerda "La Canción del Pirata" del poeta José de Espronceda ? Que posiblemente recitó en las veladas escolares, vestido de bucanero, imitando a aquellos que, en los siglos XVI y XVI, saqueaban a los galeones españoles que volvían de América con preciados y preciosos cargamentos.

"Con diez cañones por banda, viento en popa, a toda vela, no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,

por su bravura EL Temido,en todo el mar conocido
del uno al otro confín."
.../...

Con la madurez y el paso de los años los piratas se fueron esfumando de mi mundo de fantasía hasta darlos por desaparecidos. ¡Que fuera estaba de la realidad!


*.-Nuevos piratas.

En mi familia, con origen en Ferrol, se dan los marinos mercantes. Lo fueron, mi hermano Andrés ("Capi") y mi primo José Luis ("Toji"),ambos fallecidos, y lo son mis primos Pedro, Joaquín, Manolo y Miguel. Todos ellos, en algún momento de sus días de navegación lo hicieron en petroleros, los barcos más sensibles al asalto de los piratas, sobre todo cuando navegan cargados, hacen trasiego de la carga en alta mar o cruzan estrechos. Hace más de treinta años, me contó mi primo Joaquín que, navegando por la zona de Singapur y Malaca fueron asaltados por piratas que entraron en los camarotes y les robaron todo lo que llevaban de valor. Cuando me lo dijo y nombró "piratas" creí que se trataba de un cuento oriental, como los de que leía en mi infancia. Casi todos tuvieron alguna aventura de saqueo y de robos, pero por fortuna no se trató de rehenes ni de daños físicos, excepto la intimidación provocada por las amenazas de hombres armados. Ahora Manolo y Miguel están jubilados, Joaquín trabaja desde hace años en la torre de control del puerto de Barcelona, y Pedro, próximo a jubilarse, es junto con Manolo, el que más ha navegado en petroleros y por zonas conflictivas.

Los piratas, de los que yo me había olvidado y daba por desaparecidos, han vuelto a la realidad. Las noticias de nuevos piratas, o no tan nuevos, ocupan las páginas de los periódicos y llaman nuestra atención. Ya no son cuentos ni películas, son hechos reales, duros y desagradables, que afectan a personas que tienen rostro y nombre conocido. Si hacerse a la mar fue siempre duro (aunque han mejorado mucho los medios de navegación) ahora la amenaza de la piratería añade una nueva tensión, aunque solo sea la psicológica, incluso cuando la amenaza no llegue a hacerse efectiva.




El último de los sucesos conocido para mi, fue el del secuestro del petrolero "Mattheos I", de bandera chipriota y en el que viajaban 23 tripulantes, de los que cinco eran españoles y de éstos, tres gallegos, uno, el primer oficial, Manuel Bilbao Baudot, es nacido en Ferrol y de una familia muy conocida nuestra.


Foto del "Mattheos I", tomada de Internet (del acontecerportuario)


El barco fue secuestrado a unas 60 millas de la costa de Togo en el oeste de África, por el Golfo de Guinea.



En este caso, el móvil del secuestro del barco, no fue el hacer rehén a la tripulación para pedir dinero a cambio por el rescate, como suele suceder en las costas de Somalia, (lugar verdaderamente temible porque a veces el secuestro dura varios meses, con el consiguiente desgasta psicológico para los tripulantes y sus familias), sino el robo del combustible y de los objetos de valor, y dinero, de los tripulantes y del barco. El "Mattheos I" estuvo secuestrado 11 angustiosos días, pero afortunadamente la pesadilla ha terminado.

No voy a contar detalles del secuestro de este barco porque salió varios días en la prensa y en los telediarios. Tampoco de los secuestros y piratería de barcos, porque hay suficiente información en Internet, con indicación de las zonas sensibles en que se da, y otros pormenores curiosos e interesantes para quien desee saber más del tema.

Lo importante son los objetivos que se ha propuesto la OMI, en el Día Marítimo Mundial 2011, para frenar la piratería. Así se han reunido estos últimos días de septiembre en Cotonú (capital de Benin) los responsables de la Armada de Togo, Benin, Nigeria y Ghana, con el propósito de "armonizar estrategias para luchar eficazmente contra los piratas que operan en el golfo de Guinea".


Por mi parte, añadiría la siguiente pregunta.¿Que lleva a los hombres de ciertos pueblos y países a optar por el terrorismo, la mafia, la piratería y el mercado negro?
Para solucionar con eficacia los problemas hay que ir a la raíz que los genera.




28 de septiembre de 2011

"Regata de la Amistad" en la bahía coruñesa

__________________________________________



El otoño comenzó en Coruña con unos días de auténtico verano y el regalo visual, para mi al menos, de una regata de crucero por la bahía.




















El pasado domingo, 25 de septiembre, como en días anteriores, amaneció con un sol esplendido y agradable temperatura. Ante la ocasión de poder prolongar mis baños me fui a la playa de Mera para darme una zambullida en el mar, por cierto el agua estaba buenísima, es decir menos fría que en otras ocasiones. ¡Los de por aquí ya me entienden!

Lo más agradable del día fue presenciar, sin contar con ello, una regata de crucero. ¡Que sorpresa encontrar la bahía coruñesa, vista desde Mera, poblada de embarcaciones con sus hermosas velas desplegadas. Luego me enteré que se trataba de la Regata de la Amistad, organizada por el Real Club Náutico de Coruña. Compitieron treinta y nueve embarcaciones en un recorrido de once millas. Estaba previsto hacer un recorrido más amplio pero no había viento. Era un día de calma, bonito para el recreo pero no tanto para la aventura del mar. Para mi fue un regalo disfrutar de los veleros viéndolos asomar por la Punta Bufadoiro, a su regreso del mar abierto y girar en la baliza de Mera, casi delante de mi "observatorio" particular: una ventana con vistas al mar.

Por si le interesa a alguna persona de las que leen mi blog y siguen estos eventos, os diré que las ganadores fueron las embarcaciones, LK Uno, Zóspiro y Elea, en sus respectivas categorías.

Añado en este post un vídeo con las fotos que hice. Este es ahora mi truco para poner más fotos, porque ya sabéis que estoy a punto de agotar mi cupo en Blogger por no haberlo hecho bien desde el principio, ya que ignoraba que había que reducir el tamaño antes de subirlas al blog. Espero que os guste.

A media tarde, y antes de regresar a casa, disfruté con la salida de un trasatlántico. De esto ya os contaré otro día. El fin de semana próximo no creo que tengamos tan buen tiempo. Por aquí enseguida nos asoman las borrascas.









21 de septiembre de 2011

Alzhéimer. Una prueba para el cuidador.

_________________________________________________


*.-¿Por qué una vez más volvemos a tratar el tema del Alzhéimer y de los cuidadores de personas que padecen esta enfermedad, que crece de día en día?

Lo hacemos porque son todavía muchos los familiares angustiados, desorientados y abrumados por la carga que supone cuidar a enfermos diagnosticados de Alzhéimer, y que necesitan comprensión pero, sobre todo, apoyo y ayuda. No me cansaré de transmitir mi experiencia, adquirida en el cuidado de mi madre, con su saldo de aciertos y errores, de emociones contradictorias, de pensamientos encontrados, de limitaciones, de angustia y de estrés, pero también de mi enriquecimiento en nuevos valores y destrezas: paciencia, comprensión, habilidades, resistencia y, sobre todo, desarrollo del amor y la ternura... Con todo ello, y haciendo abstracción y con la perspectiva que da el tiempo, confeccioné una especie de lista, a modo de conclusiones, que publiqué en este blog el año pasado, con motivo del Día Mundial del Alzhéimer. A dicha página me remito hoy, para no repetirme, pero añadiendo aquí unos renglones más.


*.-La importancia de los grupos de autoayuda.

Foto tomada de Internet y distorsionada.


¿Por qué acudir a una Asociación de familiares de enfermos de Alzhéimer? ¿Por qué formar parte de un grupo de autoayuda y reunirse en él con asiduidad?

Porque...

-Nunca lo sabemos todo sobre una materia.
-Siempre tenemos algo que aprender de los demás.
-Necesitamos hacer preguntas en voz alta para encontrar respuestas.
-Necesitamos verbalizar lo que nos preocupa para definirlo y diagnosticarlo.
-Necesitamos exponer nuestros problemas para encontrar soluciones.
-Necesitamos que nos guíen cuando estamos desorientados.
-Necesitamos afecto y comprensión cuando tenemos un dolor en el alma.
-Necesitamos saber que no estamos solos en la batalla que libramos.
-Necesitamos fortalecernos y contagiarnos con el valor de los demás.
-Necesitamos aprender de las estrategias con que otros han superado las mismas dificultades.

Y además...

Necesitamos apoyo técnico y profesional ante experiencias nuevas.


Lo normal es que estos equipos de autoayuda estén dirigidos por profesionales que trabajan en los centros de atención a enfermos de Alzhéimer y con las asociaciones de familiares, que saben muy bien como manejar tanto a los pacientes como las cargas anímicas de sus cuidadores.

Y nunca creáis que ser un profesional del gremio o de una materia afín nos pone a salvo de padecer el proceso de temores, angustias, miedos y estrés que provoca el convertirse en cuidador principal de un enfermo de Alzheimer. En una ocasión, después de asistir a un a sesión de grupo, con familiares de enfermos, el médico del centro contactó conmigo y me dijo. "Bueno para ti todas las pautas y lo que se habla en las reuniones con familiares, para orientarles, ya te lo sabrás al dedillo por tu profesión". Y yo le contesté. "Conocer un problema en ajenos es una cosa, pero vivirlo y experimentarlo en directo es otra".

Disponer de información y preparación profesional te ayuda pero tienes que superar los mismos problemas que los demás, y puedes aprender mucho de quienes lo están viviendo como tu, o antes que tu, personas que poseen virtudes y valores humanos en un grado elevado, de los que uno carece muchas veces. Siempre, siempre, aprendemos de los demás y CON los demás.

Insisto. Pedir ayuda. Buscar ayuda.

E insisto también. Proporcionar ayuda a otros que tienen el problema, cuando uno lo tiene ya superado o incluso cuando no lo tenemos. El cuidador principal necesita apoyo, necesita respiro. No le preguntemos solo por cómo está su familiar enfermo, preguntémosle también como esta él. Y no esperemos a que nos pida ayuda, normalmente no lo hace, "obliguémosle" a que la acepte, y démosela con cariño. Es en las circunstancias difíciles de la vida, y cuidar de un enfermo de Alzhéimer lo es, cuando se pone a prueba la familia, la amistad, la buena vecindad, en definitiva, la solidaridad humana que muestra lo mejor de nosotros mismos.

Gracias desde aquí, a todos los que me habéis apoyado, me habéis sonreído, me echasteis una mano, me habéis dado un abrazo, me dedicasteis una palabra amable, y me habéis dado parte de vuestro tiempo para que yo lo encontrara y recobrase fuerzas. Gracias.

La vida nos pone a prueba constantemente. Aprendamos siempre. Quedémosnos con lo positivo, Que el amor y la ternura sea nuestro distintivo y nuestra fortaleza.

Y ante el enfermo de Alzhéimer, no nos centremos en sus pérdidas, en sus incapacidades o dependencias. Centrémonos en lo que aun puede hacer, busquemos como estimularle y hacerle la vida más amable. A su manera nos conoce aunque no se acuerde de nuestro nombre, como el recién nacido conoce el regazo de su madre aunque no pueda decírselo. Son los mimos, los besos y los abrazos, los que quedan impresos para siempre en nuestra piel, como un sello de identidad, siempre reconocible.


Cuidador, Cuidadora. ¡No te desanimes! Repite conmigo. "I can". Yo puedo. Pero te aseguro que podrás más y mucho mejor si cuentas con la ayuda y el apoyo de los demás. Te lo digo por experiencia. Recibe mi abrazo solidario.






14 de septiembre de 2011

Un niño diferente. Un libro original.




Mi descu
brimiento literario de este verano.





"El curioso incidente del perro a medianoche"
, el libro que dio más fama al escritor inglés Mark Haddon (Northampton, 1963), llegó a mi biblioteca de la mano de Rosi, una amiga madrileña, que me lo regaló cuando vino a visitarme, en el mes de agosto, al apartamento de Mera, algo que se está convirtiendo en una amable costumbre durante su estancia veraniega en Coruña. El año pasado me regalo "El viaje del elefante", de José Saramago, que me gustó mucho.

No inicié
la lectura del libro de Mark Haddon hasta hace un par de semanas, coincidiendo con la llegada de las apacibles tardes de septiembre y teniendo como sonido ambiental, el repetido batir de las olas contra las rocas, provocado por el impresionante mar de fondo de las mareas vivas propias de la temporada.


El libro puede leerse de un tirón pero preferí dosificarlo en tres tardes aunque me "enganchó" desde la primera página. Christopher,
de 15 años, encuentra a Wellington, el perro de una vecina, muerto en la calle, frene a su casa, y atravesado con un horcón, lo que le hace sospechar que alguien lo ha matado. Nuestro protagonista decide
convertirse en detective, imitando a su admirado Sherlock Holmes y averiguar quien mató al perro y por qué. ¿Estamos ante un libro de intriga? me pregunté, y, estimulada por la curiosidad, me dispuse a averiguarlo yo también.

Pero no es precisamente el estilo detectivesco lo que me llamó la atención o me enganchó, sino la personalidad de Christopher, un niño distinto a los demás, un niño con destacadas cualidades para las matemáticas, el razonamiento y la lógica deductiva, con gran capacidad de concentración y abstracción. A su vez tenía reacciones distantes con los adultos y alteraciones en la comunicación y relación con ellos, prefiriendo el aislamiento y adoptando un estilo de vida, de expresión afectiva y de relación que los demás consideraban patológica.
La especie de autismo que padecía Christopher motivaba también su asistencia a un colegio de educación especial, aunque él estaba dispuesto a sacar el bachillerato en matemáticas y convertirse en astronauta.

Aunque alguien se despiste al inicio de la lectura de este libro y crea que se trata de un libro para niños, por la sencillez con que el protagonista empieza a narrar su ventura de investigación sobre la muerte del perro de su vecina, nada más lejos de esta apreciación. Se trata de un libro para adultos, en el que un niño autista desmenuza e interpreta, con su lógica y su pensamiento, el mundo que le rodea de una forma original, a la vez que sus pesquisas y su investigación le llevan a descubrir un mundo doloroso de relaciones humanas que le cuesta comprender y aceptar y de las que él es una víctima. Christopher no comprende la forma que tienen de resolver los conflictos los adultos que intervienen en su vida, y como las personas que dicen quererle pueden causarle tanto daño.


Lo más magistral, para mi, y quizás para los miles de lectores que se han entusiasmado con este premiado libro, es la maestría del autor para meterse en la piel de Christopher, con tanta autenticidad, naturalidad y sencillez, haciéndole ciertamente creíble. Esto puede deberse a que Mark Haddon, además de sus muchas profesiones y ocupaciones, trabajó cuando era joven con niños autistas, experiencia que ha favorecido la construcción de su personaje. Tampoco penséis que vais a leer un libro sobre autismo, nada de eso. Es un libro original, distinto, donde lo que prima es la reflexión interior del personaje y su forma de ver el mundo, los conflictos íntimos del ser humano, las emociones, los miedos, los sueños, y el afán de superación.

____________

Agradezco a Rosi que me haya regalado el libro para deleitarme con su lectura y os animo a leerlo a vosotros en la seguridad de que os gustará conocer a Christopher, pero sobre todo reflexionar sobre la visión del mundo, de las cosas y de los seres humanos, desde su perspectiva.