Coruña

Coruña

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Los pazos de Galicia rebosan camelias

Seguidores de este blog

31 de marzo de 2009

Los grandes empresarios, ¿nacen o se hacen?. Inditex




Amancio Ortega.
El hombre que, con su esfuerzo personal, se convirtió en gran empresario y desarrolló Inditex.





En estos momentos de crisis, leo con más interés que nunca, aunque no entiendo gran cosa pues soy profana en la materia, las páginas que los diarios dedican a la economía, y hay noticias que me hacen pensar sobre hombres destacados, magos de las finanzas unos, estafadores otros, políticos avezados, algunos, o muy torpes, a la hora de adoptar medidas para dirigir la economía de su país, y también, muy pocos, economistas clarividentes capaces de predecir, inteligentemente, con años de antelación, las crisis que genera el libre mercado y la inadecuada gestión del capital. Pues bien, llevo varios días leyendo, en distintos diarios, como Inditex (Industria de Diseño Textil. S.A.), compañía mercantil nacida en Coruña, no solo se ha librado de la crisis sino que sigue con un saneado balance de cuentas, manteniendo estable su beneficio del 2008, que fue de 1.253 millones de euros, gracias a la expansión internacional.

Hoy Inditex es número uno mundial en el comercio textil, sobrepasando a la marca H&M, que era la que hasta el momento ostentaba ese puesto. El volumen de ventas, aunque en España solo se incrementó en en 2008 en el 1%, a nivel internacional ha sido de un 10%. Y fueron más de 9.000 puestos de trabajo los que se crearon el año pasado.

Amancio Ortega, el hombre que dio origen a este imperio industrial y comercial es un hombre corriente, que siempre intentó pasar desapercibido y dedicado exclusivamente a su trabajo, que empezó siendo empleado de un comercio de confección hasta que decidió junto con su mujer y familiares iniciar, con mucho esfuerzo, un pequeño negocio de diseño y confección propia de ropa, que se comercializaba con el nombre de "Goa". Personalmente conservo (sin estrenar) una bata de dormitorio, de aquella época, principios de los años setenta, recién llegada  a Coruña para quedarme aquí a  trabajar.

Casi de inmediato Zara comenzó la confección de prendas de vestir con un sello novedoso: ropa de diseño atractivo y moderno a precios económicos.


A pocos metros de mi casa, la primera tienda de ZARA.






En 1975, y en el número 64-66 de la Calle Juan Florez, una de las arterias principales de Coruña, aparece la primera tienda ZARA, marca que inició el "boom" imparable de la capacidad industrial y comercial de este hombre, tan grande como sencillo pero que hoy dispone de un imperio comercial que supongo sobrepasa con mucho todo lo que un día pudo soñar. Las cifras de 2008 hablan por si solas. Tiene actualmente 4.264 tiendas, con presencia en 73 Estados, y más de 89.000 empleados y un beneficio neto de 1.253 millones de euros. Para el presente año está prevista la apertura de 450 nuevas tiendas, la mayoría en el continente asiático.



















A la marca y cadena ZARA, la principal de la firma en número de tiendas y ventas, le siguieron pronto otras cadenas: Pull and Bear, Massimo Dutti, Berska, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe, que pasaron a engrosar el grupo Inditex, creado para gestionar la continua  expansión de la firma.

En el distrito Picasso de Coruña, limitado por la calle Juan Florez y las plazas de Pontevedra, Orense y de Mina, y en cuyo corazón está la Plaza de Lugo, en un agradable paseo mañanero con sol, como ha sido el de esta mañana, nos podemos encontrar con todas las marcas de Inditex, ocupando las mejores esquinas y en edificios coruñeses casi emblemáticos.

Daremos una vuelta por el distrito, aunque no he conseguido hacer las fotos con calidad porque el sol convertía los escaparates en espejos reflejando fachadas , autobuses, coches, peatones... Y por supuesto no me atreví a hacer fotos en el interior de las tiendas, tan solo desde la puerta en algunas... No obstante  pongo un enlace con las páginas de Inditex sobre cada una de las marcas y son muy curiosas, sobre todo la de Stradivarius, para jovencitas, que tiene la opción de ir eligiendo ropa sobre una maniquí y te va dando los precios de las prendas que eliges y la suma de todas ellas.


Sin salir de la Calle Juan Florez

ZARA-HOME. Kiddy´s



Ropa del hogar y personal dedicada al mundo infantil. Una tienda muy "amorosa"



ZARA-HOME




Ropa y cosas prácticas para la casa, de diseño moderno y atractivo



Pinchando en el nombre de cada una de las marcas podéis ver lo que sobre ellas consta en la web de Inditex.

Massimo Dutti



Esta fue la primera tienda de Massimo Dutti en la calle Juan Florez.
Conserva el encanto propio de las tiendas pequeñas: trato muy personal y agradable.




Nuevo establecimiento en la misma calle de Juan Florez










Situada próxima a la Plaza de Pontevedra y ocupando la rotonda de un gran edificio.  


En la Plaza de Lugo:

Oysho



Lindando con bellos edificios modernistas, y ubicada en una antigua casa coruñesa de balcones y galerías, en una esquina de la Plaza de Lugo, encontramos esta nueva tienda, principalmente de ropa interior.











Frente a esta tienda y en la misma esquina de la Plaza, podemos pasar a la siguiente tienda del grupo.




Pull and Bear



Este es el moderno centro de la Plaza de Lugo, en el que la firma Inditex ocupa tres de las cuatro esquinas del edificio con sus marcas más juveniles.



Después de ver el interior, desde la puerta, nos dirigmos a otra calle para ver otra tienda. más antigua, de Pull and Bear, que actualmente se promociona como "outlet"



















Este antiguo comercio de Pull and Bear está en una soleada y transitada esquina de la calle Ferrol.


Volvemos a la Plaza de Lugo:

Bershka
















Esta tienda de ropa de chicos y chicas está en la esquina contigua a la que ocupa la marca Pull and Bear, en el moderno edificio de la plaza de Lugo.


Stradivarius



Seguimos en la Plaza de Lugo y en otra de las esquinas  del edificio donde se encuentran Pull and Bear y Bershka. Aquí encuentran ropa las más jovencitas, las que seguramente, en más de una ocasión han examinado las prendas que les gustan en la maniquí virtual de la página Web de esta marca.

Tenéis el enlace haciendo clic en el nombre de la marca.


Uterqüe


El sol me impedía hacer las fotos de frente y el cristal negro del escaparate no me daba opción tampoco a unas imágenes aceptables. Ya os dije que yo de fotógrafa, cero.

Esta es la última marca que sacó Inditex al mercado, es de complementos, con un diseño de muy buen gusto y moderno, a precios más asequibles que otros artículos similares, de firmas internacionales, que pueden encontrarse en el mercado.


ZARA







En una esquina de la Calle Juana de Vega, que da a la Plaza de Mina, y en el límite del distrito Picasso, hay una nueva tienda Zara, más amplia y moderna que la primera y más antigua (Calle Juan Florez)


Las obras que realizan en la calzada me impiden hacer una foto con mejor perspectiva.















Hasta aquí os he enseñado una muestra de las tiendas de las marcas de Inditex, ubicadas en el distrito Picasso, aunque hay otras muchas en las distintas áreas comerciales de Coruña.
_________________________


A ZARA le pongo un defecto: no confecciona ropa de mi talla. Las señoras gordas quedamos excluidas y tengo que comprar en la competencia. Por eso conservo un cariño especial por la tienda de Juan Florez donde compré muchos años, mientras mantuve el tipo y la juventud. Y me gusta seguir saludando a las dependientas, que dicho sea de paso, se mantienen allí, desde su inauguración, a excepción de alguna que se ha jubilado. Creo que esto indica una buena relación entra la Empresa y sus empleados.


Volviendo al principio.

¿Los grandes empresarios, capaces de hacer sostenible, contra viento y marea, una empresa en el tiempo y en el espacio, "nacen" o se "hacen"?

Por lo que conozco de la trayectoria de Amancio Ortega, diría, en su caso, que más se nace que se hace. El partió de unos estudios elementales y de una experiencia laboral como modesto empleado. Fueron su gran inteligencia innata y sus dotes naturales los que le llevaron al éxito, lo que no quita que, valiéndose de su inteligencia natural, aprovechará todo lo que posteriormente pudo aprender, con una gran capacidad de esfuerzo, mucho trabajo y asimilación de experiencias ajenas y de la suya propia. Es decir, "nacer" es la base principal pero precisa igualmente del "hacerse". 

Amancio Ortega, "nació" y "se hizo" un gran empesario. A partir e sus dotes naturales, apostó por el riesgo, con prudencia; apostó por la innovación, con discreción; apostó por la aventura, teniendo en cuenta la experiencia; apostó por la modernidad, contratando diseño y profesionales de vanguardia; apostó por invertir antes que por acumular; apostó por innovar en todos los aspectos, antes que aferrarse al inmovilismo; apostó por disponer de todos los elementos de la cadena de la moda textil, desde la fabricación y el diseño hasta la distribución y venta; apostó por la sostenibilidad de la empresa, creando el grupo Inditex como ente coordinador y de soporte, procurándose al mismo tiempo los medios tecnológicos puntera, tanto del sector como de la gestión-administración; ; apostó por la expansión y no quedarse solamente en su territorio sino por llevar las marcas a todos los lugares donde estaba establecida la competencia; apostó por la logística de distribución, situándose en enclaves estratégicos; apostó por la diversificación, creando una serie de marcas que se complementan unas a las otras, reforzándose; apostó, como política de la empresa, por la calidad y la transparencia, y apostó también por rodearse de personas capaces y bien formadas. El Vicepresidente primero del Grupo declaraba estos días pasados, refiriéndose al equipo de Inditex: "Nos centraremos en intentar hacer mejor lo que sabemos hacer".

Lo mejor para quien ha creado y mimado una obra, una empresa, es verla, al cabo de muchos años, funcionar autónomamente, sostenida por el espíritu, la ilusión y el coraje que la originó.



¿Por qué os he contado todo esto?


Por lo misma razón que en mi página anterior os hablé de Elías González Prieto, el joven alfarero de Gundivós, que lleno de ilusión y entusiasmo emprendió la aventura de crear una empresa casi imposible después de comprar, hipotecándose, una vieja casa rectoral en la que ubicar un taller y un centro de formación para recuperar la tradición de una alfarería milenaria, en su lugar de origen, una modesta parroquia de un municipio lucense.


Elías González y Amancio Ortega son para mi, en estos momentos de crisis económica, dos ejemplos, dos realidades de Galicia, donde yo vivo y donde me muevo observando lo que me rodea. A ambos los elijo para representar a los hombres gallegos: capaz uno de recuperar el legado histórico del arte popular de una alfarería casi desaparecida y convertirlo en una empresa dinamizadora de su aldea, esperando contagiar a otros jóvenes con su proyecto, y, capaz el otro, de generar una empresa de confección y diseño textil, que traspasa fronteras y que es líder mundial de ventas en el sector, generando trabajo y riqueza dentro y fuera de Galicia. Las dimensiones de las dos empresas son abismalmente distintas pero el entusiasmo, el esfuerzo de sus creadores, por sus respectivos proyectos, son los mismos.


¿Qué es lo que falta?


Dar facilidades para que los empresarios que  "nacen" se "hagan", se consoliden. Apoyar el estudio y la investigación, vincular la Universidad y la Formación Profesional y Artesanal al mundo de la empresa, ilusionar a los jóvenes, creer en ellos, facilitarles estudio, trabajo y oportunidades; no dejar que tengan que emigrar. Gestionar el talento, entrenarlo, y darle "herramientas" para que aflore y produzca.


Hay muchas personas que "nacen" con talento: unas pocas tienen el coraje de hacerse a si mismas, pero otras muchas necesitan un empujón para terminar de "hacerse".Yo, quiero empujar, con mi aplauso, a todos los que se esfuerzan por llevar a cabo un proyecto ilusionado.



* * *

Nota:
Ni yo ni mi familia conocemos a Amancio Ortega, y no tengo ningún tipo de relación ni con él ni con su empresa. Ni tengo acciones en
Inditex. Esta página la he escrito libre y espontáneamente, fruto de mis reflexiones y del conocimiento que procuro de mi entorno. Los datos de Inditex están tomados de su página Web y de la prensa.






17 de marzo de 2009

GUNDIVÓS. Alfarería de tradición milenaria

Gundivós: La belleza de las formas simples.

Una muestra del arte popular de los "oleiros" gallegos (alfareros)




Piezas del "Centro Oleiro de Gundivós"


*- Gundivós: "Terra dos cacharreiros".
Tierra de los alfareros



Sabéis que el mes pasado estuve pasando los carnavales por las Tierras de Lemos, en la provincia de Lugo, con los "Amigos de los Museos de Galicia", y que nuestra actividad no se redujo solamente a las fiestas del Entroido Ribeirao y del Oso de Salcedo, como ya os conté en este blog, sino que dedicamos tiempo igualmente para gozar del paisaje, visitar iglesias y monasterios, y conocer "in situ", el quehacer artístico de un oleiro de Gundivós, joven y entusiasta, Elías González Prieto, el último (esperemos que por poco tiempo pues es de desear que alguien más le siga) de una vieja saga de hombres y mujeres que han trabajado el barro con sus manos, desde el tiempo de los romanos, haciendo que la parroquia de Santiago de Gundivós, así como otras del municipio de Sober, en el que aquélla se sitúa, fuese conocida como "terra dos cacharreiros".

Hay suficientes datos que avalan la antigüedad de los oleiros o cacharreiros (los que hacen ollas, vasijas y cacharros de uso doméstico y para el transporte de líquidos y granos) en estas tierras, que ya elaboraban las vasijas que contenían el vino que desde la Ribeira Sacra se enviaba a Roma en tiempos del Imperio.

El uso del barro se mantuvo en esta zona y era muy frecuente disponer de elementos de alfarería, tanto en el uso doméstico como comercial, siendo fácil encontrar en las ferias de la zona, gran variedad de piezas de barro: "meleiras" (cacharros para la miel), cántaros, pucheros, barreños, "xarros", (jarros para el vino, una de las piezas más populares), "cuncas" (tazas), también para beber el vino, "ámboas" (especie de tinajas pequeñas para el vinagre), escurre-cubas, etc. La mayor parte de estos cacharros, especialmente los que se dedicaban para contener y beber vino, eran conocidos como "cerámica negra", puesto que este era el color que se le daba mediante un procedimiento de ahumado, al que se añadía un vitrificado en su interior.

La producción proveniente de estos oleiros de Gundivós se interrumpió, casi hasta desaparecer, durante las décadas de los 5o y 6o,
con la proliferación de los envases de cristal y plástico, pero a pesar de ello luego fue retomada, con ilusión, a partir de los 70, por un grupo entusiasta de oleiros de Gundivós, que volvieron a elaborar, con las técnicas y métodos tradicionales, las piezas clásicas, siendo muy apreciadas su presencia en las ferias artesanales y buscadas por los coleccionistas que disfrutan del arte popular. Han sido muy conocidos, entre otros, los alfareros Agapito y Obdulia (Lula), que fueron los últimos en ofrecer al público sus trabajos.


*- Elías González Prieto, oleiro de Gundivós.
¿Último de una saga o, simplemente, el primero del siglo XX
I?

El grupo de Amigos de los Museos de Galicia ya habían visitado con anterioridad a alfareros de Gundivós pero yo nunca había tenido ocasión y he celebrado enormemente esta oportunidad de conocer a Elías y de visitar el Centro Oleiro de Gundivós, creado por él, en la que fue rectoral de la parroquia, bellísima casona que data del año 1750, y que con gran esfuerzo Elías compró al Obispado de Lugo cuando fue puesta a la venta. En él ha establecido los talleres, sala de ventas, de exposición, etc. y aquí tiene previsto crear un centro de formación con talleres para el aprendizaje de la alfarería, con la ilusión de encontrar seguidores de este ancestral oficio y posibles sucesores que mantengan el espíritu oleiro de Gundivós. Elías tiene estudios de Formación Profesional y ha trabajado en otros lugares pero finalmente optó y apostó, de forma decidida y con tesón, por retomar el tradicional oficio de alfarero y de crear este Centro, con el propósito de que Gundivós recupere su pasado prestigio. ¡ Merece conseguirlo! Los pasos más importantes están ya dados, ahora solo hace falta que algunos otros jóvenes quieran seguir los pasos de Elías.

Era martes de Carnaval. Salimos temprano del hotel para contemplar los Cañones del Sil desde los miradores de Bolmente, (la contemplación del Sil es algo ineludible cuando se se anda por tierras de la Ribeira Sacra), pero debido a la niebla reinante con que amaneció el día, invertimos el orden y nos dirigimos en primer lugar a visitar el Centro Oleiro de Gundivós.


Allí nos recibió Elías, el único oleiro del lugar, esperemos que pronto tenga seguidores. Es un joven alto, de rostro amable, educado, culto y muy atento, pues aunque ese día tenía otras obligaciones aguardándole nos dedicó parte de su tiempo de ocio para enseñarnos el Centro e incluso hacernos una demostración de como se vitrifican os "xarros" para el vino, poniéndolos al calor de un fuego hecho a base de ramas de "carqueixa" (especie de arbustos del tipo de los brezos), para luego verter sobre su interior una pez formada por resinas naturales, principalmente de pino.

Podéis acompañarme en la visita.





Centro Oleiro de Gúndivos, situado a la derecha del crucero. El cielo está blanco debido a la niebla existente en aquella hora temprana, de mañana otoñal.



















Elías esperaba en el interior para mostrarnos el Centro y explicarnos todo.




Detalles del patio de entrada.

Rincón de trabajo y espacio para demostraciones.


Elías prende fuego a la "carqueixa" para calentar un "xarro" y enseñarnos el proceso de vitrificado.






Sobre el interior del xarro calentado, deposita cuidadosamente polvos de resina que, al contacto con el barro caliente, se vitrifican dando a la pieza un acabado brillante que resalta su color negro.











Colección de piezas antiguas de alfareros de Gundivós. Algunas de más de cien años.








La belleza de la sencillez.


La decoración de las piezas, hechas con barro autóctono, y trabajadas sobre una rueda de madera o torno manual bajo, por el método de " churros" superpuestos, es muy sencilla. Los adornos se denominan "bincos" (especie de aros figurados a modo de cordón) y "bigotes", adorno que llevan a ambos lados las bocas de los jarras y cántaros.


Antes de dejar el Centro Oleiro de Gundivós, mi amiga Sagrario se empeño en que "posara" para el recuerdo. "Tu nunca estás en las fotos", me dijo. ¡Pues ahí queda ésta!.

Cuando salimos continuaba la niebla, pero a pesar de ella, y sin cielo azul, no me resistí a hacer esta foto de las viejas barricas, con reminiscencias de la tierra, como asociación anticipada de los buenos vinos que nos esperaban en la comida. Los buenos vinos de la Ribeira Sacra. Y para beberlo en plan "enxebre" (típico) me compré unas "cuncas" (tazas) negras, vitrificadas por la mano de un joven alfarero que ha conseguido dar continuidad, con elegancia y saber hacer, a la tradición de Gundivós. ¡Gracias Elías! Ha sido un placer conocer tu hermosa obra y admirar el entusiasmo que pones en ella.



Una recomendación.
Si viajáis a Galicia, por tierras de Monforte de Lemos, no olvidaros de visitar el municipio de Sober y la parroquia de Santiago de Gundivós, donde encontraréis el Centro Oleiro de Gundivós, la obra de Elías, un joven emprendedor, ilusionado por enlazar el pasado, presente y futuro de una alfarería milenaria.

Una pregunta.
¿Conocéis jóvenes formados y entusiastas, como Elías, capaces de quedarse a vivir en un pueblo o aldea, recuperando viejos oficios, restaurando el entorno, y capaces de ilusionarse con una empresa que parece imposible de sostener para construir su futuro y recuperar una tradición que estaba prácticamente perdida?


Enlaces de interés:
"El último alfarero de Gundivós"

"La oleria ancestral de Gundivós"